Vida de festivales: Los días en el Open’er de Gdynia (Polonia)

Hay algo que viene motivando mis viajes desde muy temprana edad y son los recitales, shows de música en vivo. Hice algunas confesiones al respecto en este post: Viajar, una excusa para ir a ver shows (y viceversa).

Bueno, el tiempo no me ha cambiado y este verano crucé casi toda Europa a lo largo para llegar a Gdynia (Polonia) y pasar casi una semana trabajando como voluntaria, escuchando artistas de todo el mundo y viviendo la interna de uno de los festivales más grandes del continente, el Open’er.

El festival se desarrolla en la base de un aeropuerto militar (Gdynia-Kosakowo) que cierran temporalmente para este fin, es un predio enorme y funciona como una mini ciudad llena de restaurants, stands de marcas, puestos de comida y escenarios. A mí me tocó estar en la sección de camarines del Main Stage, pero tuve tiempo de ver música en los escenarios Alter y Tent también.

La vibra de un festival de cuatro días en el que muchos van a acampar es algo que nunca había vivido en mi vida, hay movimiento de gente durante 12 horas por día y un ambiente de fiesta, súper alegre. Si bien la música es la estrella, hay muchas otras cosas geniales pasando en simultáneo. Por ejemplo, yo jugué algunos juegos, compré ropa de diseño y hasta me llevé un fotito Instax con mi cara.

Estando tantas horas al aire libre y con muchos estímulos, hubo algo que me llamó hermosamente la atención y quiero compartir: el cielo. No sé si es la cercanía al mar, la disposición espacial o algún otro fenómeno desconocido, pero los cielos del Open’er se llevan un lugar en mi corazón. Atardeceres, amaneceres, noches en proceso.

Como muchas veces nuestras labores terminaban al amanecer, con el predio ya vacío, pude contemplar momentos como este mientras volvía caminando con mis compañeros:

Bueno, ¿qué decir del line up del festival? Fue tremendo. El cartel estaba encabezado por músicos internacionales como Depeche Mode, Massive Attack, Arctic Monkeys, Gorillaz, Bruno Mars, Nick Cave y Noel Gallagher.

No faltó el mate 🙂

Yo fui a ver a varios headliners cuando la agenda me lo permitía (¿vieron qué loco eso de los festivales con varios escenarios?) y a otros los escuché a la distancia.

Arctic Monkeys en su versión 2018, bien diferente de aquella que vi en 2012.

También descubrí artistas polacos (Dawid Podsiadło y Ørganek), novedades para mí del estilo de Kali Uchis y Sigrid y disfruté algunos de “los míos”, principalmente MØ y Sevdaliza.

Me maravilló la calidad del sonido, la disposición de los escenarios, las luces y me sorprendió positivamente la onda del público polaco. Desde el control de ingreso al orden y puntualidad, el evento fue de excelente calidad.

Vamos a esperar el line up para el 2019, pero me parece que es un festival de música al que vale absolutamente la pena volver. ¡Gracias, Open’er, por el arte, la onda y los nuevos amigos!

También te podría gustar...

10 Respuestas

  1. Guillermo dice:

    Que buena experiencia Cintia, a algunos los conozco de nombre por mis hijos a otros porque los escuche. Me alegro que lo hayas disfrutado, por donde seguis ahora????

  2. Romina dice:

    Cómo enganchaste para trabajar de voluntaria ahí? Una experiencia hermosa!

  3. como hiciste para ser voluntaria?

  4. Romina dice:

    Hablando de Polonia….tengo que ir de Viena a Varsovia, pensábamos tomar un tren nocturno, es recomendable? #Agosto2018

  5. Siempre tuve ganas de un festival de música. Voy a estar atento para el del año que viene. Si podes ir avisando cuando se sepan las fechas, cuando pongan las entradas a la venta, cuando soliciten voluntarios, etc., nos ayudaría mucho!
    PD: ¿Cómo se pronuncia Gdynia?

Dejá un comentario