Ese viaje lo vas a recordar por siempre

Recorriendo una de mis cajas de recuerdos, encontré y abrí mi guía práctica de conversación español – italiano, un presente que una amiga me hizo hace casi diez años. Adentro, en alguna de sus páginas, descubrí un ticket de febrero de 2009, fecha cercana a la primera vez que volé en avión y salí del país.

El destino era Londres (Reino Unido); los motivos, familiares y de celebración. En resumen, mi abuela de casi 70 años y yo nos fuimos juntas a visitar por primera vez a mi tía que vivía hace mucho tiempo en Inglaterra. En mi caso, el vuelo era un excelente (y muy anhelado) regalo de mis padres para festejar la finalización de mis estudios escolares.

Como la vida es tantas veces hermosa, se nos presentó la oportunidad de combinar ese destino con un viaje a la isla de Cerdeña (Italia), específicamente al pueblito donde había nacido el papá de mi abuela.

La ricevuta

Era de noche cuando salió el primer avión de Air Canada y me acuerdo de preguntarme si me iba a dar miedo el despegue, hablar mis primeras palabras en inglés y descubrir cada detalle que rodeaba al asiento (pantalla, auriculares, cinturones) mientras charlábamos. Yo no había cumplido los 18 años y partía, sin saberlo, a ese viaje que no me voy a olvidar más.

Primero fue la fascinación con Londres, cosa que perdura hasta hoy en día y me lleva de regreso cada vez que es posible. Todo era raro, todo era nuevo y estaba, además, cubierto del logro de llegar al lugar deseado, de ir del brazo las dos y ser las primeras. Anécdotas hay mil (por ejemplo esta de la nieve), pero diría que lo que perdura en mí es el sentimiento de novedad, el despertar de un ir más allá de casa y una conexión eterna e imperecedera con mi abuela.

South Bank, London, UK

Después vino Cerdeña, en Italia, la segunda conexión emocional, el origen. Caímos cerca del fin de semana a un pueblo que contabiliza unos 2.000 y pico de habitantes y la mejor pizza del mundo. El apellido nos perseguía, junto con todas las historias de padre y familiares sobre piedras, campos, modos de hacer, sensaciones.

Mi abue tenía tanta emoción que no quiso ir a la casa paterna por miedo a que le afectara físicamente y yo, aunque era una adolescente a la que varias fichas no le habían caído todavía, sentía algo en el pecho, como quien sabe que está viviendo algo irrepetible que lo va a marcar por siempre.

Así los hechos, unos meses después, mi abuela, mi amiga, dejó este mundo. Pero creo que se fue súper liviana y contenta de haber cumplido a tiempo dos de sus deseos terrenales: ir al pueblo donde nació su papá y conocer el lugar donde su hija vivió la mitad de su vida. Inspirador su ejemplo, ¿no?

Por su rol fundacional en la historia de mi existencia y su ligazón directa al corazón, ese viaje a London y Sardegna lo voy a recordar por siempre. Lo voy a contar cada vez con un calorcito en la panza, lo voy a usar de ejemplo de forma incansable y lo voy a revivir en fotos y escritos sin parar, hasta que la viejita de 70 años (y esperemos más) sea yo.

 

53 Respuestas

  1. Maria Veronica dice:

    Me emocionante.
    Hay viajes que están directamente unidos a nuestro corazón.

  2. Guillermo dice:

    Que hermoso post Cintia. Bellísimo. Me dejaste sin palabras ???????

  3. Lorenita dice:

    Hace una semana volví de un viaje inolvidable al pueblo de mi papá, en Italia. Y fui con ÉL! Volvio después de 64 años. Siempre digo que es una oportunidad que me dio la vida poder compartir semejante momento.b

  4. Verónica Herrera dice:

    Qué lindo, gracias x compartir. Ir a los orígenes es maravilloso. En mi caso hace unos años pude ir al pueblo donde nacieron mi Mamá y toda mi familia materna, un pueblo de La Coruña, a 3hs de viaje de Sgo de Compostela. Ni mi Mamá, ni mis abuelos, ni mi tío pudieron volver, así que era como un suerte de mandato, fue muy emocionante.
    Y Londres es genial en cualquier etapa de la vida, todos queremos volver siempre!

  5. Pat dice:

    Lindisimo tu post Cintia, esos viajes especiales que quedan para disfrutar de su recuerdo durante toda la vida!

  6. GraB dice:

    Qué lindo Cin! Volví hace unos días de visitar entre otros destinos el pueblo de mi tatarabuelo, Albisola Superiore, y es muy emocionante! Si bien no encontré la casa, el cura de la parroquia me encontró el matrimonio de sus padres en los libros de 1830. Una belleza todo. Un beso y gracias por compartirlo!

  7. Bárbara dice:

    Espero pronto poder ir con mi vieja a Italia. Ella lo reclama y se lo merece, y yo quiero estar ahí con ella cuando conozca sus raíces tan lejanas! Muy lindo Cintia!

  8. Santiago dice:

    Acá de visita en Budapest luego de 15 años pensaba lo único negativo que tienen los viajes: el tiempo. A medida que psa y cada viaje queda más lejano, algunas cosas se van olvidando. Y por mas fotos o anotaciones que tengas, algunos detalles se escaparon. Me había olvidado que Budapest era tan linda. Además, cada etapa de la vida te hace encarar los viajes de manera distinta. No es lo mismo ir de turista que ir a visitar familiares, o ir a los 20 a un hostel o más grande cuando no se te cruza dormir en menos de dos estrellas. Cada viaje para mi ha sido inolvidable, pero quisiera que el tiempo no pase tan rápido y me borre algunas cosas.

    • Pablo dice:

      Es verdad, cada viaje se lo percibe de forma única y hay que tratar de guardar esa sensaciones en la mente de cada uno

  9. Viviana dice:

    Que hermosa historia! Que lindo que tu abuela haya podido conocer lo que anhelaba antes de partir !

  10. Valeria Marina dice:

    Hermoso relato ! …me hizo revivir también mi primera salida …mi primer vuelo..también nocturno (con una tía y mi mamá, quien cumplió años a bordo)…a la tierra de mis ancestros …la bella e inigualable Italia! …tantas sorpresas y recuerdos me regaló ese primer viaje a Italia …que permanecerá eterno en mi memoria…al igual q la eterna Roma …

  11. fernanda schlachta dice:

    Se me llenaron los ojos de lagrimas,,,que hermoso post el de hoy.

  12. adrián dice:

    Ufff, hermoso relato, hermoso. Se me caen las lágrimas. Gracias Cintia, por esa increíble capacidad tuya de llevarnos a momentos o situaciones, y hacernos sentir lo que vos.

  13. Liliana dice:

    Hermoso!!!! Ahora quiero viajar 45 años en el tiempo y ver a esa viejita de 70 o más, caminando del brazo de su nieta por las calles de Londres, trasmitiendole a otra adolescente el sentir del viaje que perdurará siempre en su memoria.
    Para vos fue tu entrada a este mundo viajero…. quien sabe quizas la historia se repita …..
    Una emoción tus palabras ?

  14. Eduardo dice:

    Hermoso relato, muy humano… los viajes tienen o tendrían que tener ESA particularidad: la de ser EL DE UNO, por más que visitemos lugares comunes. Sucede mucho que al regreso uno comenta lo andado y es frecuente que cada uno pregunta si estuviste aquí o allá… termine contando el suyo! Al principio me molestaba porque «ahora me toco a mi» pero luego fui comprendiendo y ya no comento más nada que no interese.
    Este viaje tuyo, Cindia… es de los buenos. De los que dejan una impronta. Gracias por compartirlo, esas experiencias suelen ser intransferibles, lo comentás con mucha sensibilidad y eso es piedra fundamental de un viajero. Allí… debe haber arrancado todo. Muchas gracias otra vez!

    • Cintia C. dice:

      Sí, Eduardo, todos los viajes tienen lo suyo, aunque claro que algunos logran calar profundo en uno y cambiarlo. Muy lindo tu comentario, gracias. Saludos.

  15. Silvia dice:

    Me encanto el relato! muy tierno e inolvidable de esos que dan cuenta que la vida tiene placeres tan bellos como el de tu vivencia

  16. Natalia dice:

    Que bueno que pudiste llevar a tu abuela,y que ella pudo ir.Me hubiera gustado poder hacer lo mismo con mi abuelo,pero no se dio. ???

  17. Fabián dice:

    Fascinante!!!! El año pasado viaje con mi familia al Pueblo de donde hace 130 habían partido mis ancestros hacia Argentina. «Una sensación única»

  18. Sonny dice:

    Que lindo relato Cintia y que emocionante debe haber sido vivir ese momento y el revivirlo al escribir este post.
    Llevé a mi vieja a su pueblo de la bella Italia despues de 54 años, vino de muuy chica.
    Pudimos ingresar a su antigua casa donde recordaba casi cada detalle, como tambien del pueblo. La vi emocionarse…llorar de alegria, tristeza y dolor. Sin palabras.

    Te felicito y gracias por compartirlo!

    • Cintia C. dice:

      Sonny, tu experiencia debe haber sido muy emotiva también. Me alegra que todos estemos rememorando estos momentos gracias al post. Gracias 🙂 Saludos

  19. Diana dice:

    Será la lluvia Cintia, a mí también me hiciste lagrimear. De cada viaje lo que me queda son los sentimientos de las personas con quienes me crucé o conviví, el resto es anécdota. Gracias por compartir!

  20. Horacio Suarez dice:

    Hermoso Relato. Alla en el 98, con 17 años, pude volver a mi casa de Madrid, donde habia vivido con mi mama hasta los 4 años, cuando ella dejo este mundo. Fue revelador y emocionante. Hubo muchisimos otros viajes, pero el primero es inolvidable, y si pudiste conectar con tu abuela, es mas inolvidable y revelador. gracias por compartir

  21. Elvis dice:

    😮 el relato corto y lindo! me quede con un nudito. Abrazos desde Paraguay

  22. Ged dice:

    Bello relato! Y me da más ganas de decantarme finalmente por Cerdeña (estoy entre Cerdeña y Malta, todo no se puede!) para el cada vez más próximo recorrido europeo. Qué bueno que pudieron concretar ese viaje juntas!

  23. Marko dice:

    Hermoso relato Cintia, gracias por compartirlo… me quedó ese nudito en la garganta.
    El año pasado tuve la suerte de poder conocer el publito croata donde nació mi abuelo paterno, las sensaciones son unicas.

    Saludos y gracias!

  24. Karina dice:

    Hermoso relato, yo también de Sardegna, cerca de bosa , emocionante poder volver a un lugar donde es parte de cada uno de nosotros.

  25. Crstian dice:

    Recién encuentro este post. Solo quiero decir que lloré.
    En 2019 pude ir al pueblo de donde vinieron mis familias materna y paterna, no pude ni tuve tiempo de encontrar sus casas, me queda para un nuevo viaje.
    Gracias

Dejá un comentario