La Capilla San Eduardo de Bariloche, cerquita del Llao Llao, frente a Puerto Pañuelo

Un fin de semana largo de noviembre me di un gusto y me fui al Hotel Llao Llao, y digo al Hotel Llao Llao en lugar de decir a Bariloche porque fui a eso: unas pocas noches con intención de disfrutar de este legendario hotel y de su inigualable entorno.

Llegué en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, me fue a buscar al aeropuerto un remis que me coordinaron desde el hotel y a la vuelta lo mismo, pero en sentido inverso, salvo que le pedí detenerse en Bariloche unos minutos para comprar algo en RapaNui (familia que se quedó en casa me había pedido que llevara unos FraNui, ¿los conocen?).

Un día que estaba algo nublado y lluvioso, después de desayunar (los desayunos en el Llao Llao son todo un capítulo aparte), salimos a caminar rumbo a la pintoresca Capilla San Eduardo, un ícono del paisaje barilochense.  Las veces que fui a Bariloche siempre la vi y me llamó la atención y por una cosa o la otra nunca la había visitado.

El hotel nos prestó un paraguas bien grande y emprendimos el recorrido.

Luego de unos 500 metros llegamos a la costa, frente a Puerto Pañuelo, desde donde parten excursiones interesantísimas como esta: Bariloche: Navegación por el Nahuel Huapi, puentes colgantes, Puerto Blest y más.

Caminando unos 500 metros más hacia el lado de la ciudad de San Carlos de Bariloche llegamos a la Capilla San Eduardo, monumento histórico municipal.

Es una pequeña capilla que data de 1938, construida por el Arq. Alejandro Bustillo, el mismo que construyó el Hotel Llao Llao.

Se encuentra en una elevación del terreno que le da un aire destacado, preponderante en el paisaje enmarcado en lagos y montañas, además, desde allí se accede a muy lindas vistas. Para llegar hay que subir una empinada escalera, a veces algo resbalosa, conviene tomarse del pasamanos.

Aquí vemos algunos detalles del exterior, apreciamos los materiales: piedra, tronco, tejuelas.

Y en el pequeño interior encontramos destacados elemento artísticos sensibles a la luz, de modo que solicitan no utilizar flash al tomar fotografías.

La madera es una de las grandes protagonistas en el interior de la capilla.

Los vitraux nos parecieron hermosos, datan de 1960, aunque leímos que los originales se estropearon y estas son reconstrucciones.

Encontramos un rinconcito con esta pintura, dos sillas y ese mueble aparentemente para hincarse, ¿será un confesionario? No había nadie de la capilla (o al menos nosotros no encontramos a nadie) que nos pudiera informar.

También había una especie de estantería con souvenirs con sus precios informados, pero no vimos a nadie vendiéndolos.

Encontré estas sogas que imagino eran para tocar las campanas, estuve tentado de probarlas, pero me contuve.

Aquí una vista más amplia de la capilla, con el fresco de Raúl Soldi de fondo en forma de cruz, no me avivé de tomarle una foto de cerca al fresco.

Se ve que la capilla está activa, aquí informaban una app para los horarios de misa, también vimos bastante arroz en la entrada y en la escalera de acceso, por lo que suponemos que se celebran bodas allí.

Basta con mirar hacia la derecha para ver desde allí la imponente presencia del Hotel Llao Llao.

Al terminar la visita bajamos por donde subimos y mientras lo hacíamos disfrutábamos de este paisaje patagónico.

Alguna bandurria cauquén siempre acompaña.

De regreso al hotel también apreciamos la belleza del camino, las simple retamas encendidas de amarillo resaltaban aún más el paisaje montañoso.

Entre una cosa y la otra ya era casi la hora del almuerzo, volvimos al hotel en donde nos esperaban placeres gastronómicos de antología.

Fue un lindo paseo, una buena manera de pasar una horita, caminar al aire libre y contemplar la belleza de la zona desde un privilegiado punto de observación.

Ubicación de la Capilla:

Links de interés:

También te podría gustar...

18 Respuestas

  1. Adrian dice:

    Ufff, que lugares y cuanta nostalgia. Ya volveremos.
    No alcanzo a ver bien en la foto pero creo que el que te acompañaba era un cauquen. Las bandurrias tienen el pico mas largo

  2. jimenita999 dice:

    No es bandurria… es cauquén! =P
    Muy lindo el post! Saludos!

  3. Marisel Martinez dice:

    Hermoso post! Estuve en Octubre en la capilla especialmente. Me pasô como a vos había estado 2 veces antes y no la había apreciado tan detenidamente.

  4. Julio dice:

    La imagen del cuadro es «El retorno del hijo prodigo» de Rembrandt, esta basado en la parabola del hijo prodigo y habla de la misericordia de Dios para con los pecadores arrepentidos. Y estimo que si, es un confesionario, a veces la confesión se puede hacer sentado o en ese banquito

    • jlcota dice:

      Gracias, Julio. Es muy linda la obra y la han colocado en un espacio solemne con una iluminación que le crea una atmósfera muy adecuada. Saludos.

  5. Marian dice:

    Tengo hermosas fotos de casamientos, la comunión de mi hija, etc. Es un lugar privilegiado! Bustillo tan capo!! Eligiendo esos lugares. Y los dos sacerdotes son unos capos.

  6. daben21 dice:

    Una de las mejores vistas de Bariloche, el mejor lugar para fotografiar el Llao Llao. Estuve este año, con sol salen fotos increibles

    • jlcota dice:

      ¡Una preciosura!

      • Maria Juliana dice:

        Hermosa la capilla y el entorno natural. Como vos decís, es un comentario aparte el Llao Llao. Estuvimos con mi marido alojados 5 noches en marzo del año pasado. Dias de cielo celeste inolvidables y atardeceres únicos desde su piscina infinita. Es un lugar mágico en una ubicación única. Como decía una turista en los comentarios del Hotel. Por lo menos una vez en la vida tenes que alojarte en el Llao Llao.

  7. Te confirmo que se celebran bodas allí. Tuve una el año pasado, fue una hermosa excusa para visitar Bariloche!!

  8. Eduardo dice:

    Perlita… por si aún interesa:
    La capilla se llama San Eduardo en memoria al hijo del Presidente Agustín P. Justo, llamado Eduardo y fallecido a los 27 años en un accidente de aviación sucedido en enero de 1938 en los alrededores de Paso de los Libres, en el río Itacumbú del noroeste uruguayo.
    Hay una placa en memoria del accidente aéreo frente al ACA de Paso de los Libres (que todos pasamos de largo en el puente Paso de los Libres-Uruguaiana… justamente inaugurado UN día antes del accidente aéreo, regresaban de ahí) y creo que la gente del Llao Llao no tuvo que ver con la decisión respecto de la construcción de la capilla, sino que fue una donación de la familia Maschwitz.

Dejá un comentario