¿Qué tan importante es la gastronomía en tus viajes? #ConfiesenGordos

Espacio para anuncios de lectores (más info):

Lector de Info Viajera

Casi siempre cuando vuelvo de un viaje me quedo un buen tiempo lamentándome de no tener en mi ciudad alguna «cosita gastronómica» de las que disfruté mientras viajaba.

Con el correr de los viajes la lista de esas cositas gastronómicas que extraño no hace más que crecer y crecer: empanadas salteñas, pasteles de Belem, penne all’amatriciana (son fideos con un tipo de salsa, eh), espresso italiano, pasticceria siciliana, licores de tipo amaro siciliano, una refrescante sangría española, pad thai, baklava, souvlaki griego, tacos mexicanos y podría seguir y seguir largo rato agregando y agregando ítems a esta lista …

Alguno podrá decirme que tal o cual cosa se consiguen por aquí, pero seamos sinceros, el contexto suma mucho y disfrutar de estos placeres in situ hace bastante diferencia, ¿no les parece?

A veces la gastronomía es una excusa para encontrarnos y compartir una charla con un café o un birra, como aquí en una ex librería de la ciudad de Palermo en Sicilia, Italia:

Otras veces es una muestra de hospitalidad, como aquí cuando nos prepararon una selección de platos típicos tailandeses que degustamos en medio de una excursión cuando nos detuvimos en una pequeña islita del Mar de Andamán en Tailandia:

O mucho más formal, como esta cena gourmet que disfrutamos mientras navegábamos por la laguna de Venecia en un antiguo galeón:

Pucha, mientras hago este post me viene recuerdo de todas latitudes, como la querida gastronomía mexicana, aquí algo típicamente yucateca en Mérida:

Siempre es agradable encontrarse un buen plato de comida preparada con esmero, como aquí en la ciudad de Salta, Argentina:

Ojo, también puede pasar que algún choque cultural nos resulte demasiado fuerte y no nos animemos a probar alguna de las «delicias locales» como estos bichos de agua (así nos dijeron que se llamaban cuando dijimos cucarachas) y gusanillos en Bangkok, Tailandia:

Algo que a mí me resulta muy agradable es alquilar casitas o departamentos, comprar alimentos locales y prepararnos nuestras propias comidas y acompañarlas con bebidas de la región, como aquí en Santa María Navarrese, Cerdeña, Italia:

O aquí en Ortigia, la parte antigua de Siracusa en Sicilia, Italia, miren qué buen espresso me preparé para acompañar esa típica cassatina siciliana:

No todo es así de cerdo, eh ????, alguna vez me pedí de postre un plato de frutas, como aquí en Bari Sardo, en la costa oriental de la bellísima isla de Cerdeña, Italia:

Bueno, el título de post pregunta ¿Qué tan importante es la gastronomía en tus viajes?, mi respuesta les va quedando clara, imagino…

Entonces, ¿Qué tan importante es, para ustedes, la gastronomía en los viajes?

 

También te podría gustar...

90 Respuestas

  1. walter santos dice:

    Me encanta probar cosas nuevas… solo paro cuando me parece que me voy a descomponer

  2. Natalia Clement dice:

    El mejor goulash que he saboreado, en el mercado de Budapest, Hungría

  3. Natalia dice:

    La gastronomía en un viaje, para mí es súper importante ya que mí hijo es celíaco. Y si el destino es gluten free friendly nos define.

    • jlcota dice:

      Afortunadamente, las opciones gluten free están cada vez más difundidas en diversas partes del mundo.

      Saludos, Natalia

  4. Marcos dice:

    Cuando me dijo el taxista de Singapur después de un rato de charla, a que volvés? Mi respuesta fue: A COMER POLLO CON ARROZ!
    Se mataba de risa, pero era verdad, el mejor pollo del mundo se come en singapur

  5. Leo dice:

    Sufro mucho, me cuesta horrores acostumbrarme a las comidas locales. Siempre que voy fuera del país bajo un par de kilos. De Tailandia volví con 3/4 kilos menos. En dos semanas de viaje.

    • jlcota dice:

      Suelo tener una compañía de viaje que sufre lo mismo, le pasó en Tailandia también ????

      En cambio yo, estaba en el paraíso ????‍♂️

  6. Limón dice:

    Cero. La última vez que fui a UK viví prácticamente a meal deals de Tesco.

  7. MariLucis dice:

    Los platos de Caimán en New Orleans y sus papas cajún aún las puedo paladear en mi memoria. Y los beignets ♡♡♡♡♡

  8. Sonia dice:

    Qué tan importante? Fundamental! nos encanta organizar una parte del viaje en torno a algún gustito gastronómico.. La Toscana, la ruta del vino de Rioja en España, los mercados de pescado en Japón por ejemplo.. También, como uds, alquilar depto o casita y comprar productos locales suma mucho a la experiencia. Y cada escapadita a Bs As, a full buscando algún restaurante que nos lleve de vuelta a esas comidas! Saludos desde Neuquén!!

    • jlcota dice:

      Cierto, en Buenos Aires hay más oportunidades de poder acercarnos a distintas cocinas del mundo.

      Saludos, Sonia

  9. María Verónica dice:

    Me encanta probar y traer para recordar.
    Pero puedo vivir a sandwichs si es necesario. Priorizo los lugares y la gente a la comida.

  10. Isabel dice:

    Soy una enamorada de la Provenza Francesa… y por supuesto de sus comidas… Generalmente salimos a comer afuera e investigamos que tienen los platos, de qué están hechos, sobretodo los condimentos, entonces en el dpto. me hago unas recetas propias del lugar… Y cuando vengo a Buenos Aires me traigo todo tipo de sus condimentos, (las pimientas de cinco colores, las herbes de provenze), y una vez aquí hago esos platos que tanto nos gustaron. La mousaka de Atenas, la zocca de Niza, y tantas otras cosas, con las variantes de lo que consigo por acá… Hum, nada más lindo que degustar esos platos que te traen recuerdos de paisajes, de personas… más allá de la gula, nada más hermoso que conocer a su gente por sus comidas. Saludos!!!!

  11. Isabel dice:

    Ahora tengo que decir que no hay en el mundo pizza como la argentina,en mi opinión la más rica por lejos….

  12. Isabel dice:

    A veces me salen bien, otras más o menos ja ja, pero sigo intentando….

  13. Marga dice:

    Hace poco fuimos a un restaurant cerca de Génova y comi troffie (tipo de pasta corta casera) con pesto genovés es un plato típico de esa zona. Imperdible!!! me traje el pesto envasado y las pastas envasadas para hacerlo en casa para la flia. Quedaron encantados!!!

  14. Catalina. dice:

    hola! Para mi, cero importancia. Soy de probar cosas nuevas y no me desespero por no comer milanesas 15 dias, etc. No entiendo a los que preguntan donde comer nuestras comidas en su lugar de vacaciones. La podes comer todo el resto del año! Si tengo que vivir a Mc Donald, a sanguchito de fiambre, lo hago! A veces por no gastar mucho, a veces porque no nos acostumbramos a la comida.
    Eso si, no puede faltar en mi botiquin de viaje sobrecitos de Uvasal, buscapina simple y compuesta y mi querido Apasmo!

    • Pablo dice:

      Con ese botiquín, siempre listo para probar de todo.

    • Gustavo R dice:

      Leia estas palabras «No entiendo a los que preguntan donde comer nuestras comidas en su lugar de vacaciones», y venia a mi cabeza Homero pidiendo una cena en Gringolandia 🙂 Pienso igual que vos. Pruebo lo del lugar, y si no gusta, voy a la opcion confiable. Y el botiquin, es tal cual, con algun agregado de pastilla de carbon, por si acaso (no me fio de las aguas lugareñas, o de alguna bacteria que me haga pasar un mal dia).
      Saludos!

  15. Lina Lara dice:

    importantísima! Como soy gorda culposa no se me da la foto gastronómica, no sé… me da vergüencita… Pero no me privé del Testi Kebab, ni de la picada tremebunda en Ertaklar Kebap en el barrio de Sultanahmet en Estambul, ni de comer esas deliciosas moquecas de camarao o langosta en la playa en Salvador de Bahia, ni de reencontrarme con el porridge y ofenderme con la Marmite, ni intentar comprar algo comestible en un bolichito moscovita en pleno febrero del 94 y apenas conseguir crema agria (en vez de yogur) y una carne cruda y chiclosa (en vez de jamón). Después de haber probado por el norte de Brasil todas las frutas en orden alfabético, ya te puedo ganar un tutti frutti. Las visitas a los mercados y supermercados son obligadas. De cada viaje traigo siempre una provisión de especias y alguna cosita más que termina siendo imprescindible en el entretiempo entre uno y otro viaje. Besos a todos!!!!

  16. Sergio Cattaneo dice:

    El tema q expones me sorprendió en mí último viaje. Sentado en un restaurante con entrada, plato principal y postre algo en mí cabeza me dijo: Sergio, viajas y te la pasas comiendo. Y siiiiii mes culpa.
    Atrás van quedando las subidas a cerros, los monumentos, los artículos regionales . Al regreso las valijas más livianas y un exceso de equipaje en mí interior.

  17. Javier dice:

    Conocer un lugar y no degustar sus platos típicos es perderse parte de la cultura de ese pueblo!!!! Y si es posible también sus bebidas ( cerveza y vino de preferencia!)
    Un pan de cazón o cochinita pibil en Merida (México), una cerveza negra en Praga (cualquiera artesanal en sus mil tabernas), un goulash en Budapest, unos huevos rotos con chistorro en madrid, un pato a la naranja en paris y porque no unos fish and chips en Londres son motivos para añorar regresar!!!!

  18. Ana pesce dice:

    Acabamos de regresar de nuestro primer viaje a Europa. La conclusión a la que llegamos mi marido y yo fue que todo lo que comimos fue más rico que lo que normalmente encontramos acá en Bs As.
    La Ricota más barata del supermercado en Roma y el Brie también más barato del super de París ( teníamos que adaptar el presupuesto) fueron algo delicioso!

    • jlcota dice:

      La calidad de la gastronomía en varias partes de Europa suele tener un piso bastante elevado.

      ¡A pensar en el segundo viaje ahora! ????

  19. Verónica Herrera dice:

    Muy importante! Disfrutar la gastronomía local es parte del viaje. Confieso que en mis excel de planificación tengo una hoja de restaurantes y mercados de comida para visitar x cada ciudad. Además siempre traigo lo que puedo para seguir degustando en casa y regalar a la flia y amigos.
    Este año mis vacaciones fueron en Italia así que vine con pastas secas, salsas y pesto de Genova, aceite de oliva de Siena, chocolates de Torino y dulces de Burano. Y me tengo que contener porque pagaría una valija extra con comida!
    La semana que viene parto para Riviera Maya, así que le presté atención a esa foto de comida yucateca que posteaste que pinta muy bien. Pienso pasar 10 días a tacos, mariscos y tequila!

  20. Guillermo dice:

    En mi caso pruebo todo lo tipico del lugar incluidas una gran variedad de cervezas. Luego al regreso no extraño nada, porque la comida no es mi prioridad ademas que en argentina, a mi criterio, se come muy bien, de lobque se te ocurra, comidas regionales, italiana, española, francesa etc etc.

    • jlcota dice:

      Admiro el poder de no extrañar esas cosas, Guillermo.

      Saludos

      • Guillermo dice:

        Es que al menos para mi, aca se come muy bien Jorge y como se dijo mas arriba, el rito de esa comida, el ambiente y los aromas son propios de ese lugar, asi sea un buen sándwich de mortadela italiana con una moreti sentados en la calle contemplando el Tiber en la eterna Roma.

        • jlcota dice:

          Sí, hay lugares donde se come muy bien aquí, es cierto; pero hay sabores, texturas, aromas y colores difíciles de igualar, ni mejor ni peor, pero son esas y no otras.

          Por ejemplo los vinos se pueden embotellar y disfrutar en otra parte del mundo, pero algo como unas frutillas cultivadas en las laderas del Etna sólo se pueden disfrutar frescas allí, sin refrigeraciones, ni artificios para que duren.

          Saludos

  21. Fernando dice:

    que tan importante? De mi parte es MUY importante! siempre uso la referencia de que cuando uno viaja vuelve lleno de «acá, acá y aca» (señalando, claro está, los ojos, el corazón y el estómago). Recordar lugares es tambien recordar los sabores….la Paila Marina de Chile, el Koleno en Rep. Checa, los baratísimos Pierogis en Polonia, de los deliciosos Kurtos Kalacs en Hungría a los empalagosos Stroopwafels en Holanda…el etc es tan laro como lugares…

  22. Leo dice:

    Cero bola a la comida. Pero de por si no soy de comer mucho. Ahora, si por gastronomia tambien incluis cervezas y otro tipo de tragos, ahi si: ES CLAVE!!! Todavía recuerdo el sabor de una cerveza en Brujas que me gustaria saber el nombre para ver si la veo en algun lado, pero por razones obvias no recuerdo el nombre… Me sente en ese bar a las 18 hs y me fui 1 am, imposible acordarme. Si no fuera porque hay fotos que asi lo demuestran, hasta diria que jamas estuve en ese bar.

  23. Mauricio dice:

    Los lugares lejos de turistas y típicamente locales son lo más! Una vez en Tokyo entré a un lugar donde no había carta en inglés ni en otro idioma que no sea el japonés. El cocinero salió y me mostró fotos que le fue sacando a los platos que hacía, eligi uno sin saber bien que era y adentro, estaba tremendo!!

    • jlcota dice:

      Coincido, Mauricio, esas suelen ser experiencias muy gratificantes y uno hasta las siente más «propias». Saludos.

  24. Veronica dice:

    Hola! Siempre nos dejamos llevar por la gastronomía de cada ciudad con mi marido. Es una forma mas de conocer cada lugar y una experiencia de lo más enriquecedora. Ir de tapas por Madrid, en especial al Mercado San Miguel y probar las especialidades en cada uno de sus puestos… el Sushi japones!! A mi marido le empezó a gustar el sushi en Japón. Ir a los kanten- sushi en Tokio, donde un maestro de sushi los prepara en el momento y los platos pasan por una cinta giratoria y vas sirviéndose el que más te guste. También podes pedir los de la carta y te lo preparan en el momento. Vas juntando en pilas los patitos y a la salida te cobran por la cantidad de platitos consumidos y por color de plato. El tajine de Marruecos, y en China unos bollitos de una masa finita rellenos con cangrejo, que no me acuerdo el nombre pero eran exquisitos. Nuestra consigna es preguntarle al mozo cual es el plato más rico del lugar? Y siempre tuvimos buenas experiencias, además de ganarnos su sonrisa .

  25. adrián dice:

    Cuán importante es la gastronomía en viajes? Muy, diría, por no dar un 80%, que suena como mucho.

    Inolvidables cenas en los kioscos de Puerto Ayora, Galápagos, con toda la frescura de su océano. Un rico tiramisú romano, un sandwich de caballa debajo del puente Galata en Estambul, unos deliciosos embutidos en el Viktualienmarkt de Munich, son algunos ejemplos de lo importante de la gastronomía en viajes.

    Claro está, los productos típicos de cada lugar son a veces muy difíciles de conseguir en casa. Imposible imitar la frescura de un sandwich de arenque crudo y cebolla de Munich, o la delicadeza un churrasco de llama jujeño, acompañado con papines andinos, maíces de infinidad de colores y queso de cabra.

    Y ese sabor, cierto es, se encuentra totalmente potenciado por comerlo en ESE LUGAR. El tiramisú en Roma es delicioso, pero es más rico si se come sentado en la escalinata de Plaza España, mirando la bella Fontana della Barcaccia.

    Como siempre, un motivador post, con geniales descripciones y fotos.

    Abrazo.

  26. leandro dice:

    Cuando viajó trató de probar la comida local y tmb es importante contar con una cocina para poder cocinar con los ingredientes que se consiguen en el super, a la gente normal le gusta ir al shopping de compras a mi al super y me traigo muchos productos que acá no se consiguen.

  27. Maricevi dice:

    Me encanta viajar y descubrir la gastronomía del lugar, meterme en mercados y hablar con los locales y sus recomendaciones. Confieso que a Nápoles fui sólo a probar la pizza, ni me interesaba recorrerla, sólo comer jaja. Este año planeo ir a Perú y me la pasare comiendo jajaja. De cada lugar alguna especia o algo típico traigo, en mi valija al volver de España seguro a algún jamón serrano se termina escondiendo.

  28. ste dice:

    Buenas! Me encanta comer y cocinar, pero no es algo fundamental en un viaje. Si me traigo cosas en la valija, quizás más que ropa u otras cosas.
    Me encanta meterme en los mercados, mirar y probar cosas nuevas o distintas. Una simple manzana puede saber distinto, no suelo sentarme en un restaurante. Lo que si hago, medio como ceremonia, es comer algún plato «tipico» la última noche que me quedo en cada lugar.

  29. Gustavo R dice:

    Siempre trato de probar sabores y preparaciones de los lugares que visito (a lo único que no me le animé, fue a las patas que venden en los parques de Orlando, pero espero subsanar ese error). Pero al viajar con niños, la cosa siempre tiene que tener un Plan B. Tambien como varios, soy de traerme algo que me gustó y que puedo preparar por aqui. Jamas Gringolandia! Muchos comentan que la cocina mejicana es muy buena, y la peruana tambien. Será cuestión de que llegue el momento de comprobarlo 🙂

  30. Matías dice:

    Me encanta probar diferentes platos y bebidas típicas de cada lugar al que vaya. Y no solo por su sabor, sino también, por el ritual que muchas veces tiene ese comida en su elaboración y consumo.
    Cómo todo tengo mis límites, pero está bueno «viajar y conocer» a través de la comida.

  31. Rodrigo León dice:

    Hola, hola, aprovecho para darle las gracias a Pablo, ya recibo en mi casa estos comentarios; como disfruto cuando hablan de otros paises y de las comidas, gracias.

  32. Julieta dice:

    Comer ES un acto cultural. Es necesario experimentar la comida para adentrarse en la cultura de un lugar. En mis viajes día uno city tour, día dos AL MERCADO. … Antes veia que museos visitar, ahora armó el itinerario en función de dónde ir a comer o probar algo nuevo. La valija siempre volvió llena de comida, y luego invitamos a los amigos a ver las fotos en una cena donde comemos lo que traemos.
    Como soy docente, cuando doy temas de cultura les llevo a los chicos diferentes sabores que voy juntando, así descubrieron el tamarindo, los dulces turcos, la guayaba… Pufff se me hace agua la boca…

    • jlcota dice:

      Qué bueno para compartir con los chicos, se me terminó justo el último paquete de spicy tamarindo de Tailandia ????

  33. Ireny dice:

    Para mí la gastronomía es parte del viaje, me encanta probar lo típico del lugar y a veces los extraño cuando estoy en Argentina, como también se extraña un rico asadito cuando pasas varios días en el exterior. Algunas cosas las aprendo cocinar y otras tengo que esperar mi próximo viaje. Soy muy fan de la comida bahiana el acarajé, los espetinhos, los bolinhos de bacalhau, el arrumadinho, etc.
    Apenas pisamos Londres, mientras estábamos con el carry on buscando el hotel, paré cuando vi el primer bar que decía Fish & Chips. Ahora que estuve en Sicilia los arancini, los cannoli y la granitta fueron la novedad. Igual que Jorge también nos gusta cocinar cuando alquilamos departmento productos tipicos, por ejemplo en Catania nos empachamos de mariscos, ensaladas con mozzarella buffala, etc. Podria seguir describiendo mucho más y eso que todavia no visité paises exoticos.También soy de las que vuelven con las valijas llenas de condimentos de los países que visité , de Italia por supuesto traje frasquitos de pasto, fideos secos de colores, lemoncello, de Grecia Ouzo, de Brasil leche de coco, aceite de dendê y farinha para hacer la moqueca en casa, y así sucesivamente ????

  34. Muy. No sólo por los sabores sino porque te permiten entender mucho de la historia popular al ver los ingredientes y la forma en que fueron utilizados, y lot orígenes de esa comida. En mi caso son icónicos el Açai y los cuscus dulces del nordeste en Brasil y la controversia goiabada; el Brunost, el queso Marron noruego; el Kanellbullar sueco, Korvapusti Finlandes o Cinnamon Roll (las tres son iguales); el caviar de bacalao sueco o noruego; suspiro limeño en Perú; ceviche y encebollados ecuatorianos; Pastel de Belém ???????????? Lisboeta; las Gallettes au Beurre de la Bretaña Francesas; sidra y pastel de erizo asturianos; gelato italiano; chocolate en Bélgica; la pastelería y repostería vienesa; el kimchi coreano; el Momjii Manjuu y Takoyaki japoneses; seguro me olvido de alguno. Pero los aromas y los sabores que intento recrear en casa posteriormente, son las mayores disparadores de recuerdos ????.

  35. Gustavo dice:

    Acá en casa estamos recién llegados de las Islas Galápagos. Allá elegimos comer en los barcitos donde comía la gente de ahí y en los kioskos, más que los restaurantes para los turistas. Buenísima la comida … cosas sencillas como pescados, langostas, pollo, pulpo, carne de cerdo, arroz, ensaladas, pero condimientadas de una forma que las hacía deliciosas. La novedad para nosotros fueron los plátanos fritos, que allá los llaman «patacones», como acompañamiento del plato principal … los malos recuerdos de esa palabra ahora se conviertieron en algo muy rico !! jaja

  36. Gladys dice:

    La prioridad es el lugar, a partir del lugar disfruto de la gastronomía de ese lugar.

  37. Andrea dice:

    Muuuy importante. Siempre pruebo cosas nuevas, y me la paso comiendo en los viajes. Es fundamental para mi jaja, es más la mayor parte de mi presupuesto es comida. Las pizzas de Nápoles imposible comerse una sola!! El helado de Roma, y así podría nombrar un montón. Tengo alma de gorda mal jaja

  38. Santiago dice:

    Yo siempre digo que no hay viaje malo, pero cuando comes mal, no es un viaje tan lindo. Yo te como de todo, con algunos límites (bichos, insectos, pasas de uva, polenta) y cuanto más callejera, mejor. Ir paseando y picoteando manjares a cualquier hora es lo mejor del mundo.
    Recuerdo los tacos de canasta en Mexico, el kokorec turco, el scotch egg en Londres, el pad thai en Bangkok, el haggis escocés, los paninos en Italia o las tapas en España y tantas otras delicias. No olvidarse de las empanadas acá o los saguches de milanesa o bondiola.
    En China estuvo complicado, el olor era fulero, la pinta era fulera y no sabíamos que era, así que buscábamos dumplings que era lo más conocido, pero en Harbin (norte de China, -40 de temperatura) se vendían batatas en la calle bien calentitas que eran una maravilla. Así nomas con la mano y con cuchara.
    Y si, el morfi es importante.

    • jlcota dice:

      Me hizo «mal» tu comentario justo al mediodía, Santiago, tengo ganas de dos cosas ahora: viajar y morfar 😉

  39. Beita1974 dice:

    Muy importante!!!! En todos nuestros viajes la gastronomía del lugar forma parte primordial de nuestro viaje. Investigo mucho antes de ir y tratamos de conocer la comida típica de cada lugar que visitamos. Forma parte del disfrute para nosotros, probar la comida local, ya sea callejera o en restaurantes, nos encanta.
    Como no alquilamos mucho apto sino que vamos a hoteles la mayoría de las veces, no he cocinado como leo que hacen muchos.

  40. Laura dice:

    Fué mundial verme parada en la puerta del Eataly en New York buscando la nota de ustedes donde recomendaban la lasagna ( para ver adonde ir) porque había quedado soñando!! Fué impresionante, tal como la describieron!! Ahora voy a tener que poner esta publicación en favoritos para tomar nota de todo lo que están escribiendo!!, después se podría hacer un resumen final con los recomendados de cada lugar y listo!!

  41. AdrielC dice:

    1000%…!!! Viajar y no probar las delicias culinarias de cada lugar básicamente me parece un pecado mortal…!!! Es cierto, hay lugares donde hay que ser algo (bastante?) valiente para probar algunos platos, pero creo que uno debe tener la mente (y el estómago..!!!) lo suficientemente abierta para probar cosas nuevas, por lo cual en mi caso, lo que siempre trato de hacer es buscar a alguien local que me de sus recomendaciones… muchas veces evito los lugares «trendy» o turísticos y prefiero ir directo a «donde comen los nativos»… aunque reconozco que es algo que a algunos los podría horrorizar (e indigestar). Eso me ha permitido probar muchísimos platos a los que habitualmente como turista no accedés porque no son los que «más venden», sabores y texturas increíbles, y ni hablar de la gente que uno conoce y las experiencias que te llevás de regreso a casa. Desde un cuy en Perú y unos chapulines en Mexico hasta un exquisito pulpo en Francia o un tremendo lampredotto en Italia… todo vale cuando estás de viaje..!!! 🙂

    • AdrielC dice:

      eso si…. recomendación…. Bandeja Paisa en Colombia antes de subir al avión NO RECOMENDADO..!!! (por el bienestar de sus compañeros de fila) 😉

Dejá un comentario