¿Ajustado con el presupuesto del viaje? Te damos algunas ideas

En el post ¿Cuánto dinero necesito para viajar a Europa? El desafío del presupuesto cerramos prometiendo dar algunas respuestas para no dejarse vencer por el desafío presupuestario de un viaje a Europa.

Como explicábamos en ese post, hay muchos tipos de viajero y, consecuentemente, formas diversas de gastar y distribuir el dinero. En los comentarios de los lectores pueden ver ideas, experiencias y declaraciones de principios muy interesantes.

De la misma manera, no todas las propuestas de este post podrán ser aplicadas por igual por los viajeros, algunos reirán frente a ciertos relatos y otros tomarán nota para empezar a buscar lo mismo. No se preocupen, vamos a dar ideas para todos que son válidas para cualquier lugar del mundo.

Vamos con la lista en orden creciente de complejidad y esfuerzo.

Promociones y consejos

Una primera manera de conseguir buenos precios y ofertas es siguiendo a InfoViajera y/u otros blogs de viajes. Diariamente aparecen tarifas con descuento, beneficios y hasta errores que los viajeros atentos pueden aprovechar.

Destacamos dos interesantes y siempre vigentes:

Couchsurfing

Hay mucha gente copada en el mundo que es capaz de abrirte las puertas de su casa para que duermas en ella y no pedirte dinero a cambio. Ese universo se llama Couchsurfing y te contamos nuestras experiencias y su funcionamiento acá: Couchsurfing: la magia de los sillones gratis

Un poco menos sencillo que aprovechar un descuento, CS es una experiencia de intercambio entre personas.

Lograr que alguien nos invite de viaje

En muchos casos pagar para uno es casi lo mismo que pagar para dos. Hay muchos viajeros a los que no les gusta la soledad y quieren compañía, familias que quieren viajar con todos sus miembros y muchas otras circunstancias.

Sea el caso que sea, lograr que alguien nos lleve sin tener que pagar nada (o casi nada) exige ser, o al menos aparentar ser, un buen compañero de viaje.

Saber hacer algo y ofrecerlo a cambio de comida o alojamiento

Esta propuesta consiste básicamente en trabajar por períodos. La principal complicación es lograr que el restaurant, hostel o establecimiento te preste atención y se interese por tu propuesta, pero no es imposible.

Personalmente, di recitales a cambio de alojamiento en Berlín, Munich, París y Londres y, en una ocasión, trabajé en la cocina de un hostel feo en Praga para sumar unas noches más en la ciudad. Voy a contar la última anécdota que es la más bizarra e interesante, principalmente porque terminó mal.

El hostel nos había dado dos noches «gratis» por dar un pequeño concierto y, cuando les pedimos quedarnos un poco más, nos dijeron que podíamos hacerlo si nos encargábamos dos noches de hacer la barbacoa. ¿En qué consistía la labor? En cocinar una especie de chorizos de dudosa procedencia en un horno eléctrico y servirlos a los huéspedes en la terraza.

Chorizos de dudosa procedencia, Praga.

Hasta ahí más o menos íbamos bien, pero la cosa se empezó a complicar cuando después de tres horas de trabajo nos ordenaron en muy mal tono que juntemos, lavemos y sequemos los platos de todo el escuadrón, mínimo una horita más. Intentamos explicarle al «encargado» que ya nos parecía mucho y que nuestra tarea asignada era «hacer la barbacoa», no servirla y limpiar todo el hostel después. Obtuvimos respuestas desagradables y afectadas por el alcohol y terminamos negándonos. Al día siguiente la dueña, que casualmente era la tía del encargado borracho, nos dijo que pagábamos las dos noches o nos íbamos porque no habíamos hecho bien nuestro trabajo. No escuchó nuestras razones y terminamos pagando para no tener que movernos de ahí. Lo gracioso fue que descubrimos que el hostel era super barato y que no valía la pena perder tres horas de vida viajera por ahorrarnos algunas coronas checas.

En este caso, el trato salió bastante mal, pero las experiencias haciendo música en hostels siempre fueron muy favorables en lo económico y artístico.

Tocar en la calle

Esta es una de mis maneras favoritas de subsistir estando de viaje y requiere un nivel de esfuerzo alto: saber tocar un instrumento, tener una propuesta interesante, andar de viaje con los instrumentos al hombro, encontrar el lugar correcto y que no te eche la policía, dedicar horas en las que podrías estar paseando a «trabajar».

Recital de Tercio Macabro en Trafalgar Square, Londres.

A pesar de esto, la gratificación de ser escuchado por personas de muchos lados del mundo y, encima, ganar dinero por eso es inexplicable.

Una de nuestras aventuras: Tocando en las calles de Praga (hasta que llegó la policía)

Tener un blog de viajes

Esta es mi otra favorita, cabeza a cabeza con hacer música, y es la que más esfuerzo requiere. No alcanza con comprar un dominio y publicar nuestras aventuras de vez en cuando, no. Para que un proveedor turístico se interese en tu blog y te dé algo a cambio de un artículo hace falta tener buen contenido, visibilidad, buena cantidad de visitas y propuestas interesantes, es decir trabajo diario y constante. En muchas ocasiones, hay que sacrificar horas de viaje para sentarte a escribir y publicar.

Personalmente me resulta una experiencia magnífica y nunca sufrí tomando una cerveza en algún lugar lejano mientras escribía sobre una actividad, alojamiento o propuesta vivida horas antes.

 

¿Y vos qué tips de ahorro en viajes tenés? Compartilos acá 🙂

 

También te podría gustar...

31 Respuestas

  1. Mónica dice:

    Uy qué mal con los checos jaja pero qué interesante tocar a cambio de hospedaje, me encantó. Hace poco estuve en Bologna, los fines de semana toda el área céntrica e histórica se hace peatonal y se ven músicos de todos los estilos tocando en distintos sectores, sin superponerse los sonidos, así que ya sabés si van por allá.

  2. Starla dice:

    Mi tip de viaje no sé si le sirve a otros, pero yo prefiero ahorrar en comida, prefiero un mejor hotel y hacer paseos, excursiones, recorridas, etc. pero siempre antes del viaje, me fijo la ubicación del hotel y la cercania de lugares para comer a menos precio. Yo sé que a otros les encanta más darse gustos culinarios en los viajes, a mi no me llama tanto eso la atención, voy más a las experiencias de ver y estar en lugares, más que la comida.

  3. Andrea dice:

    Yo también ahorro en comidas, aprovecho hospedaje con desayuno para hacerme un sandwich y alguna fruta, seria un almuerzo liviano. Sino compro en los super cercanos fiambre y frutas, también vino porqué no!! Pero disfruto de caminar, hacer excursiones y visitar museos.

    • jlcota dice:

      El problema nuestro es que nos gusta TODO eso junto: caminar, visitar museos, los desayunos, los sanguchitos armados con compras en un súper, el vino… ¡Y la lista no termina más! 🙂

      • Starla dice:

        jaja, pero pasa que no sé tocar de manera decente ningún instrumento, como para dar un concierto a donde de lugar y juntar unas rupias (o la moneda que corresponda) para mejorar la estadía. A falta de ello, se ahorra en comida! Esto no implica pasar hambre ni nada asi, pero si en elegir opciones más frugales o a acudir al super para los tentempié o armarse sandwiches para ir las excursiones.

      • adrián dice:

        Tal cual, una cosa no quita la otra.
        Se puede comer rico y típico comprando en un super a precios económicos y cada tanto darse un gusto en algún restaurante o bar a precios aceptables (tampoco de lujo).
        Y también recorrer, pagar entradas en museos y demás atracciones. Siempre evaluando si conviene. A veces te cobran valores excesivos por algo que no lo vale.
        Del equilibrio de todo esto, sale la posibilidad de hacer varios viajes por año, y conocer un montón.

        • Charlie dice:

          Disiento en comer tipico comprando solo en supermercados. Mas alla de los productos, la preparacion de los platos tipicos es lo que hace la diferencia, por mas que me den todos los productos no sabria como prepararlos.
          Pero como bien decis, el equilibrio es lo mejor!

  4. Enzo dice:

    La modalidad de ahorro creo que va de la mano del tipo de viajero que es uno y si la cosa uno la hace en solitario o de a dos.

    En mi caso siempre han sido viajes de dos personas y considero que el alojamiento es algo en lo que no merece la pena ahorrar. Teniendo en cuenta que un hostel puede valer unos 20€ aprox, para dos es 40€, y en determinadas ciudades, como Roma, por 50€ uno puede tener una habitación doble en un 3 estrellas (aprovecho para recomendar el hotel Re Di Roma sin la más mínima duda) con un desayuno excelente.

    Comida? Si se quiere ahorrar: alojarse en depto. El ahorro para dos en un viaje de 3 semanas puede ser de unos 300 a 400 euros aprox si no se cena nunca afuera. El almuerzo lo descarto porque a esa hora uno suele estar paseando no siempre cerca del lugar de alojamiento.

    Paseos? Free walking tours son una opción interesante. Compra anticipada de entradas online.

    Movilidad? Evitar la improvisación que nos obligue a tomar un taxi; no sacar vuelos low cost con horarios de madrugada. Buscar un alojamiento cerca de una estación de metro o transporte público, bien conectado. O bien si se va en auto, un lugar donde se pueda estacionar gratis en las inmediaciones. Depende del país donde uno vaya, el auto de a 2 personas ya se amortiza muy bien y permite llegar a puntos aislados ahorrando mucho tiempo.

    Compras? Buscar outlets.

    En fin, es muy personal el tema del ahorro. Yo por ejemplo prefiero gastarme la guita en alquilar un auto de alta gama y no gastar €18 en subir a la torre de Pisa.

    Saludos.

    • jlcota dice:

      Buen aporte Enzo, vamos comprobando lo que ya sabíamos, algunos ponen en primer lugar lo gastronómico, otros los museos, otros las compras, otros los autos, otros cosas que no se pueden contar… en fin, es lo lindo de la diversidad 🙂

    • FLP dice:

      Lo De la Torre de Pisa era una estafa. Cuando estuve no lo podía creer. Totalmente indignado. Lo mismo con las pseudo-atracciones de Barcelona

      • Starla dice:

        cuenten por qué es una estafa. Imagino que es porque no hay mucho para hacer allí.

        • FLP dice:

          El precio es una exageración para simplemente subir 300 escalones en caracol. Nada más que eso, porque el campañario no ofrece otra cosa. Es mucho más útil comprar un libro sobre cómo estabilizaron la Torre que tirar el dinero subiendo a ella

  5. leda dice:

    Hotel Re Di Roma
    ¡En 2015, este alojamiento fue uno de los más reservados en Roma!
    Hotel Re Di Roma hotel de 3 estrellas Este alojamiento ha aceptado formar parte de nuestro Programa de Alojamientos Preferentes que agrupa a alojamientos que destacan gracias a su excelente servicio y relación calidad-precio con precios competitivos. La participación en este programa implica cumplir con una serie de requisitos específicos y tiene en cuenta la opinión de clientes anteriores.
    San Giovanni, Roma – Cerca del metro
    Hay 5 personas mirando en este momento
    Reservado 19 veces hoy
    Última reserva: hace 1 hora
    Fabuloso 8,6
    1.593 comentarios
    Precio para 2 noches
    Máx. personas: 2
    Habitación Doble Puedes cancelar más tarde, así que hazte hoy con el mejor precio.
    Muy solicitado. ¡Solo quedan 2 habitaciones en nuestra página!
    $ 33.494
    Desayuno incluido
    Cancelación GRATIS. Sin pago por adelantado.
    Elige habitación
    todo muy bien pero un poco caro el hotel re di, por lo visto no sale 50 euros,saludos.

    • Enzo dice:

      No sé que búsqueda habrás hecho pero si buscás habitación para esta misma noche te sale a 49€ en booking.

  6. Ana dice:

    En algunos destinos, ahorramos tratando de organizar las visitas en función de sus días de tarifa reducida o gratis. No es sencillo. Europa suele ser los primeros domingos de mes. Pero, por ejemplo New York, tiene la mayoría de sus museos con tarifa reducida un día de la semana (o «pague lo que pueda»), con lo cual en una estancia de una semana o más podes recorrerlos todos sin gastar

  7. Cuando estuve en México ahorre más que nada en comida, el alojamiento no era opción porque tengo movilidad reducida y eso me impone un buen lugar de descanso. Lo que hacía básicamente era charlar con la gente del hotel, sobre todo con la de servicio y ver dónde comía el común de la gente trabajadora, fondas, bodegones, en puestos callejeros. Encontré algunos lugares donde la comida era digna del mejor restaurante de la ciudad y gaste solo $MX 50.. con bebida incluída. También tuve en cuenta al elegir hotel que estuviese ubicado cerca del centro o con buenas conexiones de transporte público. Otra cosa que me ayudó para las visitas a museos u otras atracciones turísticas fue el hecho de tener certificado de discapacidad ( por lo general era gratis o muy bajo precio) , con esto tambien conseguía algunos descuentos en transporte interurbano para visitar lugares cercanos a dónde me alojaba… Pero tanto en comida como en lugares para visitar o ciudades para conocer o espectáculos lo mejor fue la recomendación de la gente , entablar una relación empática con los mexicanos es muy fácil y si lo logras te van a ayudar para que disfrutes lo máximo posible su país sin gastar de más…

    • Cintia C. dice:

      Muy buenas recomendaciones e información, Gaby, los locales buena onda son lo más 🙂 Si tenés restaurantes favoritos en la zona de la Riviera Maya y el DF, pasanos data que en noviembre vamos a andar por allá.

      Saludos.

  8. En Tulum pare en un hotel con cocina así mayormente me arreglaba comprando en el supermercado pero fui una noche a cenar a un local a la calle (cocina adentro del local use come afuera) que por la pinta no das un centavo pero como unas enchiladas de pollo con mole negro casero ((el dueño lo hace cada martes) absolutamente exquisitas por cincuenta mexicanos incluido un vaso grande de agua de Jamaica y limón. Se llama antojitos mexicanos y está sobre la avenida principal por a unas dos o tres cuadras de la terminal de ADO (en sentido contrario a la playa) mesa de lata, mantel de plástico pero la atención personal del dueño (José si mal no recuerdo) que me explico cómo se hacía el famoso mole y otras recetas típicas más el exquisito sabor hizo que valiera la pena ir. También fui a un restaurante italiano frente a ADO muy rico y buenos precios. En los puestos callejeros en los alrededores del la plaza del ayuntamiento también probé tacos, burritos y quesadillas muy buenas, y no dejes de probar las marquesitas (postre) con cajeta (dulce de leche) y queso, helados de chocolate picante, de limón con albahaca, y cosas así… Todos en locales chiquitos sobre la avenida y puestos callejeros. En Cancún solo estuve dos días,uno para hacer la excursión a Chichén Itzá y otro a Isla Mujeres, ambos con comida incluída… Noviembre es muy buena época para ir a la Riviera Maya porque ya pasó la época de lluvias… Suerte!!!

  9. Vanesaa dice:

    Buenas a todos! Yo saqué mis vacaciones para el mes próximo por Groupon, un complejo con piscina, desayuno y cena en Piriapolis, Uruguay y lo mejor que lo pagué en 12 cuotas sin interés con la tarjeta de mercado pago del Banco Patagonia! Si no la tienen saquenla, tienen 12 cuotas sin interés en todos los sitios donde acepten mercado pago. Hay que ahorrar como sea! esta caro para viajar pero siempre se puede lograr algún ahorro! Saludos y buenos viajes a todos!

  10. vaticanecumenismRuth dice:

    Hola dime se puede viajar por 15 días a dos o tres ciudades con 20 mil pesos argentinos, o sea alojarse, comer, mas bien comprar en super antes que cenar? Mi idea es moverme con ese presupuesto en Roma-Berlin y Londres si se puede, pero con Roma Berlin me conformo. Saludos!

Dejá un comentario