Cuando la mirada del otro te recuerda lo bueno de tu lugar

Vivo en Mar del Plata, una de las ciudades turísticas más importantes de mi país, Argentina. Vivo desde siempre aquí y no exagero si afirmo que me encanta esta ciudad; tuve la suerte de conocer otros lugares del mundo, maravillosos lugares, pero eso no ha disminuido la valoración que tengo de mi Mar del Plata.

Claro que la cercanía, la familiaridad y la cotidianeidad te hacen, por un lado, percibir y lamentarte de las cosas negativas (vamos, que todas las ciudades tienen las suyas) y, por el otro, naturalizar o dejar de percibir como especiales las cosas buenas con las que convivís a diario.

No quiero que este artículo termine siendo una «oda de amor a Mar del Plata», ya que lo que plantea el título apunta a ser más abarcador, más conceptual digamos, pero para ilustrar el tema voy a tener que poner algún ejemplo de mi ciudad.

Resulta que el otro día recibí en casa a una querida sobrina y a su pareja, pasaron unos días aquí y pude ver, a través de sus ojos de turista, algunas cosas geniales de mi destino. Mi sobrina es porteña y una de las primeras cosas que le llamó la atención fue lo exquisitas y diferentes que son las medialunas marplatenses; yo se lo había anticipado, pero cuando las probó recién comprendió porqué se lo decía. Le tuve que contar que los marplatenses ni siquiera intentamos probar eso que llaman medialunas en otro lugar, no por engreídos, sino por haber acumulado intentos y fracasos y finalmente habernos rendido ante la evidencia de que están las medialunas marplatenses y están las «medialunas» (así, a secas) y son dos cosas bien diferentes. Mi sobrina me contó que antes de venir para acá había dejado tres medialunas porteñas en el freezer y, luego de haber probado las marplatenses, ya no tenía muy en claro qué iba a hacer con ellas cuando regresara a CABA.

También podría hablar sobre la omnipresencia del mar, el paseo costero, la Sierra y Laguna de los Padres y mil cosas más, todos lugares que ni siquiera requieren dinero para poder disfrutarse, pero ya dijimos que este no sería un post de amor hacia Mardel.

Apuesto a que a ustedes les puede haber pasado lo mismo al recibir en su ciudad a algún amigo, familiar, proveedor, cliente, etc. Quizás algún porteño llevando a alguien a probar las célebres pizzas de la ciudad, un mendocino llevando a alguien a las montañas, alguien de Iguazú acompañando a alguien a las Cataratas, a alguien de Ushuaia llevando amigos a conocer el Parque Nacional, un salteño inventando su propio tour de la empanada para unos familiares y montones de ejemplos más.

Relacionado a este tema, hace un tiempo charlábamos:

Cuando vivís en una ciudad que recibe turismo y vos no conocés lo que la gente viene a ver

Y a vos, ¿te pasó de recordar o revalorizar tu destino al ver la mirada de los otros sobre el mismo?

 

Nota: Esta publicación puede contener links de afiliación por los cuales recibimos una retribución económica en caso de que realicen una compra o contratación, sin esto implicar un gasto extra para ustedes. Más información.

También te podría gustar...

35 Respuestas

  1. Edgar dice:

    Es así como lo describís, en mi caso soy del interior de la provincia de Córdoba, no hay como los criollos cordobeses (de la Capital), por que en el interior no son iguales, cada lugar tiene su impronta.

  2. matias dice:

    yo soy marplatense por adopcion, es una ciudad maravillosa, pero como todo aqui, no la sabemos valorar, no sabemos vender lo diferente y increible que es esta ciudad, una pena
    y la mejor pasteleria obvio

  3. Ana dice:

    yo soy originaria de bahia blanca, pero vivo en bs as hace muchos años…. aun sigo extrañando la mortadela fadea de mi ciudad y el pan y facutras, que le compiten a mardel 😉 jajajaja

  4. Clau dice:

    Mardel es hermoso!!! Y tiene todo lo que tiene una gran ciudad, teatro, cine, restaurant, boliches y como si fuera poco, ese hermoso mar. Besos

  5. Guillermo dice:

    Muy cierto, creo que todos amamos nuestra Ciudad (la que sea), sus olores y sus colores, su gente (con sus defectos y virtudes), los recuerdos con el paso del tiempo y las mejoras en infraestructura (los que somos mas añejos y recordamos aun). Ver el progreso de tu ciudad es hermoso.

    • jlcota dice:

      Cierto, Guillermo. Aunque hay algunas en las que pasa el tiempo y los avances en infraestructura son pocos o incluso algunos contraproducentes (de acuerdo a lo que uno pretenda que se priorice). Saludos.

      • Guillermo dice:

        Eso, que sucede bastante, creo que se debe a que no sabemos elegir quien será el que nos conduzca y nos lleve a una mejor calidad de vida.

  6. martin1929 dice:

    Transitar la Av Colon, llegar a su «cima» y empezar el descenso al mar te lleva a uno de los mejores paisajes del mundo. Sin exagerar.
    Y un ejemplo relacionado a lo conceptual del post. Estando en el Chalten haciendo trecking, nos cruzamos con un Ingles. Nos preguntó si ya habíamos estado antes en ese lugar y le respondimos que era la primera vez. – «Y a Londres? Fueron a Londres?». -«Si, 2 veces». Su respuesta fue algo asi: «están locos fueron 2 veces a Londres y no conocían esta maravilla, esto es único. Londres es… una ciudad más».
    Viendo el lado positivo del dólar 160, aprovechemos para conocer nuestro país… y comer medialunas Marplatenses. Fish and chips quedarán para otro momento.

    • jlcota dice:

      Me encanta esa sensación, de chiquito me maravillaba y aún ahora de grande me sigue provocando cosas.

      Sobre lo último, tenés razón, los viajeros argentinos somos expertos en ir adaptándonos a lo que nuestra variable situación nos permite.

      Saludos, Martín.

  7. Matias dice:

    Cuándo vengas a porteño Landia, probar las medialunas de Guber. Yo se de que hablas. Anda y probalas. Al margen, Mar del Plata es hermosa, el problema es que se llena de incivilizados en el verano. Al margen de que el mar no es muy bueno. (Que buenas estaban hace unos años las medialunas de la Boston…)

  8. José Luis Ventancour dice:

    Hace tiempo que no voy a mardel (serán unos 5 años aprox), pero desde que contaba por allá lejos con 7 añitos que conozco la ciudad.

    Para mi mardel es mi primer visita al mar, es recordar a mi papá sumergiendo su dedo índice en el agua para mostrarme que era «salada» ante mi mirada incrédula. Es el viejo Duna de mi abuelo haciendo viajes en tandas desde Baradero para poder llevar a toda la familia. Es caminar 5 cuadras todos juntos cargados de sombrillas, sillas, conservadora, esterillas y etc, refunfuñando hasta poder AL FIN sumergir los pies en la arena, ver el mar tan majestuoso y quedarse impávido.
    Es cada año alojarse en un departamento distinto y reírnos de las distintas situaciones (dos pisos, monoambientes, con cucarachas, con lujos varios, CON DESAYUNO!!!!). Es recordar a mis padres juntos, sin disputas ni abogados de por medio, tan solo disfrutando el presente. Es mi hermana riendo ante su primer choque con el agua fría. Es mi papá sacando sus miles de fotos de la Coupe Fuego reluciente en distintas postales de la ciudad. Es escaparme a solas con mi abuelo a la mañana para ir a pescar y recibir juntos y a las risas los retos de la familia.

    También, mas cercanos en tiempo, son las primeras vacaciones solos con amigos de toda la vida (con lo que eso significa) y sus anécdotas presentes en todas las juntadas de acá a la eternidad.

    Mar del Plata es eso.

    Les mando un gran abrazo y les agradezco haberme abstraído al menos por un ratito de este presente.

    José que emite como demente.

    • jlcota dice:

      ¡Qué lindo comentario, José! Sabemos que La Feliz no tiene su apodo al cuete y lo que significa en la historia de muchas familias 🙂

      Abrazo para vos, ¡y a ver cuando podemos lanzar «el grito» de nuevo y que puedas aprovecharlo!

    • Guillermo dice:

      Muy lindo relato y con muchos puntos en comun jode👌👌👌👌

    • adrián dice:

      Bellísimo comentario José, me hiciste acordar mi infancia. Gracias

    • Graciela dice:

      Gracias Jose Tu relato me trajo los recuerdos atesorados en el alma Las vacaciones con nuestros niños( hoy hombres ) pequeños Recorrer tambien en el duna 1500 km ( desde Santiago del Estero) segunda quincena de enero hasta llegar al mar
      Cierto por siempre jlcota «La Feliz»
      Gracias chicos

  9. Betty dice:

    Hermosa descripción de mi Marpla amada. Nací y vivo a 12 cuadras del mar, y es una maravilla ir y venir a cualquier lado de la ciudad y bajar la ventanilla del auto y sentir el mar. Tengo familiares viviendo afuera, que añoran este paisaje. Estoy muy orgullosa de mi ciudad😍

  10. Germán T dice:

    Hola! Soy de Rosario y, a pesar de las muchas cosas negativas con las que lidiamos a diario (la seguridad, la peor), me encanta la ciudad. Tuve la posibilidad de viajar y conocer hermosos lugares y desde hace algunos años aprendí a valorar lo que tenemos: la infraestructura, el río, la gente, los paseos, ¡las actividades culturales y recreativas! Si en otro lugar del mundo te encontrás con un recital o pic nic al aire libre, con un show de aguas danzantes y luces, o con artistas callejeros, pensás lo fantástico que es. Y en tu propia ciudad, por ahí lo pasás de largo. Ahora acaban de inaugurar los paseos en bus turístico y escuchas comentarios minimizándolos o denigrándolos porque son más chicos o porque el recorrido, porque esto o aquello. A mí me parece excelente.
    Ah, amo MDQ, de chico fui mucho y de adolecente, y no tanto, siempre dije que si no viviera en Rosario viviría en una ciudad con mar; obviamente, Mar del Plata. ¡Saludos y gracias!

    • jlcota dice:

      Está bueno hacer el ejercicio de mirar a la propia ciudad desde un poquito de distancia, esa que nos separa de lo cotidiano, y muy probablemente descubriremos o redescubriremos muchas cosas buenas sobre ella.

  11. Monica dice:

    Vivo en San MRtin de los Andes , hace 50 años
    Nada que envidiar a ningún lado
    EXCEPTO.. el mar
    Pero a cambio tenemos TANTOS lagos cerca que se me suele olvidar “ el mar”
    Algunos somos muy afortunados
    Elegimos hace mucho tiempo , lugares increíbles
    Este sur nuestro , tan Bello , aún me asombra por du inmensa belleza
    Tengo el lago Lacar a 6 cuadras !
    Casi ni tengo que moverme de casa , para acceder a él
    Y a picos Km está el Lolog, Traful, Falkner, Villarino, Escindido, Lago Hermoso, Machonico, Correntoso, Espejo y Nahuel Huaoi
    Tengo termas cerca y varios centros de esquí par elegir
    Verano e invierno !
    Saludos
    Mónica

  12. jorge dice:

    Hay pocas ciudades en el mundo que tengan una postal costera de tantos kilómetros de extensión, bella, diferente, agitada y tranquila (dependiendo de donde te pares a mirarla), y como bien decís con muchos defectos que vemos mas que nada los marplatenses que la conocemos de TODA LA VIDA, siempre me planteo…. si a esta ciudad la formateara un manager del éxito como en sus rubros lo fueron Bernie Ecclestone en la Formula uno, Don King (en boxeo mundial), O la administrara un Giulliani para ponerla en orden y valor, alguien con la dureza necesaria para multar a todos los infractores sin que se le caiga el pelo (de paso recaudarían todo lo que hace falta para embellecer la ciudad) , esta seria el centro de Sudamérica junto a Rio de Janeiro, 365 días de congresos, turismos especializados los 12 meses, el centro de las artes teatrales, etc….. pero quienes vivimos varias décadas, vamos viendo como naturalizamos la decadencia. A pesar de todo aun confío en que podamos darle una vuelta de rosca, es una ciudad Hermosa, con playas hermosas y una buena cantidad de gente también llena de buenas ondas ….. ….Perdón. fue catarsis

  13. Raul dice:

    Excelente Mar del Plata, para nosotros los Miramarenses, Mardel es «el centro», principalmente en invierno, lastima que este año no pudimos frecuentarla. Amo Mardel y ademas està tan cerca de mi querida Miramar, que los invito a darse una vuelta por la ·Ciudad de los Niños»

    • Pablo dice:

      Nos encanta Miramar. Antes viajaba más por temas laborales, que ahora, por los accesos remotos se discontinuaron un poco.

  14. Amelia dice:

    aunque ya no vivo desde hace mucho, naci y creci en Mardel Cuando todavia no era tan grande..creci al lado del mar, entre playa Estrada y Camet, a mitad de camino.Mucho mas desolado de lo que fue despues..y desde donde se veia la ciudad con el emblemático cartel de Pepsi

  15. Laura dice:

    Mar del Plata donde nací y vivo hace 40 años, uno a veces no valora lo que tiene. Me duele cuando otros tratan de «grasa» a mi ciudad que es tan hermosa, tiene de todo, mar sierra, campo, oferta gastronómica, teatros, paisajes hermosos….ay yap me dieron ganas…creo que me voy a turistiar a Mar del Plata.

    • jlcota dice:

      ¡Buena idea, Laura! 😉

    • Guillermo dice:

      Yo particularmente no le veo nada de grasa a La Feliz, tal vez seamos los turistas los que engrasamos los lugares. Mar del Plata es hermosa y en general a todos nos trae recuerdos de infancias felices

Dejá un comentario