La contracara del llamado a «Abandonar tu zona de confort»

¿Vieron que hay frases que resultan inspiradoras, se ponen de moda y todo el mundo comienza a utilizarlas para tal o cual cosa? Una de ellas, muy arraigada últimamente en el mundo viajero, es «Abandoná tu zona de confort» y algunas variantes de esta misma frase.

La idea es simple a la vez que movilizadora y supone que resultará difícil tener grandes vivencias si estás siempre dentro de una «zona» en la que tenés todo más o menos controlado, en la cuál acostumbrás a moverte. En la medida que te mantengas allí no vas a correr grandes riesgos y, aquí está el problema, no vas a experimentar grandes beneficios. Claramente cuando hablamos de «beneficios» no nos referimos al concepto económico, sino a beneficios para el desarrollo de la persona, podríamos decir para el espíritu o para acercarnos a lo que se ha dado en llamar felicidad. De modo que si querés eso, afirma esta frase, tenés que salir de esa zona y vivir.

Suena lindo ¿no? Pero (no me digan que por el título del post no se imaginaban que venía un «pero») estas cosas nunca vienen solas.

¿Específicamente qué sería «salir de la zona de confort», algún ejemplo?

Algo mencionamos más arriba, es exponerse, salir de lo seguro y conocido alentado por la esperanza de importantes vivencias a las que difícilmente accederíamos si nos quedamos como estamos, haciendo siempre lo mismo.

Aclaración: Como hacemos habitualmente, vamos a mantenernos dentro del mundo de los viajeros y reflexionaremos sobre este concepto con esa mirada, a sabiendas de que puede analizarse de modo más amplio. Claro que desde esta óptica, salir de la famosa “zona de confort” es mucho más fácil, al fin y al cabo es un viaje, vamos y volvemos, no necesariamente implica un cambio trascendental en el modo de vivir. Aunque en algunas ocasiones los viajes nos estimulan a ello, pero esa es otra historia.

La zona de confort de cada persona es propia y seguramente diferente a la de los demás. Lo que para unos puede resultar común puede tornarse en todo un desafío para otros: viajar a un país cuyo idioma no conocemos, a un país en el que además de no conocer el idioma no sabemos leer su alfabeto (pensemos en China, Grecia, etc.), realizar un viaje de mochilero, viajar a un destino que está atravesando inestabilidades políticas, recorrer en bici los siete lagos, viajar por primera vez con una nueva pareja y la lista sigue y sigue…

Viajar_Salir_Zona_De_Confort

Esto suena bien, es estimulante, ¿cuál es entonces la contracara de abandonar la zona de confort?

Hay un viejo proverbio atribuido a Confucio que dice, más o menos, “Ten cuidado con lo que deseas, podría convertirse en realidad”.

Tomando algunos de los ejemplos anteriores, quienes desearon realizar un viaje de mochilero luego deberán lidiar con sus pies cansados, la dificultad de acarrear la mochila, posiblemente dormir en habitaciones de hostels con otras 20 personas que no nos caen bien, etc.; quienes pensaron en recorrer los 7 lagos en bici deberán afrontar averías, posiblemente lidiar con días de viento y de lluvia, quizás con tramos de paisajes aburridos, con compañeros de aventura que se bajen a último tiempo de proyecto, etc.; quienes viajar por primera vez con una nueva pareja, bueno, para que detallar todo lo que podría suceder aquí :).

En el párrafo anterior reside la idea central de lo que queríamos comunicar con este post. Salir de la tan mentada y criticada “zona de confort” implica disponerse tanto para recibir lo bueno y excitante que puede venir como para lo adverso que tendríamos que enfrentar. Al salir de la “zona”, literalmente salimos. Debemos estar dispuestos a aceptar y enfrentar los obstáculos y entenderlos como parte del viaje, darnos cuenta de que la superación de esos posibles escollos nos conducirán, como un puente, a un estado deseable al que queríamos llegar. Suponiendo que efectivamente uno tenga claro a dónde quiere llegar, pero ese es otro análisis…

¿Qué nos motivó estas reflexiones?: Un pequeño inconveniente con una reserva de hotel sobre lo cual les contaremos luego en detalle y los recientes acontecimientos Turquía, país que sigue en la lista del itinerario que trazamos para este viaje, también luego les contaremos en detalle sobre este complejo asunto.

Y ya que citamos proverbios y refranes, probemos con este: “Si te gusta el durazno, bancate la pelusa” o, siguiendo en el ámbito de la naturaleza y la botánica, pero en un modo algo más poético: “No hay rosas sin espinas”.

En mi caso particular, el uso (o abuso) de esta frase me cansa, me resulta repetitivo, pero la idea base me resulta muy interesante.

Como siempre, estamos muy interesados en sus opiniones y comentarios.

 

También te podría gustar...

35 Respuestas

  1. Diego dice:

    Ahora contanos que fue lo que te hizo descubrir que abandonar tu zona de confort iba a traer X consecuencia? Osea..como descubriste que 2 + 2 es 4. 😉

  2. Saludos desde el tren de Olhão a Portimão. Me dejaste a mitad de lectura. Jajajja

  3. Gabi C dice:

    Y el post?

    • jlcota dice:

      Hola Gabi,

      Acabo de actualizar el post, les contaba que se me disparó antes de tiempo, je.

      Prontito lo cierro y compartimos la idea.

  4. MatiasRo dice:

    Me pareció gracioso que se publicó antes de tiempo

  5. Ana dice:

    Me imagino por donde anda el motivo del abandono de la zona de confort, jlcota… Pero esperaré a que completes el post.

    Acá estamos también con mi compañero esta mañana por Atenas, llegados ayer desde Mykonos, y listos para empezar a recorrerla en los siguienes cuatro días, luego del recorrido isleño (Naxos, Santorini, Mykonos)) impecable de los diez dias anteriores.

    Mientras caminemos, iré mirando las caras de quienes vayamos cruzando, para ver si reconozo la de la foto que has puesto en tu blog y darte un abrazo interprovincial agradecido por todo lo que -con Cinthia y Pablo- comparten con todos nosotros en este blog privilegiado.

    Todo lo mejor!
    Ana.

    • jlcota dice:

      Atenas es lo más, andamos por Monastiraki disfrutando un auténtico almuerzo griego 🙂

      • Ana dice:

        Leí esta respuesta casi antes de subir al monte Filopappo al atardecer. También anduvimos por Monastiraki a la hora del almuerzo, sólo que caminando incansablemente… Espero que hayan tenido un día tan bueno como el nuestro, jlcota!
        Buen seguimiento del resto por venir…!
        Abrazo.
        Ana.

        • jlcota dice:

          ¡Qué hermoso día nos tocó hoy en Atenas Ana! Me alegro mucho de que lo hayan disfrutado 🙂

          • Baie dice:

            Hola, como le comente a Ana, ire a Grecia una semana aprox en los 1eros. dias de sept. me gustaria que me des algunos consejos sobre tu viaje y si pasaste por alguna isla
            Desde ya muchas gracais
            Baie

            • jlcota dice:

              Hola Baie,

              La «etapa griega» de nuestro viaje comprendió 3 noches en Atenas, 6 noches en Santorini y una tarde en Rodas. Iremos generando contenido al respecto de cada destino.

              ¡Hay mucho para contar! Grecia fue más de lo que esperábamos, no dejes de incluir Santorini en tus planes.

              Disculpá lo escueto del mensaje pero justamente estamos por partir en ferry hacia Rodas.

              Saludos

    • baie dice:

      Ana, me gustaría que ampliaras tu experiencia en ese recorrido isleño Estaré de 7 a 10 días en Atenas y todavía no se para donde rumbear. Nos gustaría playas y hoteles + o – buenos
      Gracias por tu colaboración

      • Ana dice:

        Hola Baie. No sé si tu viaje es ya mismo, o si vas a esperar a que jlcota haga su relato, al cual puedo sumar seguramente algo de nuestra experiencia que te pueda ser de utilidad para tus decisiones.

        Pero si fuera ahora tu partida, entonces contámelo y -con el permiso de los dueños del blog- respondo a lo que quieras saber en particular.
        Suerte!
        Ana.

        • Baie dice:

          Gracias Ana por responder. Mi viaje es en la 1era. Semana de Septiembre para Atenas y de ahí moverme. Por eso me interesaba tu opinión sobre lugares de playas y si pudieras de hoteles. Tambiennlenpefire a jlcota su impresión y experiencia.
          Nuevamente muchas gracias
          Baie

          • Ana dice:

            Ah, buenísimo, Baie! Llego a mi casa de regreso el lunes y te hago una síntesis que te pueda servir para sacarle el mejor provecho a TODO lo que las islas -o al menos, las que conocí- regalan.
            De Santorini tendrás dos opiniones, porque nuestro amigo jlcota andará por allá unos días también.
            Abrazo,
            Ana.

  6. A nosotros este post definitivamente nos sacó de la zona de confort, porque mi mujer tiene las notificaciones del blog activadas en el celu y sonó tipo 3 o 4 de la mañana. Fuimos al baño y dormimos un rato más.

    • Pablo Quilis dice:

      Malísimo ! disculpas…. entre el dedo mal puesto y la diferencia horaria no fue buena combinación !!

  7. Juan dice:

    Más allá del error involuntario y que el post aparezca en calidad de borrador, creo que es interesante este «anticipo» porque la idea central queda planteada y deja aire para que cada uno de nosotros pueda pensar en el tema. Por supuesto, queda el interrogante de como lo irás a redondear pero por lo menos a mí no deja de parecerme atractiva esta modalidad de publicación.
    Es cierto que hay un montón de frases hechas como la que titula el post y a veces algunas se aplican perfecto a la vida real de cada uno. Para mi, en tema viajes, encontrar eso que se puede asociar con una «zona de confort» ha sido un tema de aprendizaje sobre la base de prueba y error. Y en ese sentido, un trabajo para decidir a que decirle sí y a que decirle no. Por supuesto, hay cosas que van de la mano con el presupuesto y la edad pero también con muchas otras variables. Y eso hace que esa misma «zona de confort» no sea la misma a los veinte que a los cuarenta (aunque no todo tenga que ver con la edad sino más bien con un tipo de actitud frente al paso del tiempo).
    Como sea, digo todo esto porque creo que será interesante lo que vayas a publicar más tarde. Tiene pinta de «post filosófico» 🙂 Y no es para menos teniendo en cuenta el lugar donde estás.

  8. marcelo dice:

    Excelente post. Les cuento que yo viajé a Israel en 2011 la semana siguiente del atentado a la terminal de ómnibus de Jerusalem y creo que nunca me sentí tan seguro como lo fue en ese hermoso país y unos días después llegué a El Cairo, un viernes (día feriado para los musulmanes todo el mundo en la calle) en medio de las protestas que voltearon el gobierno dictatorial y estaba hospedado en el hotel Hilton que está frente a la plaza Tahrir y me di el gusto de ir a apoyar y gritar con los manifestantes, aplaudirlos por su valor y sacarme fotos con ellos. Antes de viajar ninguna agencia me quería vender el paquete a estos dos destinos pero al final logré que una lo hiciera, la dueña de la agencia me escribía todos los días para saber como estábamos. Fue uno de mis mejores viajes. Esto fue buscado, feo es cuando te pasa y vos no querías salir de la zona de confort como me pasó el mes pasado varado en Londres por British 12 horas sin asistencia de ningún tipo. En ese momento solo quería estar en mi casa, pero no niego que a pesar del mal trago con BA fue toda una experiencia que espero BA honre como corresponde.

  9. Xime dice:

    Me encantó el post chicos!!! Soy de las que vive saliendo de la zona de confort, aunque cada vez encontrando mas confort afuera y adaptandonos a la realidad que nos toca!!! Se puede salir siempre del confort con 18 años, con 25, solos, en pareja o con trillizos de 3 años. Hay que animarse y salir!!!!
    ….. «Ten cuidado con lo que deseas, podría convertirse en realidad”… No es solo una frase, cuando uno se anima y lo desea con ganas, sucede.
    Abrazo virtual!!!

  10. NESTOR dice:

    Interesante el tema. Creo que todo depende de lo que te gustaría experimentar en un viaje. Si querés verlo todo a traves de una ventanilla o involucrarte y conocer gente local, costumbres, etc. Creo que son 2 posturas diferentes y si te interesa ser parte de las cosas y vivir tu viaje como una aventura tenes que «salir de la zona de confort». Eso implica informarse antes y hasta aprender si es el caso algo del idioma del país que vas a visitar. Sino hacés la típica yanqui de viajar siempre con un paquete organizado y hospedarte en un Sheraton, Hilton o similar, y que cuando al regresar tus amigos te pregunten que tal el viaje, les contestes que los huevos revueltos los preparan mejor en New York. Saludos

  11. joni dice:

    buen título 😉

  12. baie dice:

    Hola Ana y Hola Jlcota
    Les solicite a ambos, dada su experiencia reciente en Grecia, que me ampliaran, si fuera posible, detalles del viaje . Estaré desde el 09 de Septiembre x 8 a 10 días y luego seguiré una semana por alguna playa de Turquía.
    Necesitaria saber de Hoteles, lugares de playa ye islas para visitar
    Gracias de antemano,
    Baie

  13. Ana dice:

    Hola Baie. Bueno, luego del percance de que una de mis valijas se extraviara en el regreso, y hace una horita me avisaran que ya está recuperada, te paso algunos datos griegos.

    NOTA: Dicen que algunas de las islas menos turísticas pueden tener menos formas de acceso luego de setiembre, por lo cual tendrían que asegurarse de eso, por ej, escribiendo a los hoteles que les parecieran adecuados, para saber si realmente es así.

    Te cuento entonces algo de nuestra experiencia. Las islas que visitamos estaban dentro del conjunto de las Cíclades.

    NAXOS fue la isla donde estuvimos alojados (2 personas). La elegimos guiados a la vez por internet y por la intuición, y fue una experiencia muy buena, ya que fue nuestra primera escala griega, que nos permitió bajar varios cambios y aclimatarnos a ese nuevo universo. Maravilloso.

    Fijate en este link, http://www.greektravel.com/greekislands/naxos/ , que mucho tuvo que ver en nuestra decisión.

    Igualmente esta guía en PDF, http://www.naxos.gr/files/1/2014/NaxosGuide_EN.pdf , realizada por el municipio de Naxos. Ambos recursos en inglés.

    Lo bueno es que Naxos no ha sido todavía «descubierta» masivamente por el turismo internacional, aunque sí por los griegos, que la aprovechan muy bien. Los precios son accesibles, en comparación con los de Santorini y Mykonos. Están a nivel de los de Atenas, mucho menores que los de estos dos conocidos destinos turisticos.

    Un ejemplo (sofisticado, pero interesante). El kilo de cerezas, redondas, grandes, jugosas, estaba promedio en Naxos € 2 a 2,5.- el kilo. En Atenas las compramos en Monastiraki por € 1.80.- el kilo. Mientras tanto en Santorini como en Mykonos no pagamos nunca menos de € 3.5.- el kilo. Y luego en Roma estaban a más de €4.-

    Las playas de Naxos (todas estas sobre la costa este) son increíbles. En la misma ciudad capital Chora (se pronuncia «Jora») está la playa de Agios Georgios (San Jorge), así que si tuvieran de repente ganas de ir al mar lo pueden hacer, sin tener que viajar unos pocos km en bus público que sale cada 20 minutos hacia las playas, para disfrutarla. Y si eligen moverse fuera de Chora, entonces están las de Agios Prokopis, Agia Anna y Plaka, a no más de 6 km la más lejana, y todas en una misma línea de arenas blancas, donde hasta pueden llegar a caminar entre una y otra.

    Además, tiene la particularidad de haber sido una isla habitada ininterrumpidamente desde los tiempos precristianos. Cuatro milenios ya… Por lo cual, van a encontrar elementos culturales super interesantes del período griego clásico (la Puerta o Portara de Apolo es la marca distintiva) y los sucesivos por los que Grecia fue pasando hasta la actualidad. Y además tiene agricultura y ganadería que le permite sostenerse alimentariamente, y eso le da un caracter también especial a cada pueblito que quieran visitar, algunos de los cuales son imperdibles.

    Creo que lo tiene todo, y si piensan quedar una semana está bueno. Dicen también que para las playas es mejor ir sobre el fin de la primavera y al comienzo del otoño, cuando las aguas son más calientes. Cuando estuvimos nosotros se diría que no eran tan templadas, pero depende de la tolerancia a entrar en aguas frías de cada uno, claro…

    Nosotros nos alojamos en un Studio. Es el nombre que le dan a un conjunto de apartamentos. Teníamos un dormitorio no muy amplio, pero suficiente para poder poner todas nuestras cosas con comodidad; más una cocina comedor, con anafe, pava eléctrica, vajilla básica, heladera, aparador, etc. Y luego el baño, con todo lo necesario. Pagábamos por día . Recién hice una simulación para el 9 de setiembre en Booking y sale €41 diarios. Nosotros habíamos pagado €39 diarios, pero lo reservamos sobre el fin del año pasado.

    Nos buscaron a la llegada del ferry (a 5 horas del puerto ateniense de Pireo) y luego nos llevaron a tomar el que nos llevaría a la siguiente isla. Por lo que vimos, tanto los Studios como los hoteles acostumbran a hacer eso gratuitamente.

    Bueno es lo que puedo contarte, que seguro te resultará de interés.

    Sobre Mykonos y Santorini, la experiencia es otra.

    SANTORINI (Santa Irene) es bellísima. Es como un conjunto interminable de postales hermosas. Se formó de la explosión de un volcán en tiempos prehistóricos. Como nos dijo un orgulloso habitante local, de la destrucción salió la construcción de esta maravilla… En la costa oeste no hay playas. Todos los poblados están sobre el acantilado que quedó luego de las erupciones. Ese acantilado es como el cráter del volcán y se llama Caldera, y todos los pueblos están «colgados» en sus laderas. Impresionante. Ya JLCota va a contar cosas interesantísimas en sus futuros posts, seguro! Sus playas (Perissa, Kamari) quedan del lado este de la isla, tienen arenas negras, producto también de la naturaleza volcánica de la isla. Para no perderse los vinos de la isla. Entre otros, el Vinsanto, dulce y riquísimo; el Assyrtico blanco también, y el Nichteri, vino blanco cuya particularidad es que es producido enteramente de noche.

    Entre los centros urbanos más notables está la ciudad de Oia (que se pronuncia «Ía»), al extremo norte de la isla. Cuando se llega en ferry es el primer lugar que se vé y la verdad es que es emocionante. Si llegaran a ir a Santorini, TIENEN QUE VER UNA PUESTA DE SOL en OIA… También para inspirarse, pueden ver el corto llamado «Octódpodi», de animación, ganador de un Oscar hace unos años. Búsquenlo en YouTube. Luego no van a poder dejar de tener ganas de visitar esta ciudad…

    MYKONOS, en cambio, es el lugar de la fiesta. Como que casi no hay pueblo «real» en la hermosa ciudad que también se llama Chora, sino callecitas blanqueadas, con puertas, ventanas y barandas celestes, rojas, preciosas. Todas las marcas más famosas de productos de moda están allí, mezclados con artículos de souvenir turísticos, y también algunas artesanías del lugar, claro.

    Para playas, hay varias que deberían haber sido hermosas antes de que el clima de la fiesta las copara, pero hoy sólo es mucho ruido, baile, sombrillas, reposeras y hasta camas de harén en las arenas. Si vieron la peli «Yo amo a Shirley Valentine», encontrarán el lugar donde se filmó en la playa de Agios Ioannis (San Juan), que es la más linda de las que visitamos, aunque también bastante poblada.

    En el paisaje, destacan dos sitios: los molinos de viento que vienen de tiempos medievales venecianos, que ahora ya no funcionan (a pesar de que el viento sí sigue funcionando…) pero que cuidan y pintan con todo el cuidado para mantenerlos como símbolo de la ciudad. Y luego la Pequeña Venecia, grupo de casas de pocos pisos, pintadas de colores, y que caen sobre el mar, en cuyos sótanos se decía que en tiempo de piratas guardaban los tesoros. El atardecer sobre ambos sitios es una experiencia inolvidable. Les comparto estos links de alguno de nuestros atardeceres por allí.

    https://drive.google.com/open?id=0B9HiLZ_lKmnjbEs1UHhkQmZYZlE

    Ahora. Estuvimos preguntando a la gente que fuimos encontrando en este itinerario acerca de cuáles otras islas seria imprescindible visitar en un segundo viaje. Y todos sin dudar decían ésta: AMORGÓS. Así que te paso el dato y explorá un poco a ver si para setiembre es una buena decisión.

    Luego las que le seguían eran MILOS (también de formación volcánica, bellísima, un verdadero «paisaje lunar» decían, en algunos lugares, y aguas calientes por el volcán, como en Santorini) y KOUFONISIA.

    Espero que te sea de utilidad esta info, Baie.
    (Y disculpas a los «patrones» del blog por el largo relato…)
    Abrazo,

  14. Baie dice:

    Gracias estimada Ana. Muy claro y completo tu relato y de mucha utilidad. Esperare la impresión de Jlcota y terminaré de armar todo.
    Gracias nuevamente.
    Baie

  15. Campa dice:

    Es muy cierto lo que plantea este post. Creo que me di cuenta de que REALMENTE amo viajar cuando me di cuenta de que no solo estaba dispuesta a «bancarme la pelusa» con tal de hacerlo sino que a veces hasta me reí de ella. Los imprevistos y las incomodidades vienen en el combo de viajar como lo hago. Y si, no todo.es.color de rosas pero a mi.me sigue cerrando el costo/beneficio

  16. Romina dice:

    Finalmente, recuperaron la plata???

    • jlcota dice:

      Hola, Romina,

      No, no tuvimos mucho soporte por parte del banco BBVA Francés, y luego las múltiples ocupaciones nos impidieron gestionar el asunto.

      No obstante, sabemos de gente que sí, lo logró.

      Saludos

Dejá un comentario