Bautismo de buceo en el Mediterráneo turco

En alguna ocasión me puse a reflexionar sobre por qué y para qué viajamos, recuerdo la última vez, cuando un añejo pero vigente texto de Lucio V. Mansilla fue disparador de estos pensamientos. Todavía no pude llegar a conclusiones definitivas, pero sí tengo bien identificadas algunas de ellas, como por ejemplo estas dos: para experimentar nuevas vivencias, para aprender cosas nuevas.

Estando este verano en las asiáticas tierras del Mediterráneo turco tuve la oportunidad, una vez más, de seguir el sendero de las conclusiones (parciales) que comentamos más arriba: tendría mi bautismo de buceo.

Tenía sólo dos días en Antalya, una antigua y hermosa ciudad sobre las costas del Mediterráneo, y, como hacemos habitualmente, me puse en contacto con un prestador turístico de calidad en el destino. Resultó ser la agencia www.flyantalya.com. La comunicación con ellos fue ágil, cordial y efectiva. Participaríamos en su prometedora excursión de buceo.

Nuestro hotel Puding Marina Residence estaba dentro del centro histórico, una zona amurallada de pequeñas callecitas en donde no pueden ingresar las vans, de modo que el punto de encuentro con la agencia era en el exterior de la muralla, al costadito de la Puerta de Adriano. Sí, una Puerta de Adriano como también la hay en Atenas (y se trata del mismo Adriano).

turquia_antalya_puerta_de_adriano

El transfer llegó puntual, emprendimos nuestro camino y fuimos recogiendo gente durante el recorrido, como es habitual. Finalmente llegamos al puerto en Kemer, unos 50 kms. al oeste de Antalya.

Allí abordamos la embarcación y al poco rato zarpamos. El día estaba particularmente bello, el mar a veces verde, a veces azul, se presentaba ideal.

Nos agruparon por idioma, por allí los que hablaban ruso o turco y por allí los que se manejaban en inglés. El personal del barco nos entregó unos formularios con una minuciosa encuesta sobre diversos aspectos de nuestra salud psicofísica.

Luego nos presentaron el equipamiento que iríamos a utilizar en las inmersiones, nos explicaron detalladamente cómo respirar, cómo hacer si nos ingresaba agua en la mascarilla y demás cuestiones prácticas, todas ellas muy importantes. Debajo del agua cada uno de estos detalles cuenta.

antalya_buceo_instrucciones_a_bordo

Otra lección fundamental fue la de cómo comunicarnos bajo el agua. Utilizaríamos un lenguaje de señas bien definidas para indicar que estamos bien, que necesitamos ayuda, que necesitamos salir del agua y otras pocas pero esenciales cuestiones.

Al término de estas explicaciones nos dividieron en grupos de cuatro integrantes y nos dirigimos hacia el punto desde el cual realizaríamos la primera inmersión. En el barco, los equipos estaban ya preparados para la acción.

antalya_buceo_equipos_a_bordo

Y por fin llegamos. El mar cristalino, una intrigante cueva y la costa rocosa conformaban un escenario ideal para el bautismo de buceo.

antalya_buceo_lugar_primera_inmersion_2_metros

Los instructores nos iban preparando cuidadosamente a bordo, agregando cinturones con peso, ajustándonos el equipamiento.

antalya_buceo_cinturon_con_pesas_padre_e_hijo

El grupo de excursionistas era más bien heterogéneo, aquí arriba se ve a un niño danés con su padre, a continuación una joven musulmana y, además, había unos pocos ingleses, canadienses, rusos y turcos. Y por supuesto estábamos nosotros.

antalya_buceo_mujer_musulmana

Y llegó el momento, estábamos listos para entrar al agua con nuestros equipos y nuestros básicos conocimientos recientemente adquiridos.

antalya_buceo_listos_para_inmersion

En esta primera parada, la inmersión se realizó en grupos de cuatro personas acompañadas por dos instructores, había poca profundidad, aproximadamente 2,5 mts.

Los instructores nos iban guiando paso a paso, iban controlando nuestro equipo, prestaban mucha atención a cada uno de nosotros.

Hicimos algunas pausas para tomar fotos y nos dieron un poco de alimento para atraer algunos peces.

La verdad es que todo resultó muy sencillo y sereno. ¡Podía respirar bajo el agua! 🙂

antalya_buceo_bautismo

Luego de esta aproximación, volvimos al barco y nos estaban esperando con el almuerzo: pescado, ensaladas, pan, arroz, fideos, todo muy rico y abundante.

A bordo ya nos mostraban las fotos y el video de cada grupo, todo se podía adquirir por un precio adicional no incluido en la excursión.

La navegación hasta el siguiente punto daba tiempo y oportunidad para relajarse, ya sea bajo techo en las mesas y bancos de la cubierta o al sol en la parte exterior de la embarcación. La música agradable, el paisaje perfecto sólo interrumpido por el paso de algunas aves ¡Y por un barco que se te cruza en tu camino!

antalya_buceo_correte_o_te_parto_al_medio

No, es un chiste, la foto es muy tendenciosa, no hubo ningún peligro 🙂

Y llegamos al segundo punto, aquí la cosa era más seria, los grupos serían sólo de dos personas y ¡nos sumergiríamos hasta 8 metros! Algo muy diferente a la actividad de ambientación que habíamos realizado un par de horas atrás.

antalya_buceo_lugar_inmersion_8_metros

A decir verdad, era algo desafiante, tal es así que la joven musulmana que les mostramos en la foto no logró realizar la inmersión, probaron varias veces, el instructor fue muy paciente y tolerante, pero al ver el profundo vacío la chica entró en pánico una y otra vez y no hubo caso de que pudiera continuar.

Debo decirles que aquí estuvo la verdadera experiencia de esta actividad, todo fue más relevante y profundo, literalmente. Ni bien entré al agua el instructor chequeó todos los elementos, ajustó correas, reguló presiones y verificó en qué estado me encontraba, todo de manera muy minuciosa y profesional. Una vez que consideró que estaba listo, me dejó flotando y se fue a buscar a mi compañero de grupo, quien fue sometido a la misma exhaustiva revisión.

Comenzamos a descender, un metro, dos metros, tres metros y de repente estábamos en otro mundo, con otros sonidos, otra gravedad, otros habitantes. Nuestro instructor, siempre atento a nosotros, nos iba haciendo apreciar las bellezas de ese mundo: distintos tipos de peces, grietas, unos moluscos que parecían una flor y se retraían rápidamente ante cualquier contacto… Esto veíamos y sentíamos mientras volábamos por ese mundo nuevo y ancestral a la vez.

Todo era fascinación hasta que vi rápidos movimientos de mi instructor. Me hace una seña, me pregunta si estoy bien como para quedarme esperando allí en el fondo, le digo que sí y lo veo ir rápidamente en busca de mi compañero de grupo que había ascendido inesperadamente. Luego supe que había tenido un poco de miedo y por eso trató de salir del agua, el instructor lo calmó y pudo proseguir con la experiencia. Al cabo de un par de minutos volvieron y continuamos.

Llegó el momento de descender aún más y el entorno seguía cambiando, fascinante. Yo estaba feliz, relajado y maravillado a la vez, todas eran sensaciones nuevas y serenamente estimulantes. Volar, eso parecía que hacíamos mientras nos impulsábamos con las patas de rana. Todo era fácil, daba la sensación de que pertenecíamos a ese medio como pertenecemos a la superficie, o quizás un poco más aún.

Íbamos manejando la presión de los oídos, el instructor iba monitoreando nuestro equipamiento y nuestro estado. Al mirar hacia arriba a través del mar transparente, se veía el casco del barco, las personas flotando en las cercanías y los rayos del sol, hermosos, siendo deformados al atravesar el agua y ser víctimas de su continuo movimiento.

Volver a la superficie fue sencillo, allí estaban esperándonos para asistir a quienes precisaban ayuda para lidiar con el equipo y volver a abordar la embarcación.

Creo que mi cara lo expresaba todo, sonrisas, excitación y serenidad a la vez. ¡Había tenido mi bautismo de buceo! Y había resultado una experiencia increíble, incluso mejor de lo que había imaginado.

Les cuento también que algunas personas que participaron de la excursión decidieron no bucear, simplemente disfrutaron del sol, de estar en el agua mientras se realizaban las inmersiones, de hacer snorkel con elementos que proveían en la excursión. En fin, también lo pasaron muy bien.

antalya_buceo_llegando_a_puerto

De regreso íbamos disfrutando de la música, alguna bebida, la belleza del paisaje con los cordones montañosos que acompañan la costa.

antalya_buceo_puerto

Y volvimos a puerto. Allí nos estaba esperando el mismo transfer que nos buscó por Antalya para llevarnos de regreso.

Conclusiones

El servicio de la agencia FlyAntalya.com fue más que adecuado, podríamos destacar su profesional asesoramiento, la comunicación ágil y sencilla en perfecto inglés, la información precisa para llegar al punto de encuentro, la puntualidad a la hora de buscarnos y un trato cordial y hospitaliario, como el que siempre nos han brindado las agencias de calidad de este hermoso país.

La experiencia en sí fue memorable, es un bautismo, algo que significa un antes y un después. Lo recomiendo vivamente a cualquier persona, obviamente salvo que tenga algún impedimento psicofísico que le impida realizarlo.

Además, como corresponde, tengo mi lindo y grande diploma de «bautismo de buceo» 🙂

 

También te podría gustar...

19 Respuestas

  1. luciano dice:

    Que experiencia inolvidable! !!. He tenido la suerte de bucear en algunos lugares increíbles y lo recomiendo totalmente. Sinceramente es otro mundo al que estamos acostumbrados.
    Y con respecto al porque de viajar, esta más que claro, viajamos para ser mas felices. Saludos y gracias x todo lo que hacen por todos nosottos

    • jlcota dice:

      Sí, fue realmente una experiencia muy especial. Ahora me «picó el bichito» y quiero repetirla. Saludos Luciano.

  2. Leonardo dice:

    Mi bautismo fué en el Lacar desde San Martin de los Andes en 2003. Hoy tengo unos 230 buceos (ya ni anoto) por todo el mundo. Vicio total

  3. natalia dice:

    Que Hermoso lugar,! Yo intente hacerlo en Arraial do cabo y me ahogue ,,me dio nauseas, en fin no pude.Fue mi esposo y la paso barbaro y yo me quede haciendo la plancha en el mar con el equipo , ja ja Saludos

    • jlcota dice:

      Sí, también se la pasa muy bien aunque uno no vaya a bucear. Habiéndolo experimentado, no puedo dejar de sugerirte que lo vuelvas a intentar 🙂

      Saludos

  4. natalia dice:

    Gracias ya vere, saludos!

  5. Alejandro dice:

    Es lo más! Hace rato que no buceo por problemas en el oido. He buceado en lugares maravillosos: Roatan, Utila y Guanaja en Honduras; Isla Mujeres y Cozumel en Mexico, pero lo más hermoso fue en Galápagos con tortugas, rayas y tiburones a mi alrededor. Ahora no puedo hacerlo hasta tanto me anime a hacer algo con mi oido. Pero entiendo la sensacion, Hay algo en el silencio, en adentrarte a un mundo ajeno al tuyo que fascina. Cuanta nostalgia…

  6. Daniel dice:

    Hola, soy instructor de buceo y he tenido la fortuna de viajar por muchísimos lugares alrededor del
    mundo y conocer sitios y operaciones. El buceo, además de apasionante, se caracteriza por la seguridad y, por lo que contás, no se han cumplido dichos estándares ya que un instructor no debe bajar con más de una persona, y muchísimo menos en una emergencia dejar a alguien solo debajo del agua comprometiendo su seguridad, ya que si tenías también algún problema, los comprometidos eran dos y ahí se complica mucho. Tener en cuenta estos detalles al momento de contratar, ya que el buceo es increíble, siempre que se cumplan todas las normas que permitan disfrutar en forma segura.

    • jlcota dice:

      Creo que tenés toda la razon, Daniel, si yo también hubiera tenido un problema la cosa se hubiera puesto fea.

      Gracias por la concienzuda observación ????

  7. SOL dice:

    Hola chicos! yo soy buzo pero mi marido no y quiero que tenga su bautismo.. en las islas turcas!!! lo convencí gracias a ello, jaj!! tienen idea si en ese mismo tour llevan buzos para descender mas? Gracias!!!! estaremos burbujeando en octubre de este año!

    • jlcota dice:

      Hola, Sol,

      Ese tour era más orientado a lo básico, más bien turístico, estuvo muy bien para lo que yo quería, pero habría que buscar una opción más especializada si querés ir un poco «más allá».

      Saludos

  8. SOL dice:

    OK, y te acordas el nombre de la operadora de buceo? desde el link que figura no lo encuentro!!

    • jlcota dice:

      Ohh, te debo la info, nosotros fuimos invitados por la agencia, pero si les preguntás seguro te pasan info, quizás tiene algo armado para buzos.

      Saludos

Dejá un comentario