Cuando estás de viaje y descubrís un lugar famoso o importante sin saberlo

Un día de enero llegamos a Málaga (España) en auto, veníamos de la localidad de Ronda, unos 100 kms hacia el oeste. Nos habíamos tomado esta etapa del viaje bastante relajada, no planificamos ni averiguamos casi nada, teníamos agendada una recorrida con la gente de Turismo de la Ciudad así que sabíamos que íbamos a contar con información de calidad.

Llegamos al hotel Sercotel Málaga, dejamos el auto en la cochera, hicimos el check-in y nos fuimos a pasear.

Hicimos varias cosas, ya les contaremos en detalle en otro post, y a la noche nos fuimos hacia el centro histórico con la idea de tapear en algún lugar lindo.

La verdad es que opciones no faltaban, un lugar más lindo que el otro, pero nos decidimos por un lugarcito pequeño (después verán porqué lo subrayo) que nos sedujo con su personalidad y con lo que pudimos leer del menú en una pizarra.

Enseguida nos sentimos cómodos y a gusto, pedimos un vermut, una tapa, otra, charlábamos con el cantinero…

Nos gustó mucho saber que utilizaban productos de agricultura y ganadería local, luego supimos que participaban del programa «Sabor a Málaga».

Mientras estábamos allí publicamos algo en el Instagram de Info Viajera y, a los pocos minutos, un lector nos comentó que uno de los dueños era Antonio Banderas y que además vivía ahí al lado. Le preguntamos al cantinero y nos confirmó esa info, nos contó que además el Antonio era muy buena gente y bien querido por quienes trabajan allí.

Un par de días después, hicimos un recorrido por Málaga con la gente de Turismo de la Ciudad. Partimos de la Plaza de la Marina, pasamos por la calle Marqués de Larios, la Plaza Constitución, por «la manquita», la Catedral de Málaga, visitamos la impresionante Alcazaba, el Teatro Romano… Luego ingresamos a otro lugar histórico, «El Pimpi», taberna de tapas y vinos creada en 1971 que funciona en un antiguo caserón malagueño del siglo XVIII. Entramos desde enfrente del Teatro Romano y fuimos atravesando patios, barras, comedores del estilo de lo que se ve en esta foto:

Y finalmente salimos a la calle Granada, donde estaba el lugarcito pequeño sobre el que les contamos al principio del post. Resulta que era uno de los espacios gastronómicos de esta especie de taberna – complejo gastronómico andaluz que es el «El Pimpi».

Así que, como verán, habíamos descubierto de casualidad uno de los lugares de resonante importancia en la gastronomía e historia reciente de Málaga 🙂

Después seguimos la visita hacia el Museo Picasso. ¡Hay tanto para contar sobre Málaga! Pero bueno, no era ese el objetivo de este post.

¿Ustedes descubrieron casualmente lugares famosos o importantes en su viajes? ¡Cuenten!

 

 

También te podría gustar...

30 Respuestas

  1. Aldana dice:

    Nos pasó en Mismi estacionamos a la vuelta de la casa de Versace. Íbamos caminando y empecé a ver qué me sonaba ffamilia el lugar cuando nunca habíamos ido a Miami. Justo estábamos viendo la serie de su asesinato y ahí caí. Así que aprovechamos y sacamos unas fotos.

  2. Santiago dice:

    Estar buscando casas de famosos en beverly hills, paro el auto y busco. Casualmente estaba en el porton de la casa donde murio michael jackson. Sin saberlo. Jajaja

  3. Año 1997, a dos cuadras del hotel en Londres se veía continuamente mucha gente agrupada en la calle. Le pregunté a la recepcionista porque era, que habìa en el lugar y me dijo que no tenia ni idea.
    El dìa antes de salir de con destino a Liverpool, nos acercamos a Logan Place, Earl`s Court, para ver que era. Había dos chicas italianas que habìan llegado desde Roma pura y exclusivamente para ver ese lugar: la casa de Freddie Mercury.
    Besos a todos 🙂

  4. Veronica Tantardini dice:

    Recorriendo Praga, nos perdimos por las callecitas y terminamos en el mural de John Lennon y poco después en el pasaje más angosto del mundo, ese que tiene un semáforo para pasar de un acceso al otro. Praga es un sueño!!

  5. Guillermo dice:

    En breve pasare por El Pimpi????????????????????

  6. Graciela dice:

    Recuerdo 2 veces ahora. Una en Argentina ibamos en auto desde Caba A Iguazú y vimos un cartel que decía Yapeyú, entramos y terminamos conociendo la casa de San Martín. Otra en Los Angeles, salimos a dar vueltas en auto y terminamos en el Parque Griffith, conocimos el impresionante observatorio y una de las vistas más lindas de la ciudad.

  7. Verónica Herrera dice:

    En Venecia el año pasado, en un walking tour vespertino «casi» fallido donde sólo éramos la guía y yo porque nadie más lo había reservado, terminé en una presentación de un libro súper glamorosa en un hotel veneciano (yo de jeans y zapatillas) y conocí a Lorenzo Quinn, el hijo del actor Anthony Quinn, que es escultor muy conocido en Italia y autor de las famosas manos gigantes que están sobre el canal de Venecia.
    Mientras todos me miraban como algo exótico x mi vestimenta y me presentaban «Ella es argentina, y habla varios idiomas» porque ése parecía ser mi único mérito para estar allí, yo me preguntaba «Cómo caí acá?!» jaja
    Al final del evento me saqué una foto con Lorenzo Quinn más por darle el gusto a él que parecía muy contento con la cantidad de gente que lo saludaba y le pedía fotos…

  8. Luis dice:

    Nos pasó en Roma: Pasamos por una Iglesia pequeña (Santa María della Vittoria) y decidimos entrar. Para sorpresa nuestra, había muchas personas dentro, muchos estudiantes de arte dibujando y tomando fotografías. Fue ahí que nos dimos cuenta que estábamos frente a la hermosísima escultura de Bernini, «Extasis de Santa Teresa de Ávila». Bellísima!!! 🙂

  9. Mónica dice:

    Claro que al viajar uno encuentra sorpresas
    Habíamos estado en Valencia y continuamos visje
    No teníamos tantos días , nos habíamos escapado a Europa …
    De repente veo una localidad que se llama SAGUNTO
    Y algo me hizo “ Clin, Clin” en algún rinconcito de mi cerebro
    Mire una guía que llevaba y si.. “ era conocida por mi”
    En Segunto, entre otras cosas , habían comenzado las guerras púnicas!!!
    Pedí a mi marido que regresara
    No fue posible
    Pero no lo fue , en ese momento
    Regresamos dos años después
    Y la disfrutamos realmente
    Sagunto , es un lugar “ tapado” , poca gente lo conoce
    Pero cuando organizo un itinerario , nunca me pasaría lo que s ustedes en Málaga
    Porque no sólo está “ el Pimpi” que es un lugar único que no puede pasar desapercibido
    Está el GIBRALFARO
    Allí frente , al Pimpi
    Está el circo Romano
    Están las calles céntricas de mármol
    Y tanta, tanta historia que es imposible no tener una idea de Málaga , antes de viajar
    Yo disfruto del viaje aún antes de realizarlo
    Y no transcurro por los lugares si tener idea de lo que veré
    Me sorprenden lugares
    Geografía
    Pero no permito que la suerte guíe mis pasos
    Amo demasiado la historia, como para dejar que llegue el conocimiento por si solo
    Cada uno tiene una manera de viajar
    Esta que tengo , me la enseño mi padre cuando yo solo tenía 8 años
    He recorrido mucho mundo …
    la vuelta al mundo la he realizado en dos oportunidades
    Con mi marido leemos, estudiamos y realizamos rectas históricas, con acontecimientos mojones
    Para orientarnos y lograr completar este gran rompecabezas, que es la historia del mundo
    Saludos cordiales
    Mónica

    • Leonardo dice:

      Algo parecido me paso con Sagunto, hace unos 15 años, íbamos de Barcelona a Valencia y viendo el mapa me dije, no puedo dejar de pasar por el lugar donde desembarcó Aníbal Barca (soy un lector empedernido de la historia romana). El lugar es impresionante y si uno sube al castillo, las vistas son espectaculares

      • Monica dice:

        Si Leonardo , es así
        Hay que subir al castillo , para encontrarse con la historia “ de todos los tiempos “ en un solo lugar
        Tiene tanta historia ese lugar , fuimos dos veces
        Una estábamos en auto y la otra en un crucero
        Tomamos un tren de cercanía y en minutos estábamos en Sagunto
        Había dos enormes cruceros en Valencia y apenas unas 10 personas estábamos en Sagunto
        Es desconocida para muchos
        Me disculpo también por el escrito anterior
        Al releerlo, parece que lo hubiera escrito “ alguien muy creída de sí misma” , así no soy yo
        Aunque si, viajamos diferente que el resto de las personas en general
        Estamos siempre en la búsqueda de la historia, del pasado de las ciudades , de las rutas
        Un saludo cordial
        Y me alegro mucho de encontrar a otro amante de la historia y los lugares que la tienen
        Monica

    • jlcota dice:

      Qué bueno, Mónica, se ve que han sido fructíferas esas enseñanzas de tu padre.

      Saludos y gracias por compartir

  10. Mauro dice:

    Parecida a la de Luis… primera vez en Roma y salimos a caminar rumbo al Coliseo ni bien llegamos. En el trayecto empezamos a cruzar carteles que indicaban una iglesia… al 3ero que ví subí de curioso. llegamos a una plazoleta en la que no habia gente, solo 2 carritos, 1 de comida y otro de bebida. Pasamos caminando y en eso frena un taxi y se bajan casi corriendo 3 personas «pinta de turistas». Los seguí donde entraron y era la iglesia que decía el cartelito, eso si, hermosa, toda de mármol. Pero seguía sin entender que es lo que movilizaba el lugar… hasta que me doy cuenta que al costado del atrio habia mucha gente… me acerco y no podia creer que estaba parado frente a el Moises de Miguel Angel. Desde ese momento a todo el que va a Roma le recomiendo pasar por «San Pietro In Vincole»… que como si fuera poco, también tiene las cadenas de San Pedro! Y una gran historia a conocer.
    Abrazo grande chicos, una alegría seguirlos y leerlos.

    • Guillermo dice:

      Mauro, me paso exactamente lo mismo, pensábamos que la escultura estaba en otro lado. Gran descubrimiento.

  11. Leonardo dice:

    El pimpi es espectacular, lástima la espera en hora pico. Un buen fino de Jerez con jabugo, pescaito y a seguir caminando!!!

  12. ElToto dice:

    París año 2000, cuando uno viajaba con los folletos que te daban las agencias de viaje. La información era la Guía Michelin o publicidad de boca en boca.
    Yendo a la Torre Eiffel nos topamos con las Galerías Lafayette, obvio que entramos e hicimos algunas comprillas (en francos, cuando todavía el euro no era moneda obligatoria). Todavía conservo y uso una remera de South Park… pu#&$ madre, mataron a Kenny!

Dejá un comentario