Un día en Lobos: Hotel & Spa Aguará + City Tour

Cuando recibimos la invitación del Hotel & Spa Aguará para ir a Lobos a conocer sus instalaciones, yo estaba leyendo Juan Moreira, novela que casualmente termina en ese lugar. Con esas lecturas en la mente, partí hacia allá pensando en el mundo gauchesco, las estancias y la grandeza de la llanura.

Lobos está a 110 kilómetros de Capital Federal, el camino en transfer toma una hora y media. El hotel Aguará está ubicado sobre la ruta 41, a un poco más de un kilómetro de la entrada a la ciudad.

El hotel es literalmente atendido por sus dueños; Pato, uno de los dos fundadores, nos llevó en auto desde la parada del transfer. Después de refrescarnos un poco, Nadia (presentada como «la que sabe todo del lugar») nos hizo un recorrido por los diferentes espacios del hotel.

La recepción es un ambiente muy agradable, la luz natural y los sillones que rodean la chimenea logran un efecto de calidez. Hacia el fondo, una hermosa escalera de madera que sube a un piso/balcón. No falta la barra, también de madera, dispuesta para pedir alguna bebida.

Hotel_Spa_Aguara_Recepcion

Recepción: lámpara, techos, balcón de madera.

Todo el hotel comparte dos conceptos: el jardín verde y las escaleras. Por esta razón, la mayoría de los espacios están interconectados por escaleras y tienen a la vista diversos jardines.

Como buen hotel boutique, el Aguará tiene 18 habitaciones. Ya sea por la decoración, la disposición espacial, la salida a la pileta o la cantidad de gente que pueden recibir, cada habitación tiene su particularidad. Por ejemplo, cuentan con una habitación para cuatro personas con dos ambientes separados (el departamento) y con una «master suite» pensada para lunas de miel, bien llamada «mielera». Esta última tiene bañera en la habitación, frigobar con todo incluido, una pequeña cocina y terraza privada.

El piso dedicado al spa es un espacio luminoso y dispuesto para el relax. Hay un hermoso jacuzzi con vista al parque, sauna, ducha escocesa y gabinete para masajes (no incluidos en la tarifa). Además, para los más activos, está disponible un pequeño gimnasio.

Hotel_Spa_Aguara_Jacuzzi_Lobos

Un detalle a destacar: el piso de madera reciclada que, en cada una de sus tablas, presenta distintos matices del color.

Aire libre

El parque reúne la pileta, las reposeras, el espacio verde y un lindo quincho. Es un muy buen lugar para aprovechar el sol rodeado de plantas y naturaleza, contando también con la posibilidad de utilizar el quincho para cocinar algo, encontrarse y relajarse.

Hotel_Spa_Aguara_Pileta_Lobos

Hotel_Spa_Aguara_Parque_Lobos

Restaurante Azul

Siguiendo el camino de piedra se llega al Restaurante Azul, uno de los lugares destacables del Hotel Aguará. En primer lugar, porque alberga mi punto favorito dentro de todo el hotel: la cava. Este espacio subterráneo lleno de arcadas, barriles de madera y paredes de ladrillo conserva más de 240 variedades de vinos seleccionadas por la especialista Elisabeth Checa. Allí se pueden degustar las distintas variedades, disfrutar del lugar y, también, realizar reuniones en su gran mesa dispuesta para 25 personas.

Hotel_Spa_Aguara_Cava_Lobos

El otro gran valor del restaurante es, afortunadamente, su gastronomía. Tienen un completo menú de estación y platos especiales para celíacos. En nuestra visita, degustamos un sorprendente flan de queso con champignones, acompañado de una galleta de ajo. La entrada fue seguida por el carré de cerdo con humita y un exquisito flan dulce. Para no despreciar la cava, acompañamos el almuerzo con un rico pinot noire.

Hotel_Aguara_Restaurante_Flan_Queso

Un gran descubrimiento: flan de queso con champignones

¿Qué hacer en Lobos?

Uno de los temas sobre los que charlamos en nuestro íntimo y distendido almuerzo fue qué hacer en Lobos. Pato respondió «nada», pero no en un sentido de vacío. Ir a Lobos es una oportunidad para despegarse de la ciudad, descansar en otro espacio y observar su ritmo de vida.

También se pueden realizar actividades como polo, golf o paracaidismo y recorrer los antiguos almacenes de campo. Esta última actividad queda en mi lista de deseos, Pato nos contó que hay uno que conserva la habilitación municipal firmada por Juan Manuel de Rosas.

Para seguir respondiendo la pregunta, llegó la tarde y nos encontramos con Ignacio de Lobos City Tours. Tomamos una bici cada uno y empezamos a pedalear por las calles de la ciudad mientras íbamos conociendo su historia. Nuestra primera parada fue en la plaza 1810, punto de encuentro y tradición de Lobos. Frente a ella se encuentra la Iglesia Nuestra Señora del Carmen y el Palacio Municipal.

Lobos_City_Tour_Plaza_1810

Plaza 1810, araucaria e iglesia.

Después de visitar la iglesia, seguimos el recorrido para llegar a otro lugar de importancia histórica en Lobos: la casa natal de Juan Domingo Perón, hoy Museo Perón. Nos recibió el apasionado director del museo, Rubén Basiles, y nos dejamos guiar por sus relatos sobre la vida del presidente y la polémica en torno a su nacimiento. Por un ratito, contamos con dos guías: Ignacio y Basiles.

Para cerrar la jornada y combinar lo histórico con lo actual, visitamos el Almacén de Ideas. Este espacio multifuncional ofrece una tienda de objetos de diseño y productos muy originales; en la parte de atrás, se encuentra el Almacén Gourmet donde pueden saborearse las delicias de su chef Loren.

Dulce y salado: las chicas del Almacén nos esperaban con la merienda

Dulce y salado: las chicas del Almacén nos esperaban con esta gran merienda.

En el fondo hay un hermoso patio disponible para eventos culturales y empresariales. La atención y calidad del Almacén es impecable.

A modo de conclusión: el Hotel & Spa Aguará es un lugar muy recomendable para ir a despegarse de la gran ciudad y disfrutar del «no hacer nada» en Lobos.

¡Gracias a todos por la linda jornada!

Links de interés:

 

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. Alan dice:

    Buenas Cintia! Muy buena la nota, me encanta Lobos. No sé si les es posible, pero me encantaría que en estas notas publiquen más o menos cuánto cuesta el hotel y los City tours. Más que nada para evitar ilusionarme y mandarles emails a los hoteles, para que luego me pasen precios exorbitantes! 🙂 Espero se entienda. muchas gracias por compartir tu experiencia!

    • jlcota dice:

      Hola Alan,

      Gracias por tus comentarios 🙂

      No estamos al tanto de los precios dado que fuimos allí invitados a hacer «nuestro trabajo».

      Al final del post dejamos los datos de contacto del hotel y de los demás prestadores, podés comunicarte con ellos para obtener los valores. Suponemos que serán razonables, claro que dependerá de la época en que quieras ir.

      Sí podemos decirte que vale la pena tanto el hotel como las experiencias que describimos.

      Saludos

  2. Alan dice:

    Ahhh, mejor aún chicos! Me alegro mucho, así vale la pena trabajar. 🙂 Gracias por las recomendaciones, las voy a re tener en cuenta! Saludos, genios!

  3. Cristina dice:

    Tuve la oportunidad de alojarme en junio de 2015 en este hotel. Excelente atención!!! Muy buen restaurante y muy amables en el trato con los pasajeros. Recomendable!!!

  4. Luciano dice:

    Hola chicos, estuve alojado 4 noches el año pasado en un viaje laboral por Lobos, si bien no pude disfrutar de todas las bondades del hotel porque iba a dormir destaco también el desayuno con ese café de cápsulas que espero sigan sirviendo. En unos meses seguramente volveré. Saludos!

  5. Una pena que no pude ir, pero Mariana y Elisandro de Aires Buenos tambien la pasaron re bien!

Dejá un comentario