No es pizza, es la Pinsa Romana

Volvíamos de un viaje por Europa y Asia y acomodamos las conexiones de los vuelos para disponer de 14 horas en Roma, o sea, en lugar de esperar 3 o 4 horas en el aeropuerto preferimos alargar esa conexión y salir a pasear varias horas por la Città Eterna.

Confesamos que nos sentimos un poco en casa en la milenaria Roma. Haríamos un paseo relajado, sin el estrés natural de quien visita por primera vez la ciudad, no teníamos intención de “ver todo”, sólo queríamos saborear lentamente unos agradables paseos y repetir con más tranquilidad algunos caminos ya transitados.

Uno de los puntos que queríamos visitar era la Ciudad del Vaticano. Tomamos la línea roja del austero metro romano y descendimos en la estación Ottaviano, allí comenzamos la caminata hacia la Piazza San Pietro. A pesar de tratarse de un recorrido breve nos fuimos deteniendo en varios puntos y de repente nos dimos cuenta de que bien podría ser la hora del almuerzo, así que comenzaba la tarea de elegir una opción gastronómica dentro del amplio y fascinante espectro de la gastronomía romana…

Ya cerca de la Piazza San Pietro, sobre una de las callecitas laterales, vimos un pequeño lugar que nos llamó la atención, con mucho esmero ofrecían Pinsa, sí, Pinsa, sin la doble “z”. No se trataba de Pizza, sino de algo diferente.

Rápidamente capturó nuestra atención, se trataba de un establecimiento pequeño muy bien ambientado que parecía más romano que la Roma misma. Profundizando la mirada vimos que lo que elaboraban no sólo era Pinsa, era Pinsa Romana.

Bueno, pero ¿qué es la Pinsa? Utilizaremos la definición que encontramos en el pizarrón de esta auténtica Pinsería:

De la antigua Roma, la Pinsa, focaccia de grano antiguo, se ha tornado muy digerible con una mezcla de granos muy proteica, harina de arroz y harina de soja. Todo OGM free y con un tiempo de levado de 48 a 72 horas.

Una vez dentro del establecimiento nos encontramos varias opciones de Pinsa para elegir, todas ellas crudas, parecían estar en exhibición. Y de algún modo lo estaban, la idea es que uno elige la que quiere y la cocinan en el momento, así se veían:

Elegimos una bien cargadita con panceta, tomates, albahaca y al cabo de un rato la recibimos recién salida del horno, miren:

La vista fue la primera en darse cuenta de que se trataba de algo distinto, especial; luego el olfato hizo lo propio, los aromas iban anticipando una experiencia gastronómica auténtica; luego brevemente el tacto pudo sopesar la novedosa masa y finalmente el gusto lo comprobó todo. Se trataba de algo diferente, una masa muy liviana; los ingredientes sabrosos, combinados de sabia manera, regalaban sabores intensos y ligeros a la vez. Ese día de julio me quedó marcado: ¡Fue mi bautismo de Pinsa!

Había muchas otras opciones menos “chanchas” con más presencia de verduras, como por ejemplo:

Nos dimos un espacio para la charla con el “Pinsero”, fue muy amable e informativo, aquí resumimos algunos puntos clave:

  • Elegís la pinsa y te la cocinan en el momento
  • No usan ningún tipo de grasa animal en la masa, lo cual la convierte en una buena opción para vegetarianos
  • Lleva un largo proceso artesanal que implica de 48 a 72 hs de levado
  • Utilizan ingredientes orgánicos y, en muchos casos, DOC (Denominación de Origen Controlada). Esto determina que un producto es único e inimitable en el sabor, gusto y color en determinada zona productiva
  • Utilizan sólo ingredientes estacionales

Y como si esto fuera poco, el precio es más que razonable teniendo en cuenta que estábamos a escasos metros del Vaticano en plena temporada alta. Ninguna Pinsa llegaba a costar EUR 5, miren la lista de precios:

Antes de publicar este artículo entramos en contacto con la gente de la pinsería y les propusimos que nos contaran más acerca de la pinsa, aceptaron de buen gusto y esto fue lo que nos dijeron:

La Pinsa romana es un producto relativamente joven si la comparamos con la más conocida “pizza”.

Nace a fines de los años noventa del siglo XX y retoma importantes características de la focaccia de cereales en uso en la antigua Roma, así como su forma y tamaño.

El término “Pinsa” de hecho proviene del latín “pinsere” che significa alargar, de forma oval; en Ostia Antica (el antiguo puerto de Roma) no era difícil encontrar panaderos en la calle que preparaban estas focaccias sobre la piedra, tal como lo hacemos ahora.

Las harinas que utilizamos son naturalmente distintas gracias al descubrimiento de la soja y a la introducción del arroz en la masa, con las cuales se logra una masa más aireada y mantienen más agua que las harinas de grano 00.

Todo lo que somos lo debemos en parte a los antiguos romanos que han sabido ver centenas de años hacia adelante de su propio tiempo. ¡Nosotros sólo hemos recogido su herencia!

Para los amantes de la lengua de Dante aquí les dejamos la versión en Italiano con un pequeño plus sobre una particularidad del uso del italiano en Roma:

La Pinsa romana è un prodotto relativamente giovane se la mettiamo al confronto della più conosciuta “pizza”!
Nasce alla fine degli anni novanta del XX secolo e riprende importanti caratteristiche della focaccia di cereali in uso nell’antica Roma come la forma è la grandezza!
Il termine “Pinsa” infatti proviene dal latino “pinsere” che significa allungare, di forma ovale; ad Ostia antica (l’antico porto di Roma) non era difficile trovare fornai da strada preparare queste focacce di cereali cotte sulla pietra di fronte ai clienti, proprio come avviene oggi.
Le farine che utilizziamo oggi sono naturalmente diverse grazie alla scoperta della soia e l’introduzione del riso negli impasti, che conferiscono più aerosità alla pasta e trattengono più acqua rispetto a farine di grano 00.
Tutto ciò che siamo lo dobbiamo in parte agli antichi romani che hanno saputo vedere centinaia di anni avanti al loro tempo, noi abbiamo solo raccolto la loro eredità!

Il nome Pinsa ‘Mpó invece è una storpiatura dell ‘esclamazione “pensa un pó”! Il nome Pinsa è molto simile al verbo pensare e dato che a Roma abbiamo l’abitudine di troncare le parole troppo lunghe ( poco diventa ‘mpó, facciamo diventa famo…) abbiamo pensato di “romanizzare” ancora di più il locale con il nome di “Pinsa ‘Mpó”!

Post relacionados:

 

También te puede gustar

25 Respuestas

  1. Uy que rica debe ser!! La voy a buscar para probarla cuando viaje a Roma en unas semanas!! Excelente dato!! Saludos

  2. Erica dice:

    Ya me lo agendé! En menos de un mes estaré x allí 🙂

  3. Natalia dice:

    Que rico post!😂🍕🍕🍕

  4. Christian dice:

    Que buen dato!
    Ya guardado entre mis favoritos de mi mapa de Roma

  5. Susana dice:

    que rico!!!!!! y yo que ando vegetariana por estos tiempos!!!! ya me lo agendo para la proxima visita a Roma!!!! saludos!!!!

  6. adrián dice:

    Deliciosa nota!!!
    Me encantó “otras opciones menos chanchas”. Yo también hubiera elegido la de panceta.
    Gracias por la nota, casi podían sentirse los aromas.
    Saludos

  7. Cechulina dice:

    Amo ese lugar!!!! Fui hace un par de años, cuando se llamaba Pizza rustica ai Gracchi. Una delicia, y el dueño Alessio es un genio total! Muy recomendado!!!!!

  8. LOli Romero dice:

    Solo falta que pongan la dirección, en unas semanas estaremos x ahí !!!! Gracias !!!

  9. Ana dice:

    Gracias por el dato culinario, chicos! Desde ya queda incluída en la carpeta de buenos consejos para este mes de febrero, con breve pasada por Roma…! 🙂

    Les devuelvo otra buena sugerencia, si bien no es tan innovadora como lo de la pinsa. Pero muy cerca de la estación de metro Ottaviano hay una pequeña trattoria -a la que siempre que es posible, vuelvo- que se llama “Dino e Toni”, dos hermanos super particulares que tienen un humor increíble y viven a los gritos exultantes. Con ellos trabaja también un coterráneo nuestro, pergaminense, que se llama Amadeo y que se alegra muchísimo cada vez que llega un comensal argentino. Le hará seguramente probar algunas de las especialidades que siempre anda experimentando (como una grappita buenísima de cierre del almuerzo; ah, porque sólo trabajan hasta las 16 hs) o una granita con sabor exclusivo.

    Pero este restaurante tiene dos clásicos. Uno son los spaghetti alla carbonara (sin palabras!) y el otro los carciofi alla giudia o alcauciles a la judía, ambos platos típicos romanos.

    Espero que ustedes, o algún bloguero entusiasta, se anime en algún paseo a pasar por allá.
    Abrazo a los tres!
    Ana.

  10. Xervix dice:

    Hola viajeros. En Julio voy a Italia con la familia,últimas millas Smiles 3×1 más “bonus de la app” que nostalgia, y una de nuestras preocupaciones es buscar alimentos sin gluten para mi esposa que es celiaca. Por lo que comentan la Pinsa es de harinas de arroz y soja podrían confirmarme con los dueños si es “senza glutene “. Mil gracias

    • jlcota dice:

      Hola, Xervix, no es completamente sin gluten, lo charlamos con la gente de allí porque mi señora también es celíaca. No obstante, ellos preparan unas ensaladas frescas que son un manjar.

      También muchos restaurantes en Italia tienen opciones sin gluten.

      Saludos

  11. luciana dice:

    que buena información, voy a tomar nota ya que pronto voy a andar por roma. muy util !
    saludos.
    Lu

  12. Maria dice:

    Gracias por el dato y las Pinsas se ven super tentadoras. Solo me quedó una duda y fue en el primer párrafo donde mencionas que alargaste la conexion de 3 ó 4 a 14 hs. ¿Como hiciste ésto?

    • jlcota dice:

      Hola, María, simplemente al emitir el pasaje elegí esa alternativa en lugar de otra que hubiera parecido más razonable, es decir en lugar de una conexión corta. Saludos.

  13. uhhh, lo tengo que anotar para la próxima. Roma tiene ese “no se que, que que se yo” que me encanta..un aire distinto.
    Saludos!

  14. Ann dice:

    Agendado!!! En Junio andaré por ahi!

  15. Xervix dice:

    Gracias JL entonces tendrá que acompañarnos con una ensalada, ya está acostumbrada pobre.
    Ya que tu esposa también es celiaca sería bueno que puedas abrir un post para que subamos lugares y recomendaciones de donde conseguir comida sin gluten en el exterior ya que como sabrás a veces se hace complicado y creo que cada ves es mas la gente que por celiaquia o intolerancia como alimentos sin TACC.
    Abrazo y gracias

    • jlcota dice:

      Es una buena idea Xervix, hace tiempo está pensado pero por una u otra cosa todavía no lo hemos hecho.

      Saludos

Dejá un comentario