El Tren del Fin del Mundo en Ushuaia – Yapa: quedarse dormido cuando te pasan a buscar para una excursión

Salimos de casa a las 6:00 am, tomamos un vuelo hacia Buenos Aires, luego otro para llegar a Ushuaia y arribamos al aeropuerto a las 16:00 hs. Dejamos las cosas y nos fuimos a recorrer. Fuimos a un lado, a otro, paramos a picar algo y, cuando nos dimos cuenta, eran más de las 23:00 pero todavía era de día. ¡En esta época de año en Ushuaia hay luz solar hasta casi las 23:00!

Al día siguiente nos pasaban a buscar 7:55 am para realizar una excursión que prometía estar muy buena.

Desperté, eran las 7:56 am. Mientras maldecía y miraba por la ventana el bus azul que nos venía a buscar, sonó el teléfono. Dije “hola” intentando disimular esa voz de quien pronunciaba la primera palabra del día; del otro lado, el educado conserje “Sr. aquí está la gente de Tolkeyen, lo vienen a buscar…”. Para ahorrarnos idas y vueltas, le agradecí, le confesé que me había dormido (como si no se hubiera dado cuenta) y le dije que se fueran sin nosotros, que nos íbamos a arreglar. El experimentado guía de Tolkeyen me dejó un valioso dato, mi grupo estaría en el bus celeste Nº 37.

Así que nos levantamos con apuro pero sin volvernos locos, nos vestimos, de pasada para la planta baja tomamos un apresurado desayuno, fuimos a sacar efectivo de un cajero automático que estaba a una cuadra y media y le pedimos al ahora risueño conserje que nos llamara un remis para llegar a la estación del Ferrocarril Austral Fueguino, más conocido como el «Tren del Fin del Mundo».

Llegamos a las 8:55 am y justo delante nuestro estaba llegando el bus Nº 37 de Tolkeyen. ¡Parecía mentira! En resumen: dormí una horita más, me ahorré una hora de estar paseando en el bus buscando gente por los hoteles y colaboré con la fortuna de un remisero fueguino que ahora es AR$ 179 más rico.

La estación del Tren del Fin del Mundo

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Estacion_ExteriorLa misma estación del Ferrocarril Austral Fueguino ya constituye una visita interesante, tiene una arquitectura sencilla que rinde culto tanto a la cultura ferroviaria como al estilo constructivo y a los materiales utilizados en la Patagonia austral. Madera, chapa y vidrio están sabiamente combinados logrando que la estación tenga un destacable valor estético.

Se vive un clima muy internacional, hay banderas de los diversos países del mundo y por unos parlantes se va escuchando la historia e información sobre este particular ferrocarril en distintos idiomas. Los visitantes completan el cuadro, vimos allí viajeros de las más diversas latitudes.

Dentro de la estación hay un bar que ofrece tentadoras opciones gastronómicas que van desde un combo de chocolate con crema + muffin hasta sándwiches de centolla, salmón o cordeo. También cuenta con una tienda de souvenirs.

Resulta muy interesante que una de sus paredes está completamente vidriada permitiendo a los visitantes una vista franca del taller ferroviario con sus máquinas y operarios trabajando allí.

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Estacion_Bar_Interior

Además, el paisaje de los alrededores es simplemente hermoso.

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Estacion_Paisaje_Exterior

El tren del fin del mundo

El actual Ferrocarril Austral Fueguino cuenta con 21 años de antigüedad. Sin embargo, de alguna manera reconstruye el histórico “tren de los presos” que comenzó a funcionar en ese mismo lugar y a realizar ese mismo recorrido hace más de un siglo.

Aquí podemos ver el punto de partida:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Estacion_Embarque

Cerca de allí una pintoresca máquina en aparente mantenimiento:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Estacion_Maquina

Durante el recorrido, una locución en español, portugués e inglés va relatando la historia de este tren y nos ayuda a observar la huella que ha dejado el accionar de los presos al realizar sus trabajos. Por ejemplo, se ven los «tocones», que son los restos de los árboles talados por los reclusos; algunos de ellos son más altos, los que fueron cortados en invierno con la nieve, y otros más bajos pues fueron cortados en verano, ya sin nieve.

Una de las vistas desde dentro del tren:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Paisaje_Desde_Ventana

A mitad del recorrido, el tren se detiene y podemos bajar para recorrer los senderos que llevan hacia la naciente de la cascada «La Macarena» y desde donde podemos disfrutar de unas hermosas vistas del valle del río Pipo:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Parada_Cascada_La_Macarena

Aprovechamos la parada para tomarle una foto a la máquina, aunque fue a las apuradas mientras nos «retaban» para que volviéramos a subir al tren:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Maquina_En_Parada_Intermedia

Dado que nosotros continuaríamos nuestro paseo con la gente de Tolkeyen, no regresamos con el tren a la estación. Este es el punto en el que se detiene y desde cual se ingresa directamente caminando al Parque Nacional:

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Fin_Ingreso_Parque_Nacional

Ushuaia_Tren_del_Fin_del_Mundo_Comienzo_Excursion_Parque_NacionalComo les comentamos, nos estaban esperando para comenzar la excursión por el Parque Nacional Tierra del Fuego.

El primer bus azul que se ve es el Nº 37 de Tolkeyen sobre el que hablamos al principio, el que tuvimos que «correr» por quedarnos dormidos.

Desde este punto comenzamos nuestra visita al Parque Nacional Tierra del Fuego que pueden consultar en el siguiente post: Visitamos el Parque Nacional de Tierra del Fuego de Ushuaia.

 

Precios, tarifas, reducciones y gratuidades, formas de pago

Precios a diciembre/2015:

Tarifa del Tren del Fin del Mundo: AR$ 500 en clase turista. Es el mismo precio si se toma el viaje de ida o si se toma ida y vuelta.

Reducciones o gratuidades: Los menores de 4 años no pagan, los menores de entre 5 y 15 años pagan AR$ 100 y los jubilados pagan AR$ 350 al igual que los residentes.

Se puede abonar en efectivo y con tarjetas de crédito y débito. Cuando nosotros fuimos no andaba la red de Visa pero sí la de Mastercard.

Precios dentro del bar de la estación del Tren del Fin del Mundo: a modo de ejemplo, un chocolate con crema + un muffin cuesta AR$ 50.

Entrada al Parque Nacional Tierra del Fuego: como residentes nacionales pagamos AR$ 70, sólo cobran en efectivo. Adquirimos la entrada en la misma boletería del Tren del Fin del Mundo.

En su sitio web informan que hay reducciones para residentes provinciales y para estudiantes universitarios mientras que se encuentran eximidos del pago los jubilados, pensionados y menores. Aparentemente los valores de las entradas se encuentran desactualizados en este sitio.

Un remis desde el centro de Ushuaia a la estación del Tren del Fin del Mundo nos costó AR$ 179.

Conclusión

Es una actividad muy interesante, el servicio que brinda la empresa del Tren del Fin del Mundo es destacable. El cuidado y mantenimiento tanto de la parte edilicia como de las unidades y de las vías es impecable, todo ello enmarcado en un bellísimo entorno natural.

Las explicaciones son muy valiosas y nos ayudan a conocer e interpretar la historia de Ushuaia y su inseparable ligazón con la colonia penal que se estableció allí hace más de un siglo, así como notar hoy las modificaciones que dejó la actividad de los reclusos en esta región de la Patagonia más austral.

♿ Un dato importante, es que las estaciones y el mismo tren cuentan con instalaciones adecuadas para personas con movilidad reducida. Pueden consultar más información al respecto en el sitio del Tren del Fin del Mundo.

Links de interés:

 

5 Respuestas

  1. catalina dice:

    Hermoso relato! Los sigo…

  2. Euge dice:

    Hola, yo voy a estar la semana que viene en Ushuaia, leyendo tu anécdota ahora no estoy segura de pagar la excursión tendiendo en cuenta el excelente servicio del tren, vos recomendas hacerlo particular? Gracias!

    • jlcota dice:

      Generalmente si el guía es bueno, suma contratar excursión, pero lo podés hacer por tu cuenta también.

      Saludos

  3. leo dice:

    Hermoso, los sigo en las redes

Dejá un comentario