Hallazgos y precios en supermercados de Grecia y Turquía

Si hay algo que me resulta interesante cuando estoy de viaje en el exterior es visitar supermercados.

Ojo que digo supermercados con todas las letras, no me refiero a los mercados tradicionales como el de La Boquería de Barcelona, o el de San Pedro en Cusco, esos son todo un capítulo aparte; sino que estoy hablando de los simples Carrefour, Monoprix, Día y, mejor aún, a los locales que ni siquiera pertenecen a una cadena internacional.

Por un lado, disfruto de entremezclarme con los locales que están allí realizando sus cotidianas compras, de simular de algún modo que soy uno de ellos y, por el otro, de la fascinación que me provocan esos productos exóticos muchas veces indescifrables o incluso esas “pequeñas diferencias” con los productos que también existen en mi país, pero que allí de alguna manera son otros.

Por supuesto que aquí la predisposición juega un papel fundamental, estoy seguro de esta foto que tomé entusiasmado en la sección de verduras de un supermercado turco no debe diferir mucho de una tomada en un Jumbo de Buenos Aires, pero hay otras cosas que sí, son decididamente diferentes.

Vegetales_Supermercado_Fethiye_Turquia

Este mes de julio anduve paseando por Europa unos pocos días y por varios destinos, pero en dos de ellos logré establecerme y permanecer unas cuantas noches: uno fue la localidad de Perissa, en el sur de la isla griega de Santorini, y el otro fue Fethiye, una hermosa ciudad en la costa turca del Mediterráneo.

Esa estabilidad me dio tiempo para varias cosas, incluso visitar los supermercados. No voy a describir aquí en detalle estos establecimientos comerciales, sino contarles algunas cosas que me llamaron la atención en ellos.

Supermercado “Big Discount” de Perissa, Santorini, Grecia

Medio raro es el nombre, ¿no? No suena muy griego “Big Discount”, pero pensemos que Perissa es una pequeña localidad en la que todo gira en torno al turismo que en gran parte es internacional.

Una de las primeras cosas que nos llamó la atención aquí fueron los dispensers de vino tradicional griego, por ejemplo este barrilito que estaba en medio de la sección de fiambres y quesos:

Dispenser_Vino_Supermercado_Santorini_Grecia

Dispenser_Vino_3_Variedades_Supermercado_Santorini_GreciaHabrán observado las botellas de plástico, simplemente tomabas una, la llenabas de vino y listo, por € 2,95 tenías un litro y medio de vino que además sabía muy bien. Hagamos las cuentas, estábamos pagando el equivalente a AR$ 50 por dos botellas de vino.

Pero ¿qué pasa si querés vino tinto, blanco o rosado? ¿Qué pasa si lo querés llevar fresquito? Para ello contamos con el dispenser heladera que tiene tres canillas diferentes.

En este sector del mercado conocí a mi tocayo Yorgos, el encargado de la sección de quesos y fiambres, con quien al cabo de varios días conversamos acerca de la gastronomía helénica y también sobre la historia y cultura del país. Me dio valiosas sugerencia a la hora de degustar correctamente los productos de su tierra como el yogurt griego con miel que todavía añoro mientras escribo estas líneas. Yorgos resultó ser un ferviente amante de todo lo relacionado con su país, me explicó su teoría de cómo las universidades griegas estaban reduciendo las horas destinadas a enseñar griego antiguo por presión de las multinacionales que querían contar con una población menos inteligente para poder manipularla, pues el griego antiguo está estructurado de una manera tal que fortalece las conexiones neuronales al pensarlo y más aún al exteriorizarlo mediante la escritura o el habla. Cosas del estilo charlábamos con Yorgos.

Pero algo que a mí me enamoraba de ese sector, además de las charlas con mi nuevo amigo, eran los quesos. ¡Cómo estuve tantos años sin saber que los quesos griegos eran lo más! Debería realizar pronto otro viaje a Grecia, pero este debería ser un viaje temático: sólo quesos. Bueno quizás también vinos… y aceitunas… aunque también yorgurt y baklava y… y muchas cosas más 🙂

Quesos_Supermercado_Santorini_Grecia

Aquí podemos ver también algunos precios de quesos por kilo que van de los € 8,95 a los € 10,84.

Yogurt_Griego_Santorini.La atención del personal era otra cosa para destacar, sin resultar invasivos siempre estaban allí para asesorarnos con orgullo acerca de sus productos. Por ejemplo, al verme mirar con curiosidad unas vasijas de cerámica conteniendo una especie de crema rígida blanca, se me acercó una señora del supermercado y me explicó que se trataba de yogurt griego, si me daba un minuto más eso lo hubiera descubierto sólo, pero me explicó las variedades y me recomendó su preferida y me explicó el por qué.

Vean la foto, pagamos € 1,54 y nos quedó la vasijita como elemento para la cocina de casa a la vez que souvenir de Santorini.

Si quieren curiosear un poco más acerca de los productos y los precios, pueden acceder al catálogo del supermercado Big Discont de Perissa en Santorini.

Supermercado “Migros” de Fethiye, Turquía

Este supermercado era ya un poco más grande, a diferencia de la pequeña localidad griega del punto anterior, Fethiye es una ciudad más importante y con otras actividades además del turismo. Sin embargo, este super nos resultó hasta más propio del lugar, dado que no estaba dirigido a turistas internacionales, sino a los 90.000 habitantes de la ciudad.

Aquí encontramos curiosidades como ravioles y especies de cappelletti turcos freezados que se venden al peso y uno mismo se sirve los que desea llevar. Como nota aparte les cuento que en Turquía parece haber una versión propia de varios éxitos de la gastronomía italiana, es frecuente encontrar en los restaurantes platos como “Turkish ravioli”, “Turkish pizza”, etc.

Pastas_Congeladas_Granel_Supermercado_Fethiye_Turquia

Y también nos sorprendieron con las cajas automáticas para pagar la compra. Sin ver a ninguna persona, uno pasaba sus propios productos por el scanner y los iba embolsando, luego cerraba el ticket, pagaba, recibía el vuelto si pagaba en efectivo y se iba sin ver ni siquiera saludar a nadie. En este mercado convivían los dos sistemas, este tipo de cajas y la tradicionales atendidas por un ser humano.

Caja_Automatica_sin_Personal_Supermercado_Fethiye_Turquia

Y quizás lo más llamativo en Turquía eran los precios, aquí vemos una resma A4 de 80 gramos por 8,25 Liras, unos AR$ 43:

Resma_A4_Supermercado_Fethiye_Turquia

Los famosos fideos italianos Barilla por 1,75 Liras, unos AR$ 9, contando con la tarjeta de fidelización del supermercado. Hoy los vimos en un super de Mar del Plata a AR$ 65. Con lo que compramos un paquete aquí, ¡compramos 7 en Turquía! Fideos_Barilla_Supermercado_Fethiye_Turquia

¿A vos también te gusta visitar supermercado cuando andás de viaje? ¿Encontraste algo llamativo? Contanos.

 

También te puede gustar

34 Respuestas

  1. Ramiro dice:

    Esos dispensers de vino deberían ser obligatorios en los supermercados de argentina, ja, ja

  2. Ana dice:

    Hola jlcota! Se vé que ya se están viniendo los posts sobre la visita mediterránea de julio. Qué hermosa experiencia! Compartimos el gusto por ir a los lugares donde se venden productos para hacer la comida, uno de los motivos grandes que nos permite una “entradita” a sus modos de hacer y de vivir en los distintos lugares…

    En nuestro paso -julio también- por esos parajes, tuvimos también a nuestro “Yorgos” (que en nuestro caso se llamaba Apostólis y servía un desayuno griego maravilloso cada mañana en Naxos).

    Apostólis, con Rit, su esposa belga, era una maravilla de a la vez eficiencia y tranquilidad. De mediana edad, conocía muchísimo sobre “su” Naxos y sobre su país general, y fue como un guía matinal imprescindible para el descubrimiento que se produciría durante el resto de nuestra estadía por allí. Como ustedes, hablábamos de la educación y las generaciones jóvenes, del aporte que desde la ciencia, las artes, en fin, desde el educarse es posible hacer al resto de la sociedad. Y de tantas otras cosas más, comparándo las situaciones en nuestros respectivos países también.

    Y en Firá, Santorini, lo tuvimos a Stellios, dueño de un pequeño autoservicio a media cuadra de nuestro hotel, quien en la última noche antes de volver, con lágrimas en los ojos nos contó que había presenciado cómo hundían al Belgrano allá por 1982, cuando él había sido parte de la flota europea que participó en Malvinas, y que luego de todo aquello decidió a la vuelta abandonar sus días de marinero e instalarse con su padre en ese mismo local donde lo conocimos.

    Stellios nos regalaba cada día que pasábamos por ahí un vaso plástico con alguno de los vinos típicos de Santorini (el blanco assyrtico, el nocturno Nykteri, y hasta un vaso más pequeño del dulcísimo Vinsanto, uno de los orgullos de la isla). Con su simplicidad, nos iba contando entre gestos y algo de inglés mezclado con bastante griego, muchas cosas -como lo hacía Yorgos con ustedes.

    Es muy lindo que reconozcas a esos personajes tan importantes cuando se hace un viaje a un lugar al que -más allá de la experiencia visual o de lo que hayamos leído antes de salir- podemos ingresar un poco más adentro, gracias a estos valiosísimos guías culturales que vamos conociendo.

    Abrazo,
    Ana.

    • jlcota dice:

      Muy bueno tu aporte Ana, queda incorporado y convertido en “extensión” de este post.

      Los Apóstolis, Stellios y Yorgos son riquezas de las culturas que visitamos, es un honor, un placer y un aprendizaje compartir charlas y reflexiones con ellos.

      Abrazo viajero

  3. Ana dice:

    Uy, qué honor! .-) Abrazo.

  4. Sonia dice:

    Amo ir a los supermercados cuando viajo!!! pero me embronco mal al comprobar una y otra vez como se aprovechan de nosotros en Argentina. Me encantan los enlatados de mariscos varios en España, los quesos y embutidos de Italia! A veces me pregunto cómo puede ser que en Argentina con la cantidad de leche que hay no hagan buenos quesos como los italianos, franceses o griegos..y cómo los cobran!

  5. Liliana dice:

    Bueno primero lo primero, Ramiro tiene razón esos dispenser deberían ser obligatorios …JL y Ana ojalá existieran en cada lugar donde viajamos un “Yorgos” seguro las visiones de las cosas y la cultura de cada lugar nos darían mayor riqueza al conocimiento .
    Ahora puedo comenzar diciendo que por lo general nuestra primera visita cuando salimos de vacaciones es un mercado, por dos razones principales, una a mi me encanta cocinar por lo que el suministro es principal, la segunda es que somos curiosos. Nos gusta ir ver que encontramos empaparnos de las diferencias o similitudes culinarias del lugar, debo decir que por lo general es todo igual aunque aveces te encontrás con lo inentendible y con esto me refiero a etiquetas …..así nos pasó en Aruba donde comprender el Holandés o la traducción al Papiamento, nos obligaban a confiar que la agudeza visual en lo gustativo nos llevaría a comprar lo más parecido a lo que acostumbramos o casi.
    Pero la real sorpresa que encontré en un supermercado se remonta a un viaje a México, Playa del Carmen, concretamente en la pescadería. En este punto lo primero fueron los precios ya que los mariscos resultaban baratísimos, bueno allí me plante, ya tenía la cena, comencé a comprar y en un momento pedí si tenían el tubo de calamar pelado, el amable empleado pregunto cuanto quería, pensando en los tubos de aquí pedí un kilo …el señor me miro y con pausa saco un trozo enorme de carne blanca de como un centímetro de espesor, le dije: perdón le pedí tubos de calamar… simplemente se rió y pregunto ¿dónde corto ? Decididamente encontré el calamar de Julio Verne …. obviamente un kilo daba para comer una semana almuerzo y cena, terminé llevando un pedazo que podrían equipararse a 10 tubos medianos de acá pero de casi un centímetro de espesor. Su gusto riquísimo ninguna diferencia, el precio no existía.
    Repito encontré el calamar gigante y una gran sorpresa, en nuestro próximo viaje seguía sin poder creerlo y obviamente mi llegada al supermercado fue teledirigido a la pescadería que más .
    Bueno aquí mi sorpresa.
    Muy bueno el post, los deseos de tomar cosas de otras culturas y los “Yorgos” de este mundo que seguiremos visitando y seguro encontrando.

    • jlcota dice:

      Qué genial tu anécdota del calamar Liliana, uno nunca sabe con qué se va a encontrar…

      Las etiquetas podrían ser difíciles de descifrar, pero no me digas que el Superfood de Aruba no es un supermercado maravilloso 🙂

      • Liliana dice:

        Es lo masssss sin lugar a dudas….me divertí mucho en ese super y los quesos me mataron . Pero lo más curioso es que aveces ellos mismos, a los empleados me refiero no sabían muy bien los ingredientes ….y consultaban entre si. Lo cual me relajó un montón ….al fin y al cabo no era la única .
        Debo destacar que allí el español es muy hablado por suerte y aunque no conseguís lo justo que querías escuchar…..bueno la calidad humana lo compensa en gran medida. Una gran, gran, locura organizada.
        Gracias infoviajera por leer y estar a punto con todo.

  6. Juan dice:

    Siempre jodo con lo mismo: viajar a cualquier destino europeo, visitar cualquier supermercado y cargar una valija entera de pasta italiana. Regresar, venderla al precio argentino y obtener la ganancia para volver a viajar.

    • jlcota dice:

      Ja, ja, habría que hacer la prueba 🙂

    • Mónica dice:

      Mi marido trae su valija llena de De Cecco y Barilla pero los amarroca para usar durante el año. No se puede creer, cuestan alrededor de 1 euro y en Buenos Aires los ví esta semana entre 120 y 150$.

  7. Martin dice:

    Excelente ppst. Pensé q era el único, que cuando viaja afuera, en vez de traerme un adorno soy de traerme cosas de supermercado de recuerdo. Una vez me miraron raro acá cuando pase en la valija dos pack de cervezas. Yo quiero más post como este. A mi el queso q mas me gusta es la vaca q ríe de Francia, por sabor y empaque.

  8. Emi dice:

    Que lindo post Jorge. Con información de destinos, precios y anécdotas. Mejor imposible. Anotame en la lista de los que prefiere ir a los super en cada destino que visito. Abrazo

  9. Jose Ariel dice:

    Muy bueno el post, evidentemente somos unos cuantos los que nos paseamos los supermercados. Tuve la suerte de tener siempre un supermercado cerca de mis alojamientos. En Paris en mi ultimo viaje teniamos un Carrefour de la cual nos abastecíamos, inclusive el ultimo día de nuestra estancia aprovechamos nos surtimos e hicimos un buen guiso correntino con ingredientes franceses. Este año en Cancun tuvimos la suerte de alojarnos en un hotel que enfrente tenia un hipermercado de la cadena Chedraui. Ese super tiene un muy buen patio de comidas con unos precios increíbles, por ejemplo 2 platos de puré de papas + 2 presas grandes de pata muslo + 2 refrescos a 90 pesos argentinos. Un buen desayuno, 2 capuccino + 2 cuernos (medialunas) $50 Arg. Nos pasábamos las vacas en el super. Otro capitulo aparte con los productos de higiene personal Colgate triple accion x 180g $15, Head&Shoulder x400ml $18 arg, etc.

    • jlcota dice:

      Me quedó la imagen del guiso correntino con ingredientes franceses, debe haber salido genial 🙂

      Saludos José

      • Ana dice:

        Los gastronómicos / supermercadistas que seguimos el blog queremos esa receta, José…!
        De mi parte, si les parece, puedo compartir una de Moussaka (el pastel de papas pero de berenjenas de los griegos, plato típico de ellos si los hay). Nos lo enseñaron Eleni y Maria en el ferry que nos llevaba de regreso a Atenas. María es profesora de letras pero también cocinera en su pueblito, Xanthi. Y como la moussaka era una de las ganadoras en nuestras cenas griegas por esos días, nos contó la receta (también desde la mixtura de idiomas habitual…).
        Yo la anoté al llegar a tierra firme. Pero seguro que me quedaron huecos, por lo cual les escribí y están tratando de corregirla. Si cuando la reciba les interesa, me comprometo a pasárselas sintéticamente.
        Un abrazo jlcota y fans de este buen blog!
        Ana.

        • jlcota dice:

          ¡Por supuesto que la esperamos Ana!

        • Liliana dice:

          Ana yo soy fanática de ese plato… conozco el griego y el turco . Como bien decís el griego es como un pastel de papas con carne y berenjenas y el turco igual pero sin las papas. Tengo las recetas de oído… adoro cocinar y voy descifrando ingredientes. Viene de cuna jajaja ….te la paso cuando quieras …comi más de una para saber maso que utilizaban, más allá del ingrediente principal que no es ni más ni menos donde la cocinas y en ambos casos es eso y solamente eso. Cuando quieras …ya te digo la comida la traigo en la sangre o el paladar ….en fin me es muy beneficioso a la hora de descifrar componentes…..avisame la decifre y la comprobé con ellos … aunque siempre se disputan y disputarán cual es la verdadera jajajaja . Igual yo ya la había comido en Capadoccia hace tres años sólo que no sabía el nombre. Curiosidad…..en Turquía tienen 99 formas de preparar platos con berenjenas que dicho sea de paso son mis preferidas. Avisame quedo a tu disposición .

  10. Sandra dice:

    Buenisimo el post!! pensé que era un caso raro yo pero veo que somos más los que disfrutan entrar en los super en el exterior! Estando en Ecuador me sorprendieron las variedades de frutas tropicales que acá ni existen obviamente, en Turquía recibí asesoramiento por el té que ellos toman diariamente, en Italia los fiambres, riquisimos todos!!

  11. Ana María dice:

    Gracias por tu aporte, muy útil por cierto. Espero que continúes aportando datos. Cariños desde Viedma (Rio Negro)

  12. Giuliano dice:

    Aporto lo que recuerdo en referencia al post: en los supermercados turcos que entré no habían cervezas, pero si en los almacenes (algo caras) me llamó la atención y no investigué el por qué..
    Los pistachos tanto en Turquía como en Grecia me parecieron muy caro, cuando suponía lo contrario.
    En los dos supermercados que fui (Atenas y Naxos) tenían variedad de sabores en Pringles. El precio era mas barato que aca algo asi como $40 nuestros o un poquito menos el paquete grande. Todo lo que snacks y galletitas en Grecia me pareció demasiado barato al igual que el agua, el litro y medio en Naxos costaba 0,35 euros…
    Y la banana algo asi como $50 el kg. En ambos destinos, saladito!
    Saludos

    • jlcota dice:

      ¿Recordás en qué localidad de Turquía no encontrabas cerveza en el súper Giuliano?

      Saludos

      • Giuliano dice:

        En Sulthanamet, Estambul. Entre a tres o cuatro que eran tipo un “dia” y no había nada, pero en los almacenes de barrio si. Quizas tenga que ver con la religión. Saludos.

        • jlcota dice:

          Quizás Giuliano, es muy posible lo que mencionás. Pudimos observar una tendencia a profundizar algunos preceptos del Islam en nuestra reciente visita a Estambul con respecto a una visita anterior en el año 2013 y justamente esa zona que indicás está muy cerca de importantísimas mezquitas.

          Saludos

  13. Diego dice:

    Es un vicio pasar por los supermercados en los destinos de viaje!!!! ver lo que sale “vivir” en otro lado.
    Tambien soy de chusmear muchisimo en las colas del super y ver que es lo que van comprando y cuanto les da el ticket total.
    Asi me he dado cuenta que en USA un chango de los grandes lleno de comida (no porqueria chatarra…o no tanta!) sale unos 130-170 dolares.
    Que un galon (3,8L) de leche sale $0.99, que 450gr de Jamon cocido de excelente calidad y presentacion salen $3.50..
    Etc etc eetc.

    • jlcota dice:

      Sí, los precios son todo un tema. A veces nos concentramos en disfrutar los productos así no no da bronca 🙂

      Saludos Diego

  14. Ana dice:

    Genios con este post y todos los comentarios! Amo viajar y descubrir la gastronomía y lo más autóctono de cada región! Y los supermercados son mi shopping preferido!! Gracias a todos!!

Dejá un comentario