La bella Polignano a Mare en el taco de la bota italiana

En el mes de julio, en pleno verano europeo, realizamos un viaje por Italia 🇮🇹. Arrancamos por el norte, en Venecia, luego nos fuimos para la isla de Cerdeña y finalmente para el sur de Italia, la región de Apulia.

Siempre que uno hable sobre Italia hay mucho para contar y más cuando uno visita norte, sur y la segunda isla más grande del Mediterráneo; pero en este post nos vamos a focalizar en una pequeña ciudad de la provincia de Bari recostada sobre el mar Adriático a la altura del taco de la bota italiana: Polignano a Mare.

Al llegar al aeropuerto de Bari alquilamos un autito, sería nuestro compañero por unos días para recorrer la región. En este post les contábamos sobre ello: Alquilar un auto en Italia: la experiencia con Budget (sobre la marcha). Uno de esos días salimos de Bari, donde nos alojábamos, hacia el sur y al cabo de media hora llegamos a Polignano a Mare.

Nos fuimos adentrando en sus callecitas angostas y, donde encontramos un lugarcito, dejamos el auto, resultó ser justo enfrente de un bar.

Era zona con estacionamiento medido, por lo que usamos un parquímetro, pagamos €2,40 con monedas por 4 horas y 45 minutos:

Íbamos rumbo a la puerta de ingreso a la zona amurallada en el centro histórico, pero tuvimos que hacer una parada porque nos llamó la atención una heladería. Me pedí uno de estos que no recuerdo cómo se llamaban, es un poco de helado con crema y chocolate, costaba €2, estaba bueno, pero no como los de Pompi 😋 que luego probamos en la localidad vecina de Monopoli.

Es difícil en Italia llegar a destino sin verse “obligado” a una parada por alguna tentación gastronómica 😁.

Por suerte, un par de cuadras después fueron apareciendo las murallas, antes de que alguna otra delicia nos llamara la atención.

Y listo, pasás un pórtico y ya estás en otra época, es decir, podría ser cualquier época, ayer, el siglo pasado, da igual, el tiempo quedó atrapado entre estos muros, calles pequeñas y el mar.

La luz juega entre las callecitas, los locales charlan (algunos sentados en banquitos) y siempre hay algún turista en la escena.

Si levantás la vista, siempre habrá alguna cúpula o campanario, un reloj, una ventana de color sobre una pared blanca o de suaves colores pasteles, como para que no hayan dudas de que estás en el Mediterráneo.

Y, si miramos al costado, en los muros que enmarcan este escenario atemporal, nunca faltará una decoración dedicada a las figuras religiosas.

Pero en los escaparates de las añejas tiendas encontraremos algunos elementos actuales aunque mezclados con otros de épocas pasadas, como aquí lo vemos a Higuaín al lado de Jesús.

Si miramos con atención, notaremos que acostumbran exhibir citas literarias de diversos autores en los muros, puertas, etc. Encontramos textos de Bob Marley, Shakespeare, Dickinson, entre otros y por supuesto anónimos.

Las casitas dentro de este laberinto de piedra parecen los trabajos finales de estudiantes avanzados de carreras de decoración.

Miren la combinación de plantas, colores, figuras de madera, entramados, farolitos…

Uno de los límites de este territorio es el mar, si vale ese límite para este caso. A la salida de las callejuelas desembocamos en cautivadores miradores.

Vemos las cavernas y grutas de Polignano al Mare y las embarcaciones que circulan por el azul mar Adriático.

Y de repente mirás para otro lado y te encontrás con vistas como esta y lo único que te interesa en la vida es bajar y estar allí mismo.

Así que buscamos el camino, atravesamos un puente y los arcos nos dejaban ver al alcance esas refrescantes aguas.

A los pocos minutos ya estábamos disfrutando del mar, pero desde adentro, nada de mirarlo desde arriba nomás 🙂

Al cabo de un rato, cuando ya estaban bien satisfechos nuestros deseos playeros, se nos iba figurando en nuestra imaginación una escena ideal: dos birras italianas bieeeen fresquitas y una de ellas gluten free (ya que nos vamos a imaginar, imaginemos bien).

Volvimos hacia la zona de la ciudad en la que había más negocitos y establecimientos gastronómicos.

Cada lugarcito para comer se veía más pintoresco que el anterior.

Y, como Italia nunca nos defrauda en esas cosas, lo que teníamos en la imaginación se hizo realidad y encima las birras vinieron acompañadas de una picadita pugliese.

Ahora que escribo este post para compartir con ustedes y veo las fotos y rememoro todo aquello, me pregunto: ¡¿Quién en su sano juicio puede volverse cuando está en este tipo de lugares en Italia?! La verdad es que no me resulta sencillo encontrar la explicación 🤔

Post relacionados:

 

38 Respuestas

  1. Alessia dice:

    Mi bisabuela nació ahí y de joven se vino a vivir a Argentina. El año pasado tuve la suerte de poder visitar Polignano y poder ir a visitar a mis familiares que aún viven allí. Es realmente un lugar hermoso, encantador, casi un paraíso! Me llena de orgullo saber que vengo de allí. La mejor vista de todas está bajando unas escaleras frente al monumento a Domenico Modugno (nacido allí). Desde allí se ve todo Polignano! Para el que quiera ir un buen restaurant (no se encuentra en el centro histórico sino un poco más alejado) le recomiendo Fra Crudi e Cotti, deben reservar durante la temporada.
    Saludos,
    Alessia

  2. Alessia dice:

    PD: El reloj de la plaza principal del centro histórico se encuentra en propiedad privada y la señora que vive allí se encarga todos los días de darle cuerda y que funcione. Mágico 💕

  3. Guillermo dice:

    Que bello lugar Jorge, Italia es muy linda, pero a mi lo que mas me gusto es el sur y eso que me falta bastante todavía, aunque los del norte se enojen. Cuanta rivalidad que tienen los finolis del Norte contra los fogosos del Sur. Ojo que es un gusto personal mio, mas los genes del sur que tiran un montón. Pero aca seria como la encuesta anterior… #teamSur o #teamNorte….🤣🤣🤣

  4. Mely dice:

    Muchas gracias chicos por compartir este hermoso viaje con nosotros! Cada vez que veo esas fotos, más ganas de viajar me dan!!!! Gracias!!!

  5. Sol dice:

    Qué hermoso todo!!! Que ganas de estar ahi!!! Me imagino ustedes jeje. Saludos!

  6. Demián Vega dice:

    Hermoso Polignano y toda Puglia! Les recomiendo alquilar el pedalino y meterse en las grutas, una experiencia única a bajísimo costo. Probar los sandwichs de pulpo en los lido y perderse por las callecitas del “chentro” histórico hasta llegar al mirador costero son otras cosas que no se pueden dejar pasar!

    • jlcota dice:

      Lo del pedalino nos quedó re pendiente 🙁

      Volver es la primera palabra que se me viene a la mente.

      Saludos, Damián

  7. marjabra dice:

    Hermoso. Nunca voy a dejar de querer ir a Italia, y si se da, en Julio te copio. Ultimamente te estoy copiando mucho, regresamos de Riviera Maya y ya planeamos Italia en el verano. Espero que podamos soportar el calor. Gracias por el articulo, esta fantástico.

    • jlcota dice:

      Se pone cálido en julio, pero la playa siempre a mano y algunas sombritas entre los añejos muros ayudan a paliar un poco la cosa, claro que también los helados, aperitivos y birra bien fresquita colaboran con la tarea 😉

  8. Silvia Muriño dice:

    Hermoso tu post. Tenemos la idea de un día hacer el sur de Italia. No en verano, nos mata el calor

  9. SILVIA MESCHMAN dice:

    tODA LA PUGLIA ES FANTASTICA Y POCO DIFUNDIDA. SERIA BUENO QUE RECORRAN ALBEROBELLO Y FASANO CON SUS TRULLI, CONSTRUCCION UNICA DE ESA ZONA, NO SE SI EN AFRICA QUIZA HAYA, PUES ES POSIBLE QUE SU ORIGEN ESTE ALLI
    . TAMBIEN LA CIUDAD DE MATTERA, CON SU CASITAS TALLADAS EN LAS ROCAS. COMER ERIZOS DE MAR RECIEN PESCADOS, Y ASI CRUDOS COMO LO COMEN LOS LUGAREÑOS. BELLO BELLO TODO…..

  10. adrián dice:

    Qué genial esta nota. Me dan ganas de estar ahí ahora mismo. Es más, ya me voy a ver si mi próximo viaje puedo volver desde allí.

    Muy buenas las fotos, invitan a quedarse….

    En cuanto a tu pregunta, ¿quien puede volverse? Me la formulo constantemente, algunas respuestas tengo, tales como que ya tenemos un asiento laboral aquí que allá sería dificil reemplazar, y similares. Estas respuestas, como verás, no me dejan muy conforme…

    Me encantó tu frase “Es difícil en Italia llegar a destino sin verse “obligado” a una parada por alguna tentación gastronómica”. Yo la mejoré: “En Italia mis destinos SON gastronómicos”. Y a las pruebas me remito, ya sabés que reemplacé un primer Domingo del mes, ingreso gratuito al Coliseo Romano, por una tarde degustando café, tiramisú, escuchando geniales artistas en el Pantheon romano, y otras yerbas de similares características…

    Saludos.

    • jlcota dice:

      Hola, Adrián,

      Para mí, ese reemplazo del ingreso gratuito al Coliseo fue una decisión más que acertada, no lo digo en desmedro del Coliseo, sino en favor de la auténtica y personalísima experiencia que pudiste vivenciar.

      Saludos

      • adrián dice:

        Gracias por el apoyo Jorge. A todo esto, ya me fijé y probáblemente en mi próximo viaje a Europa (ya emití la ida a Israel) este volviendo desde Bari. Ya estuve estudiando, y son sólo 38 km de Polignano. Madura la emisión, y VOS sos el culpable, jajaja. Gracias, en serio, por traer estos lindos lugares para que los conozcamos y decidamos ir por allá.

        • jlcota dice:

          Para terminar de hacerte una idea sobre otras bellezas cercanas a Bari andá chusmeando sobre lugares como Monopoli y Alberobello.

          Saludos

          • adrián dice:

            Qué hermosos esos lugares que me recomendás Jorge!!! Con razón el autito, manejás un poco y estás cerquita de un montón de lugares preciosos, independizándote. Ya están agendadísimos para mi paso por Bari. Gracias Jorge!!

            • jlcota dice:

              Sí, te diría que un autito pequeño es un gran compañero para un viaje por esas tierras 👍

            • adrián dice:

              Arranco en Israel, termino en Bari, y en el medio MADURA ANTALYA.

              Che, chicos, basta!!! Paren de influenciarme!!!

              Ahhh, no, en el medio, me voy a Rovainiemi (Laponia) de una. SI O SI.

              Gracias chicos, hermosos post. No se puede no conocer estos lugares!!!

            • jlcota dice:

              😁

        • Seba dice:

          Hola Adrian, disculpa que te moleste, cuál fue la mejor opcion que encontraste para emitir a Israel? Como seria mas o menos tu itinerario? Es algo que tenemos en mente. Muchas gracias por tu tiempo!

          • adrián dice:

            Hola Seba. Emití por Smiles. Vuelo de Alitalia a Tel Aviv 55.000 millas más tasas

          • adrián dice:

            El vuelo que te dije, es sólo ida. La vuelta seguramente desde Bari, todavía no emití. Quizá Alitalia, o algún error de tarifa desde Europa que aparezca, cruzando muchos dedos.

            El itinerario, es muy pronto aún, pero sería algo así: Tel Aviv, Jerusalem, Antalya, Atenas (con alguna isla griega) Bari. Luego, me parece que voy a agregar un solitario recorrido por las tierras nevadas de Laponia.

            • Seba dice:

              Perfecto! Gracias Adrian! Queremos ir, pero estuvimos leyendo y es complicado el paso de Israel a Jordania y de ahi a Egipto. Asi que hacemos Roma-Egipto, a Roma también llegamos por Smiles 42.500 millas. Pero nos va a quedar pendiente Israel y Petra. En Grecia estuvimos el año pasado y en Turquia vamos a estar cuando volvemos del mundial. Muchas gracias Adrian! No solo por esto, sino tambien por todos tus aportes, te mando un gran abrazo viajero! Sebastian

            • adrián dice:

              Seba, para Egipto, tené en cuenta certificado de fiebre amarilla, ya que lo exigen, y de acuerdo a la época del año que vayas, puede haber riesgo de malaria. En la página de Qatar que pasaron los chicos de Infoviajera hay más detalle.

            • Seba dice:

              Gracias Adrian, si, el de la fiebre amarilla lo sabia, el de la malaria no. Igualmente miro la pagina, que la tengo guardada. Gracias nuevamente, saludos

  11. Ireny dice:

    Que hermoso lugar! Pensaba ir a la Plugia este año pero por cuestiones de tiempo sólo conocere algo de Sicilia. Quedará para la próxima. Gracias por compartir!

Dejá un comentario