En el feriado largo de Semana Santa, me fui para Córdoba; aterricé en el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella (conocido como Pajas Blancas), agarré un autito, pasé unos días en Villa General Belgrano y luego volví a Córdoba Capital con la idea de pasear un poco por la ciudad, dormir una noche allí y salir descansado al día siguiente a tomar el vuelo de regreso a Mar del Plata. Es...

Andaba por Córdoba Capital y quería almorzar en un buen lugar

En el feriado largo de Semana Santa, me fui para Córdoba; aterricé en el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella (conocido como Pajas Blancas), agarré un autito, pasé unos días en Villa General Belgrano y luego volví a Córdoba Capital con la idea de pasear un poco por la ciudad, dormir una noche allí y salir descansado al día siguiente a tomar el vuelo de regreso a Mar del Plata.

Es así que ya sobre el final del feriado largo, salimos temprano por la mañana del lindo Hotel & Spa de Villa General Belgrano en que nos estábamos quedando, fuimos a la ruta con el autito que habíamos alquilado a través de RentalCars, recorrimos 93 kms y, luego de una hora y 45 minutos, ya estábamos haciendo el check-in en los departamentos B131 de Córdoba.

Dejamos todo en la habitación y nos fuimos a pasear por la ciudad, estábamos muy bien ubicados, así que salimos a pie. Cuando andábamos por Patio Olmos nos dimos cuenta de que se había hecho la hora de almorzar.

Pensé en aprovechar la ocasión para conocer algún buen lugar para comer en Córdoba Capital. Claro que habría que definir lo que es un «buen lugar», yo buscaba algo que no fuera tipo cadena ni demasiado «armado», en mi mente se me prefiguraba algún lugar que estuviera desde hace años, al que fueran los cordobeses con sus amigos o en familia. ¡Listo!, ya sabía lo que quería, sólo me faltaban dos detalles: saber si existía algo como lo que me había imaginado y, luego, encontrarlo.

Creo que mejor no contaré cómo, pero la cosa es que lo encontré: a 5 minutos a pie de Patio Olmos está la Casa del Francés (Independencia 512).

Ya al mirar hacia el interior me sedujo con su aire tipo bodegón, esas mesas y sillitas tan clásicas, las fotografías en las paredes, incluso varias de Cartier-Bresson.

Nos atendió una señora muy amable, nos íbamos a sentar en una mesa, pero nos dijo «no, vayan a aquella otra que dentro de unos minutos estos se van a poner a hablar fuerte y les va a resultar molesto», conocía bien a los parroquianos.

Me pedí una empanadita de pescado como entrada y resultó riquísima.

Seguí con el pescado, pedí a la plancha y me tentó una tortilla de papas para acompañar, riquísima también.

Que no los engañe la sencillez de la presentación, la frescura de los ingredientes y la experta preparación logran que la Casa del Francés ponga sobre la mesa confecciones gastronómicas dignas de destacar.

De postre compartimos un flan casero, a riesgo de ser reiterativo les digo que estaba exquisito.

Habíamos pedido también una pechuga de pollo a la plancha y unas bebidas sin alcohol, el total de la cuenta fue de AR$ 660 (unos U$S 15), de más está decir que la relación costo-beneficio nos pareció más que conveniente.

También merece una mención especial la atención ágil y cordial que recibimos. Nos quedó claro también que este establecimiento tiene muchos clientes frecuentes, cosas que percibíamos por diálogos entre los comensales y el personal del restaurante: «Susy, ¿me traés otra agüita?», «Mandale saludos a Gonza», «De postre lo de siempre» y otros tantos.

En el momento no pensé que haría un post sobre el lugar, una lástima porque podría haber tomado más fotos de la decoración, la carta, el postre que nos comimos…

Cuando ande de nuevo por Córdoba Capital, seguramente voy a volver a ocupar alguna de estas sillas.

Les dejo aquí un link con relatos de viajes por Córdoba (pronto habrá más):

También te podría gustar...

23 Respuestas

  1. adrian maximiliano barrios dice:

    Direccion?

  2. Guillermo dice:

    Contanos como lo encontraste. Se ve muy tradicional, esa es la palabra??? Nada armado turisticamente me refiero

  3. Nacho dice:

    Tengo que renovar unas millas Latam y Cordoba parece ser el destino elegido para un fin de semana. Me anoto este lugar para conocer. Muchas gracias por el dato!

  4. Jose Gabriel Carranza dice:

    Soy de Córdoba paso todos los días de mi vida por ahí y jamás lo había visto !! Maldita rutina

  5. German dice:

    Se ve como el tipo de lugar al que disfruto mucho de ir.
    Lo encontraste buscando como bodegon? Fonda? Jajaja yo sigo buscando la palabra exacta para encontrar lugares asi en destinos que no conozco.

  6. Eduardo dice:

    Buen dato, amo esos lugares… muchas gracias!

  7. Adrian dice:

    La verdad que se ve muy lindo. Visité un lugar «parecido» en Colonia Caroya. Fuimos porque nos recomendaron pero el ambiente era parecido. Recuerdo que pedimos vino de la casa y llevaron la botella abierta y soda en sifón. Y el dueño, tano o descendiente, iba pasando por las mesas a saludar y terminó cantando.

    PD: lo encontraste debido a algún reclamo urgente de las tripas? 😛

  8. Julián dice:

    Vayan, no se arrepentirán. Excelente atención, cálidos y cordiales. Los platos todos muy buenos y a buen precio. Un espacio con bohemia y muy buen gusto.

  9. Jorge Zalazar dice:

    Excelente lugar. Muy recomendable. Hace 12 años que soy cliente y he festejado cumpleaños, llorado rupturas y celebrado aninversarios en sus mesas.

  10. Nicole dice:

    Gracias por el dato… me toca ir a Córdoba en septiembre por un tema académico, y necesitaba algún dato para comer que no fuera turístico…
    Sería mi segunda vez en Cordoba y voy sola, por lo que había pensado usar Uber o Cabify… pero me estoy dando cuenta que allá no funcionan…uber me dice no disponible y cabify me muestra puros easy taxi…es así o me equivoco?

    • jlcota dice:

      No te puedo responder, Nicole, yo me moví sólo a pie durante mi breve estancia en la ciudad.

      Pero veamos si algún lector comenta…

Dejá un comentario