Relato de viaje a Florianópolis, Brasil

En el mes de febrero, aprovechando la imbatible combinación del feriado largo de Carnaval con una oportunidad que permitió conseguir los pasajes muy, muy baratos a través de Smiles, el programa de pasajero frecuente de la aerolínea Gol, visitamos la isla de Florianópolis, Santa Catarina, Brasil.

Compartimos con ustedes el relato de ese viaje en el que les contamos sobre el aeropuerto, el alquiler del auto, los contrastes que presenta Florianópolis, sus playas, su gastronomía y algunas cuestiones más.

Si buscás info sobre dinero y precios en Brasil consultá este otro post: Brasil: Dólares, pesos, reales – El “Real tarjeta” cuesta 26,5% menos que el verano pasado.

Comenzamos con el arribo al Aeropuerto Internacional Hercílio Luz:

  • Florianopolis_Aeropuerto_LockersEs un aeropuerto prolijo, con servicios adecuados y al alcance de la mano
  • Se puede comprar chip de telefonía celular prepago con acceso a internet dentro del mismo aeropuerto. Nosotros compramos uno de la empresa TIM y pedimos asistencia a la vendedora para habilitarlo (el trámite demoró una larga media hora). En el piso superior hay una farmacia en la que se le puede cargar crédito (carga virtual)
  • A la salida del aeropuerto hay lockers para guardar equipaje u otros bultos
  • A la salida del aeropuerto también se retiran los autos de alquiler de determinadas compañías y luego se devuelven en el mismo lugar
  • No hay salas VIP en este aeropuerto
  • A la salida son muy estrictos con el control de líquidos en el equipaje de mano

Alquiler de auto: Alquilamos un auto de la compañía Inova por Despegar.com.ar; el stand de la compañía está bien a mano ni bien salís de migraciones, atienden muy bien, son cordiales y claros. El auto se retira a la salida misma del aeropuerto, no es preciso desplazarse en una van hasta el local de la rentadora como sucede en otros aeropuertos más grandes.
Si contratás seguro con franquicia, revisá bien el auto antes de retirarlo y hacé que te anoten todos los daños que veas, hasta los bollitos pequeños. (Post relacionado: Chocar un auto alquilado. Seguro, ¡te necesito!)

Rutas y tránsito en Florianópolis: Las rutas que recorrimos están en buen estado, pasan por paisajes agradables y atraviesan desde pequeñas poblaciones hasta centros más importantes, en general nos sentimos seguros, sólo resultaron algo estresantes los empalmes de rutas.
Un tema aparte es el tránsito, hay determinados trayectos en determinados horarios que son embotellamientos seguros, algunos de ellos incluso en subida pronunciada con lo cual hay que ir alternando hábilmente entre freno de mano, embrague y rogar que el de atrás no se nos pegue demasiado a la cola del auto.

Ribeirão da Ilha (mapa): Elegimos un alojamiento en la zona sudoeste de la Isla, llamada Ribeirão da Ilha, muy probablemente el lugar menos turístico de esta isla de importantes dimensiones y contrastes. En esta zona se destacan:

  • las construcciones Açorianas de su centro histórico fundado a mediados del siglo XVIII y que se encuentra muy bien preservado
  • la gastronomía con la importantísima presencia de la estrella de la región: las ostras. Tal es así que el restaurante más famoso (y más caro) del lugar se llama “Ostradamus”.
    Enfrente mismo a este icónico restaurante se encuentra el Café Tens Tempo, un reducto de Portugal en estas tierras con una pastelería portuguesa de primerísima calidad y una selección de finísimos productos gastronómicos (algo así como Cabrales de Mar del Plata). También cuenta con una oferta de muy finos souvenirs alusivos a la zona y a la cultura portuguesa. Un lugar para recomendar. Dos cafés espresso excelentes más dos dulces portugueses de primera calidad: R$ 23.

Se pueden recorrer kilómetros en esta zona y no encontrar una sola tienda de souvenirs ni agencia que venda excursiones, estamos ante la evidencia de un lugar claramente no armado para el turismo. En parte esto se explica por la ausencia de playas espectaculares como sí existen en otras zonas de la isla.

Florianopolis_Ribeirao_da_Ilha

Estuvimos en los días de Carnaval en esta zona, vimos alegres “procesiones” improvisadas de gente de la región, algunos disfrazados pero con sencillez, mucha música, mucha cerveza, todos se conocían entre ellos y compartían una alegría muy contagiosa.

Praia Campeche (mapa): Una playa bastante renombrada, la primera que visitamos en la isla.
Unos 200 metros antes de llegar a la bajada a la playa hay estacionamientos que cobran R$ 20 para dejar el auto y desde allí mismo caminando se puede bajar a la playa (nos pareció bastante caro).
El alquiler de sombrilla costaba R$ 10 y el de una silla de playa otros R$ 10 (también nos resultó caro).
Hay kioscos en la playa que venden bebidas y petiscos además de vendedores ambulantes que ofrecen también bebidas, helados, quijo quente, choclo, etc.
La playa es muy concurrida, la arena no es muy agradable y el día que nosotros fuimos estaba casi toda mojada y el agua seguía subiendo.
El agua estaba revuelta, fría y oscura, parecido a Mar del Plata.
Desde allí parten lanchas que van a la Ilha do Campeche pero ese día no salían porque el mar estaba muy revuelto. Una lástima, dicen que la visita a esa isla es uno de los “imperdibles” de Floripa.
Estuvimos un par de horas y decidimos ir en busca de otra playa que nos resultara más agradable.

Praia Barra da Lagoa (mapa): Emprendimos camino hacia el norte y al cabo de un rato llegamos a esta hermosa playa.
Es una playa menos urbana que Campeche, se puede dejar el auto en las inmediaciones. Es mucho más abierta y amplia, está contenida entre morros, el paisaje es muy agradable.
Hay kioscos en la playa que venden bebidas y petiscos además de vendedores ambulantes que ofrecen también bebidas, helados, quijo quente, choclo, etc.
Hay baños químicos públicos y gratuitos.
Hay una líneas de barcitos como para comer con un poco más de comidad y uno de ellos contaba con música en vivo.
El agua tenía un color y temperatura más agradable que la de Campeche y  no estaba tan revuelta.
Nos quedamos hasta que bajó el sol, fue una tarde muy disfrutable.

Pântano do Sul (mapa): Yendo hacia el sudeste de la isla arribamos a esta localidad. Ni bien llegamos nos pareció un lugar muy agradable, una pequeña población de pescadores con una hermosa bahía y una serie de tiendas y restaurantes en frente del mar.

Restaurante Arante

Restaurante Arante

Como se largó a llover pasamos directamente al almuerzo, elegimos el tradicional Bar y Restaurante Arante, un lugar con una ambientación muy especial en la que las paredes y buena parte del techo están forradas de papelitos en los que los parroquianos de todo el mundo dejan sus deseos, felicitaciones y dibujos en una amplia variedad de idiomas. Optamos por el menu buffet de R$ 59 que incluía todo tipo de preparaciones en base a pescados y mariscos (incluyendo cangrejo, ostras y delicias similares) y una discreta selección de frutas a modo de postre. La calidad y variedad nos dejaron más que satisfechos. El restaurante brinda copitas de cachaça y café de cortesía.

Comida en Restaurante Arante

Comida en Restaurante Arante

Florianopolis_Baños_PublicosPraia do Forte (mapa): En busca de aguas claras, calmas y cálidas emprendimos el camino hacia el noroeste de la isla y llegamos a la Praia do Forte, vecina del Forte São José da Ponta Grossa que sin duda le da su nombre a la playa.
Está en una zona de Florianópolis más “top” en la que abundan las mansiones, autos de lujo, etc.
Para llegar hay que atravesar una serie de subidas y bajadas bastante empinadas, pero la promesa de una de las mejores playas de Floripa bien vale la pena. Al final de ese camino tenemos un amplio estacionamiento pegado a la playa.
Es una playa no muy amplia con poca presencia de vendedores ambulantes y locales de comida más “establecidos”, con precios para comer bastante elevados.
El agua efectivamente era más clara, calma y cálida que las otras playas que habíamos visitado y, además, se puede entrar varios metros en el mar y sigue siendo poco profundo, es un buen lugar para ir con niños.
Hay baños químicos públicos y gratuitos.
Florianopolis_Praia_do_Forte

Armação (mapa): En el sudeste de la isla encontramos un reducto de tranquilidad combinado con interesantes manifestaciones de la naturaleza. Cuenta con una franja de playa abierta con fuerte oleaje en la que había bastante presencia de surfers y otra bahía que cobija una pequeña playa con aguas más tranquilas pero que cuando sube la marea se queda sin arena.

Armação

Armação

Cruzando un rió se accede a la naturalísima Praia Matadeiro (mapa), este rio se puede cruzar caminando con el agua hasta los muslos o bien cruzando un puentecito y tomando un camino que bordea el morro que nos da acceso a la playa.

Praia Matadeiro

Praia Matadeiro

Cambio de alojamiento (de Airbnb a Booking.com): A mitad de nuestro viaje decidimos cambiar de alojamiento (ya contaremos en otro post qué pasa cuando contataste un alojamiento por Airbnb y querés irte antes del período establecido). Para efectivizar el cambio rápidamente, decidimos utilizar la app Booking.com para Android, ingresamos, pedimos hoteles cerca de nuestra ubicación (que la aplicación autodetectó), filtramos los que tenían valoración de viajeros alta y contaban con servicio de piscina y rápidamente nos presentó las opciones. Tomamos la primera de ellas, la confirmamos introduciendo los datos de la tarjeta de crédito y, en instantes, teníamos nuestra reserva; la app nos mostró el teléfono por si queríamos llamar al alojamiento cosa que efectivamente hicimos, allí nos confirmaron que la reserva estaba correcta, cargamos nuestras cosas, agarramos el auto y llegamos a nuestro nuevo alojamiento. Estábamos ocupados sientiéndonos felices cuando llegó un mensaje de Booking preguntando si todo había estado OK en el check-in.

Nuestro nuevo alojamiento fue la Posada Alemdomar en Armação, al sudeste de la isla. Se trata de un complejo muy bien cuidado y ambientado, compuesto por jardines, amplios y agradables espacios comunes, tan sólo 6 habitaciones y una zona de spa en la cima de una pequeña colina dentro del parque.
Son de destacar la tranquilidad que se vive en la posada, la agradable ambientación con obras de arte originales, la cordial atención del dueño, la cercanía al mar (está sólo a 200 metros de la playa), la cercanía de un supermercado y de un restaurante, las facilidades y servicios que prestan a los huéspedes (tales como sillas de playa y sombrillas), disposición de un área de comedor para que los huéspedes utilicen libremente con microondas, cafetera, vajilla y artículos básicos para el desayuno como té, café, galletas, frutas, etc.
Recomendamos esta posada y volveremos allí si visitamos otra vez la isla.

Florianopolis_Pousada_Alemdomar2

Hay muchas cosas más por contar, pero no queremos abrumarlos. Les queda visitar la isla y juzgar ustedes mismos este afamado destino brasilero que tenemos tan a mano.

Buscá tu alojamiento en Florianópolis

 

 

También te puede gustar

11 Respuestas

  1. Pablo dice:

    Hola, les quería consultar lo del alquiler del auto. Mas que nada por el tema de que al devolverlo hagan problema por algo. Estoy mirando valores en despegar y rondan los 70 reales por día. Como llegamos a eso de las 21hs, no se que hacer ¿ Qué les sucedió con los daños del auto? Saludos y gracias por compartir la info, nosotros estaremos en Florianópolis unos 10 días en enero.

  2. FLP dice:

    Que lindo!…Siempre voy a Floripa y habia lugares que no conocia como Praia Matadeiro. En Marzo, gracias a Smiles, voy a regresar. Jaja…

  3. FLP dice:

    Gracias a este relato pude visitar Praia Matadeiro…aunque cruce el puente equivocado. Jaja.

  4. Marcelo dice:

    Cómo eligieron la locadora del auto?? Por precio?? Algún otro tema?? Gracias

Dejá un comentario