Avistaje de ballenas y recorrido por la Península de Valdés desde Puerto Madryn

Este era uno de los días que prometía ser muy interesante en nuestra breve visita a Puerto Madryn, ya que iríamos a pasar todo el día completo a la Península de Valdés y como broche de oro teníamos previsto realizar el famoso avistaje de ballenas desde Puerto Pirámides.

Antes de que saliera el sol, la gente de la agencia Animal Travel de Puerto Madryn ya nos había pasado a buscar por nuestro hotel, el Australis Yene Hue ubicado frente mismo al mar, y estábamos listos para la aventura.

Fuimos adentrándonos en la Península de Valdés, sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, así la describen:

Situada en Patagonia, la Península Valdés es un lugar de preservación de mamíferos marinos de importancia mundial. El sitio alberga importantes poblaciones reproductoras de ballenas francas en peligro de extinción, así como de elefantes y leones marinos. Las orcas de la región practican una estrategia de caza única en su género, que es el resultado de su adaptación a las condiciones específicas del litoral.

Como era una excursión de día completo nos llevamos la carga extra bien potente para no correr el riesgo de quedarnos sin batería en los celulares:

Al ir llegando nomás los guanacos nos recordaron que los animales son la presencia más importante en este territorio, no nos quedó otra opción que apreciarlos y esperar a que terminen de cruzar la ruta:

Momentos que aprovechábamos para que el guía nos fuera contando más y más acerca de la fauna de esta fascinante región de la Patagonia argentina.

Al rato paramos en el Centro de Visitantes Istmo Carlos Ameghino, en esa «pequeña» lengua de tierra que une la Península de Valdés con el continente.

Quizás el punto más llamativo en su interior es el esqueleto armado en posición de vida de una ballena franca austral.

Y otro punto destacado es el mirador en la parte superior, ya en el piso del mismo nos ayuda a ubicarnos y a entender mejor lo que apreciamos desde allí.

Luego seguimos nuestro recorrido a bordo de la van hasta llegar a la Punta Norte de la Península de Valdés, allí pudimos ver algunos lobos marinos, apreciar y entender sus huellas sobre la arena.

Y sucedió algo bastante extraño para la época del año en la que estábamos (mediados de junio): aparecieron orcas. Con la ayuda experimentada del guía del grupo, paciencia y un monóculo que habían llevado para tal fin pudimos ver (a lo lejos en este ese momento) a estos singulares animales.

El grupo estaba azorado, eran minutos de paciencia, miradas que escrutaban el océano y repentinas exclamaciones que surgían espontáneamente cuando se dejaban ver estos singulares cetáceos.

Más adelante, en La Caleta, mientras íbamos en busca de elefantes marinos, pudimos ver otra vez a las orcas y mucho más de cerca. Justamente estaban practicando una estrategia de caza única en su género, denominada varamiento intencional.

Tengo mejores fotos, creo, quedaron en otra cámara, voy a ver si las busco y actualizo el post.

En este lugar paramos en un sitio con servicios y un restaurante, listos para emprender el trayecto hacia Puerto Pirámides, en donde nos embarcaríamos para intentar ver ballenas francas australes desde cerca, desde el mar.

Cuando llegamos a Puerto Pirámides, la pequeña población era un poco un caos. Era pleno fin de semana largo y Prefectura no había autorizado a las embarcaciones turísticas a salir a navegar, pues las condiciones del mar no eran adecuadas para hacerlo con seguridad.

Esto provocó un pequeño colapso en la gente con intenciones de hacer la navegación, las reservas tomadas, etc.

Nosotros hicimos lo más sabio de que podía hacer, dejar que nuestro experimentado guía gestione el tema e irnos a tomar café, chocolate y tortas de queso.

Cuando nos confirmaron que saldríamos a navegar, pero tarde, nos dedicamos a pasear por el lugar con tranquilidad, ver cómo los tractores remolcan las lanchas, etc.

Cuando llegó nuestro turno (que tuvo su buena dosis de desorganización en virtud de lo que les contamos más arriba), fuimos todos con nuestros salvavidas colocados en busca de nuestra embarcación.

Una vez a bordo de la lancha, recibimos la explicación (había que prestar atención y hacer silencio para escucharla), el tractor nos empujó hacia el mar y enseguida estábamos navegando.

El capitán, que sabe muy bien su trabajo, se ubicó cerca de una gran ballena franca astral que justo estaba con su cría. Fue la ballena, amable, curiosa y divertida quien terminó por acercarse a la lancha.

Primero una aleta….

Luego un resoplido…

Y luego mil oportunidades de verlos, de emocionarnos, de sentirnos tan cercanos, tan diferentes, pero tan similares a la vez.


Les voy a contar confesar que estuve maravillado tomando cuando foto podía, luego apenas filmando, y simplemente contemplando, escuchando y agradeciendo la experiencia que estábamos pudiendo vivenciar.

La vuelta con el cielo rojo del atardecer fue el broche de oro de una experiencia impresionante.

Bueno, les conté bastante, pero es mucho contenido. Ahora intento reforzarlo con otro medio, el del audio y el video, aquí se los dejo:

 

Yo que ustedes me pongo AHORA a buscar vuelos a Puerto Madryn ✈️

P.S.: Agradecemos al Ente Mixto de Promoción Turística de Puerto Madryn el apoyo que nos brindó a lo largo de toda nuestra visita a esta hermosa ciudad.


22 Respuestas

  1. Marcelo dice:

    Hola Jorge, gracias por hacerme recordar nuestra hermosa experiencia, tanto aquí, en el embarcado, como en la playa el Doradillo, donde pareciera que las tenes al alcance de la mano!!!!! está buenísimo, luego de documentar en fotos y videos lo que uno está viviendo, tomarse unos minutos para disfrutar el momento en plenitud!!!!!!
    Son experiencias únicas e irrepetibles……abrazo!!!!!!

  2. MAURO LETTIERI dice:

    Buen día. La próxima vez, alojarse en Pirámides, cuando todo el mundo se va, desde la costa se pueden ver las ballenas, además por la noche se ven y el sonido que emiten se escucha perfectamente. Una maravilla. Datazo: en la Hosteria EL REFUGIO, pidan Vieyras gratinadas: un viaje de ida y de fondo el sonido de las ballenas.

  3. Marcelo dice:

    La opción del Doradillo es muy buena: cuando fui hace unos años, en el momento de marea alta las veías desde el estacionamiento tomando mate con torta fritas adentro del auto.

  4. Elena dice:

    Hola! Qué tal? Por ahí no tiene nada qué ver pero planeo ir a El Calafate para el finde largo de agosto. Estuve googleando requisitos pero los que encuentro son de 2021, nada actual. Saben qué piden?

  5. Mati dice:

    Varias veces estuve organizando ese viaje. Una vez llegue a tomar reservas (precancelables) y siempre desisti porque me salia carisimo y elegi otra opcion. Alguna recomendación? Pueden compartir algunos precios? Abz

  6. Carlos dice:

    Hola como estan? ya tengo vuelo y hotel para octubre del 2022, ya contrate una excursion a Punta Tombo (aprovechando los puntos del BBVA) y me falta contratar esta excursion, conviene contratarla alla? mas que nada porque me comentaron que hay dias que no sale la excursion por las condiciones climaticas, o es mejor contratar ahora para asegurarme el lugar?
    Otra consulta: la excursion del avistaje incluye el traslado del hotel a Puerto Piramides? o eso hay que contratarlo aparte?
    Gracias por toda la info que siempre postean en el sitio, siempre muy util
    Saludos

    • jlcota dice:

      Hola, Carlos,

      Efectivamente, hay días en que no salen por condiciones climáticas, esta vez estuvieron 2 días y medio sin salir.

      Sí, hay paquetes que incluyen toda la vuelta completa con traslados, como contamos aquí.

      Saludos

    • MAURO LETTIERI dice:

      No pierdas tiempo en Punta Tombo. La pinguinera más grande está dentro de la Estancia San Lorenzo, y de paso pueden almorzar ahí cordero patagónico. Tiene web. Imperdible

  7. Adrian dice:

    Nosotros estuvimos un par de semanas antes que ustedes y, como todavía no se hacían los avistajes, Puerto Pirámides parecía un pueblo abandonado. Solamente tomamos un café muy feo en la YPF y volvimos a Madryn

  8. LucioF dice:

    Tremendo tujes Jorge de avistar orcas!!! Muy poco frecuente. Coincido con el comentario de más arriba de lo piola que resulta alternar alojamiento en Madryn y Pto Pirámides. Las vistas y los sonidos a cualquier hora desde los hoteles y la playa emocionan. Inolvidable también toda la vuelta a la península, el faro y restaurant de Punta Delgada con la bajada exclusiva para clientes a la colonia de elefantes con guía. Párrafo aparte también la visita a la pingüinera de la estancia San Lorenzo, mucho más tranqui e íntima que Punta Tombo.

    • jlcota dice:

      Voy a ver si bajo bien las fotos y videos de las orcas y hago un post aparte, ¡es lago impresionante!

  9. Lucas dice:

    Increíble, es muy difícil ver las orcas, hace 11 años que vivo en Madryn y nunca las pude ver, no sé por qué pero mi animal patagónico favorito son los zorritos (hay gris y colorado)

  10. Pablo dice:

    Es lamentable que solo puedas ingresar a la peninsula pagando un imvtrso a un lugsr que deberia ser publico. Esta todo armado para unos pocos

    • Luc dice:

      Todo armado para unos pocos? En serio? No me acuerdo cuánto está, creo que $600 por persona salvo los extranjeros que es una tarifa mayor. Si llegaste hasta ahí el gasto de entrada es mínimo, en todo caso poder viajar es para pocos, es una reserva natural, alguna vez fuiste a algún parque nacional?

Dejá un comentario