Almorzamos en Torombolo, un restaurant que está en Mar del Plata desde 1983

Este verano 2020/2021 nos encontró aprovechando las propuestas de nuestra ciudad, Mar del Plata (Provincia de Buenos Aires), algo así como viajando en casa.

En una de nuestras expediciones gastronómicas decidimos ir a almorzar a Torombolo, un restaurant que nació en 1983 y tiene su sede central en la calle Alem al 3.500.

Ya al llegar nos gustó ver el cartel que destaca la antigüedad del lugar, en un estilo con mucha madera y detalles en color rojo. A la fachada hace poco se le sumó un pequeño deck sobre la calle para brindar la posibilidad de comer al aire libre y reducir el contacto con otras personas, dado el actual contexto de pandemia (más info sobre esto y la temporada de verano marplatense acá).

Este tema es interesante: no hace falta ingresar al espacio cubierto para comer en Torombolo durante el verano, tranquilamente se pueden sentar afuera.

La primera impresión al entrar es la de un café – restaurant californiano, con una estética vinculada al mundo de las tablas (skate, surf, snowboard) y los viajes. Hay muchas placas de destinos de Estados Unidos, mapas, tablas de skate con ilustraciones muy copadas y un cartel de grandes dimensiones que nos recuerda a donde estamos.

En lo que refiere al salón, hay mesas para todos los gustos: tablones, barrita con sillas altas, tradicionales y tipo box.

De acuerdo con los tiempos que corren, el menú se consulta online, ya sea en su web o Instagram. Nos encantó la onda con que estaba diseñado y redactado, había muchas opciones de gastronomía tipo californiana y mexicana y una página entera con propuestas vegetarianas.

Nosotros arrancamos con unos Chicken Fingers con una salsa de mostaza exquisita:

Y una jarra de limonada que se llevó muchas ovaciones en Instagram:

Como principales elegimos la hamburguesa Maverick, descripta como una «burger brutal», y unos tacos de pollo.

Cada plato incluye una guarnición a elección y el listado es mucho más interesante que las tradicionales que suelen presentarse: aros de cebolla, ensalada Coleslaw, papas fritas, puré rústico de calabaza, arroz rojo con frijoles y nachos con cheddar.

No pudimos evitar el heladito de postre, súper abundante para dos personas y de excelente calidad.

Respecto a los precios, los encontramos dentro de la media marplatense para comer bien en un lugar cuidado y agradable en la zona de Playa Grande.

Pasamos un lindo momento almorzando en Torombolo, tienen buena comida y una especial atención a los detalles. Algo que nos quedó grabado al prestar atención a las pequeñas cosas fue el lema que rige el lugar: «Pedí vida completa».

Agradecemos a Franco y al equipo de Torombolo por la invitación 🙂

Nota: Esta publicación puede contener links de afiliación por los cuales recibimos una retribución económica en caso de que realicen una compra o contratación, sin esto implicar un gasto extra para ustedes. Más información.

9 Respuestas

  1. Pato dice:

    Muy copado. El Torombolo original estaba en la Peralta Ramos ahí cerquita del Hermitage, siempre almorzábamos ahí con mi familia apenas llegábamos a mardel.

  2. Juan dice:

    Me encanta Torombolo y los precios me parece que están más que bien, pero la verdad fui hace 15 dias y el servicio me pareció desastroso y no soy una persona muy exigente con estas cosas. Prefieron que lo hagan self service s tener que esperar 25 minutos los cubiertos con el plato en la mesa ya.

  3. Maca dice:

    Soy de Mardel y nunca fui, ahora me dieron ganas 🙂

  4. Alemdp dice:

    Hola!
    Lindo lugar!
    Para hamburguesas…para mí Mambrú de la Perla, es lo más!
    Sds.

Dejá un comentario