Vacaciones de verano e infancia

Hace varios años, fuimos a pasar el día a Miramar con unos familiares de Buenos Aires y recordaban con nostalgia los veranos que iban a pasar a este destino de la costa atlántica cuando eran niños. Nombraban balnearios, hoteles en Miramar y muchas anécdotas.

Para nosotros, marplatenses, pensar las vacaciones de verano lejos de nuestras playas no era lo más común, pero recuerdo algunos casos de amigos que se hacían escapadas a hoteles en Rio de Janeiro, Buzios, Camboriú, digamos Brasil principalmente.

En lo personal, las vacaciones de verano de mi infancia transcurren en Punta Mogotes con mi familia y amigos y van circulando entre diferentes carpas y balnearios de esa zona de la ciudad. Si bien a veces nos íbamos unas semanitas para Buenos Aires a gozar del calor (?), el foco estaba en llegar desde el balneario 24 al 1 caminando por la costa, jugar al voley, comer pizza y sandwichitos, buscar celebridades de la tele o el fútbol en los pasillos superiores y meterse la mayor cantidad de veces posibles al mar.

Más de adolescente, el universo de playas se extendió hacia las llamadas “del sur” y sus recitales. Por esta época, el colectivo 221 empieza a intervenir en mi vida de una manera central conectando todos los puntos de interés: Alfonsina en La Perla, Punta Mogotes y lo que solía ser Tamarindo, pasando el faro.

Foto por Natalia Trubiano

En estos momentos, previos a la cerveza, mis recuerdos turísticos de noche me llevan a degustar pescados en el Centro Comercial del Puerto, andar en buzo mientras caía el sol en playa y tomar helado.

Foto por Natalia Trubiano

Gracias al recuerdo de Miramar desperté los propios y ahora los invito a ustedes a contarnos sus historias de vacaciones de verano en la infancia. Los leemos 🙂

También te podría gustar...

25 Respuestas

  1. vero dice:

    que lindos recuerdos!! en mi familia (ampliamente numerosa) hasta los 12 años, mar del plata en el ocean club donde mis abuelos tenian la carpa y donde nos juntabamos con todos los primos. A partir de los 13 Miramar.. Balneario Parquemar Fui tan feliz!!! en aquella epoca era poder ir y venir en bici en grupos enormes de amigos, juntarnos a la noche en la esquina de michey e ir a bailar a Pacha. se me cae un lagrimon..

  2. Noe dice:

    Todo el mundo es un lugar maravillo, pero el recuerdo de las vacaciones en la costa argentina no tiene nombre. Que siempre exista una excusa para volver a miramar. (L)

    • jlcota dice:

      En millones de argentinos las vacaciones en la costa ocupan un lugar en la propia historia de cada uno 😊

  3. fedesh03 dice:

    En mi caso, viviendo en Cba, las vacaciones de niños eran en carpa o alguna cabañita humilde en medio de las sierras de Calamuchita (Villa Yacanto, por ejemplo). Y cuando digo ‘en medio’, digo en medio de la nada, sin luz, teléfonos, tv, nada…. El día se vivía intensamente, caminatas, arroyos, cascadas, lagos, y cuando el sol se ponía…. todos a dormir porque el sol de noche o las velas no duraban mucho.

    Hoy pienso en todo eso y me parece un embole, si llevara a mis hijas a unas vacaciones así no se cómo la pasarían. Pero tengo muy buenos recuerdos de esos tiempos, realmente se vivía a otro ritmo.

  4. Adrian dice:

    Este tema trae a mi memoria un “pequeño” viaje que hicimos con mi familia en auto (un renault 12). Desde Neuquen hasta Jujuy, a la vuelta pasando por Buenos Aires a visitar parientes. De ahí a la playa. Primer destino Santa Teresita. La ruta para entrar estaba tan destruida que el conserje del hotel donde paramos nos propuso seguir camino hasta Mar de Ajó por otra ruta: la playa. Así como lo escribo, fuimos por la arena. Y no eramos los únicos. Desde ahí vuelta a Neuquen. Solo manejando mi viejo porque nosotros eramos chicos.
    Y a veces me pregunto de donde saqué los ganas de viajar 😉

  5. Karina dice:

    La bella Miramar que mencionas!! Desde mis tres meses a los 22 años todos los años, salvo un verano. Tambien algún invierno o finde largo. Al tener dpto familiar era casi imposible no ir. Ahora la visito cada tanto, de hecho la última vez fui por un finde a Mardel, entonces era imposible no visitar mi ciudad de la infancia, tan querida, con tantos recuerdos. Los mejores recuerdos, de hecho en mi blog hay post dedicado a Miramar, la ciudad de los niños y las bicicletas.

  6. Karina dice:

    Muchas gracias por la generosidad para que les comparta el link. Acá está: https://viajarsiempre.com/miramar-los-mejores-recuerdos-de-la-infancia/

  7. Ireny dice:

    Yo también pasé los veranos de mi infancia en Miramar, de diciembre a marzo, ya tenia mi grupo de amiguitos, andábamos en bicicleta, también nos metiamos todas las veces posibles al mar, nos encantaba explorar los médanos (ahora no sé si estan).
    De vez en cuando pasábamos el dia en el vivero lleno de eucaliptos, que para mi era uno de los lugares mas hermosos en la Tierra. A la tardecita me habian contratado un pony que me venia a buscar a casa para paseary a la noche íbamos a dar la vuelta al perro al centro, a tomar helado, ir al parque de diversiones y comprar algún regalito.
    Tengo unos de los recuerdos más lindos de mi vida en se esos veraneos, yo siendo un “bicho de ciudad” y de departamento ( de Bs As), disfrutaba como loca la playa, y cuando con el auto llegábamos a la costa me daba un cosquilleo en la panza cuando se empezaba a divisar el mar. En ese momento no conocia Brasil ni otros países y para mi era el paraíso.
    A Mar del Plata ibamos un dia a pasear y comer mariscos.
    En mi adolescencia íbamos a Villa Gessel, segui yendo hasta los veintitres mas o menos cuando descubrí Floripa en Brasil y de ahi fue un viaje de ida, no volví más a la costa atlántica, pero siempre voy a guardar en mi corazón esos veraneos 🙂

  8. Raul dice:

    Gracias Cintia C. por tus lindos recuerdos de Miramar. Yo vivo aquì desde hace muchìsimos años y no se si me acostumbrarìa ìa vivir en grandes ciudades. Las bicicletas, el vivero de 600 hectareas, los mèdanos que aùn estàn, el boliche Mickey que sigue igual que siempre y el mar. Ese mar que nos atrae todos los dìas, verano e invierno hacen que sea dificil pensar en irse lejos de los amaneceres marìtimos. Ya muy grande, hoy , veo con envidia a los chicos surfear todo el año y a ellos no les interesa si hace frio o calor, solo ven que hayan buenas olas. Hay cientos de historias que escucho sobre gente grande que pasò su niñez en Miramar, algunos siguen volviendo, pero todos guardan un lindo recuerdo de esta hermosa ciudad. Saludos

  9. Ivan dice:

    Si me preguntás un recuerdo de mi infancia, es tomar el 571 o el 562 con mi abuela, e ir hasta el puerto a ver las lanchitas amarillas. Afectivamente cada vez que piso el puerto se me viene a la mente eso. O cuando íbamos a la Fiesta de los Pescadores. O a Varese, y si papá tenía ganas de manejar, a Tamarindo, o a Luna Roja o Las Brusquitas, que eran palabras mayores, cuando viajar a otras ciudades y ni hablar al exterior, para nosotros no era una opción. Ir a El griego entre Navidad y año nuevo a acampar, cuando todavia no era tan masivamente popular, donde se veian las mismas familias año a año, y tenias a “tus amigos del camping”.

    O en mi adolescencia juntarnos en la fuente, o en bici, pedaleando muchisimo tiempo para ir para el lado de Alfar, los “Sol de Noche”, ver a Arbol ahi, los recis en la ya mas cercana en el tiempo Arena Beach – en que playa DEL MUNDO tocó Panic at the Disco que no sea esta?! -.

    Recuerdo mi Mar del Plata con cierta nostalgia en parte, porque aunque siempre todo tiempo pasado fue mejor en el inconsciente colectivo, creo que en mi ciudad, esto es una realidad palpable. Pero las vacaciones de playa que más valoro si me pongo a mirar para atrás, no son las de Railay, o las de Hvar, o las de Tulum. Son las de acá, acá a 30 cuadras de donde tengo mi comercio, con los que amo y que desgraciadamente ya no tengo. Me puse sensiblero, perdon :/

    Abrazo grande

  10. Liliana dice:

    Hola, hace 28 años vivo en Mardel. Mis recuerdos de vacaciones acá datan desde los 4 que la familia en caravana veníamos al dpto de mi tío incluida la nona y los inviernos en casa de mi padrino en la despoblada Constitución . Después pasó el tiempo y ya veníamos en la casita rodante al camping municipal hoy dia , antes era playa el carmen como el balneario de mogotes. Alli pasaba tres meses de verano lo hice desde los 6 hasta los 17, ya conformado un grupete de chicos y familias de distintas provincias que nos fuimos haciendo con los años y algunos que a pesar de vivir en capital , sólo nos veíamos aquí en Mardel. Gente que aún hoy perdura en el tiempo con hermosos lasos, recuerdos, anécdotas, las medialunas del Alfar y las escapadas de fogón a la playa a la noche, el famoso quincho, lugar de todo encuentro posible y campeonatos de truco, vimos crecer y me vieron hacerlo.
    Incluso allí hace 31 años conocí al que hoy es mi marido hace 28 y el padre de mis tres hijos. Así es que quien no tiene a Mardel en su corazón, por algún motivo y esas vacaciones que hicieron historias.

  11. ElToto dice:

    Ufffff… de chico íbamos bastante a Córdoba, principalmente a Tanti. Pero “la feliz” era también un clásico.
    Estuve por sus pagos para el feriado del 9 de Julio, me quedé esperando a las momias negra y blanca y a Karadagian ahí cerquita de los lobos marinos… que desilusión!!! 🙁

  12. Karina dice:

    En mi caso siempre fuimos a necochea durante muchos años. Teníamos departamento así que nos quedábamos enero y febrero. Inolvidable ir a karina país, andar en cuatriciclo, a la noche patinar en el casino ( había pista de patín) también jugar a las maquinitas en fin todos lindos recuerdos

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.