Sala VIP Korean Air KAL Lounge de Los Angeles (USA)

Este año utilizamos a la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos) como punto intermedio en un viaje al sudeste asiático. Anduvimos varias veces por su aeropuerto (LAX), desde allí salimos hacia Hong Kong con destino final a Bangkok con Cathay Pacific y también hacia Santiago de Chile en vuelo directo con LATAM.

En ambas ocasiones esperamos nuestros vuelos en la sala VIP KAL Lounge de Korean Air de la Tom Bradley International Terminal, una sala muy interesante con espíritu asiático, bien en sintonía con el viaje principal que estábamos realizando.

A continuación les contamos en detalle acerca de este VIP Lounge.

Ubicación del KAL Longe de LAX

En la Tom Bradley International Terminal, después de los controles de seguridad, antes del free shop, hay que girar a la izquierda y tomar el ascensor hacia el piso 5.

Allí seguimos las indicaciones y llegamos enseguida al coqueto ingreso a esta sala VIP.

Cómo acceder al KAL Longe de LAX

Accedimos con una tarjeta Priority Pass, aprovechando una de las membresías con accesos ilimitados que vienen con el paquete del banco ICBC sobre el que les contábamos aquí: Primer análisis viajero del Exclusive Banking del banco ICBC. Mastercard Airport Experiences no otorga acceso a esta sala VIP. Sólo se puede ingresar de 12:00 a 20:00 hs. con Priority Pass.

Cómo es el KAL Longe de LAX

Es una sala VIP de grandes dimensiones con varios sectores diferentes, algunos más propicios para descansar y otros, por ejemplo, para trabajar.

¡Miren qué chico el mundo! Ese grandote que está mirando el celu a la izquierda de la foto es Marcelo de PeriodistasViajeros.com. Este sería nuestro segundo encuentro casual en Los Ángeles, el día anterior nos encontramos en Venice Beach y compartimos una linda charla viajera acompañada de unas cervezas 🙂

Esta es la misma zona, pero mirando hacia el otro lado, los ventanales dan al hall del aeropuerto.

En esta zona vemos mesas altas adecuadas para trabajar, hice un post y medio en ellas.

Aquí otro sector que invitaba un poco más al relax, algunos estaban dormidos como troncos.

Tiene un sector tipo terraza balcón con varias mesas y sillas que da al hall del aeropuerto.

Cómo es la gastronomía del KAL Longe de LAX

Todos los productos gastronómicos nos resultaron frescos y de buena calidad, el personal que atiende el lounge estaba frecuentemente limpiando y reponiendo. Todo lucía impecable, como apreciarán en las fotos.

Aquí había sushi, rollitos de pollo, sandwiches de pan blanco y pan negro.

Aquí pastas frías, vegetales y frutas cortadas, menos las uvas, claro.

Aquí nachos con salsa y pretzels.

Una flor de cafetera con la cual nos hicimos buenos amigos.

Y, como buen lounge de una compañía asiática, no podían faltar los potes de ramen.

Aquí unos de nuestros platitos, por supuesto probando con los palillos chinos 🙂

De a poquito degustamos bastantes piezas de sushi.

No faltaban opciones de bebidas de distintos tipos, incluyendo una selección de bebidas alcohólicas.

Y buenas opciones de vinos franceses y californianos.

Otros servicios del KAL Longe de LAX

Tienen duchas al servicio de los pasajeros, para utilizarlas hay que dirigirse a la recepción. Como viajamos en horarios normales y veníamos fresquitos desde el hotel no utilizamos este servicio.

Conclusión sobre el KAL Longe de LAX

Nos resultó un lounge amplio, variado, con espacios diferentes para distintas funciones. Trabajamos allí cómodamente, pero también nos relajamos. El balcón hacia el hall le otorga una agradable sensación de apertura.

La gastronomía es de muy buena calidad y tiene una discreta variedad; si uno va en horario de almuerzo o cena, se siente la falta de comidas calientes y un poco más elaboradas. Las bebidas muy bien, encontramos opciones de todo tipo.

La conexión wi-fi se comportó dignamente, la utilizamos para la notebook, ya que los celulares los teníamos conectados con el plan América de Claro que funciona muy bien en Estados Unidos.

Todo el personal con el que interactuamos nos pareció muy amable y profesional.

Esta sala VIP cumplió muy bien la función, la espera de nuestros vuelos resultó muy placentera. Contamos con todas las comodidades y servicios que precisamos durante una hora y pico que pasamos allí en cada caso.

Volveríamos a utilizarla en otra ocasión en que tomemos un vuelo partiendo del aeropuerto de Los Ángeles.

¿Viajás a Estados Unidos? Resumen / Guía de Viaje

Te dejamos este post con todos los hoteles que utilizamos en Estados Unidos. 

Una opción interesante para encontrar un alojamiento diferente es el sitio Airbnb. Suscribiéndote a través de este vínculo obtenés U$S 30 de crédito para tu reserva.

 Ya que te vas a USA, aprovechá y adelantá tus compras. Te contamos cómo hacerlo y algunos valiosos tips en el post: Haciendo las compras previas a un viaje a Estados Unidos. ??

 

 

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. Guillermo dice:

    Muy bueno se ve, muy bien por el Juancito Caminador etiqueta negra, en lugar de sushi no podrían poner unas mollejas fileteadas???, por ultimo el que esta durmiendo como un tronco, tiene necesidad de poner los pies (para no decirle patas) arriba del asiento (por mas que este descalzo). Un desubicado.

    • jlcota dice:

      Sí, la selección etílica no estaba nada mal. ¡Como hubiera amado unas mollejitas!?

      Con respecto al dormido, te diría que este es de los lounges en el que vimos a la gente comportarse más «civilizadamente».

      Saludos

  2. Martin M dice:

    Esta muy bueno ese salón, lo use en dos oportunidades, con ducha incluida. Cuando la pedís te piden el boarding pass y se lo quedan ellos hasta que salís de bañarte. Yo entre con priority pass y te da bronca que en otros aeropuertos te de acceso a ese tipo de salones y acá sea prácticamente inútil. Saludos y gracias por sus continuos aportes al viajero!

  3. Lisandro dice:

    Pequeño detalle… Los que están trabajando son orientales, los que están descansando no jajajaja

  4. adrián dice:

    Excelente nota. Un lugar muy agradable. Que bien que se trabaja en los vips, son como….. «inspiradores», no?

    Obvio, la boca llena no impide escribir.

    Saludos.

Dejá un comentario