¡Cómo caíste! Cuando te enganchan con trucos y estafas para turistas

Cuando viajás te pasan cosas. Cosas buenas y no tan buenas, como cuando sos víctima de alguna de las clásicas estafas para turistas tan difundidas en distintas partes del mundo. Bueno, en realidad algunas son clásicas, pero hay otras nuevas que van surgiendo permanentemente.

Nosotros tratamos de contarles nuestros errores, los problemas que nos surgen, las reflexiones sobre cuando nos equivocamos; no es que queramos quedar como unos tontos, sino que al compartir todo eso quizás podemos ayudar a que a los lectores no les pasen esas cosas o minimizar los efectos si les sucede. Aquí charlamos sobre eso: ¿Por qué les contamos nuestros problemas y errores?.

El otro día dialogando con un lector en twitter nos contaba cuando lo estafaron y le terminaron sacando €160 por llevarlo desde el aeropuerto Charles De Gaulle de París hasta la ciudad. ¡Qué bronca!

Entonces pensamos en hacer este post para que vos, sin ningún pudor, nos cuentes las veces que caíste en estas cosas, así le sirve a otros, como una especie de solidaridad entre viajeros.

Hay algunas clásicas como contratar una excursión, un city tour supongamos, que te terminan metiendo visitas a tiendas de regalos o locales de artesanías o de cosas típicas del destino. ¡Yo quiero ver el destino, no que me traigas a locales para comprar! Los guías reciben comisiones o regalitos por llevarnos allí, pero nos roban nuestro tiempo, algo odioso.

Otras las vemos repetirse más en determinados destinos, como esta de Italia, en la que un señor te pregunta algo, entablás una agradable conversación y te termina haciendo un regalo, por ejemplo a miembros de la familia de Info Viajera en Roma el otro día: el hombre trabajaba en Ferrari (decía) y quiso regalarles un reloj, pero de repente se dio cuenta de que se había olvidado de agarrar efectivo, era su aniversario de bodas y quería comprarle a su mujer unas flores, les pidió algunos € como compensación de su cortesía.

Otra que es clásica de Estambul (Turquía), en donde hay lustradores de zapatos en la vía pública. Algunos pasan y de repente «se les cae» un cepillo cuando pasan cerca tuyo, vos lo levantás y ellos como agradecimiento te lustran los zapatos, ahí aprovechan para contarte una historia por la cual necesitan dinero (por ejemplo un hijo enfermo que tiene que se operado y necesitan juntar un montón de plata) y te piden una donación. Cuando anduvimos por allí a varios lustradores «se le cayó» el cepillo delante nuestro. No estamos diciendo que todos los lustradores hagan esto, pero hay varios reportes de pícaros que sí lo hacen, normalmente son los que andan con un kit de lustrado portátil, no estos simpáticos que están semifijos en un lugar.

Una bastante más pesada es la que están haciendo en Londres (Inglaterra): se te acerca alguien a preguntar algo o a ofrecerte ayuda si ve que uno está perdido o desorientado, de repente aparecen uno o dos tipos que dicen ser policías trabajando de incógnito, te acusan de estar comprando drogas, te piden que muestres documentos y el dinero que llevás encima y ahí aprovechan para robarte todo o parte del mismo, a veces incluso sin que te des cuenta. Imaginate el nerviosismo ante esa situación.

Hace poco nos pasó esto otro con un Cabify en Lisboa:

Cristiano Ronaldo es un miserable o el conductor de Cabify un mentiroso

Podríamos seguir enumerando estafas a turistas en distintos lugares, pero este post está pensado para que vos nos cuentas en cuáles caíste o en cuáles cayeron tus amigos o familiares.

Dale, ¡contanos! Esa info ayudará a que otros se cuiden.

Si te da vergüenza, podés arrancar tipo: «Tengo un amigo al que …» 😉


También te podría gustar...

134 Respuestas

  1. DANIELA dice:

    En el Vaticano, antes de entrar a la Iglesia de San Pedro, unos ¨operadores turísticos¨ quisieron engañarnos diciéndonos que ese día no abría la Iglesia en todo el día, que había una ¨celebración interna¨ o algo así. Se ofrecían, en cambio, a llevarnos a otra Iglesia cercana que no era tan conocida por el turismo pero que era magnífica y bla bla por una módica suma. Menos mal que dije que no (me pareció todo muy raro). Cuando llegamos a la puerta de San Pedro había un cartel que decía que abrían en una hora porque estaban haciendo una limpieza.

  2. Melina dice:

    Me paso con Uber en Rio. Tenia que ir al aeropuerto y pedi uno con pago en efectivo. Iba todo bien, cero trafico. Iba chequeando Google Maps cada tanto por las dudas (no tenia datos, solo google maps) y casi llegando a Ilha do governador me doy cuenta que el tipo estaba volviendo para la ciudad. Le digo y me inventa que el estaba siguiendo la ruta que le dio la app, que eso tenia que hacer, que no sabia como ir al aeropuerto. Empiezo a discutirle porque obviamente el camino es por autopista todo derecho, no hay chance de que tuviera que dar la vuelta. Le digo que pare el viaje, que me queria bajar, que no le iba a pagar un real más. Finalmente me dice que paraba el viaje y que me llevaba al aeropuerto. Accedí porque la verdad que bajarme en ese lugar creo que hubiera sido peor!! Así que mágicamente supo como llegar al aeropuerto sin ayuda de la app. Termine pagando como 60 reales pero en ese momento solo quería bajarme y entrar al aeropuerto.
    No me da miedo viajar sola pero esta situación me puso muy incómoda. Qué importante que es viajar con datos en el celular por cualquier cosa.

    Otra que fue 100% mi culpa fue que llegué a SMN en Florencia agotadísima y se me ocurrio cambiar dolares!!!! La peor cotizacion de la vida pero no estaba pensando con claridad jaja despues me queria matar

  3. Rodo dice:

    En Moscú, en la Plaza Roja, entre la entrada al shopping y la Catedral de Kazan; se acerca un grupo de 8 o 9 cosacos y mujeres con vestidos típicos y te rodean y te insisten en que se quieren sacar una foto con vos. Luego, empiezan a pedirte plata por la foto. Y se enojan y gritan y lo que les des dicen que es poco, que son muchos para repartir…. y te van siguiendo 100 mts discutiendo y exigiendo dinero… situación incomoda!! =(

  4. Claudia Andrea Ferretti dice:

    Hola! Esto fue hace 25 años en Cancún, Méjico, pero sigue ocurriendo, este año presencié en Orlando una pelea entre una mujer joven y un promotor de un tiempo compartido porque no le daba los U$S 100 prometidos por asistir a una «charla».
    Fuimos a una «charla» en dónde promocionaban un tiempo compartido, bellisimo, con la promesa de que nos regalaban la excursión a Islas Mujeres. Una vez concluída la charla reclamamos los bouchers a Islas Mujeres, por supuesto que no nos lo querian dar, pero mi ex marido es más insistente que el promotor :), finalmente los obtuvimos pero nadie te devuelve el día y medio que nos perdimos por la «charlita». A partir de entonces nunca más me engancharon.

Dejá un comentario