Beber alcohol en los vuelos, bueno, quizás también antes una copita en el VIP

Gracias al autor anónimo que pronunció la frase «Haz lo que yo diga, pero no lo que yo hago», las personas podemos darnos el lujo de dar a otras recomendaciones sobre lo que se debería hacer o evitar hacer, pero no estar obligados a dar el ejemplo.

Traigo esto a colación porque en este post vamos a charlar sobre beber (alcohol) en los viajes en avión. Estoy convencido de que hay artículos muy bien formulados que dan decenas de motivos muy bien fundamentados por los cuales no se debería beber alcohol cuando uno vuela. No vamos a entrar aquí en ese análisis, para eso buscan alguno de esos concienzudos artículos y se informan como es debido.

Aquí vamos a conversar sobre algo que de hecho sucede y mucho, cualquiera que ha realizado algunos vuelos largos puede constatar que hay una gran cantidad de viajeros que consume alcohol cuando está viajando en avión. Algo que el personal de atención de cabina conoce a la perfección.

Esto se observa sobre todo en los vuelos largos, no es lo mismo si uno se toma un vuelo de menos de una hora para ir a una reunión de negocios (a la que debería llegar sobrio) que un vuelo internacional de varias horas en las que uno duerme un poco, mira una peli, desayuna, almuerza, cena, toma alguna colación, etc.

Llega la comida y está la opción de acompañarla con un vinito; ya sea porque es un vino local que nos gusta o porque es un vino exótico que queremos probar, terminamos pidiéndolo. Lo mismo aplica a la cerveza.

Está también quien lo pide porque es gratis, es decir, está incluido en el precio que pagó por el pasaje, algo que habíamos empezado a dejar de dar por sentado con la aparición de las compañías low cost de largo radio (como Level o Norwegian) o en las low cost de siempre que realizan vuelos nacionales o regionales. Si hay que pagarlo, se piensa dos veces 🙂

También está quien toma alcohol para dormir mejor, una copita de blanco con la comida lo ayuda a conciliar el sueño:

Y quien se tienta con la carta de vinos, espumantes, licores, etc., cuando vuela en business o primera, ya sea porque es un viaje de trabajo, porque utilizó muy bien las millas y metió un flor de canje o simplemente porque tiene la guita para hacerlo (como contaban aquí: Y vos que podés viajar todos los años, ¿cómo hiciste la guita?).

Tema aparte: las bebidas alcohólicas en las Salas VIP de los aeropuertos. Algunos viajeros suben a la aeronave ya entonaditos, como nos contaban en este otro post: En la sala VIP del aeropuerto, ¿comer y tomar como desaforados o no?

Ahora, hablando un poquito más en serio, sugeriríamos que no se pasen con el alcohol cuando están transitando las distintas etapas de un viaje en avión. Hay varias situaciones en las que es mucho mejor estar en dominio de los cinco sentidos, además de que uno puede llegar a ponerse medio pesado o molesto si empinó demasiado el codo.

Cuidado especial deben tener aquellos que tienen otras personas a cargo, por ejemplo hijos menores; también los que tuvieron la idea de llegar luego de un viaje de mil horas y alquilar un auto que no conocen en una ciudad que tampoco conocen. En fin sean felices, pero responsables 🙂

Queridos lectores, ¡salud!

P.S.: Y ustedes, borrachines ocasionales, ¿cómo se comportan en estas situaciones? Cuenten la verdad, che, al fin y al cabo estamos charlando entre viajeros 😉

Perdón a todos los abstemios que se han leído todo el post al cuete.

 

Nota: Esta publicación puede contener links de afiliación por los cuales recibimos una retribución económica en caso de que realicen una compra o contratación, sin esto implicar un gasto extra para ustedes. Más información.

32 Respuestas

  1. maria jose ortega dice:

    si hago uso del vip (q son las menos veces) un gin tonic o una copa de un rosado o blanco no vienen nada mal, y en el vuelo seguro alguna copa con la cena o post cena. de hecho cuando fui a europa como sabia que en aerolineas argentinas clase turista es solo LA copa (que generosa visual al vasito de acrilico) que te dan es con la cena, ante los nervios, ganas de conciliar rapidamente sueño o relajarme el free shop colaboro a que me abasteciera de esas mini (la medida justa) johnnie y otra de grey goose para poder hacer una mezcla con al gun juguito o gaseosa que si uno rescata en el gally. debo reconocer que en aerolineas como mexicana, latam años atras, emirates son mas piolas con ese temita aunque vayas en turista.

  2. Fran dice:

    Vinos exoticos siempre que es posible, rara vez whisky y nunca cerveza.

  3. Ireny dice:

    Yo siempre tomo alcohol en el avión pero no me hace nada, estoy con mis 5 sentidos totalmente en alerta, es más, a pesar de la botellita de vino en la cena, no logro conciliar el sueño en todo el viaje.
    Tampoco es que tomo tanto, sobre todo porque me da pudor pedir a cada rato 😀😀.
    Donde más tomamos fue viajando por Turkish y Lufthansa, ya que eran muy generosos.
    A Lufthansa lo amé, no se cuantas latitas de cerveza consumimos antes de llegar a Atenas jaja ( fue un viaje largo con escalas), pero a pesar de eso llegue fresquita como una lechuga, será que la adrenalina del viaje anula el efecto del alcohol 🤣🤣

  4. Gerar dice:

    En mis últimos vuelos a USA la estrategia es la siguiente: ataco el alcohol en el VIP de Ezeiza (gin tonic y luego alguna copa de tinto) y abordo (generalmente viajo con AA, no confundir ni con aerolíneas argentinas ni con alcohólicos anónimos) hay algo que me puede realmente más al vino medio lija de turista o a la birra y es……. por favor no me maten….DR PEPPER!!!!!!!!!!!!!!! jajajajajaja, ataco a cuanta lata puedo hasta que tenga que salir corriendo al baño con las piernas cruzadas para evitar dejar escapar algún chorrito por el pasillo. Lo siento pero no puedo comenzar un viaje al país del norte sin degustar tan delicioso elixir.

  5. Nestor dice:

    Vos sabés Gerar que Dr. Pepper es una de las bebidas que nunca pude tomar, quizás con el mix me cambie el gusto. Probaré.
    En cuanto al vino si le doy donde tenga oportunidad, sea VIP o avión especialmente si viajo de noche.
    La táctica más exitosa es un par de copas de vino (también pueden ser 3 porque no) y después una película danesa en idioma original y sin subtítulos y ya no creo que aguantes mucho. 😁😀😁
    Que ganas de viajar !!!!

  6. Guillermo dice:

    Y ni te cuento si lo mezclan con alguna medicación, se puede poner un tanto delicado. El tema es que debemos ser responsables y saber como nos pega cada cosa que consumimos. Si no te hace nada adelante, pero si sabes que te pica mal y te pones pesado o molesto, deberíamos evitar tomar, el problema es que casi nunca queremos reconocerlo. Somos muy difíciles como sociedad.

  7. Lucas dice:

    Bs As- Doha Pase por el vip de Latam y me empine como 5 birras, subí al avión seguí tomando con la comida y luego dormí unas hermosas 10 horas 😀 Lastima que faltaban como 10 mas hasta Doha 😛
    En situaciones normales si son vuelos largos suelo tomar una cerveza tranca para 😀

  8. Maria dice:

    Los envidio sanamente!! En mis primeros vuelos comí y tome una copa de vino y llegué invariablemente a estar pegada al inodoro vomitando en los aeropuertos. Me di cuenta luego que me descompone hasta el olor de la comida a bordo. Así que los otros vuelos los paso a agua; té y algo liviano…..he llegado a estar dos días tirada en la cama descompuesta después de los vuelos me pasó en NY y en Alemania. Lo atribuía a mis migrañas. Hasta el olor me descompone….tremendo……ahora con los años que hicieron que la migraña desapareciera disfruto más…pero sin alcohol 😉

    • Cintia C. dice:

      Por suerte no se necesita alcohol para disfrutar un vuelo y sus momentos previos, Maria. Me alegra que estés mejor de las miagrañas. Saludos.

  9. Carlitos dice:

    Voy a anécdota linda que va en contra de las recomendaciones de la nota -y con razón-. En 2015 hice un viaje yo solo por el oeste de EEUU. La frutilla de la torta era cinco días en Hawaii. El vuelo Los Ángeles – Hawaii dura unas seis horas, fui por American que te cobra TODO lo que es alcohol habitualmente en vuelos regionales. A mi lado estaban dos integrantes del equipo femenino de cricket de Bermuda que iban a jugar un torneo. El comisario a bordo -con una corona de flores en el cuello- pegó onda y les empezó a dar vinos, y no le quedó otra que darme a mi. Primero cerveza, después vino y en un momento voy al baño y en la espera para entrar me lo encuentro, me pregunta si quiero algo y le digo “champagne” -pronunciándolo como Sean Penn-. Vuelvo a mi asiento, mis compañeras ven la situación y entre risas llaman al muchacho y le piden más alcohol. Terminamos compartiendo todo, y yo enseñándoles a contar de 1 a 10 en español. 20 minutos antes de aterrizar vuelve el flaco y les regala dos botellitas más de vino para que se guarden en la cartera. Cuando aterrizó el avión no sabía si estaba en Hawaii o en Marte, deci que el auto tardaron más de una hora en dármelo. En fin, no lo recomiendo pero que bien que la pase…jajaja

  10. Ceci dice:

    Una o dos copas de vino blanco viajando a Mexico con amigos, para brindar y festejar el comienzo de las vacaciones. Y en el tramo largo Barcelona – Ezeiza con escala en Frankfurt porque viajé con Lufthansa, ameee la comida y el vinito que me ofrecieron!!

    Pero cuando viajo sola, no tomo nada de nada.

  11. Amelia dice:

    Todo depende de si se tiene o no cultura alcoholica pre.existente. Si se bebe con placer, el viaje Vip es una oportunidad para hacerlo mientras se está en las nubes. Ademas, si el menú es bueno, el complemento es ideal Aparte en algunas aerolineas viene la información sobre la Region, el metodo de elaboración o consejos de como servirlo.Sirve a fines de la cultura general ! 😉
    Si en cambio, se hace para vencer el temor o el ansia, ahi tal vez seria cuestión de pensarlo dos veces

  12. Fer dice:

    Esto que voy a decir le pasó a un amigo ….. 🙂 breve y al grano. All inclusive, ultima noche, la ex mujer de este amigo se fue a dormir temprano por que tenían un vuelo a primera hora….él en ese entonces, después mejoro mucho, solía morder banquina y se emocionó por lo bien que lo estaba pasando y mas las charlas,etc,etc cortó el envión cuando faltaba menos de dos hora para ir al aeropuerto. En ppio intentó un manotazo de ahogado en la enfermería en búsqueda de alguna poción magica…la devolución fue «usted tiene mucho alcohol en sangre». Sacó fuerza e instinto de supervivencia ( ante amenaza contundente de la otrora conviviente) y fué al aeropuerto, voló como pudo y con la ultima y simpática reflexión de que miles de km después estaba pateando una ciudadtotalemnte distinta…y todavía con el mismo ped* . Saludos!

  13. Alvaro dice:

    Cero alcohol, no tomo bebidas alcohólicas salvo algún Baylis u otro buen licor muy de ves en cuando. 🤷‍♂️

  14. Silvio dice:

    Yo tomo un tubo de vino por día mínimo, pero durante los viajes, cerati. No ayuda a conciliar el sueño, y la digestión a 10 mil metros de altura es más lenta. La excepción la puedo hacer si viajo en business y la bebida vale la pena porque es mejor de la que tomo en tierra firme.

  15. Luz Canepa dice:

    Yo confieso que adoro (aba) cuando las aerolíneas pasaban con el carro de bebidas y se escucha el «clincclineo» de las botellas por el pasillo. A medida que fueron pasando los vaivenes económicos ya conocidos en este país, pase de volar en business a economy plus a economy ultra cost, y aprendí a llevar mi kit del borrachin a bordo. Copa de vidrio, envuelta en servilleta de tela y todo dentro de una bolsa de ziploc acompañada por dos botellitas de vodka para un rico destornillador! Muy Moira Rose, para los que vieron la serie Schitt’s Creek. No hay que perder el glamour!!! La experiencia de mirar por la ventana del avión, (desde cualquier fila) y saber que estamos VIAJANDO es un sentimiento que merece un brindis con vino, espumante o ron!

  16. CRISTIAN dice:

    Nunca tomo alcohol al volar en avión. Me gusta llegar «bien fresco» al destino y como casi siempre alquilo auto, el alcohol a bordo no existe para mí. En el destino, obviamente sí.

    • jlcota dice:

      Me parece buena idea, sobre todo teniendo en cuenta lo del alquiler del auto, que justo mencionamos en el post.

  17. Leandro dice:

    Siempre tomo una cerveza en mis vuelos largos, me duermo 8hs y me despierto casi en Madrid. Es la gloria. Digan lo que digan. Voy a seguir tomando mí cervecita en vuelo, cuando pueda tomarme el próximo vuelo solo ida desde Ezeiza, y no volver jamás.

Dejá un comentario