Sintiendo lo que un ciego al andar en bicicleta en Rosario

Andábamos por Rosario en enero, ya en nuestro último día en la ciudad, y decidimos visitar el paseo costero cercano al Monumento Nacional a la Bandera.

Era un hermoso día de verano, salimos caminando del Hotel Esplendor Savoy en donde estábamos alojados, tomamos primero la Av. San Martín, luego la calle Urquiza y, mientras íbamos disfrutando de la arquitectura y los detalles urbanos de la ciudad, nos acercábamos a la costa.

Con la mirada de quien tiene el tiempo porque anda recorriendo en modo turista, nos deteníamos a admirar tal edificio, tal barcito y hasta nos deteníamos en los muchos y diversos grafitis rosarinos, por ejemplo este que nos llamó la atención:

Pero me estoy yendo por la ramas, el post trata de otra cosa: de acercarnos a experimentar lo que siente una persona no vidente al andar en bicicleta.

Llegando ya al paseo costero, nos encontramos con un puesto que ordenaba “Viví la experiencia de un paseo a ciegas”. Nos acercamos a charlar con los chicos que allí estaban y nos contaron que se trataba de un proyecto ciudadano, no lucrativo, organizado por ARDEC (Asociación Rosarina de Deportes para Ciegos) en alianza con el IUGR (Instituto Universitario del Gran Rosario) y la colaboración de empresas y personas. Su objetivo es promover la actividad física inclusiva (personas con discapacidad y personas sin discapacidad) mediante el uso de las bicicletas tándem.

Éramos dos personas, así que el plan sonaba interesante. Nos acercamos, nos informaron los detalles del programa, nos entregaron una bicicleta doble y un antifaz para taparnos los ojos. Claro que quien debía taparse los ojos era el que iba atrás, no el que conducía 🙂

Me tocó ir primero en la parte de atrás, ser el “ciego”, me puse el antifaz y, además, cerré bien los ojos. La primera sensación fue que me iba a caer, me parecía que la bicicleta se bamboleaba excesivamente de un lado a otro ¡y ni hablar de cuando doblaba! Estaba seguro de que nos caeríamos. Pasadas unas cuadras, fui acostumbrándome y puede experimentar otras sensaciones, el roce del viento sobre la piel, el calorcito del sol rosarino de enero, la repentina oscuridad y descenso de la temperatura al pasar por un túnel. En cuanto a los sonidos, el mundo parecía más “rico”, parecía haber más pajaritos, más risas de niños que jugaban allí cerca, algún lejano bocinazo, todo estaba mucho más presente que de costumbre.

Luego, fue mi turno de intercambiar los roles, recién allí fue cuando mi compañero comprendió y experimentó en carne propia la sensación de caerse que yo le relataba al principio.

Al llegar devolvimos la bici y nos ofrecieron llenar una ficha en la cual nos pedían que describamos nuestras sensaciones y reflexiones sobre la experiencia.

Una vez más, viajar nos acerca a nuevas vivencias y percepciones y nos ayuda a desarrollar empatía hacia otras personas, en este caso hacia los no videntes.

Esta actividad se desarrolla los domingos de 9 a 12:30 hs en la Calle Recreativa Rosario y el puesto está ubicado en Laprida y Av. Belgrano. Es gratuita, sólo es preciso dejar el DNI mientras se utiliza la bicicleta.

Post relacionados:

 

También te podría gustar...

12 Respuestas

  1. cel dice:

    por estas cosas amo mi ciudad

  2. Gustavo dice:

    Muy buena nota!!

  3. Natalia dice:

    Que linda experiencia!!!

  4. Luis dice:

    Excelente Nota, somos de ARDEC (Asociación Rosarina de Deportes para Ciegos), la nota nos llegó a través de un amigo que está suscrito a esta pagina.
    Estamos muy agradecidos por tus comentarios y fue muy bien recibida por todos los trabajan en este espacio, las sensaciones que tuviste son las que deseamos transmitir a todos los que se acercan a vivir esta experiencia. Nuevamente gracias y cuando vuelvas a rosario no dejes de visitarnos.
    Luis
    ARDEC
    Email: [email protected]
    Facebook: Ardec Rosario

  5. Alan dice:

    Buen día Jorge

    Desde hace unos meses los leo siempre y nunca comenté. Gracias a ustedes, éste fin de semana largo que me fui a Rosario pude realizar el paseo y fué una experiencia muy linda y concientizadora. Si no fuera por la información que nos brindan seguramente me lo hubiera perdido, ya que programé el domingo para hacer la actividad sabiendo de antemano el día/horario, prácticamente no hay difusión de la misma.
    Gracias por éste aporte en particular y por los que nos hacen día a día.

    Saludos!

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.