Turisteando por la gastronomía de mi ciudad (Mar del Plata)

Estos últimos días, me di el tiempo de vivir mis salidas gastronómicas como si estuviera de viaje en mi propia ciudad, Mar del Plata (Buenos Aires, Argentina).

El jueves salí a buscar dónde comer por San Juan, zona que por tantos años caminé sin prestar especial atención a sus restaurantes. Pero ese día era otra cosa, tenía otra disposición.

Me paré en la esquina de Dorrego y Moreno, en el tradicional Cheff Decima, y leí “bife de campo al disco con guarnición de papas fritas”. El precio era bueno, se veía gente adentro y decidí entrar. ¡Qué sorpresa me llevé! La moza me atendió con una amabilidad contagiosa y, unos minutos después, un señor de edad (imagino que era el dueño) me vino a saludar personalmente a la mesa. Yo ya había elegido mi almuerzo, pero me invitaron a chusmear el menú y mencionaron sus preferencias.

El ambiente era muy relajado, con decoración campestre y de época. Se apreciaban televisores viejos, radios, elementos “gauchos” y paredes con ladrillo a la vista. No hay dudas de que es un restaurant familiar y de barrio, dos cosas que me parecen geniales.

Y llegó la moza con el bife de chorizo en un disco de su tamaño. Mientras me servía en el plato, volcando sabiamente todo el jugo sobre la carne, me contó sobre la cocción de la comida y la onda del lugar.

Disfruté mucho la carne y, panza llena corazón contento, pedí la cuenta. Mientras pagaba, me invitaron al locro del domingo y, aunque no soy muy fan de esa comida, la explicación de la cocción y la alegría de sus palabras me dieron ganas de ir.

Esta “actitud turista” se prolongó hasta el viernes, cuando acordé con mis amigas ir a comer a Viejo Dave, el “nuevo” favorito de las hamburguesas en la zona de Alvarado y Córdoba. Me había preparado como para ir a un restaurant en Roma o Tokio: entré a sus redes sociales, chequeé el menú, los precios, los comentarios de la gente y otros detalles.

Por relatos varios y experiencias de conocidos, fuimos temprano e igualmente tuvimos que esperar 45 minutos para entrar. Valió la pena, hay siete variedades de hamburguesas (carne, pollo rebozado, pollo a la plancha, cerdo, pescado, soja y arvejas), 39 combinaciones de ingredientes para condimentarlas, interesantes guarniciones y salsas para sumarle.

Hamburguesa vacuna, combinación 20, con papas y salsa de queso crema, jamón y ciboulette.

Después de varios minutos de indecisión frente a tantas opciones seductoras, pude probar la clásica de carne y la vegetariana de arvejas, ambas deliciosas y en porciones muy abundantes.

Surgieron dudas con respecto al pan, así que sumamos esta foto.

Con una pinta de Honey artesanal cerraba mi dupla de días turisteando por la gastronomía de mi propia ciudad 🙂

 

También te podría gustar...

24 Respuestas

  1. Hernan dice:

    Que buena onda la de tener siempre presente el concepto de “staycations”… hay muchas personas con gran cantidad de días de vacaciones, por lo que el tour local está bueno tenerlo siempre presente. Gracias!

  2. Lean Pereira dice:

    Muchas veces pasamos por alto muchas cosas lindas de nuestras ciudades! Es hermoso redescubrirla! Saludos

  3. Buen dia !! Para la reunion de consorcio en septiembre . Agendado Cheff Decima !! Y mas si hay gente añeja detras del mostrador . Amamos es onda italo argenta o españa argenta . Y mas si es abundante el plato .

  4. Guillermo dice:

    Que buena gastronomia tiene MDQ Cintia, yo extraño mucho a La Reforma, ese bodegon de picadas que estaba en la calle San Luis (si mal no recuerdo), hace 8 años que no voy a MDQ, pero fui durante 25 años seguidos. Muy linda ciudad fuera de temporada.

    • Pablo Quilis dice:

      Por suerte hay de todo, a todo precios y calidades. La oferta gastronómica vale que se haga visita a la ciudad.

    • Gustavo R dice:

      Hola Guillermo! Exacto, La Reforma estaba en calle San Luis entre Belgrano y Moreno.
      Hoy dia hay varios lugares donde comer picadas, pero si tengo que recomendar uno, me gusta Che Cafe, de Olavarria y San Lorenzo 🙂
      Saludos!

  5. adrián dice:

    Que “rico” relato Cintia!!!!

    Muy buenas las fotos, acompañando la descripción.

    Me encanto lo de “volcar sabiamente el juguito”.

    Excelente post, gracias por estas imágenes de Domingo….

  6. Erica dice:

    Qué buena data, solemos ir cada tanto a Mardel algún finde en temporada baja a un depto familiar y siempre andamos en búsqueda de no caer en la típica turisteada gastronómica, cara y mala! nos gusta mucho una parrilla que se llama Mandinga, pero ultimamente fue decayendo… probaremos estos lugares la próxima!

  7. Pablo dice:

    Siendo de Mar del Plata, encontré poca info de lugares para comer en la ciudad, teniendo una oferta gastronómica bastante variada! Para uds cuáles son los mejores lugares para comer pescado?

  8. Borja dice:

    Agendado!!!!

  9. Nora dice:

    Hola Cintia, hoy al mediodía recordé éste post tuyo, lo busqué, lo leímos, googlé y estábamos a 6 cuadras de Cheff Décima.
    Allí nos recibieron el dueño que se presentó como Eduardo Décima, santiagueño, y su hija con la misma amabilidad que describiste.
    Comimos costilla al disco como vos, una delicia!
    De postre nos prepararon panqueque de manzana con sambayón caliente, frutas y helado. Muy bueno!!!!
    Gracias por tu recomendación, saludos ?
    Ah! agrego como dato:
    almuerzo para 2, con postre, vino de 375 ml, agua con gas, 1 Coca-Cola de 1,5 lt, salió $530

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.