Islas Lofoten (Noruega): naturaleza dramática, pescado y vikingos

Conocí una de las playas más frías del mundo. Sobre el círculo polar ártico, separada del continente por varias horas, en el medio de la más remota paz. A primera vista, desprovista de la sensibilidad de la piel, podía decir que era una playa del Caribe, rodeada de montañas: la arena clara, el mar cristalino de celeste invisible. Pero al bajar del auto (siendo verano), ver mis pies con botas y subir el cierre de la campera, descubrí que no, no era el Caribe, sino las maravillosas islas Lofoten.

Como les contaba en este post, el broche de oro del itinerario “perfecto” en Noruega son las Islas Lofoten. Para llegar a ellas, se puede optar por auto, bus, crucero, ferry o avión, no hay trenes que las alcancen ni dentro de ellas. Todo lo que hay es agua y más de 300 kilómetros de rutas. Por recomendación del gran blog 68 North de Cody Duncan, elegimos alquilar un auto en Svolvaer, capital de las islas, por tres días completos y usarlo como nuestra casa y transporte. Para llegar hasta allí probamos el servicio de bus y confirmamos que contar con la independencia de un vehículo es impagable en un lugar así.

Tuvimos la fortuna de conocer Reine primero porque llegamos en ferry desde Bodø y nos alojamos una noche en un rorbu (casa de pescadores) muy tradicional, el Møller’s Rorbuer, a unos 3 kilómetros del centro. El pueblo en sí es lo que indica la palabra: un pueblo con poca gente y negocios que se pueden contar con una mano. La magia está en su entorno, su ambiente, su luz eternamente encendida en el cielo. Desde ahí parte el ferry al Reinefjord, aventura pendiente para una próxima visita.

Reine_Islas_Lofoten_Nubes

Vista desde el Rorbu, Reine.

Cinco kilómetros hacia el norte por la E10 se encuentra Sakrisøy, lugar que merece una visita para probar las hamburguesas de pescado de Anita’s Sjømat. Cualquier persona de la isla a la que le preguntes dónde ir a comer buenos pescados te manda ahí y realmente hace bien. Nosotros comimos la típica hamburguesa en un pan abierto con ensalada, su salsa especial, limón y salmón en una, camarones en la otra. Jamás probamos una hamburguesa de pescado tan bien lograda, sabrosa y consistente. Queríamos comer diez más y lo hubiéramos hecho si no fuera porque cada una salía cerca de 14 euros.

noruega_islas_lofoten_anitas_hamnoy_hamburguesa_pescado

La inolvidable hamburguesa de pescado de Anita’s.

noruega_islas_lofoten_bacalao

Bacalao, secado perfecto en Noruega.

De aquí en adelante, tratar de organizar temporalmente el recorrido que hicimos es imposible. Aprovechamos la libertad del auto y la poca cantidad de rutas disponibles (una carretera principal y algunas menores) para ir a conocer los puntos marcados en el mapa y girar sin rumbo fijo para descubrir otros. Perderse no era tarea fácil.

Así fuimos hasta Henningsvær, destacable principalmente como camino más que como destino final. Manejar en las Islas es hacerse amigo de las curvas y la estrechez de la ruta mientras un paisaje tan natural como dramático te acompaña. Descubrimos esto recorriendo la ruta 816, que llamaríamos “panorámica” sin dudas. Miren:

noruega_islas_lofoten_ruta_816_henningsvaer

En la intersección de la 816 y la E10 descubrimos un punto equipado para acampar, con baños públicos y agua potable. En todo Noruega se puede acampar libremente en la naturaleza, salvo que sea propiedad privada o esté indicado lo contrario. Allí vimos algunas familias con sus carpas y nosotros mismos aprovechamos el espacio para dormir toda la “noche” en nuestro auto alquilado. Nota: si te cuesta dormir con luz, llevá un antifaz para taparte los ojos porque en verano nunca desaparece el sol.

Pasadas las horas, despertamos con esta vista:

noruega_islas_lofoten_playa_fria

Un atractivo que estaba en la lista de deseos era el Museo Vikingo Lofotr, ubicado en la zona de Borg. Allí descubrieron hace algunas décadas las ruinas de la casa vikinga más extensa que se ha encontrado hasta el momento y, tiempo después, construyeron una versión actual de cómo sería: mismas dimensiones, pero frente a la ubicación original. A pesar de ser una reconstrucción, es un lugar fascinante para los interesados en la forma de vida de los antiguos. El gran hall está perfectamente representado en madera, el bacalao cuelga de todos los techos, el fuego en el centro del edificio calefacciona y cocina la comida para el banquete.

Nosotros pasamos casi una hora apreciando los detalles, leyendo sobre su cosmología y sus modos de hacer las cosas, ¡hasta vimos nuestro futuro en las runas!

noruega_islas_lofoten_museo_vikingo_fuego_caldero_comida

Ingresar al Museo tiene costo (aproximadamente 20 euros en temporada alta), pero el paseo de 1,3 kilómetros que te lleva hasta un lago con embarcaciones del estilo vikingo es gratuito. En el camino, hay representaciones de edificios antiguos y paisajes bellísimos.

noruega_islas_lofoten_borg_museo_vikingo

noruega_islas_lofoten_museo_vikingo_lago_barcos

Después de dos días, cuando por fin se fueron las nubes, pudimos ver, con los ojos entrecerrados, el sol de medianoche, la eterna luz del verano noruego. Esa noche “acampamos” en nuestro auto/casa en Hov, “camping al sol de medianoche en una preciosa playa” era su eslogan.

noruega_islas_lofoten_sol_medianoche_hov

¿Por qué ir a las islas Lofoten? Porque son un lugar privilegiado para estar en paz con una naturaleza dramática e impactante. No hay turismo masivo ni grandes ciudades; se respira aire puro y tranquilidad. Si bien aquí contamos la experiencia de campings y rorbu, hay también rorbus lujosos, hoteles de categoría y opciones para todo tipo de viajeros.

Links y datos de interés:

Gracias a Diego B. por dejarme usar sus fotos 🙂


Buscá tu alojamiento en las islas Lofoten:

123x38_en_logo[1]468x60 Best Price

Otra opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio AirBnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 33 de crédito para tu reserva.

 

 

 

También te podría gustar...

14 Respuestas

  1. bettysreisen dice:

    Coincido completamente! es un lugar mágico e inolvidable.
    Me encantó leerte y recordarlas.
    Saludos!

  2. Juan dice:

    Parece que vale totalmente la pena. Noruega tiene no solo la fama sino la estadística de ser uno de los países más caros del mundo para hacer turismo (5to en orden mundial, y el 2do más caro de Europa sergún la BBC). Por su ubicación además no es el más accesible para quienes vivimos en el hemisferio sur, te pregunto como te las arreglaste con eso? Por el otro post veo que arrancaste de Oslo, pero Viajaste con aereo Argentina (EZE?) – Oslo, (salado). O …?
    Lo recomendarías con chicos (de 6 para arriba?). A los valores que mencionas veo que comer se complica 🙂

    • jlcota dice:

      Hola Juan,

      La fama está bien ganada, más tarde Cintia te brindará una respuesta desde su experiencia.

      Mientras tanto podés ir repasando los post recientes sobre su viaje por Noruega: https://www.infoviajera.com/category/relatos+noruega/

      Saludos

    • Cintia C. dice:

      Hola, Juan. Las estadísticas no mienten, Noruega es muy caro, pero como decís vale la pena. Yo volé por KLM hasta Amsterdam y desde allí a Oslo, como fue un canje de millas el valor fue bastante racional.
      Comer afuera es muy costoso, nosotros lo hicimos en algunas oportunidades contadas con una mano. Conviene ir a un alojamiento con cocina y cocinarse.
      Si son chicos que disfrutan la naturaleza, lo recomendaría sin dudas.

      Saludos.

    • Rameitor dice:

      Hola Juan, yo estoy viajando ahora el 20 de octubre, voy a Oslo, Lofoten, Tromso y despuès a Svalbard, la isla ahí arriba en el Ártico. Vuelo a Oslo una ganga porque fue canjeando millas 3X1 Smiles. Tengo que sacar pasajes ahora dentro de noruega, no son tan caros. Hospedaje consigo gratis en Couchsurfing y pago Airbnb en Svalbard. Si te las arreglas con CS con hospedaje, despues solo te queda gastar en comida, chupi (que es muy caro), y excursiones. Dicen que el porron està a 10 euros

  3. adrián dice:

    Hola. Hermosa descripción de un lugar increíble. Me encantó la nota, solo con la excelente narrativa alcanza para encender la mecha de la imaginación. Sigo tu viaje, y agendo todos tus posts para hacer este recorrido en cuanto se presente la posibilidad.
    Gracias por traernos estos lugares.

  4. Alejandro dice:

    Me siento mal. Viajo para esos lares el año próximo y no tengo tiempo para las Lofoten 😪 Muy buena descripción que hacen nacer ganas de ir allí. Realmente Noruega tiene fama de cara y etc pero Escandinávia y Noruega en especial tiene un encanto que vale la pena. Y como decís vos, mediante canje es un muy buen negocio. Para otro post será, pero hay destinos lejanos dentro de Europa tanto de Alitalia a 35 mil como dr KLM a 45 mil que son los que más diferencia haces canjeando millas.

  5. Juan dice:

    Gracias Cintia y Jlcota. Me sumo a la iniciativa de post sobre os canjes convenientes por distancia, sería interesantísimo.

Dejá un comentario