Turismo aventura en Salta: Trekking por la Cuesta del Obispo

En el feriado extra largo de Semana Santa nos fuimos para Salta. Era la primera vez que visitábamos este destino desde que iniciamos el blog, de modo que con este post inauguramos los relatos de viajes sobre esta hermosa provincia del norte argentino.

Francisco de MTB Aventura Salta, quién además de ser titular de esta agencia rankeada como Nº1 en actividades al aire libre en Salta según TripAdvisor es lector del blog, se enteró de nuestros planes y nos invitó a sumarnos a una de sus actividades. Nos pasó la página de la agencia, su Facebook y su Instagram para que viéramos un poco lo que hacen y que pudiéramos elegir una actividad. Nos decidimos por una de día completo, el Trekking Cuesta del Obispo.

Era nuestro primer día en Salta, nos levantamos tempranito, y a las 7am, tal como habíamos coordinado, pasó Nacho de la agencia a buscarnos por el céntrico departamento que habíamos alquilado a través de Airbnb. Luego fuimos a buscar a otra pareja que se sumaría a la aventura y al rato ya estábamos los cinco a bordo de la camioneta rumbo a la Cuesta de Obispo.

Antes de salir de la ciudad, pasamos por «El Kokero» donde Nacho paró a comprar las hojas de coca que nos ayudarían a prevenir los posibles efectos del apunamiento. Más adelante les contaremos sobre el acuyico y nuestra experiencia con la coca.

Emprendimos el viaje hacia el sur disfrutando del cambiante paisaje, las explicaciones de Nacho y la charla animada con el grupo, al rato paramos en una estación de servicios como para ir al baño y realizar alguna compra de último momento en el pueblo «El Carril» y, luego, continuamos en dirección sudoeste hacia la Cuesta del Obispo.

En el camino hicimos algunas paradas para apreciar la naturaleza en la que estábamos por adentrarnos, una de ellas en un punto cualquiera de la ruta, otra en un parador en el que había algunos servicios y la última en un mirador desde el que se aprecia un impresionante paisaje y en el que hay puestos de artesanos y productores locales.

Veamos algunas imágenes:

Paisaje salteño camino a la Cuesta del Obispo

Carteles indicadores en ruta hacia la Cuesta del Obispo

Tortillas rellenas con queso en parador en el camino y perrito friolento debajo

Nos llamó positivamente la atención el uso de la energía solar en varias pequeñas propiedades que encontramos a lo largo de esta ruta. Según nos dijeron, el gobierno estimula su utilización y facilita los medios para que cuenten con el equipamiento.

No podía faltar la llama en este paisaje salteño

Ya en el último parador, la vista era más impactante. Miren en la siguiente imagen el mar de nubes entre las montañas, los caminos, la van, pequeña, circulando por allí abajo…

Quesos de elaboración artesanal en el mirador de la Cuesta del Obispo

Bajándonos de la camioneta y comenzando el trekking en la naturaleza

Como habrán notado, hasta el momento íbamos viendo civilización, gente, puestos, artesanos, pues bien, llegó el momento de dejar todo eso atrás. Ingresamos por un paso de servidumbre a través del Parque Nacional Los Cardones que nos llevaría a la finca de 6.000 hectáreas, el escenario de nuestra aventura.

Allí cargamos nuestras mochilas, Nacho nos ofreció unos bastones de trekking, se aseguró de que contáramos con todo lo necesario y dejamos la camioneta, que era un poco como dejar allí la civilización.

Un enorme saltamontes estaba allí, nos miraba, como inquiriendo qué es lo que íbamos a hacer.

Abrimos la tranquera y formalizamos de hecho nuestro ingreso a la deshabitada finca.

Dentro todo era inmensidad, serenidad, desniveles, inmensos colchones de nubes.

La caminata inicia a una altitud de casi 3.200 metros sobre el nivel del mar, comenzábamos descendiendo, Nacho nos avisó que íbamos a notar esta diferencia de altura a la vuelta.

Aprendimos a hacer el Acuyico, que consiste en tomar un puñadito de hojas de coca, cortarles los cabitos y acomodarlo entre el cachete y los dientes, se supone que esto tiene varios efectos positivos, uno de ellos es reducir los efectos de la altura, conocidos como apunamiento.

Mientras descendíamos, nos íbamos conectando con el entorno y uno de sus elementos era la presencia de caballos.

Muy a lo lejos, podíamos admirar los cóndores, algunos volando y otros posados sobre grandes piedras.

Miren qué belleza la de este entorno natural.

Una vez que descendimos llegamos a una casa abandonada que la gente de MTB Aventura Salta está acondicionando para utilizar como refugio. Nos contaron sobre los trekkings de dos días en los cuales pasan allí la noche y un baqueano viene a preparar un corderito y no faltan ni el cielo estrellado ni los buenos vinos salteños (lo anotamos bien bien para la próxima).

Allí descansamos un poco, tomamos café, bizcochitos, compartimos unas lindas charlas y aprovechamos para ir al baño.

Al cabo de un rato, continuamos la caminata y seguimos descubriendo distintos ángulos de estas maravillosas tierras, vimos algunas evidencias del paso de los incas por estos lugares, restos de construcciones de la época de los españoles, pero sobre todo la naturaleza plena e inmensa.

Luego de un par de horas, paramos a almorzar una picada con fiambres y quesos producidas por una pequeña empresa local. Mi señora es celíaca y, como la agencia nos había consultado antes por si teníamos alguna necesidad especial en cuanto a la comida, Nacho había traído panificados especiales, una ensalada, aceitunas, cebollitas, etc. Les tengo que pedir perdón por la foto, pero entre el hambre, la belleza del paisaje y las animadas charlas, me acordé de fotografiar la picada cuando casi ya no quedaba nada  🙂

Muy satisfechos y descansados continuamos nuestro camino que estuvo cargado de cosas interesantes, aquí resumimos con algunas fotos:

Huella que evidencia el paso reciente de un Puma

Vacas que encontramos mientras caminábamos ya «dentro» de una nube

Caminando entre las piedras con una nube acompañando el camino

Bello paisaje salteño

Estos dos caballos estaban muy curiosos ante nuestra presencia

Emprendiendo el regreso

Como ya nos había anticipado Nacho, subir otra vez hasta los 3.200 metros de altura resultó algo exigente, no exigente mal, sino de esa manera que te deja luego la satisfacción de haberte esforzado y haber logrado algo. Durante la ascensión tuvimos que parar varias veces para recuperar la respiración, Nacho nos daba nuestro tiempo a la vez que nos animaba a seguir y nos daba tips sobre cómo caminar y respirar.

Fue cayendo el sol, y las nubes fueron tomando el valle, generando un mar nuboso de color entre anaranjado y azulado, no podíamos dejar de voltear a verlo, nunca habíamos apreciado un espectáculo similar.

Finalmente llegamos, caminamos hacia la camioneta y emprendimos, victoriosos y satisfechos, el regreso. Volvimos charlando, escuchando música y, al caer la noche, Nacho ya nos había dejado a todos en nuestros respectivos alojamientos.

Conclusiones

La comunicación con la agencia MTB Aventura Salta fue impecable. Nos consultaron previamente lo relativo a nuestra condición física y a las particularidades sobre alimentación, nos enviaron información precisa acerca de los elementos que deberíamos llevar para realizar la actividad, nos informaron en detalle acerca del nivel de dificultad, alturas, duración, coordinamos el horario y lugar de encuentro con precisión.

Al conformar un grupo reducido pudimos tener una experiencia muy personal, Nacho es un guía muy profesional a la vez que una persona muy interesante y agradable, nos sentimos seguros, animados (cuando flaqueaba un poco la fuerza) y sus explicaciones y relatos nos ayudaron a comprender mucho tanto acerca de la cultura andina como del maravilloso entorno natural en el que se desarrolla.

El lugar en el que se lleva a cabo la actividad es ideal, cuenta con muchos elementos: cascadas, vallecitos, cuevas, ruinas, grandes extensiones, animales que pastorean libremente, aves de diversos tipos, desniveles. En fin, un lugar para conectarse con la naturaleza más auténtica.

Nos quedamos con ganas de más y ya estamos pensando en ese trekking de dos días sobre el que nos contaron en el refugio 🙂

Links de interés:

 

También te podría gustar...

20 Respuestas

  1. Juan Nougues Guemes dice:

    Que bueno que pudieron disfrutar de la provincia donde hoy me toca vivir! Que lástima no haberme enterado antes, para poder encontrarnos y agasajarlos en Salta. Tal vez la próxima se pueda coordinar y así poder presentarles buena genta y lindas excursiones. Un saludo y muy buena la página!

    • jlcota dice:

      Hola, Juan,

      Fue un viajecito muy breve pero intenso, Salta nos sorprendió gratamente, tanto por su gente como por sus atractivos.

      Volveremos y pronto.

      Saludos

  2. Cintia C. dice:

    Me anoto para el trekking de 2 días 🙂

  3. Alberto dice:

    Espectacular el viaje, la narración y las fotos. Muchísimas gracias por compartirlo. Será parte de mis planes de trekking para el próximo año!! sin dudas!

    • jlcota dice:

      Y quizás de los nuestros también Alberto, nos quedamos embalados con la idea del trekking de dos días 🙂

      Saludos

  4. goyo dice:

    El primer pueblo donde frenaron se llama El Carril. seguramente fue un error de tipeo nomas, pero por si la gente lo busca, no lo va a encontrar!!! estuve viviendo y recorriendo mucho Salta, estos ultimos dos anos vivi alla! hice el tren de las nubes como uds, la semana pasada tb! saludos!

    • jlcota dice:

      Gracias Goyo, efectivamente se nos habías escapado una tecla, corregido 🙂

      Muy bueno lo del Tren a las Nubes también, pronto sale post.

      Saludos

  5. Marcos dice:

    Se ve muy bueno ese trekking, dan ganas de adentrarse en la aventura

  6. Ezequiel dice:

    Muy interesante la info !!!

  7. Martín dice:

    Hermosa la cuesta, y llegar a Cachi también, nosotros cuando fuimos también agarramos niebla, y algunos arreglos en la ruta de la cuesta, pero de haber sabido de este tipo de excursiones lo habría hecho. Fui dos veces a Salta, es una de mis provincias favoritas, la ciudad, la gente, está todo de 10.

    • jlcota dice:

      Hola, Martín,

      Nos quedó pendiente la visita a Cachi, pero si de algo estamos seguros es de que volveremos a visitar Salta, uno de los imperdibles de nuestro país.

      Saludos

  8. Natalia dice:

    Hola,muy lindos paisajes,que buen detalle lo de la alimentación especial,para el que tiene ese problema a veces es difícil encontrar cosas afuera de tu radio.El perro abajo de la parrilla es mortal,parece lo que hace el mio al lado de la estufa o pegado a la cocina.Una vez en Mendoza,antes de subir al Cristo,para no apunarnos, nos dieron chocolates y chicles también,(para los que no les gustan las hojas de coca.)Saludos.

  9. Verónica dice:

    Hola, podemos hacer ese paseo con 71 años?….agrego que no somos deportistas….pero podriamos en un año entrenarnos un poco…..

    • Pablo Quilis dice:

      Verónica. Consultalo directamente con el proveedor del servicio. Ellos seguramente sabrán aconsejarte mejor. Saludos !

    • jlcota dice:

      Hola, Verónica,

      Una de las múltiples cosas que charlamos durante el trekking fue sobre un señor suizo de 70 años que lo había realizado unas semanas atrás 🙂

      Por si acaso consultalo con ellos, pero imagino que sí, es posible.

      Saludos

Dejá un comentario