Una mañana desafiante en Koh Lipe, ¿la isla más linda de Tailandia?

En el mes de enero estuve en Tailandia, el primer destino del país que visité fue la islita de Koh Lipe, considerada por muchos «la mejor isla de Tailandia».

La isla de Koh Lipe se encuentra en el mar de Andamán, en el sur de Tailandia, cerca de la frontera con Malasia, de hecho llegamos en un ferry procedentes de la isla malaya de Langkawi, el trayecto tomó sólo 30 minutos. Koh Lipe es la más famosa de las 51 islas que componen el archipiélago del Parque Nacional Marino de Tarutao.

Koh Lipe es una isla ideal para relajarse, pero también ofrece opciones interesantes para estar un poco más activo; por ejemplo, ir hasta la isla de Ko Adang (que es mucho más grande, está justo enfrente y es más agreste y montañosa), subir por su escarpado terreno e ir visitando tres miradores naturales que nos otorgan unas postales panorámicas de toda la isla de Koh Lipe.

En este viaje iba con mi esposa, un día le propuse levantarnos temprano e ir a encarar esta aventura, me miró cariñosamente y me dijo «andá vos tranquilo», prefirió aprovechar y arrancar el día a la hora que se le dé la gana, desayunar sin prisas y aprovechar las instalaciones del muy lindo Akira Lipe Resort en donde estábamos alojados.

Yo me levanté tempranito, tomé mi desayuno (ya en otro post seguramente les contaré más en detalle sobre el hotel y sus muy buenos desayunos) y emprendí mi caminata hacia la Sunset Beach, ya que desde allí se toman los «taxis» para llegar a la isla vecina Ko Adang.

Pasé por la fila de los que estaban temprano esperando para tomar ferrys y speedboats a diversos destinos.

Atravesé la walking road, en la que se veían turistas dormidos yendo hacia el muelle con sus bártulos, algunos en los taxi-motos locales.

En sólo 15 minutos ya estaba en la «parada de taxis» en Sunrise Beach, no me levanté suficientemente temprano como para ver el amanecer y hacerle los honores al nombre de la playa, pero allí estaba, eran las 8.30 hs. y yo listo para navegar.

Allí ofrecían llevarte hasta Koh Adang (la isla grande montañosa de enfrente) por THB 100 (unos USD 3) y si querías te iban a buscar y te traían de vuelta por el mismo dinero, vos le decías cuándo querías que te busquen y ellos prometían estar allí a la hora coordinada. Tomé la opción ida y vuelta, me pidió que esperara allí un rato a ver si venía más gente, le dije que sí.

Pasaron 15 minutos y no vino nadie más así que me llevaron a mí solito en el taxi boat, me pidieron pagar los THB 200 por adelantado, confié y le pagué, coordiné que me buscaran dos horas después y partimos.

Si quieren ver videos, descripciones y más imágenes sobre esta actividad y Koh Lipe pasen por nuestras historias destacadas en Instagram sobre Koh Lipe.

A los 10 minutos llegamos a la agreste Koh Adang, no hay muelle ni nada, uno se baja del taxi boat a la playa, pero es sencillo, ponen una escalerita y ellos te ayudan si no estás práctico o si andás cargando cosas; no era mi caso, ya tenía varias bajadas y subidas a estos típicos long boats tailandeses y había puesto todas las cosas que llevé para esta actividad en una sola mochila pequeña.

Recordemos que estamos en un parque marino nacional, el de Tarutao, sería preciso abonar una entrada, pero ya la habíamos abonado al ingresar a Koh Lipe. Cuesta THB 200 para extranjeros y es válida por cinco días, yo llevaba el comprobante de pago en la billetera por si acaso, pero nadie me lo pidió.

El lugar es muy natural, vi un par de monos paseando muy tranquilos.

La playa en la que me dejaron me pareció muy linda, pero yo arranqué para el otro lado hacia adentro de la isla.

En el camino hacia el sendero que lleva a los miradores pasé por un cámping, también vi unas baterías de baños y unas instalaciones que me parecieron de una proveeduría.

Finalmente encontré la entrada al sendero hacia los miradores, sabía que eran tres, cada uno un poco más arriba que el otro.

Debo decir que el sendero me resultó de entrada algo más escarpado y empinado de lo que esperaba y en el camino encontré algunos obstáculos, pero nada que implicara una gran dificultad.

En algunas partes, donde el camino es muy empinado o resbaloso, han instalado unas sogas como para que uno pueda tomarse de ellas.

A esta altura ya me estaba felicitando por haber llevado calzado cerrado con buena suela, gorra, botella grande de agua, cosas que recomiendo.

El camino ya me estaba resultando un poco más exigente de lo que había imaginado, lo cual se acentuó por el hecho de no ver a nadie más por allí durante un buen rato. Tampoco es que estaba intranquilo, más allá que que pasara de vez en cuando algún mono o algún lagarto medio grandecito. Algo bueno es que había señal de celular.

Unos 15′ después de haber comenzado a recorrer el sendero llegué al mirador Nº 1 y pude acceder a una linda vista de la pequeña Koh Lipe, en donde mi esposa debería estar disfrutando plácidamente del desayuno del hotel, yo estaba chivado como un mono y tratando de recuperar el aliento.

Había un cartel marcando el camino hacia el mirador Nº 2, confieso que pensé en abandonar, pero no, seguí adelante.

El calor iba haciéndose más fuerte, harían unos 32º, el camino seguía escarpado y empinado, pero unos 12 minutos después llegué al mirador Nº 2. ¡Guau, qué paisaje!

Me quedé un rato contemplando toda esa belleza (y reponiendo fuerzas también).

Casi que no quería mirar, pero vi el cartel que señalaba el rumbo hacia el mirador Nº 3 y bueno, ¡a seguir trepando!

Aquí ya me encontré con otros turistas que venían bajando, les pregunté si faltaba mucho y me dijeron que más o menos.

Algunos habitantes locales también.

Luego de 10 minutos llegué por fin al mirador Nº 3.

Disfruté un rato largo de este lugar, en soledad, tomé fotos, contemplé, me quedé sentado simplemente viendo los long boats ir y venir, algún bichito pasar, escuchando los sonidos entre la vegetación…

Luego comencé a descender, la pendiente es distinta cuando uno sube que cuando uno baja, me asistí con un palo que encontré y usé a modo de bastón de trekking, tener tres puntos de apoyo es mejor que tener dos.

En algún punto en el que el terreno era un poco resbaloso me tomé de las sogas.

En el descenso me fui encontrando con grupos de viajeros, sorprendentemente dos de ellos eran de argentinos, una familia y un grupo de amigas.

Al llegar al punto convenido, el Taxi Boat me estaba esperando, como prometió.

Le pregunté si no me esperaba un poco mientras me daba un chapuzón y no tuvo problema, estaba muerto de calor y el mar se veía como algo sencillamente irresistible.

Volvimos a la parada de taxi en la Sunrise Beach, caminé de vuelta hasta el Akira Lipe Resort y un rato después ya estaba descansando tranqui luego de una experiencia que resultó más exigente de lo que me había imaginado.

En total, desde que salí desde la Sunrise Beach hasta que regresé allí, pasaron 2 horas y 45 minutos, gasté THB 200 (poco más de USD 6), la caminata es de una dificultad moderada, pero la experiencia lo vale con creces. Me pareció que la visita a los miradores de Koh Adang es una muy buena manera de pasar una mañana en Koh Lipe, la que para muchos es «la isla más linda de Tailandia».

Les dejamos nuestras historias destacadas en Instagram sobre la isla de Koh Lipe (Tailandia).

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. irimich dice:

    Y yo confieso que abandoné en el 2, no me la banqué … soy una vaga jaajaj

  2. Guillermo dice:

    Las fotos del mirador 2 y el 3 son iguales casi.

  3. Martin dice:

    Personalmente conozco Koh Lipe y Koh Phi Phi. La primera me fascinó, y por lo que escuché, es verdaderamente de las islas más lindas! Lindo trekking! Me hubiese gustado poder hacerlo! A lo mejor en el futuro, con tiempo y sin pandemia! =)

  4. inés dice:

    Los argentinos y las latitas de coca cola aparecemos en todas partes del mundo mundial! jaja

  5. Fotos espectaculares!! Y si no es la más linda, está cerca de serlo!!

  6. jorge dice:

    Hermoso Ko Lipe,no tan atestado de turistas como Phi Phi,un bajon el viaje de Ko Lipe Phi Phi en lancha rapida ( te mata )volveria sin dudas.

    • jlcota dice:

      Nosotros hicimos conexión en Koh Lanta, se me hizo más llevadero de lo que pensé que sería.

      Saludos, Jorge.

  7. VANE dice:

    Me encanto koh lipe y phi phi pero mi corazon en ese viaje que hice el año pasado se lo llevaron las perhentian en malasia. q lastima q estamos tan lejos proque iria todos los años!! jeje

    • jlcota dice:

      Casi voy en este viaje, pero al final tomé otros rumbos, de Malasia sólo visitamos Langkawi.

      Tienen su buena fama las Perhentian.

    • Omar dice:

      Hola Vane. Podrías ampliar tus impresiones sobre las Perhentian? Qué fue lo que te gustó y alguna mínima comparación con Koh Lipe. A mi Koh Lipe me encantó, pero tengo mis reservas en algunos aspectos. Y aunque el mar es fabuloso (ni que hablar su lecho marino!) ese típico paisaje en mar entre montañas, de las Islas de Tailandia, Koh Lipe no lo tiene. En fin! me queda mucho por conocer. jlcota: tanto el relato como las fotos me encantaron: el tercer mirador, casi un google earth viviente, y más lindo. Saludos!

Dejá un comentario