Nueva excursión en El Calafate: Sedimentos Lacustres

Algo que nos llamó la atención en El Calafate fue lo «nominadas» que están las excursiones. Es así que repetitivamente distintas agencias nos ofrecen «Ríos de Hielo», «Big Ice» o «Mini trekking», siempre respetando lo que parece ser una estricta denominación de origen.

Pues bien, no nos quisimos quedar afuera y, casi sin quererlo, inventamos nuestra propia excursión. Hemos dado en llamarla Sedimentos Lacustres.

Sus características son las siguientes: tiene una duración de 4 horas, requiere espíritu aventurero, preferentemente una muda de ropa y una mochila impermeable. Su valor: – AR$ 80 (menos ochenta pesos argentinos). Actividades: Lean el post que les contamos más adelante.

La cosa fue así, estábamos alojados en el Hotel Edenia Punta Soberana que está ubicado en una colina a unos pocos kilómetros de la parte urbana de El Calafate. Desde allí teníamos una magnífica vista del Lago Argentino, de la Bahía Redonda y de una curiosa «lengua» de tierra que parecía marcar la división entre ambas masas de agua.

Era irresistible la idea de bajar hacia el lago desde el hotel, el camino parecía relativamente sencillo. Cargamos unas mochilas pequeñas con las cámaras, alguna toalla, protector solar, galletitas, etc. y emprendimos la caminata.

Comenzamos a descender hacia el lago por un camino de tierra apenas demarcado, solitario, hasta que se nos unió un perro baqueano que nos acompañó alegremente. Así, charlando y jugando con el perro, llegamos a la vera del lago. A un costado, un destacamento de la Prefectura Naval; al otro, una improvisada escuela de kayak que se valía de un colectivo aparentemente abandonado como depósito, enfrente la «Isla Solitaria» y, circundando todo, la naturaleza patagónica.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Lacustres_Entorno

Actividad Nº 1: Meter las patitas en el agua fría del lago

Se trata nada menos que del Lago Argentino, el más grande de la Argentina. El Perito Moreno y otros glaciares lo alimentan. ¡Se imaginarán lo fresca que estaba el agüita!

(? aquí pueden ver un video con la «proeza»)

Actividad Nº 2: Práctica de «Patito»

Esta es la actividad por excelencia al encontrarnos en la Patagonia frente a un lago. Presentamos este video instructivo en el que se logra un patito de 4 rebotes, debemos haber estado cerca de los records Guiness.

(? aquí pueden ver un video demostrativo)

Actividad Nº 3: Caminando hacia la lengua de sedimentos

Comenzamos a caminar bordeando el Lago Argentino, dirigiéndonos hacia la lengua de sedimentos que veíamos desde nuestro hotel en la cima de la colina. Conforme caminábamos por la playa, abundante en pequeñas piedras, íbamos viendo familias y grupos de amigos locales que iban a tomar unos mates a la costa, otros que llevaban a correr a los perros. Hasta que llegamos a un muelle que se encontraba en condiciones menos que aceptables.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Lacustres_Muelle_Advertencia

No nos pudimos resistir: subimos, llegamos al extremo y apreciamos el lago desde allí.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Lacustres_Muelle

Actividad Nº 4: Caminando por la lengua de sedimentos

Abandonando ya la presencia de la civilización (aunque estuviera a pocas cuadras de allí), estábamos de lleno en terreno nuevo. Y decimos «nuevo» porque era justamente eso, hoy terreno, ayer agua, mañana quizás agua también. El capricho de las corrientes y de los minerales había conformado esta lengua de tierra por la cual ahora nosotros transitábamos y por la cual quizás nadie más lo había hecho.

Había una curiosa vegetación, como recién arraigada, patos y otras especies de aves y muchos, muchos «soretitos» de pato en los bordes cercanos al agua. La serenidad, los colores y los sonidos eran únicos.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Lacustres_Muelle_Caminando_sobre_La_Lengua

Pero claro, caminar sobre «lo nuevo» tiene sus contras, también es caminar sobre «lo inexplorado». Fueron apareciendo los inconvenientes y ya nos sentíamos exploradores como el Perito Moreno. De repente, un torrente de agua había arrasado la acumulación de sedimentos y fluía sin restricciones entre el lago y la bahía.

A esta altura llevábamos 2 horas de caminata, volvernos sobre nuestros pasos no nos parecía una opción, continuar se veía difícil. Optamos por lo segundo. Unos 10 metros nos separaban de la otra orilla. Tiramos piedras intentando adivinar la profundidad, fue inútil; tomamos el palo más largo que encontramos y nos adentramos un poco desde la orilla intentando nuevamente medir la profundidad, fue inútil, siempre se podía ir más abajo.

Finalmente, un integrante del grupo se sacó los zapatos y anudando los cordones se los colgó del cuello, separó la parte de abajo de sus pantalones desmontables, metió todo dentro de la mochila y comenzó a cruzar a la vez que iba evaluando el terreno. Desde la orilla, los otros dos lo alentaban y le pedían que regrese alternadamente. Llegó a la otra orilla y los otros dos cruzaron también. A esa altura nuestros calzados lucían así:

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Lacustres_Calzado

Victoriosos y algo excitados por la aventura continuamos el camino. 25 minutos después encontramos otro curso de agua que había roto nuestro camino de sedimentos, este era un poco más ancho, se veía más profundo y su corriente más rápida. Repitiendo la operación, un integrante del grupo se descalzó y digamos simplemente que «se quitó algunas prendas más» y atravesó el curso de agua cautelosamente mientras evaluaba a cada paso la posibilidad de cruzar con éxito. Llegó a la otra orilla, los otros dos aventureros emprendieron el cruce, una de ellas tenía digamos «corta estatura» por lo cual la profundidad del agua se presentaba como desafiante. Lograron cruzar.

Estábamos los tres ya del otro lado, nada podría detenernos, nos pareció.

Actividad Nº 5: Ingresando a la Laguna Nimez

Comenzamos a ver terreno un poco más firme, con mayor presencia de aves y vegetación, como los impresionante flamencos que parecían ser rosa fosforescentes cuando remontaban vuelo.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Ingresando_Laguna_Nimez

Se trataba de la Reserva de la Laguna Nimez, un lugar muy cuidado en el que hay senderos autoguiados con explicaciones y miradores que permiten apreciar y conocer la fauna y la flora de la zona de El Calafate.

Aquí ya había senderos, carteles y demarcaciones, habíamos abandonado nuestra «tierra nueva» y variable. Habíamos regresado a la civilización.

El_Calafate_Excursion_Sedimentos_Ingresando_Laguna_Nimez_Varios

Al día siguiente, charlando con «Pancho», el conductor del transfer del hotel, nos enteramos que nos habíamos colado, que habíamos ingresado a la reserva Laguna Nimez sin abonar los AR$ 80 de la entrada. No pudimos más que romper en una carcajada.

Veamos un mapa en el que se indican el hotel (A), la parada frente a la isla (B), el comienzo de la «lengua de sedimentos» (C) y la Reserva Laguna Nimez:

 

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Fede dice:

    Genial! Voy a fines de marzo, veremos si podemos hacerla 🙂

Dejá un comentario