Categoría: Relatos de viajes

WP_Query Object
(
    [query] => Array
        (
            [tax_query] => Array
                (
                    [relation] => AND
                    [0] => Array
                        (
                            [taxonomy] => category
                            [field] => term_id
                            [terms] => 22
                        )

                )

        )

    [query_vars] => Array
        (
            [tax_query] => Array
                (
                    [relation] => AND
                    [0] => Array
                        (
                            [taxonomy] => category
                            [field] => term_id
                            [terms] => 22
                        )

                )

            [error] => 
            [m] => 
            [p] => 0
            [post_parent] => 
            [subpost] => 
            [subpost_id] => 
            [attachment] => 
            [attachment_id] => 0
            [name] => 
            [static] => 
            [pagename] => 
            [page_id] => 0
            [second] => 
            [minute] => 
            [hour] => 
            [day] => 0
            [monthnum] => 0
            [year] => 0
            [w] => 0
            [category_name] => relatos
            [tag] => 
            [cat] => 22
            [tag_id] => 
            [author] => 
            [author_name] => 
            [feed] => 
            [tb] => 
            [paged] => 0
            [meta_key] => 
            [meta_value] => 
            [preview] => 
            [s] => 
            [sentence] => 
            [title] => 
            [fields] => 
            [menu_order] => 
            [embed] => 
            [category__in] => Array
                (
                )

            [category__not_in] => Array
                (
                )

            [category__and] => Array
                (
                )

            [post__in] => Array
                (
                )

            [post__not_in] => Array
                (
                )

            [post_name__in] => Array
                (
                )

            [tag__in] => Array
                (
                )

            [tag__not_in] => Array
                (
                )

            [tag__and] => Array
                (
                )

            [tag_slug__in] => Array
                (
                )

            [tag_slug__and] => Array
                (
                )

            [post_parent__in] => Array
                (
                )

            [post_parent__not_in] => Array
                (
                )

            [author__in] => Array
                (
                )

            [author__not_in] => Array
                (
                )

            [ignore_sticky_posts] => 
            [suppress_filters] => 
            [cache_results] => 1
            [update_post_term_cache] => 1
            [lazy_load_term_meta] => 1
            [update_post_meta_cache] => 1
            [post_type] => 
            [posts_per_page] => 10
            [nopaging] => 
            [comments_per_page] => 50
            [no_found_rows] => 
            [order] => DESC
        )

    [tax_query] => WP_Tax_Query Object
        (
            [queries] => Array
                (
                    [relation] => AND
                    [0] => Array
                        (
                            [taxonomy] => category
                            [terms] => Array
                                (
                                    [0] => 22
                                )

                            [field] => term_id
                            [operator] => IN
                            [include_children] => 1
                        )

                )

            [relation] => AND
            [table_aliases:protected] => Array
                (
                    [0] => wp_yjwh4r1khv_term_relationships
                )

            [queried_terms] => Array
                (
                    [category] => Array
                        (
                            [terms] => Array
                                (
                                    [0] => 22
                                )

                            [field] => term_id
                        )

                )

            [primary_table] => wp_yjwh4r1khv_posts
            [primary_id_column] => ID
        )

    [meta_query] => WP_Meta_Query Object
        (
            [queries] => Array
                (
                )

            [relation] => 
            [meta_table] => 
            [meta_id_column] => 
            [primary_table] => 
            [primary_id_column] => 
            [table_aliases:protected] => Array
                (
                )

            [clauses:protected] => Array
                (
                )

            [has_or_relation:protected] => 
        )

    [date_query] => 
    [request] => SELECT SQL_CALC_FOUND_ROWS  wp_yjwh4r1khv_posts.ID FROM wp_yjwh4r1khv_posts  LEFT JOIN wp_yjwh4r1khv_term_relationships ON (wp_yjwh4r1khv_posts.ID = wp_yjwh4r1khv_term_relationships.object_id) WHERE 1=1  AND ( 
  wp_yjwh4r1khv_term_relationships.term_taxonomy_id IN (22)
) AND wp_yjwh4r1khv_posts.post_type = 'post' AND (wp_yjwh4r1khv_posts.post_status = 'publish') GROUP BY wp_yjwh4r1khv_posts.ID ORDER BY wp_yjwh4r1khv_posts.post_date DESC LIMIT 0, 10
    [posts] => Array
        (
            [0] => WP_Post Object
                (
                    [ID] => 32045
                    [post_author] => 2
                    [post_date] => 2017-06-16 11:15:38
                    [post_date_gmt] => 2017-06-16 14:15:38
                    [post_content] => Hace unos días te contamos de nuestra visita a la ciudad de Alta Gracia en este post: Un día de visita en Alta Gracia, Córdoba. En él detallamos varias cosas, pero dejamos pendiente la visita a la Estancia Jesuítica. En este post, le dedicamos a esta muestra de historia un repaso específico.

En primer lugar, quiero agradecer a la gente que trabaja en el lugar, nos brindaron una visita guiada personal que fue realmente espectacular. Todo lo que nos contaron, además de fundamentarlo con el estudio del lugar, lo hacían de una forma en que uno percibía que lo disfrutaban. Las visitas guiadas son sin cargo y se realizan cuatro veces por día de martes a viernes en los horarios: 10.00 – 11.30 – 15.30 – 17.00 y los sábados, domingos y feriados: 10.00 – 11.00 – 16.00 – 17.00.

Este museo nacional forma parte del sistema de estancias jesuíticas de Córdoba, declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000.



Sacando un poco de info de la web del museo, te contamos sobre la historia del lugar.

El museo se encuentra en la antigua residencia del siglo XVII de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia. En aquella época, Córdoba era la sede religiosa-administrativa de la Provincia Jesuítica del Paraguay que comprendía los actuales territorios de Paraguay, Uruguay, Argentina y parte de Brasil y Bolivia. Conformaba una red social, económica y cultural que la convirtió en uno de los centros de desarrollo más destacados de Sudamérica.



Recordemos que este tipo de estancias eran las encargadas de realizar el abastecimiento de las misiones que tenían los jesuitas, como en la actual provincia de Misiones. Nosotros pudimos recorrer las de San Ignacio y el lugar es realmente impresionante. Si te interesa, en nuestra visita a Santa Barbara en California recorrimos otra e hicimos este post.

Además de la presencia jesuítica, en este edificio sucedieron importantes acontecimientos históricos. Uno de ellos fue la firma del Pacto de Alta Gracia, el 16 de abril de 1830, durante el gobierno del Gral. José María Paz, que ligaba política y económicamente a Córdoba y San Juan. Este tratado de paz, amistad y comercio fue parte de nuestra formación como Nación.


Edificios de la Estancia

Los edificios de la estancia se caracterizan por su agrupamiento en un área central. Estaba integrado por la casa principal, con la iglesia, el obraje y las viviendas de esclavizados. En sus proximidades, se construyó un tajamar, cuyas aguas provenían de canales y diques de contención que permitían el funcionamiento de dos molinos harineros y el riego de huertas o quintas, y un batán para enfurtir paños y tejidos. Junto al molino se encontraba un depósito de granos para almacenar el trigo y graneros para guardar el maíz. En las cercanías del casco de la estancia, se levantaron unos hornos para quemar cal y otros para ladrillos y tejas. En el obraje funcionaba la carpintería, telares, despensas, jabonería y oficinas. La producción textil se basaba en la confección de telas rústicas destinadas a la vestimenta de hombres y mujeres negros y para entregarlas como parte de pago al trabajo llevado a cabo por los peones libres. El núcleo conformado por la iglesia y la amplia casa de los religiosos se organiza en torno a un primer patio por donde se ingresa, y al subir las escaleras, otro destinado para labores. Las  habitaciones en planta alta se vinculan a través de galerías y tienen una linda vista del entorno; esta característica permitía a los jesuitas controlar las tareas que se realizaban o la llegada de visitantes. La iglesia de nave única ocupa el lado sur y se ve así: La construcción se desarrolló desde el siglo XVII hasta la expulsión de la Orden en el siglo XVIII.

Salas del Museo

El museo tiene varios espacios ambientados con objetos de la vida cotidiana y las formas de trabajo en la estancia durante los siglos XVII, XVIII, XIX y principios del XX, como la herrería y la cocina de Liniers. Otras salas complementan la exposición con maquetas y gráficos donde se relacionan factores de su historia.

Salas ambientadas

  • Herrería
  • Cocina y antecocina de Liniers
  • Alcoba serrana de Liniers
  • De los últimos propietarios de la estancia
  • Dormitorio y comedor del siglo XIX

Exposición general

  • Primeros habitantes de sierras centrales
  • De la estancia y sus propietarios
  • De los trabajos de la estancia
  • Lugares comunes

Salas de arte religioso

  • De la Evangelización y el Arte
  • De las Monjas

Datos útiles:

Horarios: 

Martes a viernes: 9.00 a 13.00 y 15:00 a 19:00 Sábados, domingos y feriados: 9.30 a 12:30 y 15:30 a 18:30 Cerrado los lunes hábiles. Entrada: Por Resolución 268-E/2017, la entrada es gratuita.
Ubicación: Av. Padre Viera 41 - Alta Gracia - 5186 Sitio web: www.museoestanciaaltagracia.org Sin lugar a dudas el lugar más importante para visitar de la ciudad de Alta Gracia por la naturaleza de su historia. Post relacionados   [post_title] => Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia y Casa del Virrey Liniers [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => museo-nacional-estancia-jesuitica-de-alta-gracia-y-casa-del-virrey-liniers [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2015/09/visita-estados-unidos-2015-primera-parada-santa-barbara/ [post_modified] => 2017-06-16 16:03:00 [post_modified_gmt] => 2017-06-16 19:03:00 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=32045 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 4 [filter] => raw ) [1] => WP_Post Object ( [ID] => 32104 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-06-04 08:30:21 [post_date_gmt] => 2017-06-04 11:30:21 [post_content] => Hace algunos años visité México por primera vez. Disponíamos sólo de uno pocos días así que decidimos concentrarnos en dos destinos, uno de ellos sería la Ciudad de México, ya que llegábamos y regresábamos desde allí. Averiguamos sobre los vuelos entre el DF y el aeropuerto de Cancún y nos resultaron muy baratos, de modo que quedó definido el segundo destino: la hermosa Riviera Maya. El espíritu de ese viaje no sería transcurrir los días en un all inclusive de Cancún, sino alquilar un auto y recorrer la Riviera Maya. Queríamos conocer las playas, los cenotes, los pueblitos y los sitios arqueológicos. Luego de analizar un poco las opciones, decidimos hacer base en Playa del Carmen, unos 68 kilómetros al sur de Cancún. Habíamos determinado una serie de objetivos fundamentales entre los que figuraban dos renombrados sitios arqueológicos de la cultura Maya: Tulum, unos 65 kms al sur de Playa del Carmen, y Chichen Itzá, distante unos 180 kms desde Playa del Carmen hacia el centro de la península de Yucatán. Empezamos a vivir y a disfrutar los días, a pocos kilómetros de distancia nos íbamos encontrando lugares de interés realmente maravillosos. Visitamos el pueblito de Puerto Morelos; playas hermosas como Xpu-Ha, Akumal, Playa Paraíso; cenotes como el Cristalino y Xcacelito; el impresionante sitio arqueológico costero de Tulum... y ya irán advirtiendo que no mencionamos Chichen Itzáa, afamado sitio arqueológico e ícono indiscutible de México. Resulta que esos 180 kilómetros que nos separaban de Chichen Itzá, que se traducirían en por lo menos cinco horas entre ida y vuelta, nos desanimaron un poco. Algo apenados y sintiéndonos un poquito culpables, nos prometimos "dejarlo para la próxima". Pasaron un par de años y la añoranza de esas tierras mayas y el mar turquesa latía fuerte en nuestro interior, decidimos hacerle caso y emitimos nuevamente dos tickets para volar a Cancún. Otra vez el plan no era el all inclusive, otra vez la base fue Playa del Carmen y otra vez alquilamos un auto para recorrer esas tierras mayas. Nuevamente disfrutamos de playas, cenotes, pueblitos y otra vez esos 180 kms de ida y 180 kms de vuelta nos empezaron a parecer demasiado, estábamos tan relajados que creo recordar que un día nos miramos y decidimos, ya sientiéndonos bien culpables, que la próxima vez sí visitaríamos Chichen Itzá, lo prometimos. Podría poner como excusa que un día yo estuve enfermo en ese viaje, como les contamos aquí: Problemas viajeros: estar en el exterior y necesitar asistencia médica, pero no sería del todo cierto. Este verano, apareció Aeroméxico en el mundo Smiles y decidimos canjear unas millas y hacer una tercera visita a la Riviera Maya, pero conociendo nuestras debilidades decidimos forzarnos a pasar sí o sí por Chichen Itzá, esto no daba para más. Emitimos la ida hacia el aeropuerto de Mérida, en el noroeste de la Península de Yucatán, y el regreso desde el aeropuerto de Cancún, sobre la Riviera Maya. Alquilaríamos un auto, así que en nuestro camino pasábamos por Chichen Itzá, estuvimos piolas, ¿no? Entonces el plan era más o menos así: dedicar un par de días a Mérida y sus alrededores, por ejemplo llegar hasta Progreso en el norte de la península, allí donde las aguas son las del Golfo de México, luego alojarnos en Valladolid, un ciudad muy interesante que se encuentra a unos 40 Kms de Chichen Itzá, realizar esta visita y así saldar nuestra deuda y cumplir con nuestra "obligación de viajeros" para luego continuar tranquilos, ya "liberados", el viaje hacia la Riviera Maya. Así que anduvimos por Mérida: Nos fuimos hasta Progreso con su impresionante muelle que se adentra en las aguas de Golfo: Pasamos por Valladolid: Y seguimos viaje rumbo hacia la Riviera Maya:

A final, ¿visitamos o no visitamos Chichen Itzá?

En el título del post incluimos la palabra "forzándonos", pero a pesar de ello otra vez no visitamos Chichen Itzá. Es que las cosas a la fuerza nunca resultan bien, ¿no? Afortunadamente esta vez regresamos sin sentirnos "culpables" y sin deberes por hacer, no visitamos ese sitio, pero sí visitamos el impresionante sitio arqueológico de Uxmal que se encuentra unos 83 Kms al sur de Mérida. Quedamos sorprendidos con este lugar que encontramos tan amplio, bien conservado y libre de masas de turistas. Seguramente haremos un post específico para contarles en detalle. Decidimos visitar Uxmal en lugar de Chichen Itzá, pero ya no porque nos daba pereza (de hecho tuvimos que recorrer casi 200 kms adicionales para ir y volver), sino porque, analizando la información acerca de un sitio y del otro, Uxmal nos resultó más interesante, al menos en esta ocasión. Visitando Uxmal saldamos nuestra imaginaria deuda con Chichen Itzá :) ¿Y a vos te quedó algún "compromiso viajero" por saldar? Contanos... Post relacionados: [post_title] => Forzándonos a cumplir con nuestra "obligación de viajeros" [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => forzandonos-a-cumplir-con-nuestra-obligacion-de-viajeros [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2017/01/xcaret-el-gran-parque-de-la-riviera-maya/ [post_modified] => 2017-06-04 08:46:30 [post_modified_gmt] => 2017-06-04 11:46:30 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=32104 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 51 [filter] => raw ) [2] => WP_Post Object ( [ID] => 30492 [post_author] => 2 [post_date] => 2017-06-03 08:30:48 [post_date_gmt] => 2017-06-03 11:30:48 [post_content] => Los viajes te van llevando por distintos lugares y, a veces, no hay que irse muy lejos para encontrar esos puntos que son casi mágicos. Una escapada nos llevó una semana a Carlos Paz. Por suerte, en uno de nuestros días libres, decidimos ir hasta la vecina ciudad de Alta Gracia. En mi caso particular, viví en esa ciudad durante casi un año cuando era pequeño e inicié mi escuela primaria ahí. Soy muy malo con la memoria, pero al llegar nuevamente algunas cosas parece que florecieron. Llegar desde Carlos Paz es realmente simple. El departamento que alquilamos por Airbnb estaba a dos cuadras de la Terminal de Autobuses y ahí tomamos un micro que, en menos de una hora, nos dejó en Alta Gracia. La empresa es Sarmiento y el costo hoy es de AR$ 47 por persona por tramo. Podés hacer click acá para ver los horarios. Teníamos un día para pasar allí, sin horario de vuelta ni planes concretos, así que estas son las cosas que surgieron visitar "en el momento".

Caminar por el Tajamar

Este lago artificial, creado por los jesuitas que habitaron la región, es un lugar típico de la ciudad. Por un lado, la pared y, por el otro, patos, sapos, perros y gente disfrutando de la tranquilidad que logra. Aprovechando que el colectivo nos dejó del lado contrario a la plaza principal, tuvimos que recorrerlo entero.

Centro de la ciudad

Es uno de esos lugares característicos de Córdoba, pero diferente. Los alfajores, artesanías y salamines son los denominadores comunes de la provincia. A diferencia de otras ciudades, acá nos encontramos con la historia de los primeros pobladores de la zona. En la clásica plaza principal, encontramos una de las estancias jesuíticas junto a su maravillosa iglesia. Los lugares para comer son sencillos, pero acogedores, tranquilos y con precios razonables. Pudimos disfrutar de un almuerzo frente a la plaza. Algunas cosas parecen quedadas en el tiempo, pero creo que eso hace del lugar un espacio diferente.

Casa del "Che" Guevara

A pesar de no haber nacido ahí, la historia cuenta que vivió su niñez en Alta Gracia por problemas de salud (desde los 4 a los 16 años). La ciudad posee un microclima seco que es bueno para las personas que sufren de problemas respiratorios. Esta casa-museo funciona desde el 2001 y allí se juntaron diferentes elementos de la vida del "Che", desde su niñez hasta su muerte. Los turistas que más recorren este museo son los jóvenes extranjeros que visitan la zona. El lugar tuvo su momento de "gloria" con la visita de los fallecidos ex presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez, allá por julio de 2006. El costo de la entrada es muy bajo. Se encuentra ubicada en Avellaneda 501, Alta Gracia (Córdoba) y el horario de apertura, si no recuerdo mal, es de lunes a domingos de 9 a 19 horas.

Otro paseo que no llegamos a hacer por tiempo es la visita al Museo Manuel de Falla. Allí podemos aprender más sobre la obra, vida y pensamiento del reconocido compositor español. La Estancia Jesuítica tendrá su propio post :) Post relacionados:   [post_title] => Un día de visita en Alta Gracia, Córdoba [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => un-dia-de-visita-en-alta-gracia-cordoba [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-06-03 00:15:50 [post_modified_gmt] => 2017-06-03 03:15:50 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=30492 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 5 [filter] => raw ) [3] => WP_Post Object ( [ID] => 31459 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-05-25 08:30:32 [post_date_gmt] => 2017-05-25 11:30:32 [post_content] => Al pensar en Salta como destino turístico nos vienen a la mente algunos atractivos que podríamos definir como esenciales, uno de ellos sin dudas es el icónico Tren a las Nubes. Este último fin de semana extra largo de Semana Santa tuvimos la suerte de visitar Salta y aprovechamos la ocasión para realizar esta actividad y conocer el mítico tren. Aunque les adelantamos que el tren es una parte, la excursión es una actividad muy completa y cuenta con varios otros ingredientes. A las 6:15 AM llegamos a la Estación del Tren a las Nubes de la ciudad de Salta, en un taxi que pedimos por telefónicamente; estábamos alojados a unas 25 cuadras, pero nos dio algo de fiaca levantarnos más temprano aún para ir caminando. Allí validamos nuestros pasajes, nos colocaron una pulserita y estábamos listos para comenzar la excursión. Subimos a un bus muy cómodo y en muy buen estado. Nos recibió Cecilia, la coordinadora, una chica muy agradable y profesional que nos presentó al resto del equipo que viajaría con nosotros, que además de ella estaba compuesto por un enfermero y obviamente el chofer de la unidad. Tres personas en un micro incluyendo un enfermero, esta gente hace bien las cosas, pensamos.

El camino de ida hacia la estación del tren

Comenzamos nuestro camino por la RN 51 hacia el sudoeste y, todavía de noche, paramos en la localidad de Campo Quijano, en donde pudimos apreciar una de las antiguas locomotoras a vapor del tren y donde se encuentran sepultados los restos del ingeniero norteamericano Richard Maury quien fuera el constructor del ramal. Luego continuamos por la RN 51 hacia el noroeste hasta llegar a la localidad de El Alfarcito en donde degustamos un desayuno elaborado por las comunidades de la zona y nos emocionamos e inspiramos, como les contamos en este otro post: Todavía quedan historias inspiradoras, como esta que encontramos en las montañas salteñas. Seguimos nuestro camino hacia el noroeste por la RN 51 acompañando el curso del Río Rosario. Algo que no mencioné hasta ahora es que Cecilia, nuestra coordinadora, iba contándonos acerca de la historia del tren, a la vez que nos iba informando sobre cuestiones relevantes acerca de la geografía, los pueblos y sus pobladores y hasta generaba paradas espontáneas para que podamos apreciar y/o fotografiar algo interesante (como por ejemplo unos cardones gigantes). Camino al pueblo de San Antonio de los Cobres fuimos haciendo algunas paradas mientras atravesábamos la Quebrada de las Cuevas y, después, la Llanura de Muñano en bellísimos lugares, ya sea para admirar un viaducto de cerca, observar un paisaje, contemplar un grupo de llamas o guanacos. [caption id="attachment_31512" align="aligncenter" width="800"] Curva en RP 51 - Salta[/caption] [caption id="attachment_31534" align="aligncenter" width="800"] Viaducto El Toro - RP 51 - Salta[/caption]

La llegada a la estación del tren y el recorrido en el mismo

Uno de los puntos más relevantes de la excursión es la llegada a San Antonio de los Cobres, uno de los pueblos más altos del país, ubicado a 3.775 metros sobre el nivel del mar. Allí está la estación donde abordaríamos al Tren a las Nubes. Tuvimos un rato libre para apreciar las vistas de este "pueblo elevado" y de la antigua estación. Al rato abordamos al tren y lo encontramos moderno, cómodo y en perfecto estado de limpieza y conservación. En cada vagón hay unas pantallas que van brindando información sobre el recorrido y también una persona con un micrófono que va aportando información de interés. Dado que las mejores vistas se logran de un solo lado y que los asientos son numerados, a los pasajeros se nos solicita cambiarnos de lado al regreso, de manera tal de que todos pueden aprovechar las mejores panorámicas a las que se accede en este trayecto tan especial. La formación cuenta con un vagón en el que venden refrigerios y souvenirs y con la estafeta postal a mayor altura del país, desde la cual por supuesto podemos realizar envíos a cualquier parte del mundo. Entre vagón y vagón, hay enfermeros que pueden asistir a quienes se sientan afectados por la gran altura. A propósito de la altura, les contamos que nos sentíamos un poco afectados, como pesados, con sueño y nos causó mucha gracia cuando fuimos a buscar en la mochila una barrita de cereal, miren cómo estaba "inflado" el envoltorio, imaginamos que cosas raras estarían sucediendo en nuestros cuerpos también. Un poco por conocer y otro poco para chequearnos, charlamos con los enfermeros y nos realizaron una medición sobre cómo estábamos oxigenando con un aparatito que tenían a tal fin; a otros viajeros, pocos, incluso les dieron un poco de oxígeno. No vimos a nadie mal, como sí vimos una vez en el tren hacia Machu Picchu, pero esa es otra historia. La estrella del recorrido es el Viaducto de la Polvorilla, la típica postal que representa al Tren a las Nubes, aunque en la media hora que lleva llegar hasta allí vamos disfrutando de vistas muy interesante, como una antigua mina, unos espejos de agua que resultaron ser yacimientos termales, una cadena montañosa con volcán y todo. El recorrido es amenizado con agradable música de fondo, en nuestro paseo sonaba Tonolec. Este viaducto es una bella obra de ingeniería sobre la cual circula el tren, está a 63 metros de altura sobre el piso y a 4.200 sobre el nivel del mar; tiene una longitud de más de 200 metros. Mientras circulamos por el viaducto se respira una especie de solemnidad, cambia la velocidad, cambian los ruidos y hasta la respiración de la gente, todo es contemplación y respeto por la obra, por el entorno, por la altura. Es una experiencia especial. Luego de cruzar el viaducto, se desciende y contamos con una media hora de tiempo libre para admirar la obra y el entorno y también para ver los múltiples productos que ofrecen varios pobladores locales en una especie de plazoleta. Yo opté por contemplar con algo en la panza y me compré un par de tortillas rellenas hechas en el momento sobre las brasas :) Una ceremonia muy linda es el izado de la bandera en una especie de peñón mientras suena de fondo "Aurora". Al cabo de media hora regresamos al tren, cambiamos de lado dentro del mismo y realizamos el mismo recorrido de regreso a San Antonio de los Cobres.

El camino de regreso a Salta

Al llegar a la estación en San Antonio de los Cobres nos dirigimos a los buses que nos trasladaron al centro del pueblo para que podamos tomar el almuerzo, el mismo no está incluido en la excursión, nos muestran las opciones, nos dan tiempo libre y fijan un punto y horario de encuentro. El tiempo nos resultó algo ajustado, pero logramos almorzar bien. Nuestro menú estuvo compuesto por empanadas de llama, papas rellenas, papines andinos y arroz, tomamos unas limonadas muy ricas (en varios lugares de Salta vimos limonada como una de las opciones principales de bebidas). Desandando el camino que habíamos recorrido pasamos por el pueblo de Santa Rosa de Tastil, un lugar muy interesante que cuenta con un importante sitio arqueológico pre incaico. En el pueblo visitamos el museo de sitio que describe la cultura pre incaica que habitó la zona y no pudimos evitar jugar un poco con las piedras musicales, escuchamos la historia sobre ellas un poco incrédulos, pero efectivamente la música estaba en ellas, miren: Ya de regreso, a bordo del micro, nos entregaron una cajita con la merienda como las que entregaba antes Aerolíneas Argentinas y nos ofrecieron bebidas frías y calientes. Una vez más, en el camino de regreso, hicimos una parada para admirar bellezas salteñas como el sol de la tarde sobre una cadena montañosa o un cardón gigante, unos de los símbolos de estas tierras. Alrededor de las 20 hs. estábamos de regreso en la Estación del Tren en la ciudad de Salta, ahí cerquita de la calle Balcarce, uno de los lugares con muchísimas opciones gastronómicas y de entretenimiento en la noche salteña.

Conclusión

Consideramos que la excursión del Tren a las Nubes es uno de los "imperdibles" de Salta. Es una excelente manera de pasar todo un día conociendo la geografía, la historia, la gastronomía y vivenciando el resultado de una gran obra de ingeniería. El modo de combinar tramos en bus con los tramos en tren, descender en diversos puntos, desayunar en un lugar, almorzar en otro, conocer diferentes poblaciones y paisajes hacen que el paseo sea completamente llevadero y disfrutable. Y ya que estamos, no podemos dejar de mencionar algunos detalles desde menores como cuando se empañaron los vidrios del bus y Cecilia nos entregó un trapito a cada uno para poder secarlo y seguir admirando el paisaje, hasta otros más relevantes como que la pequeña caravana de buses que componen la excursión cuenta con todo un equipo de apoyo compuesto por backup mecánico, camionetas 4x4 y hasta una ambulancia. Los aplaudimos, no es frecuente ver tamaña organización y logística. Aprovechamos la ocasión para agradecer a Turismo de Sata y al Tren de las Nubes por la invitación. Le dejamos un mapita con los puntos mencionados en el relato:
Links de interés: Otros post sobre nuestra visita a Salta:   [post_title] => El mítico Tren a las Nubes de Salta [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => el-mitico-tren-a-las-nubes-de-salta [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2017/05/todavia-quedan-historias-inspiradoras-como-esta-que-encontramos-en-las-montanas-saltenas/ [post_modified] => 2017-05-25 12:05:46 [post_modified_gmt] => 2017-05-25 15:05:46 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=31459 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 25 [filter] => raw ) [4] => WP_Post Object ( [ID] => 30380 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-05-08 11:46:15 [post_date_gmt] => 2017-05-08 14:46:15 [post_content] => En nuestro primer día en Salta, hicimos un trekking por la Cuesta de Obispo y, camino hacia el punto de partida, nos detuvimos en un mirador desde el que se podía contemplar la inmensidad del paisaje, la altura, las montañas, las nubes y los valles eran los protagonistas. Al igual que nosotros, paraban allí turistas que iban rumbo a las diversas excursiones que se pueden realizar en la provincia. Si bien estaba yo maravillado con el entorno, mirando y apreciando con todos los sentidos ese lugar tan especial, no pude evitar escuchar la conversación entre una chica de Buenos Aires y el guía de su grupo de excursión: - ¡Qué buen lugar para hacer parapente este! ¿Practican acá? - Sí, no mucho, pero hay algunos que practican. Pero hay que tener cuidado, los vientos son bravos, aquí había un curita volador que se tiraba en parapente, pero tuvo un accidente y quedó cuadripléjico. La verdad es que el breve diálogo me impresionó un poco, la figura de un "curita volador" me resultó extraordinaria y saber que había tenido un accidente con consecuencias tan terribles me dejó algo impactado. La chica, el guía y todo su grupo subieron a la van y se fueron, me hubiera gustado escuchar más sobre esa historia... Nosotros también continuamos y nos metimos de lleno en el trekking. Por las características de la actividad, pudimos charlar mucho con Nacho, nuestro guía, y entre tantas cosas ¿a que no se imaginan quién apareció? Claro que se imaginan y acertaron: el "curita volador". Resulta que Nacho también es piloto de parapente y compartió la actividad varias veces con el "padre Chifri" (así le decían). Nos contaba sobre él, desde una perspectiva muy humana, cosas como que después del accidente había quedado completamente inmóvil y que luego, con mucha constancia y voluntad, había logrado recuperar la movilidad de la parte superior del cuerpo. También nos contó que este singular curita había sido designado para desempeñarse en la catedral de Salta, pero que había solicitado su trasladado a África, donde había gente con grandes necesidades. Finalmente el actual Papa, por entonces Cardenal Bergoglio, lo asignó a una zona de las montañas salteñas en las que también había mucho por hacer. En este punto, nuestro narrador se detuvo y nos dijo que no nos contaría nada más para que pudiéramos verlo nosotros mismos al día siguiente, él sabía que visitaríamos el pueblo de Alfarcito, el ejemplo viviente de su obra. Seguimos adelante con el trekking y vinieron otros temas de conversación, pero la figura de este "curita" se iba tornando interesante, no sólo porque volara en parapente ni por haber sufrido un accidente, sino porque había toda una obra en torno a él, ya teníamos curiosidad por saber más y por conocerlo. Al día siguiente "hicimos", como se suele decir, el Tren a las Nubes; ya les contaremos en detalle, por ahora basta saber que partimos en bus desde la ciudad de Salta y realizamos un par de paradas antes de llegar al pueblo San Antonio de los Cobres, desde donde parte el tren. Una de esas paradas fue el pueblo de Alfarcito. Ni bien llegamos nos estaban esperando en la plaza con el desayuno que proveían para los pasajeros del Tren a las Nubes: infusiones calientes a elección y unas delicias elaboradas por una cooperativa local y entregadas en una bolsita muy bien presentada. ¡No saben lo rico que estaba! Me gustó especialmente la empanadita de dulce de cayote 😋 Este pueblo - parador turístico ofrecía también baterías de baños, una confitería y la posibilidad de recorrerlo y conocer sus edificios e instituciones: la capilla, el colegio secundario, un museo con su reciente pero interesante historia, una casita hecha con botellas de plástico, corrales con llamas. Decidimos comenzar por la capilla que es el edificio que domina la escena en el paisaje del pueblo, quizás teníamos suerte y podíamos encontrar al Padre Chifri. Grande fue nuestra sorpresa al encontrarnos dentro de la capilla la tumba de Sigfrido M. Moroder, sí, el "curita volador". ¡No sabíamos que había fallecido! Se acercó una chica del pueblo de unos 14 años y nos preguntó a quienes estábamos en la capilla si queríamos conocer la historia del Padre Chifri. Todos asentimos. Empezó relatando acerca de su llegada a la Quebrada del Toro y el trabajo que comenzó a realizar allí con la comunidad, él visitaba a todos los pobladores de la región caminando o bien a lomo de burro y más tarde acortaba distancias en parapente. Nos contó sobre el accidente, la recuperación y cómo los pobladores le regalaron un cuatriciclo que al poco tiempo el padre usaba para seguir visitando a las familias de la región; también nos mostró la adaptación que habían realizado en la capilla para que pudiera desplazarse con el vehículo dentro de ella. Luego nos contó que él los había ayudado a organizarse, a trabajar en conjunto y que había logrado la construcción y puesta en funcionamiento de un colegio secundario con orientación en turismo que apunta a que los alumnos de estas poblaciones puedan potenciar sus habilidades con miras a desarrollar emprendimientos en sus propios cerros originarios. Transcribimos algunos fragmentos de la placa que relata detalles de su fundación:
Su construcción se inició en agosto de 2008 .... se inauguró el 5 de diciembre de 2009.... Comenzó a funcionar en marzo de 2010. Se construyó con adobes elaborados por los habitantes de la zona...
Esta joven, que había compartido su infancia con el curita, nos relataba cómo los animaba y los acompañaba, recordaba con cariño las canciones acompañadas por la guitarra, las funciones de títeres, incluso cuando ya el padre no podía caminar, relataba que siempre los inspiraba con empuje y con una sonrisa permanente. Terminó su relato con los hechos en torno al fallecimiento del padre, explicando lo que sigue significando su figura para la gente de El Alfarcito y como año a año lo recuerdan y conmemoran. En realidad, ellos sienten que está allí, acompañándolos y animándolos. Como se imaginarán, las 12 o 15 personas que escuchamos la historia terminamos conmovidos, más de una lágrima rodó por las mejillas de la improvisada audiencia. Ver el pueblo es ver la obra viva que este particular religioso inició, gente alegre, trabajando, prestando servicios a algo tan grande como el Tren a las Nubes, aprovechando la energía solar, conservando sus edificios e instalaciones con pulcritud y, sobre todo, portando el orgullo de ser gente de esos cerros desarrollando su cultura en su propio entorno. Veamos algunas imágenes más. Aquí una batería de baños públicos, vean en el fondo los paneles solares: Aquí se aprecia un cartel con la señalización de los atractivos del pueblo, sobre la izquierda se ve el edificio del colegio secundario y, un poco hacia la derecha, otros de los paneles solares: Muchachos del pueblo llevando una figura religiosa y posando gentilmente para el blog. ¡Gracias chicos! El museo de Alfarcito: Un detalle dentro del museo. Se observan los títeres que utilizaba el Padre Chifri y una foto en la que se lo ve en silla de ruedas, animado con un grupo de jóvenes: Conclusiones: Como les contamos al inicio, la figura de este curita se nos fue apareciendo de a poco, nos sorprendimos al enterarnos de su fallecimiento, pero mucho más nos sorprendimos al ver el resultado de su obra. Parece haber sido el disparador de cambios muy favorables para los pobladores de estos cerros. Hoy encontramos a la gente de El Alfarcito organizada, feliz, con proyectos, con opciones y con varias iniciativas en marcha que parecen asegurar un promisorio desarrollo. Es una historia reciente que nos resultó muy inspiradora, nos recordó que siempre podemos cambiar la realidad para mejor y que podemos colaborar en hacer la diferencia. Links relacionados: Más posts sobre Salta:     [post_title] => Todavía quedan historias inspiradoras, como esta que encontramos en las montañas salteñas [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => todavia-quedan-historias-inspiradoras-como-esta-que-encontramos-en-las-montanas-saltenas [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2017/04/turismo-aventura-en-salta-trekking-por-la-cuesta-del-obispo/ [post_modified] => 2017-05-08 11:46:15 [post_modified_gmt] => 2017-05-08 14:46:15 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=30380 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 26 [filter] => raw ) [5] => WP_Post Object ( [ID] => 30054 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-04-26 08:33:13 [post_date_gmt] => 2017-04-26 11:33:13 [post_content] => En el feriado extra largo de Semana Santa nos fuimos para Salta. Era la primera vez que visitábamos este destino desde que iniciamos el blog, de modo que con este post inauguramos los relatos de viajes sobre esta hermosa provincia del norte argentino. Francisco de MTB Aventura Salta, quién además de ser titular de esta agencia rankeada como Nº1 en actividades al aire libre en Salta según TripAdvisor es lector del blog, se enteró de nuestros planes y nos invitó a sumarnos a una de sus actividades. Nos pasó la página de la agencia, su Facebook y su Instagram para que viéramos un poco lo que hacen y que pudiéramos elegir una actividad. Nos decidimos por una de día completo, el Trekking Cuesta del Obispo. Era nuestro primer día en Salta, nos levantamos tempranito, y a las 7am, tal como habíamos coordinado, pasó Nacho de la agencia a buscarnos por el céntrico departamento que habíamos alquilado a través de Airbnb. Luego fuimos a buscar a otra pareja que se sumaría a la aventura y al rato ya estábamos los cinco a bordo de la camioneta rumbo a la Cuesta de Obispo. Antes de salir de la ciudad, pasamos por "El Kokero" donde Nacho paró a comprar las hojas de coca que nos ayudarían a prevenir los posibles efectos del apunamiento. Más adelante les contaremos sobre el acuyico y nuestra experiencia con la coca. Emprendimos el viaje hacia el sur disfrutando del cambiante paisaje, las explicaciones de Nacho y la charla animada con el grupo, al rato paramos en una estación de servicios como para ir al baño y realizar alguna compra de último momento en el pueblo "El Carril" y, luego, continuamos en dirección sudoeste hacia la Cuesta del Obispo. En el camino hicimos algunas paradas para apreciar la naturaleza en la que estábamos por adentrarnos, una de ellas en un punto cualquiera de la ruta, otra en un parador en el que había algunos servicios y la última en un mirador desde el que se aprecia un impresionante paisaje y en el que hay puestos de artesanos y productores locales. Veamos algunas imágenes: [caption id="attachment_30075" align="aligncenter" width="800"] Paisaje salteño camino a la Cuesta del Obispo[/caption] [caption id="attachment_30076" align="aligncenter" width="800"] Carteles indicadores en ruta hacia la Cuesta del Obispo[/caption] [caption id="attachment_30077" align="aligncenter" width="800"] Tortillas rellenas con queso en parador en el camino y perrito friolento debajo[/caption] Nos llamó positivamente la atención el uso de la energía solar en varias pequeñas propiedades que encontramos a lo largo de esta ruta. Según nos dijeron, el gobierno estimula su utilización y facilita los medios para que cuenten con el equipamiento. [caption id="attachment_30079" align="aligncenter" width="800"] No podía faltar la llama en este paisaje salteño[/caption] Ya en el último parador, la vista era más impactante. Miren en la siguiente imagen el mar de nubes entre las montañas, los caminos, la van, pequeña, circulando por allí abajo... [caption id="attachment_30081" align="aligncenter" width="800"] Quesos de elaboración artesanal en el mirador de la Cuesta del Obispo[/caption]

Bajándonos de la camioneta y comenzando el trekking en la naturaleza

Como habrán notado, hasta el momento íbamos viendo civilización, gente, puestos, artesanos, pues bien, llegó el momento de dejar todo eso atrás. Ingresamos por un paso de servidumbre a través del Parque Nacional Los Cardones que nos llevaría a la finca de 6.000 hectáreas, el escenario de nuestra aventura. Allí cargamos nuestras mochilas, Nacho nos ofreció unos bastones de trekking, se aseguró de que contáramos con todo lo necesario y dejamos la camioneta, que era un poco como dejar allí la civilización. Un enorme saltamontes estaba allí, nos miraba, como inquiriendo qué es lo que íbamos a hacer. Abrimos la tranquera y formalizamos de hecho nuestro ingreso a la deshabitada finca. Dentro todo era inmensidad, serenidad, desniveles, inmensos colchones de nubes. La caminata inicia a una altitud de casi 3.200 metros sobre el nivel del mar, comenzábamos descendiendo, Nacho nos avisó que íbamos a notar esta diferencia de altura a la vuelta. Aprendimos a hacer el Acuyico, que consiste en tomar un puñadito de hojas de coca, cortarles los cabitos y acomodarlo entre el cachete y los dientes, se supone que esto tiene varios efectos positivos, uno de ellos es reducir los efectos de la altura, conocidos como apunamiento. Mientras descendíamos, nos íbamos conectando con el entorno y uno de sus elementos era la presencia de caballos. Muy a lo lejos, podíamos admirar los cóndores, algunos volando y otros posados sobre grandes piedras. Miren qué belleza la de este entorno natural. Una vez que descendimos llegamos a una casa abandonada que la gente de MTB Aventura Salta está acondicionando para utilizar como refugio. Nos contaron sobre los trekkings de dos días en los cuales pasan allí la noche y un baqueano viene a preparar un corderito y no faltan ni el cielo estrellado ni los buenos vinos salteños (lo anotamos bien bien para la próxima). Allí descansamos un poco, tomamos café, bizcochitos, compartimos unas lindas charlas y aprovechamos para ir al baño. Al cabo de un rato, continuamos la caminata y seguimos descubriendo distintos ángulos de estas maravillosas tierras, vimos algunas evidencias del paso de los incas por estos lugares, restos de construcciones de la época de los españoles, pero sobre todo la naturaleza plena e inmensa. Luego de un par de horas, paramos a almorzar una picada con fiambres y quesos producidas por una pequeña empresa local. Mi señora es celíaca y, como la agencia nos había consultado antes por si teníamos alguna necesidad especial en cuanto a la comida, Nacho había traído panificados especiales, una ensalada, aceitunas, cebollitas, etc. Les tengo que pedir perdón por la foto, pero entre el hambre, la belleza del paisaje y las animadas charlas, me acordé de fotografiar la picada cuando casi ya no quedaba nada  :) Muy satisfechos y descansados continuamos nuestro camino que estuvo cargado de cosas interesantes, aquí resumimos con algunas fotos: [caption id="attachment_30095" align="aligncenter" width="800"] Huella que evidencia el paso reciente de un Puma[/caption] [caption id="attachment_30096" align="aligncenter" width="800"] Vacas que encontramos mientras caminábamos ya "dentro" de una nube[/caption] [caption id="attachment_30101" align="aligncenter" width="800"] Caminando entre las piedras con una nube acompañando el camino[/caption] [caption id="attachment_30099" align="aligncenter" width="800"] Bello paisaje salteño[/caption] [caption id="attachment_30100" align="aligncenter" width="800"] Estos dos caballos estaban muy curiosos ante nuestra presencia[/caption]

Emprendiendo el regreso

Como ya nos había anticipado Nacho, subir otra vez hasta los 3.200 metros de altura resultó algo exigente, no exigente mal, sino de esa manera que te deja luego la satisfacción de haberte esforzado y haber logrado algo. Durante la ascensión tuvimos que parar varias veces para recuperar la respiración, Nacho nos daba nuestro tiempo a la vez que nos animaba a seguir y nos daba tips sobre cómo caminar y respirar. Fue cayendo el sol, y las nubes fueron tomando el valle, generando un mar nuboso de color entre anaranjado y azulado, no podíamos dejar de voltear a verlo, nunca habíamos apreciado un espectáculo similar. Finalmente llegamos, caminamos hacia la camioneta y emprendimos, victoriosos y satisfechos, el regreso. Volvimos charlando, escuchando música y, al caer la noche, Nacho ya nos había dejado a todos en nuestros respectivos alojamientos.

Conclusiones

La comunicación con la agencia MTB Aventura Salta fue impecable. Nos consultaron previamente lo relativo a nuestra condición física y a las particularidades sobre alimentación, nos enviaron información precisa acerca de los elementos que deberíamos llevar para realizar la actividad, nos informaron en detalle acerca del nivel de dificultad, alturas, duración, coordinamos el horario y lugar de encuentro con precisión. Al conformar un grupo reducido pudimos tener una experiencia muy personal, Nacho es un guía muy profesional a la vez que una persona muy interesante y agradable, nos sentimos seguros, animados (cuando flaqueaba un poco la fuerza) y sus explicaciones y relatos nos ayudaron a comprender mucho tanto acerca de la cultura andina como del maravilloso entorno natural en el que se desarrolla. El lugar en el que se lleva a cabo la actividad es ideal, cuenta con muchos elementos: cascadas, vallecitos, cuevas, ruinas, grandes extensiones, animales que pastorean libremente, aves de diversos tipos, desniveles. En fin, un lugar para conectarse con la naturaleza más auténtica. Nos quedamos con ganas de más y ya estamos pensando en ese trekking de dos días sobre el que nos contaron en el refugio :) Links de interés:   [post_title] => Turismo aventura en Salta: Trekking por la Cuesta del Obispo [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => turismo-aventura-en-salta-trekking-por-la-cuesta-del-obispo [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-04-26 11:27:59 [post_modified_gmt] => 2017-04-26 14:27:59 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=30054 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 20 [filter] => raw ) [6] => WP_Post Object ( [ID] => 29131 [post_author] => 2 [post_date] => 2017-04-13 09:00:56 [post_date_gmt] => 2017-04-13 12:00:56 [post_content] => Hace unos días, te contamos de nuestra visita a Houston, Texas (USA). Sin embargo, dejamos afuera intencionalmente lo más relevante de la zona: el centro espacial de la NASA. La Agencia Espacial de Estados Unidos tiene dos grandes lugares para visitar y muchos pequeños a lo largo del país. Varios conocen el Centro Espacial John F. Kennedy en Cabo Cañaveral, Florida, dado que gracias a la cercanía con ciudades como Orlando o Miami es más fácil ir a conocerlo. Llegar al Centro Espacial de la NASA en Houston es más difícil, ya que queda medio a trasmano de los destinos tradicionales. En él se encuentra el centro de comando de las actuales misiones y, por supuesto, el viejo centro de comando de las famosas misiones Apolo que llevaron al hombre a la luna. Luego de esta breve introducción, te vamos a comentar algunos datos y tips para realizar la visita.

¿Cómo llegamos al Centro Espacial?

Desde la ciudad de Houston, tenemos un trayecto aproximado de 30 minutos para llegar en auto. También se puede llegar en transporte público, pero el viaje durará 1 hora y media. Si vas con tu auto, el estacionamiento tiene un valor de U$S 5 y es muy simple el procedimiento para dejarlo. Nosotros recomendamos, si es posible, ir en auto, sobre todo por el camino de vuelta.

Costos y horarios

Te recomendamos que comiences la visita lo más temprano posible. De esta manera, podrás programar los diferentes horarios de las exhibiciones y del recorrido que se realiza afuera del sector principal. Con respecto a la comida, tiene un pequeño patio a precios accesibles. Los horarios varían según el día, más o menos están entre las 9 y las 19 horas. Para verificar el horario justo al momento de tu visita, podés acceder al sitio web: https://spacecenter.org/calendar/ El costo de la entrada es de US$ 29,95 para los adultos y U$S 24,95 para los menores de 4 a 11 años (precios 2017). Si querés el audio guía (super recomendable), tendrás que adicionar U$S 6 por persona. Como te comentamos en el post de Houston, si pensás hacer varias actividades en la zona, es recomendable la compra del City Pass de Houston.

 ¿Qué visitar?

Las atracciones van cambiando con el tiempo. Básicamente, tenemos una zona general con exposiciones y teatros,  la posibilidad de entrar al transbordador “Independence” y el tour de la NASA en tranvía, que recorre un par de edificios y el Parque de los Cohetes. Estos últimos dos, a pesar de ser gratuitos, requieren que tengas un boleto adicional con el horario específico en el que vas a visitar la atracción. Podés sacarlo ahí mismo o en la web junto a tu entrada. Recomendamos rentar audioguías. Estas grabaciones narradas por astronautas y personajes de la NASA te hacen sentir un poco más cerca de los objetos que uno aprecia en la visita. El tour en tranvía nos lleva por el detrás de escena de la NASA: pasaremos por los hangares gigantes y lugares de trabajo donde podés ver gente "real" trabajando en cosas "verdaderas". Esta es una réplica de la estación espacial internacional que se utiliza para hacer pruebas y ante algún posible problema (Building 9): En el mismo lugar, se lleva a cabo el desarrollo del proyecto Orion. El tren nos llevará además a ver el viejo centro de comando de las misiones Apolo. De ahí, surgió la llegada del hombre a la luna. Nos contaron que estaban separados por sectores: el de la NASA misma, el del Departamento de Defensa (para coordinar el rescate de los astronautas) y el de prensa (había cuatro canales solamente en ese momento). Es una visita interesante, ya que los mismos sillones en que uno se sienta fueron utilizados por grandes figuras y hasta presidentes. El recorrido también nos mostrará a la nueva estación de monitoreo que trabaja 24/7. Para finalizar el paseo, pasamos por el Parque de los Cohetes. La estrella allí es el Saturno V, el cohete más grande construido y el que llevó el hombre en las misiones Apolo. Realmente es ¡GIGANTE! Sin dudas, vale la pena visitar el Centro Espacial. Cumplió con creces nuestras expectativas. Links relacionados:

¿Viajás a Estados Unidos? Resumen / Guía de Viaje

Te dejamos este post con todos los hoteles recomendados en Estados Unidos.  Otra opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio AirBnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 40 de crédito para tu reserva

 Ya que te vas a USA, aprovechá y adelantá tus compras. Te contamos cómo hacerlo y algunos valiosos tips en el post: Haciendo las compras previas a un viaje a Estados Unidos. 📱💲

Post relacionados del viaje:   [post_title] => El Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, Texas (USA) [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => el-centro-espacial-johnson-de-la-nasa-en-houston-texas-usa [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-04-13 10:46:58 [post_modified_gmt] => 2017-04-13 13:46:58 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=29131 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 2 [filter] => raw ) [7] => WP_Post Object ( [ID] => 29326 [post_author] => 1 [post_date] => 2017-04-09 09:10:11 [post_date_gmt] => 2017-04-09 12:10:11 [post_content] => Cuando se piensa en viajar a un destino se analizan varios factores y uno de ellos sin dudas es el clima, normalmente los viajeros queremos evitar las épocas de lluvias. Este verano aprovechamos el fin de semana extra largo de Carnaval del mes de febrero y nos fuimos a Bariloche, según lo que habíamos investigado, ese era el mes menos lluvioso del año por esos lugares. Y tuvimos unos días despejados y cálidos mientras disfrutábamos de esas tierras patagónicas, pueden darse una idea de lo lindo que estaba el clima visitando este otro post en el que les contamos sobre una excursión de día completo: Bariloche: Navegación por el Nahuel Huapi, puentes colgantes, Puerto Blest y más En la última parte del viajecito, nos alojamos en el Hotel Llao Llao y el buen clima nos siguió acompañando, pudimos pasear por el inmenso parque, realizar actividades al aire libre, tomar sol en la costa al lado de la marina, disfrutar la impresionante pileta; en fin, sacarle provecho a pleno a un hermoso día de verano. A la tarde, cuando pasaron a realizar segundo servicio de habitación diario, nos dejaron el pronóstico del clima para el día siguiente junto con unos chocolatitos (ya en otro post nos detendremos en los múltiples detalles del Llao Llao). El pronóstico anunciaba lluvia. Al día siguiente nos levantamos y, a través de las amplias ventanas de nuestra habitación, confirmamos que no se habían equivocado, llovía. Nos fuimos a desayunar (ya les contaremos acerca del increíble desayuno de este hotel) y luego comenzamos a vivir nuestro día en el Llao Llao con lluvia. Después del desayuno, intentamos bajar un poco las calorías recientemente adquiridas mientras nos divertíamos en la sala de juegos; el ping pong y el pool fueron nuestro entretenimiento por un buen rato. Luego nos separamos: mi mujer se fue a una clase de pilates. Y yo me puse a trabajar en el blog en la biblioteca, ustedes podrán pensar ¡¿este se fue a trabajar?! Pero resulta que para mí el blog es todo un placer, no saben cómo disfruté ese rato trabajando tranquilo y solo en ese espacio tan acogedor. Sólo fui interrumpido por el amable mozo que me acercó el café que pedí desde la biblioteca. Miren lo que significa "un café" en el Llao Llao: un café expresso de primera calidad, dos cuadraditos de marroc, dos alfajorcitos y una rodaja de un budín seco riquísimo con pistaccios. Me acuerdo el post que estaba escribiendo, era este: Eco Tasa en Bariloche, ahora además de al hotel deberás pagarle a la Municipalidad Después pasé por la peluquería y me corté el pelo, lo tenía muy largo y nunca encuentro el tiempo para esto. De paso charlé un buen rato con el simpático peluquero que me contó unas anécdotas muy interesantes. Más tarde me encontré con mi mujer y los dos coincidimos en que era muy buena idea hacerle una visita a la pileta climatizada. En la siguiente foto, tomada desde el borde de la pileta exterior, pueden ver detrás el área de la pileta cubierta y algunas personas luciendo batas blancas en su interior. Dado que desde la pileta cubierta se puede acceder a la irresistible pileta descubierta, que también está climatizada, nos fuimos a nadar allí un poco, aunque no nos animamos a llegar hasta el fin. ¡Vaya uno a saber qué hay allí lejos donde termina esta gigante pileta! 😜 Mientras mi mujer participaba en una clase de ritmos latinos, el siguiente paso para mí fue el sauna. Si bien en esta ocasión no tuve paciencia para cumplir el circuito como lo recomiendan para lograr un máximo efecto (alternando entre períodos dentro del sauna, relax, ducha fría, caliente...) quedé muy, muy relajado. Volvimos a encontrarnos con mi señora y nos dedicamos a recorrer el hotel, pasamos a la parte nueva a través de uno de los largos pasillos. Y luego casi, casi que ya no sabíamos si estábamos en un hotel o en una galería de arte: O si estábamos en un museo de decoración: Como siempre en este hotel, la naturaleza, magnífica, enmarcaba la recorrida: Salvo el corte de pelo y el café que pedí cuando estaba trabajando en la biblioteca, todas las actividades que mencionamos estaban incluidas en la tarifa. Como verán, un día de lluvia en el Llao Llao es también una experiencia muy disfrutable. Quedó por contarles sobre el almuerzo, el té de la tarde, la cena, la música en vivo en el bar, pero esa es otra historia...   [post_title] => Un día de lluvia en el Hotel Llao Llao de Bariloche [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => un-dia-de-lluvia-en-el-hotel-llao-llao-de-bariloche [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2017/03/bariloche-navegacion-por-el-nahuel-huapi-puentes-colgantes-puerto-blest-y-mas/ https://www.infoviajera.com/2017/02/eco-tasa-en-bariloche-ahora-ademas-de-al-hotel-deberas-pagarle-a-la-municipalidad/ [post_modified] => 2017-04-09 09:49:04 [post_modified_gmt] => 2017-04-09 12:49:04 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=29326 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 14 [filter] => raw ) [8] => WP_Post Object ( [ID] => 29151 [post_author] => 3 [post_date] => 2017-04-08 11:47:52 [post_date_gmt] => 2017-04-08 14:47:52 [post_content] => La gastronomía argentina es amplia, muy amplia, y, aunque se quiera reducir folklóricamente en "asado, empanadas y vino", sabemos que sería un poco injusto. Vivo en Mar del Plata y, como gran cantidad de seres humanos de este mundo, disfruto de una pizza bien hecha: la masa a punto, una salsa poderosa y exorbitantes cantidades de muzzarella en su temperatura ideal. Ya que estamos en el tema, recordemos cuando hablamos de la mejor pizza del mundo en este post. Ahora bien, viviendo en el mismo país que millones de porteños, nunca había probado la pizza con fainá, sí, la fainá pegada a la muzzarella, a caballo de la porción. Y destaco el número de porteños porque llegué a la conclusión de que esa combinación es una costumbre de Buenos Aires, queda claro en las promociones de las pizzerías de la calle Corrientes y en el éxito de la banda Memphis La Blusera, "Moscato, pizza y fainá". Si yo me sorprendí por este descubrimiento la semana pasada en la pizzería Kentucky, estando a sólo 400 kilómetros de casa y acostumbrada a la gastronomía del país, entiendo más aún la alegría de los extranjeros cuando se topan en Argentina con un asado rodeado de ensaladas, un bife de chorizo, una empanada perfectamente frita o al horno, una porción de rabas, una bolsa llena de chipá caliente o una cucharada de dulce de leche. Me acuerdo cómo lo vivía mi colega Jodi, australiana viviendo en Holanda, en su última visita a la capital argentina: [caption id="attachment_29159" align="aligncenter" width="597"] "Amor a primera mordida"[/caption] E incluso nosotros disfrutamos en exceso (y hasta terminamos filmando) la última parrillada mixta que comimos en "La gran taberna" en Congreso, Buenos Aires:

En este post hay bastante de lo que hablaba en Un marplatense en Buenos Aires, de esos descubrimientos que hacés cerca de casa pero que despiertan por igual el espíritu viajero de búsqueda y reflexión.

¡Qué rica es nuestra comida! 😋

Post relacionados:

[post_title] => El día que probé la pizza con fainá en Buenos Aires [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => el-dia-que-probe-la-pizza-con-faina-en-buenos-aires [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2017/04/palacio-barolo-las-vistas-de-buenos-aires-y-la-lectura-de-dante/ [post_modified] => 2017-04-08 11:52:11 [post_modified_gmt] => 2017-04-08 14:52:11 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=29151 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 47 [filter] => raw ) [9] => WP_Post Object ( [ID] => 29006 [post_author] => 2 [post_date] => 2017-04-07 08:56:14 [post_date_gmt] => 2017-04-07 11:56:14 [post_content] => Hace unos años atrás, en uno de nuestros primeros road trips por Estados Unidos, empezamos el recorrido en la ciudad de Houston. Llegamos mediante un vuelo de American vía Dallas, alquilamos nuestro auto y salimos hacia nuestra primera parada: la ciudad de Houston, en el estado de Texas. Uno piensa a veces qué tan grande e importante es esta ciudad. Investigando un poco antes de ir, nos encontramos con que en ese momento era la cuarta ciudad en importancia dentro de Estados Unidos. Vino a nuestra mente un "uuaahh, es más de lo que parecía". Ni bien llegamos nos dimos cuenta de que las dimensiones son gigantes. Si bien tiene oferta para el turismo en general, hay algunas atracciones que sobresalen. De clima mayormente cálido, es una ciudad un poco húmeda. De las diez ciudades más pobladas de los Estados Unidos, Houston tiene el mayor espacio de zonas verdes y parques, los cuales podemos disfrutar y, al mismo tiempo, ver los majestuosos edificios que brindan alturas increíbles. El edificio más alto llega a los 305 metros, siendo el décimo en altura dentro de los Estados Unidos.

Cosas para hacer

La ciudad tiene varias alternativas para visitar. Una opción piola es hacer uso de la City Pass de Houston que te permite ahorrar en la compra de las entradas a los distintos lugares.
  • Space Center Houston
  • Downtown de Houston: Lleno de enormes edificios que se pueden recorrer simplemente caminando. Como curiosidad, notamos que casi no hay baños públicos.
  • Galerías subterráneas: Bajo los edificios se encuentra este sistema de túneles. Nosotros llegamos simplemente buscando un Mc Donalds para almorzar y un baño. El primero lo encontramos, el segundo fue gracias a la generosidad de un empleado de seguridad que nos permitió entrar a uno de oficinas. Este sistema evita a los peatones el intenso calor del verano y las fuertes lluvias mientras caminan de un edificio a otro.
  • Sam Houston Park: Contiene casas restauradas y reconstruidas que fueron edificadas entre 1823 y 1905. Algunas se pueden visitar y otras simplemente se ven a través de las ventanas. Desde ahí se puede apreciar el skyline de la ciudad.
Las zona de museos contiene muchos y de distintas clases, podemos destacar:
  • Downtown Aquarium
  • Houston Museum of Natural Science
  • Houston Zoo
  • Museum of Fine Arts
  • Children's Museum of Houston
  • Kemah Boardwalk: A casi una hora del Downtown, podemos acercarnos a la costa a visitar este parque de diversiones sobre la costanera. Ideal para ir en familia a disfrutar una mañana. Más información: http://www.kemahboardwalk.com/
Además de todo esto, Houston es la sede del internacionalmente conocido Texas Medical Center, que contiene la mayor concentración del mundo de instituciones sanitarias y de investigación. Es muy común ir en tu auto y verte frente a algún gran hospital o centro de investigación.

¿Dónde nos alojamos?

El hotel que elegimos por precio y fácil acceso, a minutos de las principales atracciones, fue el Crowne Plaza Hotel Houston River Oaks. El hotel no incluía desayuno ni estacionamiento, pero sí Wifi. El costo del parking era de U$S 9 por día. Al estar sobre la autopista, nos brindaba acceso inmediato a ella. Las habitaciones son muy amplias con escritorios para trabajar. El hotel tiene una pequeña piscina para los días calurosos de verano y, además, ofrece entre sus instalaciones restaurantes y gimnasio. Como conclusión, si tenés la posibilidad de pasar por Houston, tres o cuatro noches son suficientes para dar una mirada a la ciudad.

¿Viajás a Estados Unidos? Resumen / Guía de Viaje

Te dejamos este post con todos los hoteles recomendados en Estados Unidos.  Otra opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio AirBnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 40 de crédito para tu reserva

 Ya que te vas a USA, aprovechá y adelantá tus compras. Te contamos cómo hacerlo y algunos valiosos tips en el post: Haciendo las compras previas a un viaje a Estados Unidos. 📱💲

Post relacionados con el viaje:   [post_title] => Una visita a Houston, Texas (USA) [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => una-visita-a-houston-texas-usa [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2017-04-07 08:56:14 [post_modified_gmt] => 2017-04-07 11:56:14 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=29006 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [post_count] => 10 [current_post] => -1 [in_the_loop] => [post] => WP_Post Object ( [ID] => 32045 [post_author] => 2 [post_date] => 2017-06-16 11:15:38 [post_date_gmt] => 2017-06-16 14:15:38 [post_content] => Hace unos días te contamos de nuestra visita a la ciudad de Alta Gracia en este post: Un día de visita en Alta Gracia, Córdoba. En él detallamos varias cosas, pero dejamos pendiente la visita a la Estancia Jesuítica. En este post, le dedicamos a esta muestra de historia un repaso específico. En primer lugar, quiero agradecer a la gente que trabaja en el lugar, nos brindaron una visita guiada personal que fue realmente espectacular. Todo lo que nos contaron, además de fundamentarlo con el estudio del lugar, lo hacían de una forma en que uno percibía que lo disfrutaban. Las visitas guiadas son sin cargo y se realizan cuatro veces por día de martes a viernes en los horarios: 10.00 – 11.30 – 15.30 – 17.00 y los sábados, domingos y feriados: 10.00 – 11.00 – 16.00 – 17.00. Este museo nacional forma parte del sistema de estancias jesuíticas de Córdoba, declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO en el año 2000. Sacando un poco de info de la web del museo, te contamos sobre la historia del lugar. El museo se encuentra en la antigua residencia del siglo XVII de la Estancia Jesuítica de Alta Gracia. En aquella época, Córdoba era la sede religiosa-administrativa de la Provincia Jesuítica del Paraguay que comprendía los actuales territorios de Paraguay, Uruguay, Argentina y parte de Brasil y Bolivia. Conformaba una red social, económica y cultural que la convirtió en uno de los centros de desarrollo más destacados de Sudamérica. Recordemos que este tipo de estancias eran las encargadas de realizar el abastecimiento de las misiones que tenían los jesuitas, como en la actual provincia de Misiones. Nosotros pudimos recorrer las de San Ignacio y el lugar es realmente impresionante. Si te interesa, en nuestra visita a Santa Barbara en California recorrimos otra e hicimos este post. Además de la presencia jesuítica, en este edificio sucedieron importantes acontecimientos históricos. Uno de ellos fue la firma del Pacto de Alta Gracia, el 16 de abril de 1830, durante el gobierno del Gral. José María Paz, que ligaba política y económicamente a Córdoba y San Juan. Este tratado de paz, amistad y comercio fue parte de nuestra formación como Nación.

Edificios de la Estancia

Los edificios de la estancia se caracterizan por su agrupamiento en un área central. Estaba integrado por la casa principal, con la iglesia, el obraje y las viviendas de esclavizados. En sus proximidades, se construyó un tajamar, cuyas aguas provenían de canales y diques de contención que permitían el funcionamiento de dos molinos harineros y el riego de huertas o quintas, y un batán para enfurtir paños y tejidos. Junto al molino se encontraba un depósito de granos para almacenar el trigo y graneros para guardar el maíz. En las cercanías del casco de la estancia, se levantaron unos hornos para quemar cal y otros para ladrillos y tejas. En el obraje funcionaba la carpintería, telares, despensas, jabonería y oficinas. La producción textil se basaba en la confección de telas rústicas destinadas a la vestimenta de hombres y mujeres negros y para entregarlas como parte de pago al trabajo llevado a cabo por los peones libres. El núcleo conformado por la iglesia y la amplia casa de los religiosos se organiza en torno a un primer patio por donde se ingresa, y al subir las escaleras, otro destinado para labores. Las  habitaciones en planta alta se vinculan a través de galerías y tienen una linda vista del entorno; esta característica permitía a los jesuitas controlar las tareas que se realizaban o la llegada de visitantes. La iglesia de nave única ocupa el lado sur y se ve así: La construcción se desarrolló desde el siglo XVII hasta la expulsión de la Orden en el siglo XVIII.

Salas del Museo

El museo tiene varios espacios ambientados con objetos de la vida cotidiana y las formas de trabajo en la estancia durante los siglos XVII, XVIII, XIX y principios del XX, como la herrería y la cocina de Liniers. Otras salas complementan la exposición con maquetas y gráficos donde se relacionan factores de su historia.

Salas ambientadas

  • Herrería
  • Cocina y antecocina de Liniers
  • Alcoba serrana de Liniers
  • De los últimos propietarios de la estancia
  • Dormitorio y comedor del siglo XIX

Exposición general

  • Primeros habitantes de sierras centrales
  • De la estancia y sus propietarios
  • De los trabajos de la estancia
  • Lugares comunes

Salas de arte religioso

  • De la Evangelización y el Arte
  • De las Monjas

Datos útiles:

Horarios: 

Martes a viernes: 9.00 a 13.00 y 15:00 a 19:00 Sábados, domingos y feriados: 9.30 a 12:30 y 15:30 a 18:30 Cerrado los lunes hábiles. Entrada: Por Resolución 268-E/2017, la entrada es gratuita.
Ubicación: Av. Padre Viera 41 - Alta Gracia - 5186 Sitio web: www.museoestanciaaltagracia.org Sin lugar a dudas el lugar más importante para visitar de la ciudad de Alta Gracia por la naturaleza de su historia. Post relacionados   [post_title] => Museo Nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia y Casa del Virrey Liniers [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => open [post_password] => [post_name] => museo-nacional-estancia-jesuitica-de-alta-gracia-y-casa-del-virrey-liniers [to_ping] => [pinged] => https://www.infoviajera.com/2015/09/visita-estados-unidos-2015-primera-parada-santa-barbara/ [post_modified] => 2017-06-16 16:03:00 [post_modified_gmt] => 2017-06-16 19:03:00 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => https://www.infoviajera.com/?p=32045 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 4 [filter] => raw ) [comment_count] => 0 [current_comment] => -1 [found_posts] => 166 [max_num_pages] => 17 [max_num_comment_pages] => 0 [is_single] => [is_preview] => [is_page] => [is_archive] => 1 [is_date] => [is_year] => [is_month] => [is_day] => [is_time] => [is_author] => [is_category] => 1 [is_tag] => [is_tax] => [is_search] => [is_feed] => [is_comment_feed] => [is_trackback] => [is_home] => [is_404] => [is_embed] => [is_paged] => [is_admin] => [is_attachment] => [is_singular] => [is_robots] => [is_posts_page] => [is_post_type_archive] => [query_vars_hash:WP_Query:private] => eaa034948316130d27bb04652c607e43 [query_vars_changed:WP_Query:private] => [thumbnails_cached] => [stopwords:WP_Query:private] => [compat_fields:WP_Query:private] => Array ( [0] => query_vars_hash [1] => query_vars_changed ) [compat_methods:WP_Query:private] => Array ( [0] => init_query_flags [1] => parse_tax_query ) )
33

La cerveza de Bélgica, wow

Pedir una cerveza en un bar de Bélgica, al igual que ir a un mercado o kiosko a comprar, es una aventura en sí misma para el que disfruta de esta bebida ancestral. En las góndolas y en los menús, no hay tres o cuatro marcas ni dos o tres variedades, sino asombrosas cantidades de opciones que todavía no puedo llegar a enumerar. La cerveza producida en Bélgica tiene gran prestigio...

77

Las consecuencias de viajar sola a París (Francia)

La primera vez que visité París, Francia, fui sola y así permanecí durante seis días geniales. Tenía un pase de tren Eurail, varios euros y toda la emoción del primer descubrimiento. Así que, después de visitar a una conocida en Milán, me tomé el tren de alta velocidad hacia la capital francesa y en 7 horas y pico estaba arribando a la deseada ciudad de París. A decir verdad, la cosa empezó un poco mal....

22

Cuando estábamos en Londres y se abrió el Tower Bridge

La verdad es que nunca decidí si me gusta o no el Tower Bridge de Londres (Inglaterra). Siempre me hace dudar el color celeste con el que lo pintan (aunque el año pasado estaba más tirando a azul y me parecía mejor). Pero, en fin, me simpatiza y me saca esa sonrisa de “Ahh, estoy en London”. Un día de septiembre, estábamos con Meli y Manu contemplando el puente desde...

30

Quiero volver a Cinque Terre, Italia

Pensando destinos italianos para ayudar a Jlcota con su tarea para la semana (pueden leer sobre eso en: Quizás sea hacer un poco de trampa, pero ¿me ayudan a elegir un lugar en Italia?), vino a mi mente un lugar que, en verdad, nunca se fue de ella: Cinque Terre. Cuando uno lee la palabra “tierra” difícilmente puede imaginar el contenido de esas cinco porciones de tierra italiana, localizadas en la costa...

22

Por qué visitar Escandinavia al menos una vez en la vida

Los viajeros siempre estamos buscando nuevos destinos para sumar en la lista de aquellos que ya conocimos y amamos o no. En 2016, esa búsqueda me llevó a decidirme por visitar parte de Escandinavia, ese centro de atracción vikinga del norte. Noruega venía sonando como un gran bosque, por lo que mi primer destino fue Oslo, capital del país y conexión aérea amigable para llegar desde Argentina. La ciudad no me...

27

No es pizza, es la Pinsa Romana

Volvíamos de un viaje por Europa y Asia y acomodamos las conexiones de los vuelos para disponer de 14 horas en Roma, o sea, en lugar de esperar 3 o 4 horas en el aeropuerto preferimos alargar esa conexión y salir a pasear varias horas por la Città Eterna. Confesamos que nos sentimos un poco en casa en la milenaria Roma. Haríamos un paseo relajado, sin el estrés natural de quien visita...

26

Una burrada en la isla de Santorini, Grecia

Hay muchas cosas que me llamaron la atención acerca de la isla griega de Santorini, una de ellas fue su capacidad para mantenerse “auténtica”. Esta pequeña y encantadora isla del archipiélago de las Cícladas en el Mar Egeo que estuvo habitada desde el 5º milenio antes de Cristo y que actualmente cuenta con una población de tan sólo 15.000 habitantes, recibe 2.000.000 de visitantes anuales ¡Dos millones de turistas! A pesar...

20

Pedaleando a nivel experto en Copenhague (Dinamarca)

Siempre tuve a Amsterdam en mi mente como el reino de las bicicletas, mi propia experiencia en 2015 había comprobado esa idea tan repetida y esperaba mantener este juicio en 2016. Así era todo hasta que visité Copenhague, en Dinamarca, ciudad de la que sabía muy poco y me dejó positivamente sorprendida. Estaba alojada lejos del centro, en el barrio Frederiksberg, y de tanto ver bicis dando vueltas me dieron...

8

Un fin de semana medieval en Mont-Saint-Michel (Francia)

El año pasado me hice una escapada desde Londres a la región francesa de Normandía aprovechando una oportunidad de Ryanair: Estamos en Londres, chusmeamos Ryanair y nos vamos a Normandía por £ 4.99 No sabía mucho sobre la zona, pero en la primera investigación decidí que, fuera como fuera, iba a ir al Mont-Saint-Michel. Esa fortaleza medieval, isla solitaria, me llamaba terriblemente la atención. Aterricé en Deauville, caminé por la ruta para llegar al...

14

Desde un aeropuerto Europeo se puede llegar a Asia ¡en metro!

Uno de los aeropuertos con más tráfico de pasajeros del mundo es el Atatürk International Airport de Estambul, Turquía, que está justo al bordecito de Europa. Nosotros lo visitamos ya algunas veces y en este post les contaremos cómo se puede llegar desde este gigante aeropuerto a otro continente, a Asia, simplemente tomando el metro. Cuando visitamos Estambul en el 2013 esto no era posible, ahora que regresamos en 2016 sí...