Cuando viajar se transformó en rutina y dejó de ser especial

Raro el título, pero puede que a veces lo sienta un poco así. En el post voy a tratar de expresar sentimientos, lo cual suele ser difícil para alguien que no es un experto escribiendo.

Cuando uno viaja, en general, se disparan muchas cosas en la cabeza. Desde las ansiedades de que llegue el momento, las necesidades de uno en cuanto qué  hacer o querer visitar, culpas por dejar de hacer algunas cosas en pro de ese viaje, miedos naturales al enfrentar lugares y gente desconocida y muchas cosas más.

Combinando todo eso, pensamos que viajar es especial, de hecho, está buenísimo que así sea y uno pueda sentirlo y vivirlo como algo único, mágico e irrepetible.

Por otro lado, pasa que cuando lo hacés seguido hay pequeñas cosas que se van perdiendo, dejando de ser especiales y pasando a ser la rutina de un viaje. Llegar a Ezeiza fue especial alguna vez, pero hoy siento que ya sé todo lo que voy a hacer, cuándo lo voy a hacer y lo que va a pasar cuando lo haga.

Cuando me subo al avión, pocas cosas me sorprenden (por no decir nada). Cuando hago un check in en un hotel, también sé todo lo que hay que hacer. Cuando voy a buscar un vehículo alquilado, ya sé lo que me van a querer vender y ya sé lo que voy a contestar.

«Ya sé», «ya sé» y más «ya sé» hacen que parte de nuestros viajes se hayan transformado un poco en una hermosa rutina, pero rutina al fin. En muchas cosas perdí la capacidad de sorpresa que se tiene en el primer viaje que uno hace, sin importar si fue hace 20 años o ahora mismo. Esa sensación mágica de volar por primera vez, de llegar a un país desconocido en su idioma o en su gente… La he perdido y en algún punto la extraño.

Tal vez esta cuarentena y el parate en los viajes sea una forma de renovar esa sensación, pero en algún punto muy dentro mío sé que no será nunca igual.

También sé que no voy a dejar de viajar debido a este sentimiento de rutina. No es lo mismo comer una hamburguesa en París o New York. Cada viaje trae aparejadas cosas nuevas, lugares nuevos que uno disfruta como únicos e irrepetibles y ahí no podemos considerarlos como algo rutinario.

A vos, ¿te pasó que algunas partes de tus viajes se tornaron rutina y dejaron de ser especiales?

Nota: Esta publicación puede contener links de afiliación por los cuales recibimos una retribución económica en caso de que realicen una compra o contratación, sin esto implicar un gasto extra para ustedes. Más información.

También te podría gustar...

56 Respuestas

  1. gabi dice:

    somos animales de costumbre, soy tmb de mar del plata y me encanta el mar pero ya no me sorprende o impacta como a un turista. Uno pierde la capacidad de asombro por costumbre, sea un lugar o algo material tmb

  2. Marcela dice:

    En mi caso, habiendo estado en un total de 83 países, te entiendo perfectamente lo que decís. Desde el 2017 empecé a pasar entre 6 y 8 meses al año viajando, escapándome del frío marplatense en Abril y volviendo en Octubre/Noviembre. El primer año estuve en 38 países y fue increíble. Ya el año pasado sólo estuve en 11 países, llegó un momento en el que estaba tan cansada de aeropuertos, check-ins, buses, trenes y traslados, que viajar se convirtió en una rutina. Este año lamentablemente quedé atrapada en casa, esperando que autoricen los vuelos comerciales para poder subirme a un avión, y seguir disfrutando de lo que uno más ama. Porque aunque a veces se vuelve rutinario, definitivamente es la mejor rutina!!!

    • Pablo dice:

      Que piola esos viajes. Parece que este año llegás a octubre en Mardel

      • Fran dice:

        Puede ser, viaje bastante estos últimos años y vas perdiendo capacidad de sorpresa, también te manejas mejor y nada vuelve a ser como antes, aunque también es cierto que la pandemia puso en valor destinos que me no me encantaron como esperaba y me sorprendo extrañando esos lugares y teniendo muchas ganas de volver (será la dificultad de hoy) como Milan o Florencia. Ni hablar de los que superaron expectativas.

    • Sebas dice:

      De que trabajas?que bueno

    • Leandro dice:

      Me encanta viajar y estuve dos veces en europa, otras tantas en latinoamerica y USA, pero no podria EN MI VIDA, estar tantos meses divagando, necesito mi rutina de trabajo, de ejerciciios, social y familiar. y tener los pies sobre la tierra, y una cama conocida. eso es lo peor de los viajes, una cama insipida o que no tenga tu forma, (nunca viajo con lujos, viajo solo y no voy a ir a un cinco estrellas, hostels y a la bosta….quiza debas pensar en relajar. Es muy feo cuando lo que uno ama se vuelve aburrido… normalmente termino roto de mis viajes, en el ultimo fueron 7 ciudades en 3 semanas ( y si, no soy millonario, 3 dias por ciudad y hacemos lo mejor que se puede)

  3. Sergio Lanus dice:

    Si hay algo que me sigue emocionando es yendo para Ezeiza, cuando vas por el autopista, por un largo trecho es solo una autopista mas, pero de repente de la nada, se abre la vista a la izquierda y ahí está, el aeropuerto y la vista de los aviones estacionados en los hangares, y ahí para mi comienza la magia del viaje.

    • Pablo dice:

      Jeje. Esa vista es el comienzo del viaje

    • Sandra Pascazi dice:

      A mi me pasa lo mismo . Me emociona hasta leerte!!

    • Érica dice:

      Qué hermoso comentario Sergio. Coincido plenamente con vos, ir llegando al aeropuerto y ver los aviones estacionados me genera una sensación indescriptible, pensé que era la única. Gracias por poner en palabras esos sentimientos!!

      • Catalina dice:

        Sergio!! Lo describiste tal cual. La emocion de ir a Ezeiza, ya ver los aviones, pasar el peaje de entrada…todo me gusta.
        Con las facilidades de los últimos años pudimos viajar mas seguido, al menos 2 veces x año, y es tan lindo!!
        Este año ya me siento deprimida, tanto encierro y sin vislumbrar una mejoria en la situacion mas apremiante, los viajes ahora están en segundo plano lamentablemente.

    • walmmed dice:

      Completamente cierto! La emoción que se siente cuando vas llegando es lo más! Ya me quiero ir!!!! jajaja

  4. SebastianRg dice:

    Pablo entiendo lo que decís, a la rutina también hay que encontrarle la vuelta pero que hermosa rutina. No creo que nunca nos deje de gustar ( cuestión en donde sería un gran problema existencial) Que algunas cosas sean rutina tiene su ventaja, sabes cuando algo es correcto o te están estafando, regulas mejor las cosas sobre todo si manejas a toda la familia que reposa en tu conocimiento. La rutina también hace experiencia y eso es muy valioso.

  5. Tere dice:

    Buen día, si, me pasó con los últimos viajes, mi marido que organizaba ansioso y yo….nada, me daba igual, y al volver él quería ya ir viendo próximo destino y yo, “mejor esperemos un poco” , como saturada, sin capacidad de asombro, rogando que esta pandemia renueve esa sensación! Saludos.

  6. sil dice:

    Nunca deberiamos perder la mirada de un niño!Veo los mismos lugares que he visitado y siempre le encuentro algo de especial!Estamos acostumbrados a vernos todos los dias en el espejo y sinceramente encuentro algo distinto!!!!(uppp arruguitas? jaja)Podemos definir significado de Viaje!!!!!Nunca me acostumbrare!!! Que vengan ya!!!!! Cariños viajeros!!!Mdp!!!!

  7. Guillermo dice:

    Ojala podamos seguir en la rutina de viajar Pablo, tanto por fin de pandemia como de mejora en situación económica. Coincido en que comer una hamburguesa es muy distinto en Paris o NYC, (aca comes un buen bife por el mismo valor).

  8. Santiago dice:

    TOTALMENTE DE ACUERDO! muchas veces lo hablo con mi señora, me da algo de tristeza que ocurra… pero como decís NO voy a dejar de viajar!!! Siempre me gusta tener 3 viajes comprados x delante y cuando vuelvo ya estoy sacando un 3er viaje (sin ir más lejos hoy ya tengo un viajae para abril, otro para julio y estoy esperando para sacar uno para septiembre… el año que viene SE VIAJA!) Pero en toda esta locura de viajar y viajar hizo que se perdieran muchas sensaciones en el camino, como por ejemplo el momento donde uno aprieta el botón de aceptar al momento de comprar un pasaje, antes leía y re leía si los datos de los pasajeros estaban ok, si los días eran los correctos y todo eso generaba un monto de sensaciones… ahí comenzaba el viaje! Hoy eso no sucede, pero que lindo que es viajar !!!!
    Les mando un abrazo y esperemos que pronto vuelvan las sensaciones de viajar!

  9. Diego dice:

    Viajo una vez por año al exterior, por suerte sigue siendo mágico. Vivir en Ezeiza me hace sentir que tengo el aeropuerto cerca esperándome pero no da para mas veces, y no se si podré mantener ese ritmo siendo 4 en la familia y con un dólar tan alto.

  10. Santiago nieto dice:

    Necesito volver a mi trabajo en Brasil, soy residente brasileño, y me cancelan los viajes. Todo el mundo en la calle , pero no te podes subir a un avión

  11. Gustavo Altarmirano dice:

    no se enojen, pero muy desafortunada la nota, mas en los tiempos que corren y en este pais
    no soy un resentido ni nada de eso, y tambien venia viajando bastante
    pero es como decir… ay… me canse de comer langosta, es rutina…
    nada… una opinion, no lo tomen a mal
    saludos

    • Pablo dice:

      Y es tomada. Pero hablábamos de otra cosa. La de perder lo especial del viaje. De hecho, no creo que me canse nunca de viajar mientras se pueda

  12. Agustina dice:

    Es súper verdad lo que planteas. Y por eso tomo como positivo en ese aspecto este tiempo sin poder volar porque la ansiedad y las ganas que tengo de subirme a un avión creo que son más que la primera vez.

  13. Juan dice:

    Gracias! Me siento totalmente identificado con lo que decís.

    El año pasado tuve el privilegio de viajar todo el año. Era un poco el plan luego de casarnos con mi esposa. Conocimos muchisimos paises de todos los continentes (Salvo Africa).

    A medida que pasaba el viaje, cada vez me asombraban menos las cosas. Te llegás a sentir muy mal por dentro, pensando: «Qué feo es acostumbrarte a algo hasta tal punto que no lo valorás / apreciás más.»

    Muchas veces los viajes se disfrutan más cuando los recordás luego de finalizados. Ahora daría cualquier cosa por escaparme a algún lado nuevamente.

    Yo creo que esto es inevitable. A medida que los viajes a través del mundo se hacen algo más común (dejando de lado este particular año), el efecto sorpresa se va perdiendo.

  14. Eduardo dice:

    Las primeras experiencias son fantásticas! Repitiéndolas se convierten en estilo de vida. Entonces son otras las cosas que nos siguen impactando, o sorprendiendo. La emoción de ir a Ezeiza, y que sea para mi… eso es inmutable! No le tengo miedo al dólar o al euro, los argentinos sabemos adecuarnos a los modos para poder viajar. Hay uno que dijo «7 años MIA, 2 Las Toninas» (y no soy de los van a MIA!, jajaja! ni a las Toninas!), y sino, muchachos: habrá que irse. Vida = una sóla, no? Al menos esta «nueva» vida que supimos construir, viajando.
    Pero con la cuarentena… ufff… aún sin virus me sacaron eso, la vida! La mía al menos, o una parte MUY linda de ella.150 días? es para el Guiness.

  15. Gonza dice:

    Si, me paso lo mismo luego de volver a Asia que ya no me sorprendia, aunque sigo añorando volver a Bangkok y poder instalarme 😍.
    Por otro lado la vida de aeropuertos si bien no me sorprende es algo que me causa muchísima felicidad aunque se haya vuelto rutinario. Abrazo !

  16. Ernesto Arroyo dice:

    Nunca voy a dejar de sentir esa adrenalina al subir a un avión, ir a destinos con mar, levantarme temprano para aprovechar a full el día y desayunar como famélico, ir al aeropuerto o estación eligiendo una entre varias opciones, todo eso me motiva, por más que deba esperar mucho tiempo haciendo escalas.
    Eso y mucho más amo de viajar, cosa que extraño horrores en estos tiempos… ya volveremos!

  17. Sol dice:

    En el mismo instante en que empecé a viajar por trabajo dejo de ser especial. Es otra energía con la que te moves. Es lindo si y pueden tocarte lugares divinos y personas súper especiales, pero haces todo con otros ojos, otro filtro.

  18. Natalia dice:

    No se si siento que alguna vez se volvio rutina… algo cambié y es que con el tiempo perdí esa locura por los freeshop. Compro sí, pero no es como al principio.
    Sí me pasó que los primeros viajes fueron en pareja, luego con una bebe… la bebe crecio… luego con una nena… y dsp con otra bebe mas. Cada viaje tengo que organizarme un poco mejor y armar mas maletas … pero es el floklore tmb del viaje.
    Como hacer las reservas, planear (o no) que hacer en destino.
    Me hiciste acordar todo lo que se extraña de viajar…

  19. Alvaro dice:

    Creo que no me pasa porque para mi viajar es compartir con mi familia.
    Siempre el estado de animo o desanimo con que una esta sea por trabajo y/o salud va a cambiar la forma de encarar un viaje pero jamas lo siento como una «rutina». Por supuesto no me voy a sorprender de muchas cosas que otros si pero creo que eso me da otra capacidad de disfrutar, una forma menos excitada pero mas calmada y reflexiva. Tal ves ahora prefiero evitar maratonicos recorridos en avión o auto que cuando era mas joven no tenia problema en hacer, pero eso se soluciona con una buena planificación que gracias a las nuevas tecnologías como Internet y Google Maps (yo empece a viajar hace 50 años cuando solo existían las guías de viaje y los mapas en papel 😁) aunada a nuestra experiencia lo hace fácil de resolver.
    PD: Sigo amando MDQ, no importa la veces que vaya siempre la disfruto como la primer vez.

    • Pablo dice:

      Claramente ahora es más fácil, y se pierde la adrenalina de lo desconocido. ¡Te esperamos ni bien se pueda en MDQ!

  20. Andres dice:

    Que linda son las primeras veces…! El primer avión, el primer aeropueto, el primer país lejano. Es verdad que luego ya se vuelve algo normal. En los últimos años hemos viajado a decenas de paises en todos los continentes con mi esposa… hasta los más exóticos. Pero luego hablás con algún conocido que viajó x primera vez a algún lado.. a veces hasta acá nomas, sin hacer muchos kilómetros… y te cuenta cada detalle y cada cosa con una alegría inmensa! La otra vez me tuve que comer 5 horas de un amigo contándonos sobre las cataratas que fué x primera vez. Nosotros volvíamos de un viaje de China, Tailandia y Maldivas… pero no pudimos ni siquiera meter un bocado de toda la emoción que tenía de contar si primera vez en las Cataratas. Y es lindo ver esa emoción. Yo lo viví con mi esposa… cuando nos casamos yo ya tenía la locura de viajar… pero ella jamás había tomado un avión. La primera vez que fuimos a Europa fué mágico ver todo de nuevo con ella como si fuera la primera vez… te contagia la emoción. O cuando subía al avión leer hasta el último folletito que está en los asientos para saber como actuar si se cae el avión jajajaja. Pasaron los años y ahora estamos los dos iguales ya… pero se extraña esa sensación, claro

  21. Alemdp dice:

    Buenísima nota!
    Yo amo viajar, lo hacía de soltera con amigas…eso sí, con novios no lo he hecho…me parecía más divertido con amigas…lo he disfrutado mucho.
    Ahora, es hermoso también, ya en otra etapa, con mi marido y nuestras 2 hijas, la pasamos genial, cada viaje es mágico y la pasamos muy divertido en flia. También alguna que otra vez hemos viajado con padres y hermano con su flia. y fué muy divertido también. En fín no creo que es vuelva rutina. Cada viaje es muy especial. Cada vez cuesta más viajar porque soy bastante ambiciosa para planificarlos jaja, pero no sólo viajo yo, sinó que trato de que viajen conocidos, diciéndoles que los puedo ayudar…me encanta que la gente sienta lo que yo y que disfrute de lo que me parece que es de lo más bello en la vida…todos si se lo proponen pueden hacerlo…sea a dónde sea.
    Cuándo uno le toma el gustito…a vivir la vida se ha dicho!!!

  22. Omar Fernandez dice:

    A mi la unica rutina que me molesta es viajar, volver y que aca todo este igual o peor. Me pregunto¿nuestros gobernantes no podrian viajar a Uruguay por ejemplo y preguntarles a ellos como manejan el pais?(tengo millas de sobra se los pago yo).Saludos

  23. Verónica Herrera dice:

    Adoro viajar, imposible que se pierda la magia! Como dijo alguien x acá, me emociona llegar a Ezeiza. Y también la adrenalina de hacer click cuando comprás un pasaje y emitís es genial.
    Sí reconozco que se me hizo un poco costumbre dar x naturales atractivos y actividades de Buenos Aires. Hoy, encierro mediante, extraño algunos lugares puntuales que antes no miraba tanto o creía que había tiempo para visitar. Hoy disfrutaría mucho más de mi ciudad.

  24. Gustavo dice:

    Vivo en Ezeiza y trabaje en el aeropuerto así que la emoción de llegar al aeropuerto no me llega pero una vez que cruzó la manga la espectativa de cada viaje es única. maldita pandemia en este momento tendría que estar en Thailandia!!!!! Jaja me desahogue

  25. Matías G. Presta dice:

    Ahora con la pandemia, que estamos sin viajar, vamos a ver si no sentís nada especial cuando puedas volver a viajar jeje.

  26. Deivid dice:

    En parte es asi, y en parte no, la verdad lo que nos mantiene «ansiosos» todo el año es viajar, mas alla de repetir destinos, el tema de contar los días, encontrar cosas nuevas que hacer en algún destino repetido, o las nuevas para un destino nuevo tiene su encanto, igual cada vez que voy al aeropuerto como pasajero tengo esa «sensacion» como un nene…este año la verdad apague el modo viaje hasta la espera de que se normalice todo, asi que servira para juntar plata, hacer arreglos pendientes…se extraña esa sensacion igual!!

  27. Darío dice:

    En otros países ya ha sucedido antes que viajar no es un lujo. Yo recuerdo que en los 80’s subirse a un avión era realmente para pocos. Hoy en día, todavía hay gente (especialmente algunos políticos que gustan de la demagogia) que señalan a quienes viajan como los ricos, oligarcas o antipatria. Evidentemente su ignorancia deviene de no haber viajado. Gracias a las low costos y a otros servicios como AirBNB, ya no es un lujo poder viajar. Y tarde o temprano, ni siquiera los sindicatos que suelen jorobarnos con sus huelgas imprevistas (como me pasó a mi) serán un impedimento para que acá también sea más usual viajar.

Dejá un comentario