El Hotel Llao Llao de Bariloche, mucho más allá del lujo

Este mes de febrero tuvo varias cosas buenas, muy buenas en realidad: un fin de semana extra largo por el feriado de carnaval, una visita a Bariloche y, dentro de esa visita, unos días en el legendario Hotel Llao Llao.

Esta sería mi primera visita a este excepcional hotel. Si bien tenía una buena idea de qué esperar acerca del mismo dado que Cintia estuvo allí hace un par de años, cuando el blog recién se iniciaba, tenía cierta ansiedad por una cuestión: me preocupaba, bueno quizás «preocupaba» es demasiado, la posibilidad de encontrarme con un lujo demasiado pomposo.

Me ha tocado estar en otros hoteles de lujo, en cruceros y en entornos similares, y no disfruté en absoluto de esa atención exageradamente amable pero vacía, distante. Aunque de algún modo sabía que en el Llao Llao la cosa tenía que ser diferente.

Ustedes sabrán disculpar lo banal de estos pensamientos, pero ¡no es fácil encontrar algo de qué «preocuparse» cuando uno va a visitar el Llao Llao! 🙂

En el diccionario de la R.A.E., al buscar la definición de pomposo encontramos cosas como «Ostentoso, demasiado solemne», más o menos por ahí iban mis pensamientos. No soy una persona muy dada a las formalidades de la etiqueta y menos aún cuando estoy de viaje. Lo último que quería era estar en un ambiente frío y acartonado, estrictamente apegado a las reglas de algún protocolo que ignoro y que estoy contento de ignorar.

Veamos cómo se dieron las cosas.

El día previsto, un soleado lunes de carnaval, arribamos al Llao Llao poco después de las 11:00 am. Si bien el check-in estaba fijado para las 15:00 hs, queríamos recorrer el hotel, empezar a conocerlo de a poco. Nos dio la bienvenida un caballero con una franca sonrisa y enseguida se hizo cargo de nuestro equipaje mientras nos dirigíamos al mostrador de recepción, allí nos recibieron también muy amablemente, nos dieron las instrucciones básicas y el indispensable plano del hotel (es realmente grande). Luego llegó la genia de Romina y nos ofreció organizar las reservas para el almuerzo, el té de la tarde y las cenas, dado que el hotel estaba muy muy concurrido coincidimos en que era una buena idea.

Habían pasado 15 minutos y ya nos sentíamos muy a gusto, la gente con la que interactuamos nos brindó un trato que se caracterizó por una hospitalidad afable, sin exageraciones. Ya teníamos nuestra reserva para el almuerzo en el Salad Bar y para el Té de la tarde, ambos en el Winter Garden, y la cena en el restaurante Los Césares para la primera noche y en el restaurante Patagonia para la segunda. También teníamos un mapa y palpitante el deseo de descubrimiento, munidos de ambas cosas nos largamos a recorrer el hotel.

Alrededor de las 13:00 hs. sentimos que ya era hora de almorzar, nos dirigimos al vidriado Winter Garden donde tenía lugar el almuerzo buffet. Yo estaba vestido «como venía», con una bermudas, chomba y zapatillas. «¿Cómo será el tema de la vestimenta aquí?» pensé, pero al llegar comprobé que el resto de los comensales lucía una vestimenta casual, nada muy top. La cordial bienvenida de la metre me hizo olvidar por completo esos pensamientos y lanzarme sin reservas a los placeres que prometía el Salad Bar.

Hay mucho más para contar y seguramente publicaremos otros post destacando diversos aspectos, pero el común denominador en todo momento es el personal del hotel: aquellos sobre los que les contamos ya más arriba, pero también el Cheff Federico que atendió personalmente necesidades alimenticias especiales de mi esposa que es celíaca; los camarerosel peluquero que me cortó el pelo mientras me contaba cuando afeitó a un jeque árabe; el encargado de la marinala mucama que veíamos cuando hacían por segunda vez la habitación por la tarde y pasaban a dejarnos chocolates de cortesía y el pronóstico del clima para el día siguiente; y muchos más que trabajan en las diferentes áreas de este hotel tan especial. Obviamente, este éxito responde en gran medida a los directivos del hotel, se percibe claramente que hay una línea de trabajo y que han sabido lograr conformar equipos de trabajo de excelencia.

Para remarcar la «personalidad» de este hotel, ¿vieron que quienes son naturalmente buenos en algo no tienen que esforzarse ni aparentar para demostrarlo? Bueno, así sucede con este magnífico hotel. Hace unos días realizamos una encuesta por Twitter que preguntaba «si un hotel incluye mortadela en el desayuno y regala Fernet con Coca a sus huéspedes, ¿de qué categoría suponen que es?» Votaron más de 1.100 personas, miren los resultados:

Sí, el 44% opinó que se trataría de un hotel de 1 o 2 estrellas, pero no, se equivocaron, se trataba del Llao Llao, el que probablemente sea el mejor hotel 5 estrellas de la Argentina.

En nuestra primera tarde en el hotel fuimos al happy hour y cordialmente nos invitaron uno tragos de cortesía, se trataba nada menos que de Fernet con Coca, miren:

Y al día siguiente, entre las variadísimas opciones para el desayuno, nos encontramos con esta exquisita mortadela con pistaccios:

Debo concluir que, efectivamente, se trata de un hotel de lujo, pero presenta un lujo humano, real, amigable, el lujo está en la arquitectura, en la vajilla, en la gastronomía, pero a todo eso le da vida un grupo humano que parece tener la vocación de la hospitalidad bien entendida. Esta escena con la infaltable sonrisa de Sandra es un buen ejemplo:

Cierro este post con una felicitación y un agradecimiento al personal que se desempeña en hotel, todos ellos parecen encarnar la palabra hospitalidad, forman un gran y eficaz equipo y colaboran enormemente en lograr la felicidad de los huéspedes. ¡Gracias!

Foto provista por el Hotel Llao Llao

Ahh, sobre las preocupación que tenía antes de la visita… ¡Ya ni me acuerdo! 😉

Post relacionados:

Links relacionados:

 

 

También te podría gustar...

27 Respuestas

  1. Muy buen post! La verdad es que nunca nos hubieramos imaginado lo de la mortadela y el fernet! Jajaja Esperamos hacernos una escapada, ya que hasta ahora solo nos maravillados por fuera con este hermoso hotel! Saludos chicos! Lisandro y Mabel

  2. Silvina dice:

    Que afortunado sos de haberlo conocido! yo las veces que fui a Bariloche siempre me di una vueltita para verlo de afuera, así y todo fue un placer. Me alegro por tí!

    • jlcota dice:

      Sí, visitar el Llao Llao es realmente una gran experiencia, iremos publicando más al respecto.

      Saludos Silvina.

  3. Ricardo dice:

    No suelo alojarme en hoteles de lujo en mis viajes, pero siempre digo que antes de rajar de este mundo tengo que darme el gustito de visitar el Llao Llao jajaja. En la pagina muestra varios restaurants dentro del hotel, ¿todos esos estan incluidos en la tarifa o se paga a parte para comer?

    • jlcota dice:

      Hola, Ricardo,

      Es un buen plan y ojalá lo puedas concretar varias veces antes de «rajar» 🙂

      Los consumos en los restaurantes no están incluidos en la tarifa, sí lo está el impresionante desayuno, las actividades recreativas, el gimnasio, las piscinas, etc.

      Saludos

  4. juanoflyer dice:

    Hola. Me pasa algo muy loco con el Llao Llao. Me encanta que la gente los visite, lo publiquen y lo cuenten en un post. Es como que hay una energía única en este lugar. Hay que vivirlo para entenderlo. Cuesta traspasar a palabras ese sentimiento. Por eso celebro este post y ojalá sigan muchos más.
    Mirá si será grande el hotel que no sabía que había peluquería…. jajajaja
    Muy buen reporte. Pero queremos más. No nos dosifiquen la experiencia…. jejeje
    Abrazo

    • jlcota dice:

      Hola, Juan,

      Vos como bloguero me vas a entender, lo de dosificar la experiencia no es una estrategia de publicación, sino una manera de procesar todo lo que se vive alojándose en el Llao Llao, nos parece imposible contarlo en un solo post.

      Saludos

  5. Pau dice:

    Tengo pendiente darme el gusto de visitar esta maravilla!!!

  6. Aldo Calleri dice:

    Excelente post. Me quedé con ganas de saber más sobre la experiencia en los dos restaurantes que fueron ?

    • jlcota dice:

      Hola, Aldo,

      Pronto se vendrán los post relatando esas experiencias, te anticipo que fueron memorables 🙂

      Saludos

  7. valeria dice:

    Es tal cual lo expresas…. su personal hace la gran diferencia. La atención es IMPECABLE, siempre. Uno se siente en su casa. En una casa que no quiere dejar porque, realmente, yo ahi senti que me trataban como una reina. Y eso sin contar su exquisita gastronomía, su entorno mágico, su magnífica pileta y un sinfín de etcéteras.

  8. Marisa dice:

    Excelente nota, me encantó, pero sobre todo porque muchos tenemos ese fantasma de los hoteles más ¨pomposos¨. Será mi próximo destino. Gracias! Marisa

  9. Clau de San Nicolas dice:

    Yo lo conocí y me sentí un reina!! El Hotel es Magnifico y la atencion de 10 y el paisaje no tiene precio.

  10. Nelly dice:

    Me encanto tu post y el comentario del fernet y la mortadela, Llao Llao no necesita demostrar nada todo fluye y simplemente sos feliz cuando estas alli!!!

  11. Matiasclock dice:

    Hola perdón por la pregunta ? Pero ustedes pagaron la estadía ? O está visita fue de canje ??

  12. Mariano Laski dice:

    Siempre tuve ganas de alojarme el Llao Llao, pero justamente el «lujo» era lo que me alejaba, dado que no me hace sentir para nada cómodo. Desde que leí el post de Uds. es que la idea me empezó a entusiasmar. El año que viene cumplo 50, así que me decidí a regalarme a mí y a mi familia una escapada de 3 días a Bariloche alojándonos en el Llao Llao. Gracias por la onda!

  13. Mariano dice:

    Chicos, voy a Bariloche la semana que viene con mi abuela de 90 años.
    Recién me di cuenta que el vuelo LA7766 sale desde Ezeiza y no Aeroparque.

    Entré a aa2000 y veo que salen de la terminal A, los mostradores del check in son los de Latam para internacional. Ayer embarcaron por la puerta 24.

    Tendré que pasar por migraciones para llegar a esa puerta siendo que el vuelo es a Bariloche?

    Me sería un trastorno con mi abuela de 90 años en esas colas inmensas.
    Gracias de antemano.

    • jlcota dice:

      Hola, Mariano,

      Ni bien ingresás al aeropuerto dirigite a informes y solicitá asistencia, incluso te pueden prestar una silla de ruedas para los desplazamientos. No tenés que hacer migraciones.

      Si hay alguna fila, no dudes en solicitar atención rápida para tu abuela, ella tiene preferencia.

      Saludos

Dejá un comentario