Visitamos The Museum Of Flight en Seattle (Estados Unidos), especial para los fanáticos de los aviones

Si hay algo que caracteriza a la ciudad de Seattle (USA), es su fuerte cercanía con temas de aviación. Tener una de las empresas más importantes en sus alrededores hace que se sienta que todo está relacionado con los aviones. En este post, visitaremos uno de los mejores museos que hay sobre el tema: The Museum of Flight.

El museo posee una colección de aviones de gran porte, una delicia para los fanáticos de los aviones o como se hacen llamar, #avgeek.

Por otro lado, cuenta con la posibilidad de realizar la visita a lo que fue el lugar de entrenamiento de los astronautas para las misiones de los transbordadores espaciales. Nosotros tuvimos la oportunidad de hacerla y te contaremos de ello también.

Sin dudas, es un lugar especial para cualquier viajero.

Ubicación

El museo de aviación y del espacio se encuentra en 9404 E Marginal Way S, Seattle, WA 98108, EE. UU. Se encuentra a 15 minutos en auto hacia el sur de la ciudad de Seattle. Se llega fácil desde el downtown, pero tenemos que prever que hay ciertos momentos en los que enganchar la autopista se pone tedioso.

El museo cuenta con un espacio para estacionamiento muy amplio y gratuito. También hay opciones para llegar en colectivo e inclusive en avión 🙂

Tickets y horarios

Como en la mayoría de los museos en Estados Unidos, tenemos que abonar la entrada. En este caso, si lo hacés online con anticipación, te ahorrarás un par de dólares. El costo es de U$S 22 los adultos y U$S 14 los menores de 5 a 17 años.

Con respecto al horario, siempre tenemos que verificarlo en el sitio web del museo. En general está abierto desde las 10 a las 17 hs. en forma diaria. Recordemos, por si te sirve, que el primer jueves de cada mes se puede acceder en forma gratuita de 17 a 21 hs.

Un poco del museo

Si te gustan los aviones como a mí, te puedo decir que este lugar es simplemente increíble. El museo se divide en varias salas y en todas ellas podremos disfrutar distintos aspectos y de diferentes formas.

La entrada general te da acceso a las exhibiciones de los aviones, luego se pueden pagar algunos «extras» como el cine 3D o el tour por el lugar de entrenamiento de los transbordadores.

Comencemos a recorrerlo por el Campus del Este. Ahí podremos encontrar hermosos aviones a los cuales miraremos desde afuera, abajo y arriba.

Hay dos niveles para obtener una mejor observación de las naves, como este Lockheed M-21 Blackbird, el avión más rápido del mundo con una velocidad de 3.558 km/h.

La distribución de los aviones es realmente imponente, como la magnitud de los espacios donde nos movemos.

Saliendo de esta sala, pasamos por una denominada Red Barn. En ella encontraremos reflejados los primeros días de la aviación en su exposición.

Muchos de los artefactos expuestos, así como la mayoría de la sala, están realizados en madera, lo cual le da una tonalidad más cálida a la visita.

Una de las galerías más imponentes es la del espacio. Dentro de ella, la joya es el lugar de entrenamiento para las misiones de los transbordadores espaciales. La visita a este lugar se abona por separado y se requiere reservarla generalmente con anticipación.

El costo de la visita es de U$S 25 para los adultos y U$S 20 para los niños de 5 a 17 años. Nos encontramos con un guía que por casi 30 minutos nos explicará el funcionamiento de todo el simulador.

Los espacios son muy reducidos y por ello los grupos también. En nuestro caso, éramos seis y, dentro del simulador, te dividían en dos grupos de tres: uno arriba y otro abajo.

Para este tour, se requiere que el visitante tenga ropa cómoda, calzado cerrado y posibilidad de pasar por espacios pequeños y escaleras.

Un muy lindo lugar para una visita especial dentro del museo.

Para los amantes de los aviones, visitar el pabellón de la aviación es un privilegio. En este espacio, además de ver algunos de los aviones más clásicos, podremos caminar por dentro de ellos y ver todo lo que nos gusta a los fanas. En estas fotos, estamos dentro de un 747.

Además podremos ver un Boeing 727, un 737 y un 787.

También podremos dar un paseo por el primer Air Force One.

Hoy en día parece tecnología vieja. Es raro pensar en los presidentes y los viajes que realizó este avión.

Todo está muy bien cuidado y da gusto realizar la visita.

Además, podremos dar un paseo por el único avión Concorde que se encuentra en la costa oeste de Estado Unidos. Nosotros vimos otro en el museo de la aviación en Washington, pero no se podía acceder por dentro como a este.

Además hay algunos aviones raros, como un Boeing 247D y un Douglas DC-2 de los años 1930.

También, los famosos aviones B-17F y B-29 de la segunda guerra mundial, como el B-47 de la guerra fría. Estos están en el marco de los aviones militares.

El museo reúne un montón de atractivos para las personas súper fans de la aviación y para los que no tanto. La posibilidad de entrar en muchos de los aviones, le da un extra a la visita que la hace disfrutar mucho. Es sin dudas uno de los lugares a conocer si estás en la zona de Seattle.

Aprovechamos y agradecemos al Museo que nos hizo llegar la invitación para poder recorrerlo y, sobre todo, disfrutarlo.

Todos los post del Road Trip por Estados Unidos 2018

¿Viajás a Estados Unidos? Resumen / Guía de Viaje

Te dejamos este post con todos los hoteles que utilizamos en Estados Unidos. 

Una opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio Airbnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 20 de crédito para tu reserva.

 Ya que te vas a USA, aprovechá y adelantá tus compras. Te contamos cómo hacerlo y algunos valiosos tips en el post: Haciendo las compras previas a un viaje a Estados Unidos. ????????

 

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Sebastian dice:

    Pude ir hace un par de años, y también al entrenador del Shuttle (donde por suerte sólo éramos 3). Es mi favorito, y he visitado prácticamente todos los importantes (me falta Monino). La ventaja sobre los de Washington (que es cierto que tienen varias cosas únicas) es que hay muchos voluntarios con los que podés hablar de todo, de hecho después de hablar muchísimo con uno me invitó a «pispear» adentro del B29. Ahí se convirtió en el #1 indiscutido jaja.
    Y la frutilla del postre es que estás al lado de una pista muy activa. Inolvidable estar almorzando con vista a la pista y ver KC-135, P6 y E3 aterrizando, despegando y haciendo pruebas de Rejected Takeoff (ese fue un P6 de la RAAF, casi lloro de la emoción jaja).

    Ah, hermosas fotos.

  2. Adrian dice:

    Tremendo. Tener la posibilidad de subir al Concord y también al simulador de entrenamiento de los transbordadores justifica 100% la entrada. Me encantó

  3. Guillermo dice:

    Excelentes fotos Pablo, se ve muy lindo y completo el museo.

Dejá un comentario