Experiencia Patagónica: descubriendo el Hotel & Resort Llao Llao (Bariloche)

Dulce dulce, rico rico, delicia entre el lago Moreno y el gran Nahuel Huapi, mirador natural de montañas: el Llao Llao Hotel & Resort, Golf – Spa.

Llegar al Llao Llao es un camino ascendente de sorpresa. Primero, te deslumbra el lago y los cerros con leves rastros de nieve. Seguís andando por la avenida Bustillo y, cuando tanta belleza parece «normal”, una pequeña subida te ubica entre dos lagos y ves el gran hotel. Es imposible tratar de describir la primera impresión sin utilizar palabras como paraíso, atemporal, maravilla. Y eso sólo antes de entrar.

Llao Llao Hotel & Resort

Llao Llao Hotel & Resort, Golf – Spa

Recepción y Habitaciones

La recepción del ala Bustillo fue el primer contacto que tuve con el interior del hotel y me dejó infantilmente maravillada. Piso, paredes y techo de madera; un crujir histórico acompañando cada paso, una calidez aún más abrasadora en contraste con la lluvia exterior. El personal del hotel fue, desde ese primer momento, una compañía agradable y servicial: siempre atento, sonriendo y dispuesto para las necesidades del viajero.

Ala Bustillo – Pasillo

Obtuve mi tarjeta magnética y me dirigí a la habitación 221, categoría “Lago” por su siempre placentera vista al Huapi. La sensación de calidez se repitió al abrir la puerta y ver el empapelado rojizo, los muebles de madera, la cama queen size con sábanas especialmente suaves y la ventana, casi como un cuadro, dejando contemplar el Parque Nacional.

Es esencial destacar esos pequeños detalles que hacen la diferencia: las alfombras al bajar los pies de la cama,  los tres servicios a la habitación diarios (el tercero con chocolate y pronóstico del tiempo incluido), los amenities, la iluminación ideal. Sin dudas, una de las razones que hacen comprender porqué el Llao Llao merece su lugar entre los Leading Hotels of the World.

En toda el ala Bustillo se encuentran habitaciones de diversas categorías: Standard, Montaña, Lago, Studio, Suite Lago, Suite Lago Superior y la Suite Presidencial Nahuel Huapi. Todas comparten una comodidad y servicio destacables. Al aumentar de categoría, aumentan con ella la cantidad de ambientes y las vistas privilegiadas de los paisajes.  La Suite Presidencial, que afortunadamente tuve el gusto de visitar, es realmente impactante por su enormidad y por el hermoso paisaje que se puede contemplar desde su balcón.

Por otra parte, el ala Moreno se ubica sobre el lago Moreno y es la sección más moderna del hotel. Fue inaugurada en 2007 y se compone de 43 habitaciones de lujo. Su arquitectura no deja de funcionar armónicamente con la totalidad del hotel,  sino que resignifica y renueva el estilo primero del ala Bustillo. Ventanales amplios, habitaciones con jacuzzi, madera de ciprés, lenga y pórfido patagónico en pisos, paredes y techos, balcones, hogares a leño. Un detalle que suele ser de importancia para algunos visitantes es que las habitaciones del ala Moreno cuentan con aire acondicionado, detalle que no se encuentra en el ala Bustillo para no modificar la arquitectura original del edificio de 1938.

Suite en el ala Moreno

Merendar en el Winter Garden

El jardín de invierno del Llao Llao es probablemente uno de sus atractivos más conocidos. Cualquier visitante puede, realizando la reserva correspondiente, pasar allí la tarde y tomar el té. El espacio es ideal: piso y paredes de piedra, sillas y sillones amplios para relajarse, ventanales enormes con la característica vista, lámparas colgantes.

Vista desde el Winter Garden

El servicio de “Té Llao Llao” incluye café, té en hebras o chocolate y lo que uno desee comer de la mesa buffet de tortas y minisandwiches. Al final, también te ofrecen una copita de vino blanco.

Ese 20 de mayo, invitados por LAN Argentina y el hotel Llao Llao, fuimos recibidos con una tarde de té exclusiva para el grupo de prensa en el Winter Garden. El día hacía honor a su nombre con un clima otoñal–invernal envuelto en lluvia.

La amplia variedad de sandwiches pequeños, tortas cortadas en cuadraditos de la medida ideal y dulces varios era tan abundante como para pasar allí al menos un par de horas. Elegir un té de la carta no resultaba tarea fácil, ya que había nueve variedades y todas sonaban increíbles.

Condicionada por el nombre y el espacio, yo decidí probar el “Llao Llao blend”, compuesto por una base de té negro, almendras y frutos rojos patagónicos. No me arrepentí del té como tampoco lo hice de los sándwiches de jamón crudo y queso brie, los cuadraditos de lemon pie, cheese cake y torta de frutos rojos. Una experiencia muy recomendable.

¡No te pierdas los otros post de nuestra “Experiencia patagónica”!

– Edición fotográfica: Melisa Teruel Fotografía

Agradecemos nuevamente a LAN Argentina y el Llao Llao Hotel & Resort por esta gran invitación.

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. MundanoBlog dice:

    ¡Qué linda experiencia Infoviajera! Y que rico que se ve todo. Gracias por compartir

  2. Juan Martín dice:

    Chicos muy bueno el blog y especialmente este artículo, nos dio muchas ganas de ir y este finde nos vamos a organizar a ver si nos hacemos una escapada al Llao Llao 🙂

  3. ARIEL dice:

    hola no entiendo como es la relacion entre los puntos y los costos de los viajes y si incluye solo traslado u hotel tambien

Dejá un comentario