Conociendo Praga a través de su comida: Eat with Locals

En el mapa sensitivo de un viaje, la comida implica un porcentaje muy alto de la experiencia. Por eso, desde que leímos su nombre, fuimos cautivados por la idea de Eat with Locals en Praga, República Checa.

Un lunes lluvioso de agosto elegimos el camino de la comida como una manera de acercarnos a la esencia de Praga. Lenka y Pavel nos recibieron en el Kotva Shopping e indagaron en nuestros vagos conocimientos de la cocina checa. Pero, como imaginamos, el hablar de los platos nos transportó en pocos segundos a la historia de la República, al paso de los años, a la vida misma que conforma a un país y su gente. En las primeras cuadras de caminata empezaron a sonar las palabras comunismo, régimen y separación.

¿Quiénes son Lenka y Pavel? Una pareja checa que claramente comparte nuestra idea sobre la gastronomía y los viajes y decidió, en el año 2014, acercar su ciudad a la gente mediante el descubrimiento de su arte culinario. Y déjennos decir que les sale muy bien. Nosotros tomamos el recorrido por la ciudad antigua, pero también está disponible un tour en la zona de Karlin.

EatWithLocals

Desde el comienzo, los «guías» hicieron que esa palabra no fuera apropiada para definirlos. Uno sentía que estaba caminando con gente conocida y agradable, buena compañía. Descontracturado, y no por ello poco comunicativo, el tour nos lleva directamente a dos increíbles bistros, la entrada del menú. Allí probamos el primer plato: la versión moderna de los chlebíček (sandwiches abiertos), cuya receta original se remonta a 1926. Sentados en la puerta del local, degustamos la forma actual, resignificada e interesada por la frescura de los productos. En este sentido, el concepto de «comida de estación» es esencial para definir la comida que se propone saborear en el recorrido.

image

A su vez, hay una conciencia muy clara por parte de Lenka y Pavel en explicar el esfuerzo concreto y ampliamente valorable que Praga está haciendo por traer de vuelta los años gloriosos de su cocina. Antes de la segunda guerra mundial, Checoslovaquia era un centro especializado en gastronomía: los chefs contaban con mucho prestigio y viajaban a diferentes países europeos para perfeccionar y combinar sus técnicas. Debido a los conflictos bélicos y la posterior separación del lado occidental, el país sufrió el recorte del ingreso de ingredientes y materiales y, como en tantos otros ámbitos, tuvo que empezar a reemplazar aquello que no se conseguía. Esto se tradujo inmediatamente en un descenso de la calidad y en la pérdida de algunos platos por la imposibilidad de realizarlos. Tanto así que Lenka nos contó que aún hoy en día cuesta conseguir verdadero pan en las tiendas a causa de esta herida del pasado. Y eso es lo que Eat with Locals justamente busca: encontrar la producción fresca, certificada y de calidad, y darla a conocer. Cada plato y bebida que degustamos puede citar su origen y, por suerte, lo hace.

La segunda degustación fue exclusivamente de carne, tatarák y pastel de carne casero. Sorprendidos por estar comiendo carne cruda, nos paramos en la puerta de la carnicería de la cual provenía y vimos su modo de trabajo. Al igual que en la tienda de sandwiches, todo estaba limpio y fresco y el lugar transmitía una agradable confianza. Es central destacar que las porciones a degustar en cada «parada gastronómica» son ideales, lo suficientemente abundantes como para probar adecuadamente y entender el gusto, origen y concepto del plato.

image

Sin dejar la charla, seguimos caminando hacia nuestra próxima parada: Katr Restaurant. El lugar estaba ambientado con tuberías de producción de cerveza, tenía grandes ventanas y era muy confortable. Probamos la tradicional cerveza Pilsner con platos pequeños para acompañarla: nakládaný hermelín (queso al escaveche), tlačenka (queso de cerdo), papas con verduras de estación y pescado.

image

Luego de los platos para acompañar la cerveza, hicimos una particular pausa en la calle para probar Slivovice, un brandy de ciruela, a la manera tradicional. Con las gargantas ardiendo, seguimos caminando al último restaurant del recorrido: Mincovna, un lugar donde en los siglos XVIII y XIX se acuñaban monedas. Ambientado bajo ese concepto, resulta un espacio acogedor y muy adecuado para degustar platos típicos que, como nos contaron Lenka y Pavel, suelen hacer las abuelas cuando reciben visitas el fin de semana. El plato principal es carne rostizada con salsa de crema y bollos de Carlsbad, recibido previamente por una porción de queso Romadur frito con arándanos y despedido por el súper sabroso postre de crema de caramelo con frutillas. Para terminar, conocemos el licor digestivo Becherovka, cuya combinación de hierbas es todavía secreta.
image

Las últimas dos paradas reúnen la dulzura del chocolate y la calidez de los vinos. Primero, los hořické trubičky, rolls rellenos de crema para bañar en chocolate espeso. Finalmente, en el Wine bar degustamos una gran variedad de vinos checos y de la región de Moravia y, entre varias conversaciones, aprendemos las regiones del país, sus especialidades  y particularidades.

Eatwithlocalswinebar.jpg

Cuando miramos el reloj, descubrimos que ya pasaron cinco horas y no estamos ni una pizca cansados, al contrario, no podemos dejar de charlar con Lenka y Pavel. Con la panza llena y el corazón contento, nos despedimos sabiendo que, en este tour, Praga se volvió parte de nosotros. ¡Gracias, Lenka y Pavel!

No hay dudas: si vas a Praga, te recomendamos hacer tu tour gastronómico con Eat with Locals.

Gracias a Diego B. por captar platos y momentos en imágenes y compartirlas para usar en este post.

También te podría gustar...

23 Respuestas

  1. Cintia tus aportes son muy valiosos. Dame una idea de precios. Estaré en Enero un mes y medio en Europa y uno de mis destinos es Praga. Saludos y seguí posteando

  2. Tomas dice:

    Hola Cintia, excelente post, seguramente estaré haciendo este tour en abril 2016.
    Una pregunta aparte, algún alojamiento para recomendar en Praga??

    • Cintia C. dice:

      Hola, Tomás. Estoy segura de que vas a disfrutarlo mucho. Lamentablemente no puedo recomendarte el alojamiento en el que estuve, pero sí zonas: Praga 1, Mustek, Mala Strana, todo lo que es el «centro». Saludos.

  3. Excelente recomendación, como todas las de este maravillos blog.
    Felicitaciones y esperamos los siguiente.
    Slds.

  4. Toto dice:

    Muy bueno parece por lo que describen, pero sale 96 euros por persona!!!
    Con esa plata como una semana en Europa.

  5. Viajera1234 dice:

    APALAMAPA!!!!! 96 EUROS??? Nosotros somos una familia de 6… (hijos de 14 a 20 años que comen como marabuntas). ¿Tenés datos de lugares para comer bien y económico en Praga??? Y si tenés de otras ciudades, también agradecida (Madrid, Barcelona, Paris, Roma, Florencia, Atenas, Costa Azul etc…). Un post gastronómico para bolsillos limitados…Saludos y gracias por la data!!!!

    • jlcota dice:

      Hola Viajera,

      Cuesta unos mangos, pero vendría a ser como el Rolls Royce de las actividades en Praga 😉

      Algunas sugerencias para bolsillos limitados pero que gustan de comer bien:
      – Madrid: http://www.museodeljamon.com/html/news.html
      – Varios locales en España: http://spain.100montaditos.com/encuentranos/
      – Barcelona: http://www.boqueria.info/ ¡Obligatorio para los amantes de la gastronomía!
      – París: Hay más opciones económicas de las que uno piensa, incluso cerca de los lugares turísticos
      – Roma, Florencia, Italia en general: Prestá atención a las opciones de «Apericena»
      – Si todo falla y estás dispuesta a resignar la experiencia de probar la auténtica gastronomía local, siempre tenés los Mc Donalds, Burger King, etc.

      Si querés ahorrar y ahorrar podés comprar Groupones, al igual que acá, podés comprarlos y utilizarlos en otros países. Nosotros lo hicimos más de una vez 😉

      Saludos

      • JAJAJA! Me encantó lo del Rolls Royce de Praga!!! Si! Los groupones funcionan bárbaro, incluso con mejores opciones que las de Argentina. Gracias por la info y si podés pasame algunos datos más precisos de dónde comer en Paris.!

  6. Gracias Cintia! Te tomo la palabra!!!

  7. El Viaje Amado dice:

    Interesante propuesta, aunque el precio es algo prohibitivo, al menos para mi forma de viajar. Pero lo tendré en cuenta de todas maneras. Me emociona la idea de comer comidas locales

    • jlcota dice:

      Es un tour muy valioso, lo recomendamos sin dudarlo.

      Es uno de los casos en los que se aplica la frase «lo que cuesta, vale».

      Saludos

  8. ZURIÑE dice:

    Muy buen post, estaba buscando información sobre estos tours aunque me parecen bastante caros.
    Te quería preguntas cómo se llamaban los 2 últimos lugares que visitasteis, el de los dulces y el wine bar.
    Gracias!!

  9. ZURIÑE dice:

    Gracias!!! y el de los sandwiches abiertos? eso sí que me crea curiosidad!

  10. Morgoth dice:

    Pivovarsky y rudolfina muy buenos lugares para comer.

  11. Hola, tienen el nombre exacto del wine bar? Gracias

Dejá un comentario