El hotel Krystal Grand Insurgentes Sur en Ciudad de México

Cuando empezamos a buscar alojamiento en la Ciudad de México, la primera pregunta que nos surgió fue en qué zona ubicarnos. De hecho en aquel momento hicimos un posteo y fuimos recopilando recomendaciones de lectores, amigos y familiares para nuestra elección.

Terminamos inclinándonos por la zona sur de la ciudad, entre Coyoacán y San Ángel, y dimos con el hotel Krystal Grand Suites Insurgentes Sur.

Muy amablemente nos invitaron a quedarnos allí dos noches en una de sus suites y, en este post, les contaremos nuestra experiencia.

Ubicación

El hotel se encuentra en Insurgentes Sur 1991, San Ángel, un barrio muy vivo que tiene movimiento también de noche. Justo enfrente hay una parada del metrobús que funciona las 24 horas y una estación de metro a aproximadamente 10 cuadras.

Está bien ubicado para ir caminando a Coyoacán, un muy lindo paseo que lleva alrededor de 30 minutos.

Llegada y check in

Arribamos cerca de la noche en un Uber que nos llevó desde el aeropuerto, como les contamos en Transporte en Ciudad de México (Uber, trolebús, metro) y seguridad. Nos recibieron con amabilidad y rápidamente gestionaron nuestro ingreso solicitándonos la firma de un contrato y los pasaportes.

Nos entregaron dos tarjetas magnéticas para usar como llaves, nos brindaron indicaciones sobre el edificio y en menos de 5 minutos estábamos en nuestra habitación. Casi inmediatamente, perdimos una de las tarjetas y llamamos para pedir otra, cosa que hicieron con gusto y sin penalizarnos por la estupidez.

Habitación

Estuvimos en una suite Junior de 44 metros cuadrados, un tamaño más que suficiente para dos personas. Ya ni bien entramos quedamos muy conformes con el estilo, la iluminación y el espacio del cuarto que, de uno de sus lados, tenía un ventanal gigante con vista a la ciudad.

Contaba con dos camas matrimoniales, un amplio escritorio de trabajo con su silla (lo amé), un pequeño sector de living con un sillón y una mesa movible.

La cocineta, inteligentemente guardada dentro de un placard, fue uno de los puntos que nos cautivó. Había una cafetera, pileta, dos hornallas eléctricas, microondas, utensilios y elementos básicos para cocinar; sugerimos que agregaran algunas ollas y una pava para el agua del mate 😉

El baño era muy cómodo y el uso del espacio estaba bien optimizado. Los tres básicos (pileta, ducha y toilette) estaban separados por mamparas de vidrio grueso y oscuro, de manera que podían usarse en simultáneo con cierta privacidad.

Nos dejaron lindas toallas y amenities de calidad:

La disponibilidad de enchufes y puertos USB en la mesa de luz fue muy bienvenida, así como los comandos para prender y apagar las luces en diversos espacios de la habitación.

Las camas eran cómodas, con esas sábanas suaves y suficiente abrigo. Un detalle no menor es que las cortinas lograban una buena aislación de luz para quienes gustan de dormir en la oscuridad.

Nunca recurrimos al servicio a la habitación, si bien la carta se venía muy interesante. Una tarde, cuando volvíamos de un largo paseo, nos recibieron con esta rica merienda como cortesía. Gracias 🙂

Servicios e instalaciones

El hotel tiene un interesante número de opciones gastronómicas para sus huéspedes.

En el lobby, hay una pequeña sucursal de Starbucks:

En la terraza, una cantina contemporánea con comida mexicana «exótica» (según su definición):

Y un restaurant en la planta baja donde una mañana probamos el desayuno (no incluido en el costo de la habitación). Tiene disponible la opción buffet o a la carta, nosotros elegimos la primera y comimos de todo. Desde cereales, frutas, yogurt y sandwichitos:

Hasta quesadillas y omelettes hechos en el momento:

Había opciones de comida caliente también, pero nos resultaron un poco fuertes para la mañana. Nuestros compañeros mexicanos las disfrutaban sin problema.

Vimos que tenían ATM dentro de la instalaciones y un gimnasio abierto las 24 horas.

Como hicimos el check-out al mediodía y teníamos tres horitas más para recorrer, también aprovechamos el depósito de valijas sin cargo.

Precios

En la época en la que fuimos (marzo/2019), los valores de una suite ejecutiva arrancaban en U$S 130. Pueden mirar los precios para las fechas en las que deseen visitan CDMX en su sitio web.

Conclusión

El hotel Krystal Grand Insurgentes Sur en Ciudad de México nos resultó un alojamiento de calidad donde nos sentimos muy a gusto, tanto adentro como en sus alrededores.

Las suites, rasgo distintivo de sus propiedades «Grand», nos parecieron muy cómodas y bien equipadas para las diversas necesidades del viajero: desayunamos, comimos, trabajamos, descansamos.

También el personal fue super amable y nos asistió con dudas y requerimientos tan importantes como dónde ir a comer pescado 🙂

¡Agradecemos a la gente del Krystal Grand Insurgentes Sur por la invitación!

Pueden ver más info en:


También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Guillermo dice:

    Pinta muy lindo. Y parece tener un buen desayuno, cosa no negociable.

  2. Adrian dice:

    Se ve muy lindo. Y me hace acordar a los desayunos mexicanos. Que manera de comer 😛

  3. Claudio dice:

    Cuanto lujo, se ve muy bien, lo mejor para tener una estancia mas que reconfortante

Dejá un comentario