El día que Google Maps me mandó a cualquier lado

En los últimos años, adquirí la costumbre de marcar los lugares que planeo visitar en Google Maps. Al principio usaba las estrellitas amarillas (que eran la única opción), pero, ahora que Google sumó los marcadores “Por visitar”, antes de ir a un lugar tengo diez o veinte puntitos verdes con recomendaciones, puntos de interés y demás.

Hace un par de días llegué a Amorgos, una de las islas cícladas de Grecia, y ya tenía varios sitios arqueológicos, monasterios y playas marcadas. Dos de ellos eran la playa Maltezi y la iglesia Panteleimon, en la bahía de Katapola. Salí a pie pasado el mediodía habiendo chusmeado el mapa por arriba; básicamente tenía que seguir la costa de la isla hacia el norte y, según Google Maps, meterme en la montaña para bajar directo a la playa. Sonaba coherente, así que entre el calor, las ganas de llegar al mar y la distracción de parar cada dos minutos a sacar fotos, le seguí la corriente a la app.

Pasé todo el puerto, atravesé un barrio casi entrando en las casas, conocí el cementerio, bajé a ver el mar desde unas piedras y, cuando me di cuenta, estaba adentrándome en la montaña por el sendero 7 (hay muchos señalizados en Amorgos).

Desde ahí arriba veía la playa y el monasterio pensando cómo cuernos iba a llegar hasta abajo. Ilusa, seguí confiando en Google Maps y me mandé por lo que parecía, en principio, algún tipo de camino. Bajé 10 metros entre cardos y plantas que pinchan, bajé 15 y quizás 25 metros más hasta que vi a mi mayor enemigo: un alambrado que me impedía alcanzar la costa. No los conté, pero creo que estuve cinco minutos transpirando bajo el sol con la vista fija en ese pedazo de alambre pensando de qué manera podía evitarlo, saltarlo o lo que fuera. Me pareció imposible y tuve que resignarme.

Así que decidí seguir el sentido común y volví a una bajada al mar que había visto aproximadamente un kilómetro atrás. Nadé un poco, me tiré a tomar sol y, un ratito después, empecé a ver que mucha gente pasaba por donde yo estaba en dirección a la iglesia. ¡El camino era por abajo, no por arriba! Y encima estaba perfectamente señalizado en uno de los carteles que, por ir siguiendo el mapa en el celu, me perdí.

Después de este episodio (que no dejó de ser gracioso y anecdótico) me quedé reflexionando sobre varias cosas. Por un lado, aprendí que cuando Google Maps dice que el camino a pie es una versión beta hay chances de que sea verdad. Por el otro, reviví ese espíritu de varios años atrás cuando viajábamos con mapas de papel, siguiendo carteles y preguntándole a algún local si íbamos en la dirección correcta. Y la verdad es que no está mal despegar un poco de la tecnología a veces, ya sea por la experiencia o porque sencillamente no sirve en el lugar en que estamos.

 

También te podría gustar...

26 Respuestas

  1. Dr.Caneda dice:

    Siempre uso Here WeGo offline, pero en este viaje le quise dar una oportunidad a Google Maps también offline. La razón principal para probarlo es que me es muy fácil marcar mis sitios y recorridos en My Maps de Google.
    Para llegar del aeropuerto al hotel, todo bien. Para llegar a nuestro primer sitio que era un pueblo menonita y su mercado de productos frescos, ningún drama. El tema fue cuando quisimos llegar a Niagara on the lake, cerca de las famosas cataratas. Nos mando por una ruta, que no tenia salida y aparecimos en una zona que solo es para cruzar a USA!!! Solo teníamos a mano los pasaportes de mi hija y mio, pero no los de mi señora. Me dije a mi mismo, ahora nos meten en cana!!
    Tuvimos que explicarle al oficial de migraciones de USA que llegamos allí por error y después de mirar todos los documentos que teníamos disponibles, nos dejo pasar, pagando USD 5 de peaje!!
    Volví a utilizar inmediatamente a mi querido y conocido Here y no tuve mas problemas en el resto del viaje.

  2. Ricardo dice:

    Muy buen ejemplo de que no debemos confiarnos 100% a un dispositivo. Hay que levantar la vista, ver algún mapa, preguntar… y usar el sentido común!. No voy a explicar lo maravilloso que es Google Maps, no hace falta, pero no deja de ser un asistente a nuestra propia experiencia. Era por abajo, Cintia!

  3. Santiago dice:

    En el invierno en Rio termine en una base militar siguiendo google maps… cara de malos y armas no sobraban, por suerte entendimientony buena onda tampoco…

  4. Santiago dice:

    Estarian podridos y acostumbrados que les aparezca gente con el telefono en la mano con cara de susto…. Angra dos reis y la buena idea de google maps era cruzar por adentro del ddstacamento de la marina que esta entre leme y el pao de azucar… eso si nadie le puede discutir que era la opcion mas rapida

  5. Flor dice:

    En Puerto Rico queríamos ir al Parque Nacional “El Yunque”, no me llevó a la puerta de entrada sino que me hizo subir montañas y montañas y casi llevarme al medio del paque Nacional, hicimos un montón de kilómetros de más

  6. Mer dice:

    Cuando son lugares “raros” y es posible hacerlo, hago double check del camino con street view (siempre fundamental comprar alguna sim para tener buena cantidad de datos)

  7. Chocolat8 dice:

    Tambien me pasó algo asi en Curitiba, seguimos a Google maps (que no descarto para muchas otras informaciones valiosas que brinda) , queríamos ir a la terminal de omnibus, tomamos una autopista y la app nos indicó bajar en una salida de autopista que era SOLO PARA LOS BUSES DE LARGA DISTANCIA! Después de los nervios del “ahora que hacemos?!?” nos quedó la graciosa anécdota de haber entrado hasta las plataformas de llegada de micros, nuestro autito en medio de la hilera de esos monstruos de buses que tienen en Brasil! Por suerte, hasta los encargados de plataforma se reían de nuestra explicación y todo terminó bien. Desde entonces uso MapsMe.

  8. Gabriela dice:

    Era por abajo, Palacioooo! Me pasó en Washington el pasado julio. Fui a tres supermercados que figuraban en Maps pero no en la vida real.
    Abrazo

  9. Valeria dice:

    Jajaja a mi me pasó tb en Arraial Do Cabo, iba hacia la Praia Do Farol usando el gps del cel, y en vez del camino turístico a pie nos mandó por uno alternativo que no estaba señalizado y que atravesaba una especie de favela (por suerte humilde y no peligrosa) donde una habitante de la zona nos guió para llegar a la praia y de hecho nos dijo que de haber asaltos los hay en el turístico y no en ese no conocido justamente, el problema es que para volver de regreso tuvimos que volver a subir por la misma trilha porque habíamos dejado el auto allí arriba estacionado… anécdota y enseñanza, a veces el el sentido común nos guía mejor que un celular jajaja

  10. natalia dice:

    A nosotros una vez saliendo de Villa las Rosas en Traslasierra, Cordoba , en vez de ,mandarnos a la ruta nos señalo el balneario!Ese viaje lo apague y me fije por el mapita que habia comprado en la YPF! Saludos

  11. Virginia Gorg dice:

    Google maps nos hizo reir en Edimburgo! Buscabamos la parada del colectivo y nos hizo cruzar la calle,adentrarnos en el jardin de una casa,luegoatravesar un estacionamiento privado de un complejo, para volver a la calle donde estabamos a 20metros. La cara de un señor bajando de su auto no tuvo precio… diluviaba, nos congelabamos pero no parabamos de reir. Gracias google maps x el anecdota!

  12. Guillermo dice:

    Por lo menos llegaste, a mi por confiar en el Garmin con mapas legales y actualizados, en Napoles me mando por una calle (de las angostitas), llovia y la calle en cuestion era una escalera. Resumen del yerro: bajamos 4 o 5 escalones, sacarlo marcha atras, con el adoquinado mojado, queme gomas y embrague del Ford Focus Rural, pero lo pude sacar, los Napolitanos son muy amables mas con los argentinos, terminamos en un Bar en donde me pidieron el auxilio mecanico de Hertz y nos invitaros dos vueltas de cafe. Hertz se llevo el auto y me pago el taxi al aeropuerto donde me dieron otro auto. Lo que me dijeron en el bar es que no confiara en los mapas de Napoles ya que estaban mal relevados y sumar que cada dos por tres cambian de mano las calles.

  13. FLP dice:

    Desde hace varios años yo me decidi por Nokia Maps, ahora Here, ya que tenia pueblos mapeados de Argentina que Google no tales como Lujan, Open Door, Mercedes y pueblos de alrededor. En Nokia maps estaban perfectamente mapeados mientras que en Google Maps solo habia un punto indicando el nombre. Ademas la app me sirvio mucho en Roma donde me decia que bus tenia que tomar, todo OFFLINE.

  14. Tere dice:

    Jajaja que suerte tengo de mis años ya que a la tecnología la uso solo lo necesario y para orientarme averiguo, pero siempre siempre tengo un mapa en papel y a mi marido que le gusta preguntar a todo el que ve si vamos bien!!!
    Igual no voy a negar que de vez en cuando nos perdemos!!
    Estamos en Roma, último día y hoy siguiendo su recomendación PINSA!!
    Saludos
    Tere

  15. adrián dice:

    Muy buen relato, Cintia, muy gracioso. Sobre todo lo de quedarte mirando por 5 minutos el alambrado… Muy bueno….

    El gps tiene sus riesgos. En los alrededores de Natal, Brasil, nos llevó al centro de una villa (un lugar muy humilde, no una villa de acá), y se tildó. El camino sólo daba vueltas en círculo en 5 cuadras a la redonda, dentro de la villa.

    En Alemania, (SI, Alemania). Cuando intentás ir desde Fussen hasta Munich, el gps en el medio se tilda, y en vez de llevarte por autopista te manda por caminos internos que nunca terminan. Y bueno, 15 bajo cero y todo nevado, y nosotros adentro de una camioneta, con tres sistemas de calefacción. Un placer. No me arrepiento de nada.

    Saludos.

    • Cintia C. dice:

      Jaja, bien que nos pudimos reír todos de mi pequeña desventura.
      Como toda cuestión tecnológica, tiene sus posibles fallas y está bueno tenerlo en cuenta, pero quién le quita el valor a una buena anécdota 🙂 Saludos, adrián.

Dejá un comentario