En bicicleta por la costa de Gijón, Asturias (España)

En este verano europeo, específicamente en julio/2019, decidí pasar unos días en Gijón, ciudad costera en el Principado de Asturias, España. El primer día me recibió con nubes y una niebla que oscilaba con muy poco sol; pero, para la segunda jornada, se despejó el cielo para traer el sol y el calorcito de unos 25 grados.

Aproveché estas circunstancias meteorológicas para probar el sistema de alquiler de bicicletas TuCycle y recorrer parte de la costa en dos ruedas.

Fui a buscar mi bicicleta a la estación que se encuentra cerca de las termas romanas (ubicación) y ahí mismo descargué la aplicación en mi celular. Elegí el plan de 24 horas porque ya me iba al día siguiente; me costó 3 euros, pagué con PayPal, pero también se podía hacer con tarjeta de crédito.

Después, con la misma app, escaneé el código QR que estaba en la bicicleta para destrabar el candado y arrancar mi pedaleada.

Andar por la costa de Gijón es un placer: hay una cómoda bicisenda que llega hasta un poco antes del Rinconín y el paseo está provisto de bebederos con agua fresca, bancos para sentarse, baños públicos, tachos de basura con recolección diferenciada, duchas y lugares para ir estacionando.

Para que no te cobren más que los 3 euros del día, es necesario que los viajes no superen los 120 minutos de duración. Vean que en 23 minutos se cubre una buena porción de la costa:

Yo paré en la Escalera 17 de la Playa de San Lorenzo para almorzar, refrescarme en el mar y descansar un poco.

Después seguí hasta la Playa del Rinconín, donde ya el paisaje cambia y se pone buenísimo con la aparición de piedras y acantilados que conviven con el verde de la vegetación. Me acuerdo que, en alguna historia de Instagram de ese momento, confesé mi amor por esta imagen:

Eventualmente, algunos metros después, tuve que abandonar la bicicleta porque el camino se puso áspero para circular con este medio de transporte. Quizás les cuente cómo terminó el recorrido en otro post…

Ahí volví a la estación más cercana, la dejé y me fui a caminar por varias horas. Cada vez que dejás o tomás una bici, tenés que trabarla/destrabarla desde la aplicación. A mí me funcionó siempre bien, pero leí algunas quejas.

Terminado mi intenso día gijonés, devolví la bicicleta en el punto de inicio y me fui a descansar. Todo perfecto, ningún cargo extra ni dificultad.

Les dejo marcados en el mapa algunos puntos significativos de mi recorrido de ese día, el que aparece en rojo fue el límite del tramo en bici.

Links de interés:


También te podría gustar...

Dejá un comentario