Visitando el volcán Etna en Italia, el segundo más activo del mundo

Visitar la costa este de Sicilia (Italia) significa muchas cosas lindas, entre ellas, tener la posibilidad de ir a conocer el volcán Etna. Decimos volcán para simplificar, pero la verdad es que se trata de un conjunto enorme de cráteres, vegetación e historia, imaginen que los locales lo llaman «la Etna, la grande mamma».

Tuvimos la fortuna de dar con Etna Finder, «un piccolo tour operator specializzato in escursioni Etna personalizzate» como ellos se definen, y ser invitados a un tour exclusivo de día completo. Nosotros estábamos alojados en Taormina, en la parte superior, y por allí pasaron a buscarnos en una camioneta Land Rover por la mañana. Como la otra parte del grupo estaba alojada en Giardini Naxos, el primer lugar donde arribaron los griegos, anduvimos un poco por las rutas charlando con nuestro guía Tony sobre la Trinacria, el dialecto siciliano, la fertilidad de la tierra y otros detalles que nos iban situando en la inmensidad de la región.

Ya conformado el grupo de cuatro personas, arrancó el camino hacia el parque regional del Etna.

Después de unos 45 minutos de recorrido y mucha charla, hicimos una primera parada para observar los desiertos lávicos y los efectos de una erupción no bien manejada en el pasado. Tony resultó un guía excepcional, muy claro e interesante.

Aprendimos sobre la ginestra, una planta que rompe piedras y prepara el terreno para las otras plantas, lo refertiliza. Miren qué bien combina con uno de los picos del volcán:

Después seguimos subiendo hasta un refugio de montaña donde tomamos un rico café, contemplamos el entorno y reconocimos el área con mapas del parque. Fue muy bueno dimensionar su superficie, 70 km por 40 km, y su forma: 3.327 metros de altura (medido un día antes), 22 kilómetros de cámara magmática, abierto así los gases salen para equilibrar.

Con toda esta información y energía exploradora, arrancamos la parte más demandante del tour: la caminata por los cráteres extintos y hornitos.

Subimos, bajamos y caminamos rodeados de los más diversos colores. A diferencia de lo que uno puede pensar, el Etna es un área muy viva y fértil para la agricultura, gracias a sus minerales.

Es muy loco darnos cuenta de que estamos caminando sobre la lava:

E imaginar que, en sus erupciones, caen «piedras» de este tamaño:

Aviso: Es imposible no llevarse un poco de lava de recuerdo y volver con los zapatos limpios 🙂

Después del trekking, llegó la hora de la ansiada comida, incluida en el tour. Paramos casi dos horas en un simpático restaurant de montaña, donde nos recibieron con agua, vino y, un poquito después, un plato de antipasti.

Como primer plato, elegimos uno de pasta y otro de carnes asadas, nos gustó más la carne. Charlamos mucho sobre el Etna y la vida en Italia, un poco sobre Barcelona y Argentina, descansamos el cuerpo y recargamos pilas para la siguiente aventura.

Provistos de cascos y linternas, entramos a una de las grutas formadas por la lava. Sí, eso suena interesante, pero escuchen la historia de la gruta de la nieve: en la época del romanticismo, usaban esa cueva para hacer y conservar el hielo que comercializaban. ¡El negocio del hielo, nunca había pensado en eso!

Ya para relajar, cerramos con el recorrido off-road en 4×4 entre los bosques y desiertos de lava. En este video, editado por 9 Puddings, pueden ver un poco de esa experiencia y escuchar fragmentos de las explicaciones de nuestro guía Tony:

Antes de volver, tuvimos una oportunidad más de reflexionar sobre la relación entre el hombre y la naturaleza frente a esta escena:

Como verán, tuvimos un día intenso en el Etna y lo disfrutamos muchísimo, desde varias perspectivas y con la suficiente información para ser más que espectadores.

Recomendamos ampliamente los servicios de Etna Finder, nos resultaron muy profesionales, puntuales y cuidadosos. Un detalle no menor es que ofrecen la posibilidad de contar con un guía que hable español.

¡Gracias por la invitación! Volveremos, un poco más arriba la próxima 🙂

 

16 Respuestas

  1. Ruben Rada dice:

    Poco de la parte poblada, la gente del lugar, mucho campestre.

    • jlcota dice:

      Hola, Rubén,

      Esta fue la visita que hicimos, seguramente haremos una próxima y será más agreste aún, rumbo a la cima; quizás en una tercera, si la hay, nos concentremos en las poblaciones.

      Saludos

  2. Adrian dice:

    Esto se ve recontra interesante. Ya no tengo mas lugar en mi agenda para el próximo viaje a la Bela Italia 🙂

  3. Verónica Herrera dice:

    Super interesante, gracias por el post!

  4. Pedro dice:

    Cintia excelente opción para como siempre mezclar ciudades y aire libre. Abrazos

  5. Valeria Marina dice:

    Muy interesante! Gracias x la info que siempre comparten !

  6. Ireny dice:

    Muy bueno! No pude ir al Etna por razones de tiempo, quedará para el próximo viaje

  7. Diego Schreck dice:

    Consulta. Llego a Taormina tipo 17 hs y luego tengo 2 días enteros. ¿Vale la pena dedicarle 1 al Etna o le doy los 2 a Taormina? ¿Que sugieren uds, según su experiencia?

    • jlcota dice:

      ¡Qué terrible decisión! Por cosas como esa decidimos quedarnos cinco noches en Taormina, tendrás que tomar tu decisión en base a tus gustos, Diego. A mí me pareció una visita muy relevante, de hecho volvería y haría la visita más larga que llega a la cima.

      Saludos.

      • Diego Schreck dice:

        Muchas gracias Jorge. Mi instinto me dice que debería conocer bien Taormina y quizá dejar el Etna para una segunda visita, pero andá a saber cuando vuelvo… En fin, es para analizar. ¡abrazo!

Dejá un comentario