Alojarse a través de Airbnb: Cuando hay problemas con el alojamiento

Mi hija menor realizaría su primer viaje internacional sola, partiría hacia la paradisíaca isla caribeña de Aruba, pensamos en llevarla hasta Ezeiza para que tome su vuelo y ya que estaríamos por allí buscamos alguna oportunidad para hacernos también un viajecito, el destino elegido: Florianópolis.

Luego de emitir los aéreos, el paso dos fue definir el alojamiento; recurrimos una vez más a Airbnb y, en busca de tranquilidad y de un ambiente que no estuviera tan “armado”, para el turismo elegimos una cabaña en la zona sur de la isla, en Ribeirao da Ilha.

Florianopolis_Ribeirao_da_Ilha

El anfitrión fue súper amable al recibirnos, al punto que nos había cocinado comida regional en la cocina a leña y nos había dejado preparado café recién hecho.

No vamos a entrar en detalles, pero bastará decir que desde el momento en que llegamos a la cabaña mi opinión y la de mi mujer sobre el alojamiento fueron bastante diferentes… sintetizaremos diciendo que a mí me gustaba y a ella no.

Al día siguiente, el anfitrión nos envió un mensaje a través de Airbnb para ver si todo andaba bien y con sinceridad le contamos que había algunas cosas por las que no estábamos del todo cómodos pero que nos íbamos a quedar. Un par de días después las cosas negativas empezaron a ganar terreno y decidimos cortar por lo sano y cambiar de alojamiento. Fuimos informando acerca de las circunstancias que nos hicieron decidir la partida anticipada a través de la plataforma de AirBnb y finalmente a través de la misma cancelamos la estadía.

Al realizar la cancelación, AirBnb asigna una persona para analizar el caso y tanto el anfitrión como el inquilino pueden solicitar una suma de dinero al otro argumentando la solicitud, así lo hicimos. El anfitrión estuvo de acuerdo y nos reintegraron el monto que solicitamos en la misma tarjeta de crédito con la que habíamos pagado la estadía.

Además, al día siguiente recibimos un mensaje de AirBnb en el que nos informaban que lamentaban que hubiéramos tenido la molestia de cambiar de alojamiento y nos hacían llegar un cupón con un crédito de U$S 100 para utilizar en cualquier otra estadía.

Nos sentimos muy bien respaldados ante este inconveniente y tanto el anfitrión como AirBnb se comportaron de una manera correcta y amigable.

No volveríamos a elegir este mismo alojamiento, pero sin duda sí volveremos a reservar a través de Airbnb.

 

Este post es parte de la serie “Alojarse a través de Airbnb”, pueden consultar:

Post relacionados:

 

También te puede gustar

Dejá un comentario