Visita al Parque Nacional Los Glaciares de El Calafate – Extra: personas con movilidad reducida

Día de verano en El Calafate, mes de enero, ¡nunca imaginamos lo cálidos y diáfanos que podían ser los días en esta parte de la Patagonia Argentina!

Luego de cuatro días de estar en la ciudad y realizar distintas actividades, finalmente vino la frutilla del postre. Hicimos la visita al Parque Nacional “Los Glaciares” con la agencia Tolkeyen Patagonia Turismo.

Llegaron puntuales con una pequeña van a nuestro Hotel Edenia Punta Soberana, estratégicamente alejado unos 7 kilómetros del centro. Luego de un breve trayecto, llegamos al bus de Tolkeyen y nos unimos al resto del grupo.

Mientras recorríamos los 80 kilómetros que separan a El Calafate del Parque Nacional Los Glaciares, la guía Roxana, muy amena y profesional, nos iba aportando valiosas informaciones acerca del Parque Nacional y del entorno en el que estaba inmerso. Recordamos algunos datos interesantes como el origen del término “Calafate” (del verbo calafatear: reparar la madera, impermeabilizar) y las explicaciones sobre la formación del glaciar.

Al llegar a la entrada del parque subió al bus una persona para cobrarnos las entradas, los precios: AR$ 160 para los ciudadanos argentinos, AR$ 30 para los estudiantes e ingreso gratuito para los jubilados.

Encontramos el parque en un muy buen estado, con sus caminos asfaltados e infraestructura adecuada para visitarlo también en invierno, cuando la nieve y el frío dicen presente. Hay unos “quinchitos” que ofician de miradores, son techados y vidriados, de manera tal que los visitantes pueden apreciar las vistas sin mojarse y guareciéndose de las inclemencias climáticas. Nuestra guía nos aseguró que, si contamos con la indumentaria adecuada, la visita en invierno es perfectamente posible y disfrutable.

Suspiros_Parque_Nacional-Los-Glaciares

Al poco rato de ingresar, nos detuvimos en el “Mirador de los Suspiros” y desde allí tuvimos un primer encuentro con el glaciar. Si bien lo veíamos de lejos, esa distante contemplación ya nos iba sorprendiendo y a la vez prometiendo intensas y nuevas sensaciones.

Volvimos al bus y, luego de algunas curvas, llegamos al estacionamiento y punto de partida de las visitas al glaciar.

En este punto contamos con una confitería, una tienda de recuerdos, teléfono público, un buzón del correo argentino y baterías de baños bajando unas escaleras. Contra todo lo pensado, los precios de la confitería no son muy distintos a los que se observan en el área urbana.

Para las personas con movilidad reducida hay disponible un baño para discapacitados sin necesidad de descender. También es posible solicitar una silla de ruedas (nosotros la vimos y la tomamos directamente) que permite transitar el recorrido por las rampas sin dificultades y así llegar hasta el primer balcón, desde el cual se disfruta de una vista realmente magnífica del Glaciar Perito Moreno. Además, el Parque tiene un moderno ascensor vidriado para descender hasta el primer balcón, mirador desde el que se logran excelentes vistas de este milenario y dinámico gigante blanco. Al costado derecho, en la entrada, se ve el cartel de una obra en proceso para seguir adecuando el Parque a las necesidades de quienes tienen movilidad reducida.

Movilidad_Reducida_Parque-Los-Glaciares

En el punto de partida hacia las pasarelas, Roxana nos dio indicaciones sobre cómo recorrer el paisaje y nos dejó caminar libremente. Teníamos una hora y media para encarar las zigzagueantes rampas y escaleras que nos permitían acercarnos cada vez más al glaciar.

Pasarelas_Parque_Nacional-Los-Glaciares

Desde cada parada, propuesta por el Parque (con bancos y espacios techados disponibles) o inventada por nosotros, se podía apreciar un ángulo diferente de los 257 kilómetros que componen al Moreno y su “canal de los témpanos”. Como una constante, los colores del hielo y del agua obligaban a nuestros ojos a quedar hipnotizados esperando la caída de algún pedacito de la gran pared.

Parque_Nacional_Los_Glaciares_Mirando_Hipnotizados

Compartimos un video en el que se observa un “pequeño” rompimiento (ni bien arranca el video se desprende un bloque del glaciar):

Después de esta caminata, en la que aprovechamos a comer la vianda que habíamos llevado, nos buscó nuevamente el bus para realizar el safari náutico. Esta navegación de una hora por el brazo Rico es opcional dentro de la excursión y tiene un valor de AR$ 250 (AR$ 200 para jubilados). Nosotros recomendamos realizarla porque permite navegar entre la belleza del lago y los témpanos para llegar a ver muy de cerca al enorme glaciar.

Safari_Nautico_Parque-Nacional-Los-Glaciares

Partimos del puerto Bajo las Sombras en una embarcación muy amplia y prolija. Adentro había sillones y algunas mesas, todo estaba vidriado para poder ir admirando el paisaje. Una vez que se dieron las indicaciones de seguridad, se abrió la posibilidad de salir a la parte exterior del catamarán y sentir los vientos fríos llegando a nuestras caras directamente del hielo glaciar. Los primeros veinte minutos pasaron en el disfrute de los colores del lago y la presencia latente, pero aún algo distante, del glaciar Moreno. Sin dudarlo, este no es uno de los casos en los que el destino final desestima el recorrido.

Parque_Nacional_Los_Glaciares_Navegacion_Safari_Nautico_Yendo_Hacia_Pared

Una vez allí, frente a la pared de 40 metros, pasamos al menos veinte minutos detenidos, siendo víctimas insalvables de la contemplación del hielo (nuevamente) hipnótico. El capitán hizo algunos movimientos leves para cambiar el punto de vista y emprendimos el regreso al mismo puerto de partida.

Parque_Nacional_Los_Glaciares_Navegacion_Safari_Nautico_Persona_Mirando_Pared

Conclusión:

La visita a esta zona del Parque Nacional Los Glaciares constituye un paso obligado para todos aquellos que visiten El Calafate. La belleza, la pureza y la inmensidad fueron nuestras compañeras en este maravilloso paseo.

El parque está muy bien organizado, el estado de las pasarelas, barandas, miradores y demás instalaciones es óptimo. La intervención arquitectónica sobre estas tierras ha sido muy acertada, permitiendo a los visitantes admirar la naturaleza con el menor impacto posible.

El servicio de la agencia Tolkeyen Patagonia Turismo fue excelente, proveyeron eficientemente el transporte entre el alojamiento y el Parque Nacional, nos ofrecieron muy buena información que facilitó la interpretación de todo lo que apreciaríamos en el parque y su entorno. A su vez, nos dieron generosas dosis de tiempo libre para recorrer el parque a nuestro antojo. El trato de la guía y del conductor fue alegre y cordial, completando una experiencia muy disfrutable.

Links de utilidad:

 

También te podría gustar...

12 Respuestas

  1. Ana Maria Viera dice:

    Muy importantes los datos sobre las adecuaciones de movilidad reducida. Mil gracias!

  2. Guillermina dice:

    ¡Qué bueno! En un par de semanas salgo para allá 🙂

  3. GustavoB dice:

    Tuve oportunidad de ir al Calafate el invierno pasado con mi flia, visitar el glaciar Perito Moreno pago el viaje, es imponente. Espero volver en septiembre/octubre que ya se puede hacer un paseo caminando sobre el glaciar que para esa epoca esta mas asentado

    • jlcota dice:

      Hola Gustavo,

      Nosotros nos quedamos con las ganas, no habíamos reservado el “mini trekking” y al ser temporada alta no había cupo hasta dos días después.

      Volveremos 🙂

      • DanielYeruá dice:

        a mi me gustaría ir en abril unos 4 días… les quería preguntar si en esa época es posible realizar ese mini trekking u otra opción que sea caminar por el glaciar! quiero aprovechar las promos de la banda negativa o las de latam, y pegarme un escapadita para esos lares…

  4. Nélida dice:

    Me alegra enormemente que hayan podido encontrar un acceso al ascensor sn escalones, o sea que hayan hecho uno nuevo, y que el ascensor estuviera abierto o en su defecto que quien tuviera las llaves estuviera a mano por el parque. No fue lo que me pasó en mis dos visitas anteriores a las que llegué con una silla de ruedas. Desde la entrada del parque pasando por el buffett, se preguntaban quién tenía la llave y cómo llegar a él sin tener que soertear los escalones. Pudimos hacerlo derrapando unos 50mentros hacia abajo y al lado de los viejos baños escondido tras una mata estaba la puerta… cerrada. Por lo demás me hospedé también en el Edenia, hotel que adoré por su paz y ubicación. Experiencias en 2007 y 2012 (2 veces). Al ser especialista en ACCESIBILIDAD, me pareció aún más triste.

    • jlcota dice:

      Hola Nélida,

      La verdad que tuvimos una buena experiencia desde el punto de vista de la accesibilidad, aunque tuvimos que esperar unos minutos para que operaran el ascensor.

      Quizás influyó el hecho de que fuimos en temporada alta, imagino que estaba todo el personal trabajando.

      ¿Dejaste una queja en tus visitas al parque? Si es así, quizás eso colaboró en que ahora sean más “accesibles” las soluciones.

      Saludos

  5. Guille dice:

    Hola,
    Les quiero pedir ayuda con una duda que tengo!

    Vamos con mi pareja y estamos viendo tema excursiones (solo tenemos un día para hacer excursiones) encontré una excursión que hace los glaciares del norte (spegazzini y Upsala) y después te llevan al perito moreno. Por los tiempos, obviamente, esa excursión no incluye caminar por el glaciar perito moreno.

    Por lo tanto, conviene sacrificar los glaciares del norte por caminar en el perito moreno?

    Ya sé que es una decisión personal! pero, me gustaria saber si tuvieron la experiencia

    Gracias

    • jlcota dice:

      Hola, Guiller,

      Nosotros fuimos en temporada alta, quisimos hacer la caminata por el Perito Moreno y ya no conseguimos cupo. Todavía lo estamos lamentando. Claro que volveremos, pero realmente nos quedamos con muchas ganas.

      Si tenés poco tiempo yo me concentraría en las actividades en torno al Perito Moreno que son muy muy interesantes.

      Saludos

Dejá un comentario