Es hoy, mañana no sabés

Hoy al mediodía recibí con pesar la noticia del fallecimiento de una tía, ya mayor ella; se apoderó de mí un natural sentimiento de tristeza, aunque me rondaban pensamientos del estilo «La muerte para los jóvenes es naufragio y para los viejos es llegar a puerto». Unas horas después recibí otra mala noticia: un cliente al que le tenía una gran estima había fallecido. A Gonzalo, así lo llamaremos al … Sigue leyendo Es hoy, mañana no sabés