Viajar y delinquir

Si sos viajera/o, hay muchas chances de que vos seas un/a delincuente; sí, vos, ni siquiera intentes defenderte de la acusación.

Vamos a aclarar que a los fines de este artículo tomaremos una definición amplia del término delincuente, vamos a considerar de esa manera a cualquiera que incurra en el quebrantamiento de la ley. También vamos a considerar una definición amplia del término ley, por ejemplo “precepto dictado por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia y para el bien de los gobernados”.

Hechas las aclaraciones del párrafo anterior, estás al horno, 99% seguro de que caés en la categoría de delincuente.

Supongamos que estás paseando alegremente por la Piazza San Marco en Venecia y compraste un poco de maíz para alimentar a las palomas, algo como esto:

Pues bien, delicuente 😜, estás violando el reglamento de la policía urbana de Venecia, mirá, encima te lo dicen en varios idiomas y con un cartel bien grande en la parte exterior de la Basílica de San Marco:

Siguiendo con Italia, en Florencia recientemente se aprobó una ordenanza que impone multas de hasta €500 a los turistas que se detengan a comer, incluso estando de pie, en cuatro calles del antiguo centro histórico. ¡Te puede llegar a salir bastante cara esa schiacciata fiorentina!

En otra parte del mundo, en Tailandia, nos advierten en el aeropuerto que si llevamos productos falsificados a determinados países de Europa podemos ir a la cárcel o enfrentarnos a multas de miles de euros.

Aunque por otra parte, en esa misma ciudad, en sus mercadillos callejeros, la oferta de ropa falsificada es bastante amplia:

Siguiendo con Tailandia, ponemos como ejemplo también normas de los hoteles que podemos llegar a infringir, como la prohibición de ingresar Durian, un fruto autóctono que tiene un olor insoportable. Miren este hotel de Phuket que amenazaba con cobrar 1.000 Bahts a quien ingresara esta indeseable fruta al establecimiento:

Hay otras contravenciones menos inocentes o sobre las cuales los viajeros están un poco más conscientes de haber cometido, una linda colección de ellas han sido confesadas en este otro post: Confesionario: ¿Viajeros pícaros o ladrones y tramposos? En este post verán relatos sobre colarse en los medios de transporte, llevarse como souvenir mantitas de los aviones, algunas cosas de los hoteles y varias otras más.

Una categoría aparte son las contravenciones viales, hay casos en que, además de cometerlas, los viajeros terminan solucionándolas de manera “express” haciendo un informal pago en efectivo al funcionario encargado de controlar los caminos. ¡Qué feeeeeo eso!

Luego tenemos delitos relacionados con las sustancias estupefacientes, ya sea que estemos paseando por la Plaza de Comercio de Lisboa o por la Orla de Copacabana en Río de Janeiro, encontraremos una amplia oferta de maconha, hachís u otras cosas más fuertes. Si hay oferta, es porque hay demanda, eso está claro.

Vamos a parar aquí, no quiero seguir aumentando la gravedad de los delitos, espero que ustedes se porten bien y no hagan nada más grave que esto, eh.

Lejos de querer asustarlos, este post era para compartir y reflexionar sobre los sistemas normativos, según sea la sociedad en que nos encontremos podemos toparnos con regulaciones que nos pueden resultar extrañas. Proponemos prestarles atención, por una parte, para seguir comprendiendo lo diverso que es nuestro mundo y, por otra, para evitar el riesgo de asumir las consecuencias de incumplirlas 😳

Y, ya que estamos, ¿vos te mandaste alguna macana estando de viaje?

Podés contarnos diciendo “tengo un/a amigo/a que….” 😉

 

También te podría gustar...

63 Respuestas

  1. Marian dice:

    Una amiga se bajó del sube o tren en París y si bien había pagado el boleto, lo había tirado en el camino. Se lo pidieron al bajar en la torre Eiffel. 50 EuROSsss de multa. Delincuente total.

    • jlcota dice:

      Uhh ¡Qué dolor! 🙁

    • Gustavo Toledo dice:

      Hay que tener cuidado con el metro en París, por lo visto. Unos amigos míos sacaron los tickets y al regreso tuvieron que pagar 70 Euros de multa porque se habían vencido a cierta hora y no lo sabían porque no entienden nada del idioma. Por más intento de querer explicarles que no lo hicieron a propósito, la tuvieron que pagar. Otra muestra más de la poca amabilidad de los parisinos…

    • Lisandro dice:

      Siempre le pasa a un “amigo”

  2. German dice:

    Que te venga mal la cuenta en un restaurante en Italia y que en lugar de pagar 100 euros, te vengan 6,50 y no decir nada, es en contra de la ley? jajaja.

  3. pablo dice:

    Yo masque chicle en Singapur. No sabía que estaba prohibido! Luego averigüe y hay muchas cosas más que nos parecen normales a nosotros que allí están prohibidas. Como comer o tomar algo en el subte . Cruzar por el medio de la calle. Tirar una papel al piso. Etc….todo eso lleva multas y muy altas . Yo zafe que nadie me vio con mí chicle!

    • jlcota dice:

      Wow, ¡Mascar chicle!

    • Dayana Marina Barrionuevo dice:

      Lo de comer en el subte no sé cómo es acá, pero cruzar por el medio de la calle y tirar papeles al piso son contravenciones en casi todos lados. Me canso de ver camioneros en la ruta tirando mugre por la ventanilla a la primera que pueden, después nos quejamos de la suciedad!

  4. Santiago dice:

    Entra en esta categoria los souvenir que dejan en los hoteles el personal al igual que en los aviones??? Una vez me gusto mucho un paragua gigante quebhabia en la habitacion de un iberostar… entraba en diagonal en la valija… viajaba con poco equipaje y no me pasaba de kilos y me decia…. llevameeeeeee!!! Yo lo escuche!😛👀

    • jlcota dice:

      Algunos hoteles tienen una carta con precios de las cositas que pueden tentar a los viajeros y luego te los cobran como si hubieras consumido algo del frigobar.

      Saludos

  5. martin dice:

    Tengo un amigo que una vez quiso comprar algo en una máquina expendedora de la estación de Bruselas, y al ingresar el código de la mercadería deseada, ¡¡SE ABRIÓ LA PUERTA COMPLETA DE LA MÁQUINA!!!. Y bueh… TUVO que aprovechar la situación y se llenó la mochila de refrigerios y bebidas como para 10 días… Obvio, después salió corriendo y se subió al primer tren que apareció por miedo a que lo prendan. Terminó en Frankfurt, destino que no estaba para nada en el itinerario inicial. Feliz, y comiendo Snickers y Kit Kat (cuando acá no existían todavía)

  6. Santiago dice:

    Siempre son un amigo… que gente honesta que hay en el blog😛

  7. Fede dice:

    Tengo un amigo que siempre compra maconhia en Rio, posto 4, aceptan debito.

  8. Guillermo dice:

    Soy bastante respetuoso de todas las normas del lugar, transito, pasajes, etc., con lo que no puedo son con algunas mantitas de los aviones (la mantita poncho de AR de primera es una hermosura) y los ceniceros, colecciones diversas. Ojo que me hago cargo, ningun amigo, yo.

  9. Plebeya dice:

    Yo, revistas de AR. En mi defensa, mi hija tiene Folklore como materia en el cole, y más de un TP lo ha completado con sus notas. Son muy útiles. Perdón Argentina!

    • jlcota dice:

      Lo tomaremos como un elogio a la revista Alta y una colaboración de AR a la tarea educativa, ¡Absuelta!

      • Plebeya dice:

        Gracias Sr Juez! Iba a chamuyarlos que siempre me las llevaba cuando estaba por terminar el mes, porque en un principio fue así. Pero desde que empezaron a resultar tan útiles, dejé de contemplar la fecha de vencimiento ajaja

  10. Leonel dice:

    Tengo la maldita costumbre de no pagar los llaveros…siempre se me qudan pegados entre la palma de la mano y el celular 🤦🏿‍♂️

  11. Ireny dice:

    Yo me hago cargo jaja. Este en Venecia cuando vi los cartelitos de que no se podía comer en la calle no estaba segura si era sentarse en la vereda o picotear algo mientras caminaba. De todos modos como llegamos a las 5 de la tarde y no queríamos sentarnos en un bar o restaurant para que nos arranquen la cabeza compramos unos sandwichitos y lo comimos medio escondiditos en una de las galerías cercanas a la Plaza de San Marcos, mientras disimuladamente hacíamos que mirábamos vidrieras. Por suerte sólo nos vieron las palomas que de paso trataban de picitearnos nuestra comida 😃.
    Otro “delito”, me llevé unas pantuflas que no usamos de nuestro hotel en Estambul, pero asumí que eran descartables por lo tanto me correspondian, lo mismo que los tes y cafés , geles de ducha y cremitas que no utilizamos tanto en Turquía como en Londres.
    Ah también puedo agregar que mi “amigo” con rastas, está vez yo no fui en serio, compró algunos yuyitos para fumar en diversos países 😎

  12. Starla dice:

    Me compré en un supermercado una chequera de 20 tickets de transporte público, que servian para tren/aquabus y coletivo en Vancouver. Se validaba con el primer transporte y servia para tomar varias combinaciones. El tema es que mi primer transporte siempre era el tren, que tenia cerca del centro y las primeras veces viajaba sin validarlos al salir de paseo porque no sabía cómo era. Hasta que me di cuenta que había pasarlos por una máquina, a un costado de la estación, antes de ingresar al tren. Pero las siguientes veces me dio pena “gastarlos” y segui subiendo al tren con la chequera en el bolsillo y bajando con mis tickets “sin usar”… Igualmente pagué por esos tickets, que me quedaron de recuerdo, jaja.

  13. Cristina Carrizo dice:

    Hola
    te cuento, que cuando estuvimos en la Piazza San Marcos; nos sacamos una foto con un fotógrafo que ofrecía estos servicios allí (luego la envió al hotel donde parábamos) hasta allí todo bien; pero fue él, quien nos llenó de maíz la cabeza y nos puso la mano hacia arriba con maíz, para que se nos acerquen las palomas!!

  14. Lou dice:

    Estábamos en Croacia en Zagreb y nadie pero nadie hablaba ingles, menos castellano jajaj. Con lenguaje de señas logramos entender que tranvía nos teníamos que tomar para llegar a una bodega que perteneció a la familia de mi pareja . Subimos pero al revés del recorrido y cuando nos dimos cuenta bajamos y volvimos a subir como en 3 tranvías más. Nunca supimos donde se validaba el boleto hasta la última parada. Ya habíamos hecho 3 viajes gratis. Y llegamos justo cuando había cerrado la bodega. Delincuentes totales jajaja

  15. Florencia dice:

    A una amiga le pasó en Praga de “confundirse” sacando el boleto de niños siendo 2 adultos. No contaba con que a la salida, siendo de noche, esperan matones para controlar eso y terminó pagando una multa de 100 dólares :/ y tengo otro amigo que no sabía que estaba prohibido tirar la colilla del pucho en las calles de Río que muy limpia no están pero… fea la actitud igual…. :S

  16. Beatriz Lloret dice:

    En Roma se sacan tickets para una especia de tranvía (el que te deja en la plaza Vittorio Emmanuel….vi que todos los tanos subían sin boleto (hay que validarlo adentro) así que cómo a mí me gusta mimetizarme con el público local….salvo el primer dia que saqué el boleto….los 9 días restantes no lo hice…!!

  17. Confieso que he pecado: en Florencia nos sentamos tranquilos en unas escalinatas de la plaza principal a comer un snack. En esa se nos acerca una pareja de carabinieri para decirnos, muy amablemente, que no se podían consumir alimentos en ese lugar. Por suerte no nos multaron, supongo que entendieron que éramos turistas y no teníamos idea.

  18. Moira dice:

    Los Argentinos somos campeones en infringir leyes y no hace falta que salgamos del país para cometer
    Contravenciones y delitos todos los días e intentar coimear si te agarran. Debemos evolucionar si queremos avanzar. Ahora estoy en Los Ángeles paseando y uso los monopatines eléctricos que hay por toda la ciudad, se agarran de donde están (no necesitan un parking específico, terminaste tu ruta en la puerra de tu casa y ahí lo dejas) con un código que escaneas con la aplicación que debes bajarte del celu, lo activas y salís andando. Inimaginable para países como el nuestro donde los robarían para vender los repuestos en el mercado negro, que se alimenta de delincuentes que compran para ahorrar y no se dan cuenta que alimentan la cadena para que en el futuro te roben a vos. Lamentable nuestro “ser nacinal”

  19. Daniel dice:

    En Argentina no pasaría nada pero no se te ocurra tirar un “inocente pucho” en una rúa carioca. Si te vé una de los tantos policías hacerlo la multa es alta!

  20. Guillermo Grilli dice:

    Viajo a Los Angeles hace años ya que tengo familia y amigos, en uno de esos viajes en vez de darme el tipico compact car, me dieron un…….. cohete, sip, un auto de 6(seis) cilindros para una persona acostumbrada a Fiat 128. Pues bien fui a Las Vegas con mi cohete y durante millas, sin que me diera cuenta me siguió un patrolman, como había pasado las 90 millas / hora (llegue a picos de 102) me acusaron de reckless driving o sea conductor imprudente o sea una felonía, o sea un delito. Detención del auto, bajada del auto, esposado y a tocar el pianito. 6 Horas después, mediante una fianza de usd 2.000 salí de la cárcel, pero las cosas no quedaron allí, el juicio, abogado de por medio siguió unos meses. Resultado, casi usd 6.000 de gastos. Como dicen allá, me pasaron por el sistema y hoy por hoy, mas de 20 años después NI se me ocurre pisar el acelerador por mas que me den un Ferrari.

    • jlcota dice:

      ¡Nooo te puedo creer! Nunca había escuchado una historia así, si tenés ganas luego contanos más detalles…

      Saludos

  21. jorge zalazar dice:

    Mi “viveza criolla” salió en Berlin. No pagué un solo ticket de subterráneo.

  22. SIR VOYAGER dice:

    EXCELENTE POST, AMIGOS! Una de las tantisimas anécdotas:
    Escenario: Estación de trenes de Florencia
    Como sabrán algunos, diria casi todos, en Italia, te cobran hasta respirar…
    No es excepción el ingreso al baño de la Estación, en donde te cobran UN EURO para ingresar a un lugar que no dista mucho de los viejos baños de estaciones de otros sitios (me refiero a la falta de pulcritud, y que de última no usamos o si lo hacemos, al menos, el acceso es gratuito)
    Al salir del baño, le pregunté a un par de “piedi piatti” (Así se les llama a los policias en Italia, no a i Carabinieri, sinó al “Vigile urbano” o Polizia)
    Scusi, per caso, lei non sa dove posso trovare un WC pulito, o almeno se sporco senza pagare?
    (disuclpe, por casualidad, Ud ¿sabria decirme donde puedo encontrar un baño limpio, o almenos si esta sucio, sea gratis?)
    Uno de los tipos, con gentileza cero (no usual en la Toscana) me respondió: NO! QUI SI PAGA TUTTO!
    Al oir semejante respuesta, le dije en italiano: en Argentina, baños como estos (no muy limpios) son gratuitos…
    Entonces, el tipo subió la apuesta y me dice:
    Ma lei, ha bevuto? (usted, está bebido?) se non gli piace, ritorni in Argentina…
    Mi tren ya estaba por partir hacia Perugia y yo no tenia ni tiempo ni ganas de ir a la Questura de la Estación a exponer la falta de respeto del tipo..
    Pero opté por decirle:
    NON ANCORA Signore, non ancora, prima faró un giretto di 60 giorni per tutta l’Europa, e poi sicuramente ritorneró all’Argentina, frattanto, lei continui a lavorare questi due mesi… ARRIVEDERLA SIGNORE. PIACERE!

    (No todavia Sr, antes de regresar, me dare unas vueltas por Europa durante 60 dias, mientras tanto, Usted Siga trabajando, Adios… Fue un placer!

    Jaja, No cometí ningun delito, al contrario el tipo me maltrató inutilmente, y yo sin desacato ni maltrato lo puse en su lugar y le he “deseado un buen trabajo”

    He reido durante todo el tramo
    Firenze – Perugia!

    Diria un siciliano
    “Cu’ fa zoccu nun divi, zoccu aspetta nun ricivi”

    “Chi fa quel non deve, gl’interviene quel che non crede”

    “Quien hace lo que no debe, le espera la intervencion de aquel de quien no cree”

    • jlcota dice:

      Si hay UN lugar en Italia en los que tuvimos pequeños altercados como el que describís, fue justamente en Florencia, fueron un par de ocasiones, no vamos a generalizar, pero coinciden con tu experiencia.

      Muy bueno el remate de la situación, Sir, Complimenti! 😉

    • Lisandro dice:

      No entendi la mitad del comentario

  23. Franc dice:

    No tiene que ver con la delincuencia sino con la honestidad:
    en 1987 hice mi primer viaje a Europa y en Zúrich quise hacer la primer llamada telefonica a la familia y unos argentinos me recomendaron que lo haga en un telefono publico de la estacion de trenes usando monedas. La comunicación no se hizo y me trago las monedas. Al dia siguiente volvi a la misma cabina, llame a un numero, hable con una persona que me atendio en español, le explique lo que me había ocurrido y me ofrecio darme una comunicación a Argentina por ese valor. Le dije Ok. a donde voy. Me dice cuelgue y espere al lado del telefono, al ratito suena y hablo con la familia. Me resulto increíble.
    En el mismo viaje me paso lo mismo en Londres (insistidor el tipo). Fui a una oficina y me devolvieron las monedas que yo dije había puesto. Confianza extrema!!!

  24. ghibaro dice:

    A mi me pasó algo diferente. No quise viajar colado en el transporte público de Mestre a Venecia y compré un abono por 3 días que incluía todo: tren local y vaporetto ilimitado. Jamás me pidieron el abono ni tuve que pasarlo por ningún molinete para viajar (año 2013). Pero hete aquí que con mi mujer decidimos ir hasta el Lido, para conocer las playas (muy lindas , vale la pena si tenes unas horas de sobra) y cuando volvíamos desde el Lido hacia san Marcos nos enfrentamos al primer molinete y channnnn, el abono no funcionaba. Reintenté en otro molinete y tampoco. Fui a la ventanilla y afortunadamente tenía encima el ticket de pago ya que la tarjeta estaba sin validar activar. El funcionario de la caja no se hizo mucho problema y me dijo que pasara por una puerta lateral y mostrara el ticket de pago si me lo pedían. Le comente el caso a un conserje chileno que trabajaba en el hotel de Mestre y me dijo que como en general los turistas no visitan el Lido y en ese momento era el único sitio con molinetes, no validan la tarjeta y al próximo si le validan la tarjeta pero no le dan el ticket y se quedan con el valor de un abono. Que interesante, no. Esto en Estocolmo seguro que no pasa.
    Bue, además de esto no voy a negar que en allá por el año 2006 en épocas de peso muy devaluado y euro muy caro, nos hemos colado en algún transporte público de Roma y Nápoles, y nos hemos provisto de algún sanguchejo del desayuno para el mediodía. Espero que no vuelvan esos tiempos. Que horror!!

  25. Flor dice:

    Siempre me parecio in anécdota genial…Un amigo, se bajo de una escalera mecanica en alemania, se hizo el gracioso y apreto la parada de emergencia (el boton de stop)! Al segundo la policia se lo queria llevar preso, cuestion… zafo diciendo que era una costumbre de su pais apagar la escalera mecanica cuando uno se bajaba jaja!

  26. adrián dice:

    Excelente post, chicos. Otro de esos que hace leyenda. Muy muy creativa la nota, como pocas, e imperdibles los comentarios. Mi risa, agradecida.

  27. Miriam dice:

    Yo me senté en una escalera en Venecia, estaba agotada y micompañera habia entrado a comprar a un negocio,estuve unos 15 minutos más o menos ,nadie me dijo nada. Más adelante ví los carteles de que estaba prohibido ,tuve suerte no me multaron porque no me han visto. Menos mal porque hubiese sido por idiota jaja!!!

  28. ElToto dice:

    Un post de lujo. Esto es buenísimo para muchos ya que conocemos “cosillas” interesantes para no hacer.
    Ah, lo que nunca hice, fue cambiar un autoadesivo de un precio de una camisa que, obvio, era mas linda que otra que salía mas barata.
    Y mejor ni hablar de tirar colillas de puchos; lamentablemente para nosotros es tan natural hacerlo, que esas cosas ni las investigamos cuando vamos a un destino (o en muchos casos no hay data).

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.