Los supermercados y las comidas viajeras

Unos días atrás, estaba en la playa de San Lorenzo en Gijón, Asturias (España) comiendo un sanguchito (por favor, no me corrijan esta hermosa palabra del español hablado) y subí una fotito ilustrativa a Instagram con la leyenda «La infalible técnica de sanguchitos en la playa» 🙂

Al toque, algunos lectores se coparon y fueron mencionando otros lugares donde han llevado sus cositas para comer y/o beber mientras estaban de viaje: alguna ensalada, termos con bebida caliente, arroces, etc.

El día avanzó y seguí subiendo historias gastronómicas cuyo origen estaba en el supermercado. La realidad es que pasé toda la jornada afuera, haciendo ejercicio y disfrutando las vistas, y sentarme a comer en un lugar en ese contexto ni se me pasó por la cabeza.

Por el contrario, terminados los sanguchitos y pasadas tres horas, lo que busqué fue un mercado cerca para ir a juntar provisiones y emprender mi caminata hasta el Cabo San Lorenzo. De esa visita quizás recuerden la amada máquina que exprime el jugo de naranja en el momento.

No compré las cosas más baratas que había, pero por 9 euros me hice dos sesiones de comida (una al comienzo, otra cuando ya bajaba el sol) y me mantuve contenta con mi litro de jugo fresco:

Al otro día, tenía que tomar una combinación de dos buses ALSA para ir a Cangas de Onís y también me preparé un pequeño kit de supervivencia. Había comprado un pan lactal grande hace 24 horas por €1, así que solamente reforcé:

El jamón y el queso venían en bandejitas plásticas con separadores, en una cantidad justa para hacerse un pequeño almuerzo en el bondi. Vean que costaban un euro cada uno, bien accesible.

Tip: Siempre lleven un buen set de cubiertos plásticos con ustedes (gracias por el mío, KLM).

Ahora estoy en Cangas de Onís, vienen muchas caminatas y recorridos que pueden estar alejados de los cascos urbanos, así que también pasé por el super por algunos esenciales 😉

Comprar comida supermercados cuando estamos de viaje nos puede ayudar a ahorrar bastante dinero y también tiempo en algunas circunstancias. Además, en lo personal, recorrer mercados en otros países me resulta apasionante.

Claro que no es lo más saludable vivir a sanguchitos, pueden armarse otras comidas y, si van a alojamientos que tienen cocina disponible, hacer algo más complejo todavía.

Y por qué no combinar lo mejor de los dos mundos y darse el gustito de algo especial afuera también…

Post relacionados:

También te podría gustar...

22 Respuestas

  1. Sil dice:

    Buenas! Además que en mis viajes me preparo mis comidas, con lo cual se transforma en visita obligada, disfruto ir a los super, los tomo como visita. Me fascina la variedad y calidad de lroductos, y siempre me traigo cosas. El que revise mi valija en Aduana se debe reir mucho…vuelvo con poca ropa, pero kilos de comida!!

  2. Guillermo dice:

    Excelente, es una debilidad nuestra pasear por algún super y a pesar de alojarnos en hoteles muchas comidas las hacemos de esa forma (latas, algún fiambre, un pollo al horno). Eso si, terminada la cena, los residuos a algún contenedor de basura de la calle. Set de cubiertos plegables siempre viajan con nosotros.

  3. Marisa dice:

    Totalmente, en nuestros viajes hacemos lo mismo! No solo para ahorrar un toque sino para ahorrar tiempo, sin tener que detenernos a hacer toda una comida en un restó, eso en todo caso lo dejamos para la cena. Y también aprendimos que podemos ahorrar trayendo como souvenir (para propios y ajenos) pasta, o aceite de oliva , o especias, latas de paté, algún vino, etc. comprando en el super y no en las casas de regionales que te matan con los precios, porque son precios para turistas. Conclusión: amamos el super de otros lares!

  4. irmi dice:

    siiii…Los super me salvan!!! debo comer con menos sal y es la mejor forma de mantener los cuidados
    Estuve en París 6 noches y salvo un par de comidas,en Creperias!!,siempre comí de super.
    Tenía uno a media cuadra del hotel!! y abierto hasta las 11hs.Tenían
    ensaladas de frutas…verduras..queso bajo en sodio..Jugo de naranja exprimido en el momento .
    Y compras para el día siguiente..

  5. andres dice:

    mi viaje 2018 por europa se organizo con el euro a $20, y se realizo con el euro a $35. conoci muchos supermercados!!! jajaja.

  6. Pao dice:

    Nada más lindo que ir al súper de viaje. Es un viaje en si mismo! Me fascina descubrir los distintos productos y ni hablar de las frutas💜. De cada viaje traigo especias. Siempre hay algo típico que probar. Aunque sea una cerveza. Un queso. Un ahumado. Seguí disfrutando el viaje y nosotros con tus fotos y relatos te acompañamos.

  7. Starla dice:

    Me encanta ir a los super, ver las cosas que venden y probar nuevas. También a comprar agua mineral. No sé si todos hacen esto, pero nunca tomo agua de los departamentos y menos de los hoteles por la duda respecto a su potabilidad para consumo… Por lo que en cada viaje siempre busco las ofertas de agua en los supermercados y me compro varias botellas por vez.

    • Guillermo dice:

      Pregunto siempre por la potabilidad del agua y si es potable canilla siempre, si el gusto es feo, ahi meto envasada.

    • Cintia C. dice:

      Yo suelo preguntar si es potable y confío en su palabra, pero, conociendo casos de intoxicación o malestar por esa causa, tu recomendación no es mala, Starla. Saludos.

  8. GonTraveler dice:

    Aguante los Sanguchitos!! Infinidad de variedades, segun el pais y el tuppercito para la playa! 😃

  9. OMAR FERNANDEZ dice:

    Cuando viajo siempre voy a apartamentos, porque me gusta preparar mi propia comida.Mas que a los super,que por supuesto voy, lo primero que hago es ir al MERCADO CENTRAL de la ciudad donde me alojo.Hay consigo todo lo que necesito para mi estadia en esa ciudad,Saludos

  10. Vero dice:

    Camino de Barcelona a Lérida, nos agarró mediodía. Nos desviamos y compramos en Mercadona : jamón serrano, rúcula y una baguette. Paramos en un parque a almorzar, en Igualada. Fue uno de los más lindos almuerzos de ese viaje.

  11. Caro dice:

    Tema importante al momento de definir nuestro viaje: toda la familia con dieta alternativa. Antes de plantearnos un destino averiguamos sobre las facilidades del lugar con respecto a nuestro menu, bajamos app e investigamos en grupos de facebook sobre experiencias en cada lugar. A partir de ahi, buscamos alojamientos que esten cerca de supermercados, mercados de pueblo, aerolineas afines, cruceros, todo lo que nos facilite la estadia. Probamos muchas cosas nuevas y cocinamos o si podemos algun sanguchito, de todo un poco! Esta bueno y traemos a casa lo que se puede, que este carisimo aca o no exista directamente.
    Algo lindo para destacar en los airbnb que estuvimos, aparte de toda nuestra movida culinaria, fue la recepción en muchos lugares, con productos tipicos + vinos y cafe ….ya queremos volver! 😉

  12. Ireny dice:

    Yo también recurro a los super y mercaditos locales. Comer afuera todos los dias para mi es imposible! Sanguchitos muy de vez en cuando, soy mas del street food que varía depende del lugar, en Sicilia los arancini, en Grecia y Roma los kebabs, en Brasil ararajé, camarones y queso asado, etc. En los super compro los packs de agua mineral, y de cervezas alguna ensalada o comida hecha y asi la vamos piloteando.
    Un par de veces me llevé la lunchera térmicaque uso para la oficins a playas en donde no habia nada de nada con algunas latitas y botellitas de agua y nos re salvó.

  13. Marri dice:

    Yo me compré mi ensalada de súper y mi vinito de 1/4 y me pegué alto almuerzo a los pies de la torre en París.

Dejá un comentario