Palacio Barolo: Las vistas de Buenos Aires y la lectura de Dante

Sin planearlo, mi última visita a Buenos Aires me acercó a la arquitectura y la literatura. Sobre la casa en la que vivió Juan B. Justo ya escribí acá, así que ahora es momento del Palacio Barolo.

Mi amiga L empezaría por decir que tanto el arquitecto y el inversor eran masones, como explicó el otro día mientras cenábamos; pero yo arranco diciendo que es un edificio que homenajea la gran obra de Dante Alighieri, la Commedia posteriormente titulada como «Divina».

La numerología es una lectura frecuente del poema italiano y Luis Barolo y Mario Palanti aprovecharon esos datos para construir un edificio que representara la división del infierno, el purgatorio y el paraíso mencionada en la Divina Comedia. Digamos: 100 cantos, 100 metros de alto; 22 pisos, 22 estrofas; versos endecasílabos (11 sílabas), 11 ventanas por piso; los 9 círculos del infierno representados en el cielo raso. A su manera, la «arquitectura del poema» se refleja en la construcción, es su lectura.

Inscripciones en latín en los techos del infierno.

Círculos del purgatorio

La visita guiada al Palacio Barolo dura una hora y media, llevándonos por los diferentes espacios de la obra arquitectónica pensada para recibir los restos de Dante Alighieri en caso de que Italia resultara destruida en la guerra mundial (posibilidad que estaba en la cabeza de los emigrados). Gran parte del recorrido se hace usando los ascensores originales, excepto los últimos pisos hacia el paraíso que se suben por estrechas escaleras.

Llegar arriba del todo vale la pena, de verdad, en especial por las vistas de la ciudad desde la altura y la posibilidad de ingresar a la cabina de vidrio que alberga el legendario faro del edificio.

Con respecto a la guía, no específicamente la persona sino el modo de hacer el recorrido, creo que sería recomendable separar el tour en inglés del que es en español y ampliar un poco las explicaciones sobre la Divina Comedia. Por ejemplo, mostrar uno de los típicos esquemas sobre la estructura del poema y sus espacios (se lo ve en un cuadro al final de la visita, pero quizás es un poco tarde) o la lectura de pequeños fragmentos del texto podría ayudar a los visitantes a entender mejor la correlación entre lo escrito y lo construido. A pesar de estos detalles, la guía brinda mucha información relevante y motiva las ganas de saber sobre el Palacio.

En conclusión, las cosas que más me gustaron del Barolo: los ascensores antiguos, la arquitectura curva que llega hasta las mismas puertas de las actuales oficinas, la magia de estar junto a las ópticas de un faro que iluminaba hasta el puerto de Buenos Aires, los pequeños balcones que nos dejan tener una vista 360° de la capital del país y la materialización de una obra tan clásica para la literatura.

Agradezco a Quizviajero por facilitarme las entradas para hacer esta visita 🙂

 

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Sol dice:

    Gracias, Cintia. Es una visita que tengo pendiente. Publiquen algo sobre los Balcanes en enero. Saludos.

    • Cintia C. dice:

      Es una muy linda visita y lleva menos de dos horas 🙂

      Por ahora no hemos visitado esa zona en enero, pero no me lo digas dos veces que armo la valija, jaja. saludos.

  2. FLP dice:

    Tuve que oportunidad de hacer la visita guiada. Muy interesante y enigmatico edificio, en particular su faro que esta aun activo. En la ciudad de Montevideo esta su homologo, el Palacio Salvo, del mismo arquitecto

  3. adrián dice:

    Hola Cintia. Mirá que soy de Capital, y no conozco el interior de ese edificio, como tampoco muchos otros. Pero lo más interesante es el significado de la arquitectura, que increíble que estemos tan pero tan cerca de una de las principales obras literarias de toda la historia.
    Gracias por esta iluminación.

    • Cintia C. dice:

      Me llevé la misma (buena) sorpresa, Adrián, sabía que había relación con la Comedia pero no que el nivel de representación era tan alto. Saludos.

Responder a FLP Cancelar respuesta