La visita a un tablao flamenco en Madrid (y ya que estábamos cenamos allí)

Finalizando un viaje por España, nos quedamos un par de noches en su bella capital, Madrid, ciudad a la que siempre queremos volver.

Llegamos a Madrid procedentes de Andalucía, en el sur del país, que justamente es la cuna del flamenco; entre una cosa y otra se nos pasaron los días andaluces sin haber asistido ni una vez a un espectáculo de flamenco allí, un pecado.

En Madrid hicimos de todo un poco, pero con la mirada más relajada de quien ya conoce un destino y se dedica a disfrutarlo sin prisas, sin obligaciones; pero cuando nos dimos cuenta de que nos quedaba nuestra última noche en la ciudad pensamos en hacer algo para aprovecharla. Charlando con la gente de Civitatis, una plataforma de reserva de excursiones en español en diversas parte del mundo, nos sugirieron ir a ver un espectáculo flamenco a un histórico tablao madrileño. El plan nos sedujo de inmediato, recuerden que nos había quedado la «deuda» luego del recorrido por Andalucía.

Un par de horas después, salimos desde el hotel Liabeny, en la zona de la Puerta del Sol, y llegamos al Tablao Villa Rosa, en el barrio de las Letras.

Ya la fachada nos transmite la idea de que estamos por ingresar a un lugar especial y una vez dentro la promesa se cumple: ¡parecía que hubiéramos regresado a Andalucía!

Nos ubicamos en la mesa que nos habían asignado y, a los pocos minutos, vino una camarera a preguntarnos qué bebida elegiríamos (venía incluida una copa con la entrada).

Al ver la mesa, la hora, el buen ambiente y el espectáculo que teníamos por delante decidimos cenar allí, optamos por una buena paella.

Bueno, y con algo había que acompañarla 😉

Pagamos €40 por la paella para dos personas y la botella de vino.

Antes de que nos trajeran la comida, ya habíamos visto a los artistas charlando en la sección del bar del tablao.

Un rato después estaban en el escenario.

No sé si ustedes habrán escuchado flamenco o si habrán apreciado algún espectáculo en vivo de esta naturaleza, pero debo decirles que se trata de una manifestación artística muy intensa, sorprendentemente intensa.

Con sus palmas, sus pies sobre el escenario, sus voces y la compañía de un virtuoso guitarrista crean una arrolladora composición sonora. Salvando las distancias, me hizo pensar en una banda de rock, pero lograda sin baterías ni distorsionadores, la verdad es que le impregnan una energía que resulta cautivadora.

Esto, acompañado con el canto gitano, o quizás debería decir de origen árabe, o la mezcla de todo eso que es el Flamenco, llega a ser conmovedor. Las letras relatan sufrimientos, promesas, amores, desamores; expresadas de una manera en que el sentimiento parece ser la primera figura.

Cuando el clima musical ha generado una intensidad casi palpable, aparece la danza, sube el bailaor, con postura y expresión grave, y acompaña con su danzar el lamento del flamenco.

Luego hay una pausa, la necesaria para retirar los platos de la cena y para comentar con tus acompañantes «¡Viste cómo se la banca el guitarrista!» o «¡Qué impresionante el bailaor!» y cosas por el estilo.

Pero el baile flamenco no es sólo cosa de hombres, la bailaora con su porte y destreza expresa el flamenco con el inigualable toque femenino.

Sobre el final, ambos bailaores, guitarrista y los que están sentados y cantan (les pido perdón, pero no sé cuál es la denominación adecuada para ellos) conforman una obra musical y estética que llega a su punto cúlmine y no hace otra cosa que arrancar aplausos y expresiones de aprobación al público.

Al finalizar, saludan y reciben el merecido reconocimiento de los espectadores.

Luego del espectáculo uno puede seguir apreciando las instalaciones de este histórico tablao que data de 1911 y que ha contado con la presencia de varias personalidades ilustres, tales como el rey Alfonso XIII, Ernest Hemingway y la actriz Ava Gardner.

Fueron dos hora y media muy bien invertidas: conocimos un lugar histórico inmerso en el pintoresco entorno del Barrio de las Letras de Madrid, vivenciamos un auténtico espectáculo de flamenco y estoy casi seguro de que lo hicimos de la manera en que mejor se puede disfrutar, en un tablao, a corta distancia, con una cantidad de público acotada que permite que la experiencia no se «diluya» como podría suceder en un teatro con cientos o miles de espectadores.

Agradecemos al equipo de Civitatis por tan acertada sugerencia.

¿Sabían ustedes que en el año 2010 el flamenco fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad? (información en el sitio de la UNESCO)

Links de interés:

También te podría gustar...

18 Respuestas

  1. jose dice:

    el espectáculo se paga aparte?

  2. Ramiro dice:

    Hola chicos. Sin dudas un pendiente para volver a España. Y que linda esta sensación que contas Jorge, de sentirte más relajado en un destino que ya visitaste antes. Te sentis libre de disfrutar la ciudad desde otro lugar. Saludos

    • jlcota dice:

      Tal cual, en otro post les voy a contar varios detalles sobre esa visita a Madrid relajada pero súper aprovechada.

      Saludos, Ramiro

  3. Ireny dice:

    Muy interesante para tenerlo en cuenta. Linda forma de cerrar el viaje!

  4. Guillermo dice:

    Que pintusa la paella.

  5. Carlos dice:

    40 euros 2 personas + espectaculo + paella y vino? Un regalo!!!

    • jlcota dice:

      No, no, los €40 fueron lo que pagué por la paella y el vinito, la entrada, el espectáculo y la copa de cortesía es lo que contratás online con Civitatis. Aunque creo que también podés contratar con ellos una opción con cena incluida, chusmealo.

      Saludos

  6. Manuela Reinante dice:

    2 lugares mas: Torres Bermejas, a pasitos de la Gran Via, x Mesoneros Romanos. Y Casapatas. El primero tiene el estilo del que mostras en las fotos. El otro es mas teatrito. Esos conoci yo, al llegar uno, la ultima noche el otro. Iba con la idea de ver flamenco, está claro. No?

  7. Alberto Gómez dice:

    Creo que el canto es el Cante Jondo, nosotros fuimos a un Tablao en Sevilla, Los Gallos. Excelente, los pelos de punta, tanto sentir en la danza y el baile. Muy emocionante, para repetir, tomada nota de este hermoso lugar en MAdrid para cuando vayamos por ahí!!

  8. sergio dice:

    Disculpá, a ver si entendí bien. Uds contrataron una excursion con civitatis y esta les incluyó el ingreso para ver el espectáculo? O el espectáculo está inlcuido en la cena?
    Muy buen blog!! Saludos.

    • jlcota dice:

      Hola, Sergio,

      Lo que contratás con Civitatis incluye entrada, espectáculo y la copo de cortesía.

      Nosotros decidimos cenar allí, podés hacerlo o no, pedimos una paella y una botella de vino y eso nos costó €40.

      Saludos

Dejá un comentario