Comer bien en The Original Farmers Market de Los Ángeles (Estados Unidos)

Cerca de uno de los hoteles en los que me alojé en Los Ángeles, California, el Beverly Laurel Hotel, estaba el pintoresco centro comercial The Grove, en el que diversas tiendas y locales gastronómicos están dispuestos en callecitas muy bien decoradas, con una placita central que tiene un lago con peces, un puente y hay un tranvía antiguo que lo recorre. En fin, varios detalles de buen gusto, decoración, locales que siempre se visitan como un Apple Store, The Cheesecake Factory, etc.

Pero tengo que confesar que yo no soy muy amante de ese tipo de lugares, a los 10 minutos máximo (si voy acompañado por alguien que quiere pasar más tiempo allí) le digo que mire tranqui que yo me voy a tomar un café o a pasear por los alrededores, casi cualquier cosa que descubra me resulta más interesante que un centro comercial. Y esta vez no fue la excepción, resulta que pegadito, o mejor digamos adyacente que queda más fino, está The Original Farmers Market, que rápidamente se convirtió en uno de mis lugares favoritos en Los Ángeles.

Se trata de un amplísimo mercado gastronómico que funciona desde el año 1934, allí hay tiendas que venden (principalmente) productos gastronómicos tanto frescos como envasados, locales – stands que elaboran comidas, expendios de bebidas con o sin alcohol, pastelerías, heladerías, cafeterías y algunos otros complementarios.

Hay mesas y sillas en espacios comunes que uno puede utilizar independientemente de a qué stand haya decidido comprarle.

Además, algunos combinan dos funciones como el lugar de Monsieur Marcel, que comercializa productos gastronómicos provenientes de Europa a la vez que prepara comidas elaboradas que se pueden disfrutar en un espacio enfrente a la tienda que funciona como un restaurante.

Una de las veces que fuimos había un violonchelista que amenizaba muy bien y hacía aún más disfrutable el momento de la cena.

Noten que la estética mantiene un estilo vintage, digo vintage que suena más cool que antiguo, pero es un poco así, imagino que si uno iba a este mercado en los 60’s las cosas no lucirían muy diferentes y creo justamente que allí reside una parte de su encanto.

Aquí vemos unas mesas en un pasillo entre las escasas tiendas que venden objetos diversos en lugar de productos gastronómicos.

En este otro pasillo, mesitas y tiendas de cosas dulces, otra de empanadas.

Aquí una cafetería típica que anuncia hamburguesas, desayunos, omelettes, waffles.

Chocolates y otras delicias dulces.

Y también los productos básicos, la gente de la ciudad viene aquí a realizar sus compras.

Nosotros almorzamos una vez en el mercado, en un lugar llamado Deano’s Gourmet Pizza, pedimos dos pizzas individuales más bien grandes, una gluten free y otra regular que nos costaron U$S 34,96 sin bebidas. ¡Saladitos los precios! Por otros U$S 12 compramos un par de cervezas en otro stand-bar que estaba a pocos metros de Deano’s.

La pizza lucía bien, de entrada no nos fascinó el sabor (seguramente nuestro paladar acostumbrado a las pizzas italianas y argentinas influyó), pero después nos fuimos amigando un poco más con el estilo.

Ya que hablamos de precios les mostramos un menú de un stand que vendía platos de mar.

Otro día volvimos pensando en tomar una rápida cena frugal, elegimos una tabla de fiambres y quesos en el restaurante de Monsieur Marcel; esto fue realmente remarcable, gran calidad de los ingredientes y un «mejunje» de algo dulce con lo que parecían ser almendras y/o avellanas en trocitos pequeños y alguna clase de mostaza que complementaba la picadita magistralmente. Pagamos U$S 38 por esa tabla y dos bebidas sin alcohol.

En las dos veces que anduvimos por el mercado en distintos horarios vimos muchos turistas, pero también muchísimos locales, ya sea haciendo sus compras como almorzando o tomando una copa de vino con caracoles sentados en las mesitas de estilo europeo, comiendo donas gigantes con cafés, estudiantes desparramados en una mesa compartiendo unas pizzas.

Por falta de tiempo no puede indagar muchos detalles de su historia, que desde luego es bastante nutrida ya que ha corrido mucha agua bajo el puente desde 1934 hasta el presente. Algo que me llamó la atención fue saber que este mercado sigue gestionado por la familia Gilmore que compró estas tierras en 1880.

Otra cosa que me quedó pendiente fue ahondar en la movida cultural asociada al mercado. Si se fijan en la primera foto, verán que se anuncian eventos musicales en el marco del Mardi Gras; se puede consultar la sección de eventos en la web del mercado, en donde se aprecia que la música cuenta con un lugar de privilegio en al agenda.

Me queda muy en claro que, en próximas visitas a Los Ángeles, para mí será obligatoria una pasadita (o dos) por The Original Farmers Market.

Links de interés:

¿Viajás a Estados Unidos? Resumen / Guía de Viaje

Te dejamos este post con todos los hoteles que utilizamos en Estados Unidos. 

Una opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio Airbnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 30 de crédito para tu reserva.

 Ya que te vas a USA, aprovechá y adelantá tus compras. Te contamos cómo hacerlo y algunos valiosos tips en el post: Haciendo las compras previas a un viaje a Estados Unidos. ??

 

8 Respuestas

  1. Guillermo dice:

    Es un muy lindo lugar para comer o hacer algunas compritas gastronómicas. Recomendado por mi también, Jorge, a mime parecio un lugar muy tranquilo para comer.

  2. Cami dice:

    Muy buen lugar, estuve hace unos meses. Excelente nota

  3. Alfredo dice:

    Me encanta el Market: mi favorito, el Pampa’s Grill (que pese a que el nombre nos haría creer que es un puesto “argentino”) es una churrasquería brasileña al peso, con autoservice de acompañamientos. Si alguien anda por ahí, la recontra recomiendo

Dejá un comentario