Guía para decidir alojarse en un hostel (o no)

Hay una creencia popular de que los hostels son alojamientos informales, «para mochileros», en los que uno duerme con muchas otras personas.

En base a este prejuicio algo generalizado, la gente suele preguntarse por ciertos aspectos, digamos algunos frecuentes:

– La limpieza (o mejor dicho, la falta de ella)

– Compartir la habitación con desconocidos

– Compartir la habitación con personas de otro sexo

– Dónde guardar nuestro equipaje y objetos de valor

Vamos a derribar estos prejuicios con algo infalible: la experiencia, particularmente la vivida en Argentina y Europa. Partiendo de ahí, veremos qué aspectos conviene tener en cuenta para elegir un hostel y una habitación que se adecuen a nuestras necesidades.

¿Qué es un hostel? ¿Cómo son?

El hostel surge como un alojamiento de bajo costo al brindar la posibilidad de compartir habitaciones. Para un viajero solo o un grupo de amigos jóvenes, esta suele ser la opción más económica y comúnmente elegida por su ambiente (esto es variable, no todos los jóvenes por ser «jóvenes» gustan de los hostels).

Dijimos que el hostel nació asociado a las habitaciones compartidas, pero los años y la creatividad humana han hecho de este tipo de alojamiento un mundo de opciones. Ahora uno puedo elegir habitaciones privadas, alojarse en un hostel de lujo muy difícil de diferenciar de un hotel (los llamados poshtels), dormir en habitaciones para 42 personas parecidas a un gimnasio, compartir o no el baño.

Como en el mundo hotelero, hay hostels pequeños, de estilo boutique, y hostels con tantos pisos y habitaciones que uno pierde la cuenta. Desde mi punto de vista, uno de los puntos fuertes del hostel es la cocina (aunque no todos tienen), porque permite explorar la gastronomía local desde el lugar del cocinero y ahorrar dinero al no tener que salir todo el tiempo a comer afuera.

Oslo_Saga_Hostel_Central_Cocina

Cocina compartida en Saga Hostel, Oslo.

En este tipo de alojamientos se suele encontrar variedad de espacios comunes y de relax, bares, discotecas, bibliotecas, salas de juegos y televisión, patios, jardines y terrazas. En otros más coquetos, puede haber pileta al aire libre, climatizada, sauna y jacuzzi.

Como verán, el hostel ha sabido desarrollar opciones para todo el mundo.

¿Qué tipo de habitaciones hay?

Hay básicamente tres puntos a considerar para clasificar las habitaciones:

  • Habitaciones compartidas o privadas
  • Habitaciones mixtas o exclusivas para hombres o mujeres
  • Baño ensuite o compartido

Al elegir una habitación compartida, se reserva una cama en un cuarto que puede ser para tres personas o cuarenta (mayor cantidad de personas, menor precio). En general, las camas son cuchetas y la habitación incluye un locker, cajón o espacio para que cada huésped guarde sus cosas con llave. Son pocos los hostels que hoy en día no tienen lockers, pero siempre es buena idea consultarlo con antelación para estar tranquilo.

Otros hostels del tipo posh también incluyen elementos como: enchufe, luz de lectura, mesita de luz (o espacio similar que cumpla la función), cortinas para cerrar nuestro espacio al dormir y demás detalles de confort.

Además, ciertos alojamientos permiten elegir entre habitaciones mixtas, sólo para mujeres o para hombres. No suele ser muy común encontrar cuartos sólo para hombres (aunque he visto algunos en HI), pero sí para mujeres. Esto suele ser muy tranquilizador para chicas que viajan solas y no quieren compartir el espacio con varones. Un ejemplo en Florencia, Italia: Habitaciones para chicas en Europa – Hostels Plus

Las habitaciones privadas no se diferencian mucho de un hotel, uno reserva todo el espacio para la cantidad de huéspedes deseada y puede hacer uso de todas las facilidades del hostel sin tener que compartir el sueño con otros. Pueden tener el baño ensuite o compartido con las demás habitaciones.

generator_habitacion_terraza_departamento_privado_hostel

Departamento en una terraza de Barcelona, ejemplo de la diversidad de los hostels. Generator Hostel.

¿Quién puede ir a un hostel?

En general, cualquier persona mayor de 18 años en habitaciones compartidas. Los menores sólo pueden alojarse en habitaciones privadas siendo acompañados por sus padres.

Algunos hostels establecen una edad máxima (que suele ser cerca de los 45 años), mientras que otros reciben a gente de todas las edades sin restricción.

¿Y la limpieza?

En esto un hostel es como un hotel: hay atentos a los detalles de la higiene y también desatentos. Es cierto que particularmente en el hostel, al haber mayor cantidad de espacios compartidos, la limpieza requiere un trabajo extra. Algunos lugares, como la cadena Generator, saben mantener impecables los baños y espacios comunes a pesar de todo; en otros casos no se corre la misma suerte.

En este sentido, siempre resulta de utilidad leer los comentarios de quienes se alojaron allí.

¿Cómo sacar provecho de las reviews?

Muchas plataformas de reservas como Booking, Hostelworld y similares muestran puntajes sobre los distintos aspectos del alojamiento (ubicación, limpieza, atmósfera, etc.). Éstos son orientadores, pero no tan útiles como las palabras en primera persona de quienes se alojaron y disfrutaron o sufrieron ciertas cosas.

Sitios como Booking.com nos brindan buena información sobre el perfil del viajero: con qué motivo viajó, con quién/quiénes, cuánto tiempo estuvo y qué habitación eligió.

booking_comentarios_review_huespedes_como_leer

De esta manera, podemos filtrar los comentarios que sean relevantes para nuestras expectativas y modos de viajar. Si pensamos alojarnos en una habitación compartida, lo adecuado será leer comentarios de personas que las hayan utilizado y destacar allí lo bueno y lo malo. Los detalles sobre la ubicación y la zona del alojamiento suelen servir mucho.

Estos comentarios, junto con reviews más extensas hechas por bloggers y viajeros, son el mejor recurso para saber cómo es realmente un hostel y qué esperar de él. A modo de ejemplo, pueden leer nuestra experiencia en el Generator París: un hostel con gusto a hotel en el arrondissement 10

Entonces, ¿cómo elijo si quiero ir a un hostel y a cuál?

El primer paso es conocer los gustos de uno como viajero. Si te gusta compartir espacios con otros, convivir en una atmósfera generalmente jovial y de intercambio, el hostel puede ser para vos. Eligiendo esto, queda analizar si querés compartir mucho, es decir hasta la habitación, o un poco menos, yendo a una privada.

Si estás entre el hotel y el hostel, posiblemente los poshtels te vayan muy bien. Si todo lo que leíste hasta acá no te simpatiza, no lo dudes y andá a un hotel o departamento.

En caso de que en el primer paso hayas decidido que te gustaría hacer la experiencia hostel, todos los puntos tratados en este post te van a servir de guía para elegir el correcto.

Compartimos algunos relatos que te pueden inspirar: La vida en los hostels

Y un listado de alojamientos destacados en Europa: Algunos hostels recomendados en Europa

¿Te decidiste por ir a un hostel? Muchas opciones acá.

Booking

 

También te podría gustar...

16 Respuestas

  1. Brian dice:

    Algún hostel recomendable en Orlando y Miami?

  2. Martin dice:

    Excelente post. Por el mismo precio, yo prefiero un muy buen hostel antes que un hotel malo de 2 estrellas. Aclaro que al viajar con mi pareja, siempre reservamos habitación privada. Es como decís Cintia, es lo mismo que un hotel, pero con mucha más onda.

  3. tofa dice:

    Festejo el post buscando derribar prejuicios. Viajo siempre usando hostels, y es todo sentido común, los hay buenos y no tanto. Usando los reviews de viajeros de Hostelworld y TripAdvisor es muy dificil llevarse sorpresas. En general apunto a 90% de positivas para arriba. Pero es cierto que hay lugares donde los estandares son muy bajos…
    En el verano estuve en Vietnam, Tailandia y Camboya. Tenes hostel por menos de 10dólares, pero no todos cumplen las 3B…
    En fin, hay que buscar, hay en todos los lugares hay buenos hostels, siempre tuve excelentes experiencias!

  4. Javier dice:

    Con el tiempo he llegado a diferenciar que no son lo mismo los hostels de America (del Norte y del Sur) que los de Europa o los del Sudeste Asiatico… Hay distintos niveles de Exigencia, incluso dentro de cada continente. Es mas facil llevarse una sorpresa en Rep.Checa que en España (en el sentido de determinados estandares de limpieza por ejemplo), aunque como dicen hay de todo en todos lados! Los hostels de USA me parecen fatales! Despues de mucho elaborarlo, creo que envejecí y solamente si viajara solo volvería a los hostels, aunque no me disgustan para nada, porque la he pasado muy bien!

  5. Silvia dice:

    Nosotros este año vivimos la experiencia de un hostel en Florencia, fuimos al PlusFlorence porque tenía pileta, reservamos habitación privada, y nos encantóoooo, fue el mejor lugar que reservamos, no solo porque aprovechamos mucho la pileta porque fuimos en verano, sino porque compartimos el resto de las instalaciones con chicos jóvenes que nos cargaron de una linda energía, les cuento que tenemos 60 y 67 años y volveríamos a repetir experiencia en hostel, fue buenísima!!

    • jlcota dice:

      ¡Qué grande Silvia! Nosotros también nos alojamos allí siendo cuarentones y tuvimos una excelente experiencia ¿probaste el cuarto de vapor? 🙂

      Saludos

      • Silvia dice:

        No, ni intentamos jajaja, hacía mucho calor en Florencia y hacíamos los recorridos a la mañana pensando en ir a disfrutar de esa pileta hasta que bajara el calor y luego volver a recorrer. Será para la próxima jaja. Pero nos encantó todo el hostel, excelente todo y a la noche si estábamos cansados no salíamos y nos quedábamos allí, cenábamos rico y barato, jugábamos al pool o simplemente nos sentábamos a ver a los chicos divertirse, lo pasamos genial, mucho más divertido que en un hotel , a nosotros que tenemos hijos jóvenes nos encanta verlos disfrutar de esa edad!! Saludos

    • Cintia C. dice:

      Gracias por comentar, Silvia. ¡Tengo ganas de ir a probar esa pileta! Me alegra leer que a los 60 se sigue disfrutando el hostel 🙂 Saludos

      • Silvia dice:

        Cintia andá que no te vas a arrepentír, todo el solárium está genial, los precios del bar y del restaurant además muy buenos ,además hay pileta climatizada, gym, etc. La verdad que luego de esta primer experiencia seguro si Dios nos permite volver a viajar elegiría hostels ., obvio que por nuestra edad en habitación privada pero fue donde mejor la pasamos , mi marido estaba encantado, y compartió mucho más que yo conversando con chicos de diferentes países, él bajaba siempre antes jaja, las mujeres tardamos siempreee jajaja y aprovechaba a intercambiar con los jóvenes experiencias viajeras jajajaj. Fue una experiencia más y muy linda en nuestro viaje. Saludos

  6. Mi padre, 64 años, se hospedó en un hostel en Paris y le encantó. Pudo charlar con un monton de gente, buen precio y ubicacion.

Dejá un comentario