¡A ese lugar yo no viajo ni loca/o!

Hay veces que alguien propone la idea de hacer un viaje o una escapada corta y ni siquiera lo dudamos, enseguida nos ponemos a buscar un hotel en Salta o a preguntarle a amigos que ya fueron sobre hoteles en Merlo San Luis o posadas en Buzios, pero en otras ocasiones ante la propuesta de un determinado destino arrugamos la nariz.

Puede ser que ese lugar simplemente no nos simpatice, que prefiramos ir a otro lado, o puede ser que la cosa sea más drástica y afirmemos algo como: ¡A ese lugar yo no viajo ni loca/o!

Los motivos de tal aversión a determinados destinos pueden ser de la más variada índole, nos pueden parecer aburridos, peligrosos, injustificadamente costosos, podemos estar vivamente en desacuerdo acerca de aspectos políticos, repudiar el trato que brindan a determinadas minorías, podemos llegar incluso a aborrecer todo lo que determinado destino representa y montones de cosas más.

Bueno, esto que estamos por hacer no se hace, se supone que los blogs de viajes destacan lo positivo y animan a la gente a ir a lugares, pero a nosotros nos resulta aburrido hacer siempre «lo que se debe» 😉

Les vamos a preguntar: ¿A qué destino(s) ustedes no viajan ni locos?

Esperen, antes de contestar, van algunas aclaraciones:

  • Nos gustaría saber cuáles son esos destinos, pero, si tienen ganas de contar, también saber los motivos.
  • Por más que repudien o aborrezcan determinados destinos, sean siempre respetuosos en sus comentarios, eviten las agresiones, sabemos que ustedes son muy ubicados, pero no se les vaya ocurrir lanzar comentarios xenófobos y cosas por el estilo, eh.
  • No se enojen cuando otros cuenten que odian los destinos que ustedes aman, recuerden que la diversidad de gustos y opiniones es bien recibida y respetada en este espacio.

Bueno, los escuchamos leemos con atención…

 

También te podría gustar...

248 Respuestas

  1. Mercedes dice:

    Ya lo comenté en Twitter pero acá me puedo explayar un poco más. En 2016 tuve una experiencia horrible cuando mi papá y mi hermana quedaron atrapados en el golpe de estado turco de 2016. Estaban en un hotel de Estambul durmiendo y se despertaron con el estallido de los misiles que explotaban a solo cuadras de donde estaban ellos. Incomunicados, sin señal ni internet, no me pude comunicar con ellos hasta el día siguiente y fue desesperante realmente. Desde su habitación vieron como se mataba la gente a tiros en la vereda de enfrente del hotel.

    Antes era mucho más abierta en cuanto a dónde viajar, pero a partir de ese momento digo que jamás voy a pisar ningún país que este en guerra, tenga gobiernos dictatoriales o presente una situación política endeble. Uno siempre dice «¿pero qué chances hay de que me pase justo a mi?». Bueno, pasa, y viví muy de cerca la angustia no saber si iba a volver a ver a mi papá, si lo iban a matar en Turquía o si lo iban a dejar secuestrado e incomunicado. En ese momento Turquía estaba de moda por la novela y todo el mundo se mandó sin siquiera averiguar un poco la situación del país, incluido mi viejo.

    • jlcota dice:

      Fueron momentos terribles, nosotros llegamos a Turquía pocos días después, cuando ya estab todo controlado.

      Saludos, Mercedes

  2. Ariana Sdrigotti dice:

    No quiero decir «jamás iría ni loca» por el momento prefiero decir «no me llama la atención ir» a: mexico, india, asia, china, japon. También a cualquier lugar en donde todo sea playa. No me banco estar 10/15 tirada al sol cual largarto, no es lo mio. Y a Disney no tengo alternativa de ir o no ir porque mi sobrina de 5 años (si, si a los 5 ya piensa en ir Disney jajaja) me hizo prometerle que la iba a llevar a ver a las princesas. Soné, lo sé jajaja Sldos!

  3. Micaela dice:

    Buenas!! A mí me pada algo raro con Australia. Tengo mucha familia allá y todos hablan maravillas, pero a mí no me atrae para nada. Hasta estoy pensando en obligarme a ir para sacarme el preconcepto…jajsja

  4. Silvina Ch dice:

    Desde que soy madre y llevé a mi hija a Cuba con 10 meses de vida, soy mas selectiva con los viajes. Estuve 10 dias con el corazón en la garganta, viendo la desidia, falta de higiene, ausencia de medicación en las farmacias, todos los servicios que prestaban eran deficientes o directamente obsoletos (y dudé muchísimo de su famoso sistema médico). No llevaria a mi hija a lugares con gobiernos o seguidad cuestionados ni muy precarios en cuanto a salud e higiene.

Dejá un comentario