El museo Frida Kahlo-Casa Azul es una de las atracciones culturales más populares en el barrio de Coyoacán de la Ciudad de México. Como imaginarán, este es uno de los casos en que popular se traduce en largas filas, límites en la cantidad de gente que ingresa y cosas del estilo. Advertida por esta situación, compré las entradas en la web del museo con una semana de antelación y, al llegar...

El museo Frida Kahlo en Ciudad de México, una visita que me emocionó

El museo Frida Kahlo-Casa Azul es una de las atracciones culturales más populares en el barrio de Coyoacán de la Ciudad de México.

Como imaginarán, este es uno de los casos en que popular se traduce en largas filas, límites en la cantidad de gente que ingresa y cosas del estilo.

Advertida por esta situación, compré las entradas en la web del museo con una semana de antelación y, al llegar a Londres 247, comprobé que efectivamente había sido una buena idea (les recomiendo hacer lo mismo). Por un lado, estaba la fila de quienes no tenían entrada y, por el otro, una más breve para quienes esperaban con su ticket para acceder en horario. En nuestro caso, estuvimos alrededor de 10 minutos.

Muy linda y colorida la bienvenida:

Al ingresar, nos comentaron sobre el permiso para sacar fotos, un extra que se abona aparte. Si bien no es costoso, es algo molesto porque genera una dinámica de “persecución” al que saca una foto sin permiso y termina creando, por momentos, un clima poco agradable. A mí el museo me resultó muy emotivo y me provocó reflexiones intensas sobre la vida y el arte y, realmente, estar escuchando los retos por sacar una foto en tal o cual lugar me cortaba bastante la inspiración.

Escrito esto, pasemos al lugar en sí. Se trata de una casa transformada en museo, la famosa Casa Azul de la familia Kahlo donde vivió Frida con Diego Rivera.

Hay varias obras originales de la artista (también de Rivera y otros), pero lo más fuerte es el recorrido por su vida y la vinculación con este espacio. Por ejemplo, se ven los lugares donde producían, dormían y comían o los objetos que acompañaron a Frida durante el progresivo desarrollo de su enfermedad.

Los textos, citas y explicaciones que se disponen a lo largo de las diferentes salas logran ubicarnos en una lectura muy profunda de la realidad de Frida. Debo felicitar a quien se encarga de la curaduría de este museo, hacen que el visitante atento se conecte de verdad con la sensibilidad del tema.

Al tratarse de un recorrido por la propiedad entera, los atractivos se disponen tanto en el exterior como en el interior. El gran patio con sus plantas, piezas de arte y colores invita a pasar lindos ratos al sol.

También está acompañado de pequeñas citas y fragmentos que nos hacen imaginar la vida de la pareja en la Casa Azul.

No quiero mostrarles mucho más para que, si van, puedan dejarse llevar.

Como mencioné previamente, fue una visita muy intensa y movilizadora por cómo nos paró frente a la biografía de la artista desde su nacimiento hasta los últimos días de su vida. Gran parte de ella estuve con la piel de gallina y algunas lágrimas queriendo asomarse.

Si les interesa el arte y la vida de Frida, este museo es un imperdible en Ciudad de México.


También te podría gustar...

18 Respuestas

  1. Ana dice:

    Gracias, Cintia, por ese informe tan sensible de tu visita. Contando alguito y dejando mucho para descubrir y explorar en ese espacio tan, tantespecial. Un abrazo. Ana.

  2. Leticia dice:

    Gracias Cintia por tu relato! Sin dudas México es un país que está en mi larga lista de países que me encantaría conocer, y el museo de Frida será un imperdible de ser visitado!

  3. omar fernandez dice:

    HOLA LOS QUE VAYAN A LA CASA DE FRIDA NO DEJEN DE VISITAR LA CASA DONDE VIVIO Y ASESINARON A LEON TROSKY, QUE ESTA A POCAS CUADRAS DE AHI

  4. Alvaro dice:

    Aunque no lo dicen en esa casa intentaron acecinar a León Trotski con una ametralladora con tanta mal puntería que el estaba debajo de la cama pero no le pegaron. 🤣 Por su participar en ese fallido intento de acecinato David Alfaro Siqueiros se “exilio” en Argentina con la protección de Salvadora Medina Onrubia y Natalio Botana. No se sabe si como excusa de su viaje o forma de pagar la amabilidad les pinta el mural que ahora se exhibe en el Museo de la Casa Rozada donde no solo se omiten esta parte de la historia sino también la activa y muy importante participación del dueño del diario Crítica en el primer golpe militar de la Argentina.

  5. Guillermina dice:

    Qué lindo, Cintia! Lo mismo me transmitió la casa de Jorge Amado en Salvador de Bahía.
    En esas casas con una identidad tan fuerte se siente la presencia de sus dueños a cada paso.
    Realmente maravilloso, gracias por compartirlo.

  6. Dante dice:

    Justo hoy llegué a CDMX y mañana voy a Coyoacán, este post me vino como anillo al dedo

      • Dante dice:

        Al final no habia entradas y tampoco pude ir a Coyoacán, voy a ver si mañana puedo en el Turibus (que es una mentira por cierto), ya que te dicen que podes hacer los 4 circuitos en un día pero luego tenes que hacer colas de más de una hora y se pierde el tiempo, de pedo que podes hacer 2 circuitos.

  7. Claudia dice:

    En uno de mis primeros vijes a D.F. fuimos a la Casa Azul; no habia nadie , la teniamos para nosotros solitos. Todavia no se habia convertido en una persona iconica Frida , fue un placer. Tambien recorrimos los murales de Rivera en palacio de Gobierno y , recomiendo ir al museo de Antropologia . , con una coleccion increible de toda la cultura prehispanica mexicana . Eso si con tiempo por que es enoorme y fabuloso. Otro lugar la PlazaSan Gabriel donde exponen artistas locales excelentes y se pueden comprar pinturas.

  8. Adrian dice:

    Sin dudas es un paseo imperdible. Recomiendo mucho ver la película Frida antes de ir. Nosotros fuimos en un tour que incluía otras visitas por lo que no estuvimos mucho tiempo ahí. Pero valió la pena. Incluso nos sacamos una foto en el balcón como Frida y Diego 🙂
    Así como a esta la llaman la casa azul, creo que a la de Trotsky la llaman la casa roja.

Dejá un comentario