Montecatini, un restaurant clásico en Mar del Plata desde los ’60

El fin de semana pasado fuimos a conocer una de las sucursales de Montecatini, un restaurant clásico de Mar del Plata (Provincia de Buenos Aires, Argentina). En este caso, almorzamos en el que se encuentra en La Perla, exactamente en la esquina de La Rioja y 25 de Mayo.

Tuvimos un almuerzo súper agradable con Martín, gerente de los restaurantes, y nos contó sobre el origen de de esta empresa familiar que está en la ciudad desde 1963 cuando dos mozos italianos se conocieron trabajando en uno de los hoteles históricos de Mardel y decidieron arrancar con el proyecto. Realmente la charla fue muy inspiradora y cubrió varios temas de interés para los marplatenses.

Mientras dialogábamos, empezamos a hojear el menú con la oferta gastronómica y nos tentamos con una propuesta de entrada: la tabla marplatense con rabas, bastoncitos de merluza, muzzarella y papas rústicas al verdeo.

Resultó un plato sabroso y abundante para cuatro personas, bien acompañado con una cerveza fría.

Después elegimos platos principales distintos para darle un paseo general a la carta. Hubo pastas rellenas con tomate y provenzal:

Un lomo con salsa de champignones y papas:

Y un pescadito a la plancha con puré mixto.

Los tres platos estaban ricos y las porciones eran de buen tamaño.

La verdad es que estábamos bastante llenos, pero quisimos darle una oportunidad a los postres y helados que hacen en su propia fábrica.

Nos gustó el detalle del limoncello al final del almuerzo, una costumbre bastante italiana que nos hizo pensar en las raíces del restaurant.

Esta sucursal de Montecatini se diferencia de las otras por la mantelería y detalles en el servicio, como la entrada para picar y el consecuente cobro del cubierto. Todos los locales tienen la misma carta durante todo el año.

Pensando al respecto, nos gustó ver opciones vegetarianas y también aptas para celíacos. Aquí tienen una referencia de precios para los menúes del almuerzo:

Nos fuimos contentos y con la panza llena, es muy lindo ver que una iniciativa de nuestra propia ciudad crezca, perdure en el tiempo y tenga éxito. Además, derribamos prejuicios que, por desconocimiento, teníamos sobre este restaurant que no es sencillamente una opción «para turistas que hacen fila» como muchos creen.

Agradecemos a la gente de Montecatini por la invitación.

  • Pueden ver la carta, las sucursales y más info en su sitio web

Y ya que hablamos de nuestra ciudad, les dejamos algunos relatos sobre Mar del Plata.


También te podría gustar...

32 Respuestas

  1. Romi T dice:

    Estoy por irme un par de días a La Feliz y una de las condiciones de esta escapada es pasar por Montecatini. Un lugar al que recuerdo con muchísimo cariño porque iba cuando era niña…sus camareras con pañuelos en la cabeza, la gente haciendo fila para entrar, el ruido ambiente que era una mix de murmullo y cubiertos….y algo que amaba: la casata con borde de bizcochuelo bañado en chocolate. Gracias por este post! Les cuento cómo me fue a la vuelta 🙂 Saludos!

  2. GBL dice:

    Leí Montecatini y se me vino a la cabeza también el recuerdo de niño, y de hacer fila para entrar. No sabía que había este concepto en otro local.
    Por otra parte, y comparando precios actuales, el de almuerzo (sin incluye todo eso, por $410) es barato. Para poner de referencia, un combo de hamburguesas de la letra M dorada, vale (promedio) $ 350.

    PD: que pinta tenían esos platos!

    PD2: también se me vino a la mente la jirafa azul en mis veranos adolescentes en Gesell 🙂

    • Pablo dice:

      La Jirafa también estaba (o está) en Mar del Plata. Los precios piolas, ya que cuentan con menú para niños también.

  3. cesar dice:

    aguante montecatini! justamente ibamos a ese con mi viejos y hermano cuando nos alojábamos en en santa elía, que esta en la otra cuadra, sobre 25 de mayo!!!

  4. Montecatini!!! Que recuerdos!!! Cuando era chica íbamos a Mardel todos los años en vacaciones de enero y almorzabamos en el Montecatini todos los días, porque abría temprano y nos permitía irnos rapidito a la playa, además mi hermana había «adoptado» a una moza 😃

  5. Guillermo dice:

    La Feliz siempre tuvo una oferta gastronómica de muy buena calidad y casualmente Montecatini (y estos tipos de establecimientos) no formaban parte de esa oferta. Sin ofender y no se enojen. En su momento (hace 30 años mas o menos) habiendo la oferta de lugares que tenía MDQ era impensado pisar uno de esos lugares, por respeto al paladar. Es mi humilde opinion y mi experiencia

  6. Luis dice:

    Personalmente pienso que es la mejor sucursal ,

  7. Alvaro dice:

    Uno de mis favoritos junto con la Jirafa Azul. Comida simple y abundante bien presentada. 👍

  8. Maria Veronica dice:

    Si habré ido con mis abuelos… se me planta un lagrimón!!!❤

  9. Carlos Javier dice:

    Años de hacer cola en los 70 con mis viejos, Montecatini y la Jirafa azul, en aquel entonces casi no había espacio entre mesas y terminabas comiendo al lado de gente q no conocías 🤣🤣. Pero eran los lugares populares.. años sin ir..

  10. Juanjo dice:

    Ahora se ha refinado y aburguesado!!! Pero sigue siendo un muy buen lugar para comer en Mar del Plata, aunque ya no hay más «profiteroles de postre».

  11. Mercedes dice:

    Se come muy bien platos de fabricacion muy fresca y abundante, como en pocos restoranes sirven un clasico excelente

  12. luis dice:

    mi viejo laburaba en il vero nápoli, creo ubicado en belgrano, cerca de independencia, era famoso por los vermichellis al pesto, en su momento un espacio muy tradicional…

  13. Marcelo dice:

    Montecatini !!! Recuerdos de ya unos 45 años atrás , cómo olvidar sus colas de espera en la puerta y mi insistencia a mis viejos de terminar cenando ahí solamente pensando terminar mi cena con un postre: «PROFITEROLES» no se si aún estarán vigentes en su carta.EXQUISITOS!!

  14. Martina dice:

    Hermosos recuerdos de mi infancia en el Montecatini de calle Belgrano, íbamos todas las vacaciones de invierno y de verano. Por suerte puedo revivirlo cada tanto cuando vuelvo a Mardel. Siempre comí muy bien en Montecatini y a re buenos precios.

Dejá un comentario